agent007
¡Ha entrado! Vea su reciente actividad o visite su perfil y tablero
Información de la cuenta
Tablero
March for Babies Dashboard

  • agent007
  • Preferencias
  • Mensajes
  • Favoritos

En la NICU

Cómo alimentar a su bebé

Antes de que su bebé naciera, seguramente se habría imaginado cómo sería tenerlo en brazos y alimentarlo. Quizás usted hubiera decidido que queria alimentar a su bebé ya sea con leche materna o con fórmula. Pero ahora que su bebé está en la NICU, es posible que deba hacer algunos cambios en sus planes.

Amamantar al bebé

La leche materna brinda muchos beneficios maravillosos y vitales para la salud de los recién nacidos, incluidos los bebés prematuros. Pero muchos de los bebés que se encuentran en la NICU no están preparados para tomar el pecho desde el principio, por lo que la madre debe aprender cómo extraerse la leche para alimentar al bebé a través de una sonda conectada a su estómago. Si su bebé no es capaz de succionar, la alimentación por sonda es la mejor manera de que reciba su leche.

He aquí algunas ideas para hacer frente a las dificultades de amamantar a un bebé en la NICU:

  • Comente su deseo de amamantar a su bebé con el equipo médico a cargo de su atención.
  • Solicite hablar con la especialista en lactancia de la NICU y con otras madres que tengan bebés en la NICU y que se estén extrayendo leche o amamantado a sus bebés con éxito.
  • Comience a extraerse la leche lo antes posible. Utilice el sacaleches que mejor le funcione, por ejemplo un sacaleches eléctrico como los que usan en los hospitales.
  • Establezca un ritual relajante para acondicionar sus pechos y lograr que expulsen leche cuando es hora de extraerla o amamantar al bebé.
  • Establezca o desarrolle su reserva de leche extrayéndose leche cada 2 horas o 2 horas y media durante el día. Haga esto por par de días y noches. O hagalo de 8 a 12 veces durante el día, si necesita obligatoriamente dormir durante la noche. Después de establecer su reserva de leche, no deje pasar más de 8 horas durante la noche sin extraerse la leche. Extráigase leche al menos 8 veces durante el día.
  • Vacíe sus pechos cuando se extraiga leche para sacar la leche final, la más rica en las grasas y calorías que su bebé necesita. Extráigase leche durante 1 0 2 minutos despues de que se haya detenido el flujo o cuando comience a gotear lentamente.
  • Insista durante los altibajos en su reserva de leche. Al comienzo las cantidades pueden ser muy pequeñas. Si sus pechos no parecen productivos a pesar de exprimirlos, es posible que se sienta tentada de abandonar el intento. Pero procure descansar más, y beber más agua. Exprímase la leche con mayor frecuencia, en lugar de hacerlo por períodos más prolongados. Su reserva de leche puede aumentar naturalmente a medida que disminuye el estrés de su cuerpo.
  • Si su bebé es capaz de succionar, estará más dispuesto a amamantar cuando esté alerta y tranquilo. Solicite alimentar a su bebé en una sala tranquila y con poca luz para que no se distraiga. Si es posible, comience a cargarlo con el método canguro. Para esto,  sostenga a su bebé en pañales contra su pecho desnudo y deje que repose y absorba todo su amor. El método canguro servirá para relajarla no sólo a usted sino también al bebé. El contacto de piel contra piel estimulará al niño a succionar y hará que fluya la leche de sus pechos. Cuando el bebé comience a empujar contra su piel, guíelo hacia el pezón.
  • Recuerde que todas las madres tienen que probar varias veces para determinar cuál es la manera como funciona mejor para ella y su bebé. Por ejemplo, si su bebé tiene problemas para sujetar el pezón, intente sacarse hacia afuera el pezón antes de acercar al bebé al pecho utilizando la succión del sacaleches. O si la leche sale a borbotones cuando comienza a amamantarlo y el bebé se siente abrumado, exprima la cantidad necesaria para reducir la presión o volumen. De esta manera, su bebé podrá amamantarse a un ritmo normal sin tragar aire ni atragantarse. Intente encontrar soluciones que funcionen para ambos.
  • Piense que la relación con su bebé cuando lo amamanta es importante para los dos. Si desea amamantarlo tan sólo por unos momentos,  o si desea acercar al bebé a su pecho aunque después termine de alimentarlo con el biberón, hágalo. Dese margen para experimentar y hacer modificaciones sobre la marcha.

Si deseaba amamantar a su bebé pero decidió luego no hacerlo o debe dejar de hacerlo, es posible que se sienta decepcionada. Recuerde que también puede tener una relación íntima y gratificante con su bebé aunque lo alimente con un biberón. Puede experimentar la intimidad de amamantar a su bebé colocándolo sobre su piel cálida y dejando que él observe su rostro. También puede continuar el método canguro durante varios meses.

Alimentación con fórmula

Los bebés también pueden recibir el alimento que necesitan con fórmula. Existen varias opciones y el equipo de la NICU le recomendará la fórmula adecuada para su bebé.

Es posible que deba esperar algún tiempo para poder darle el biberón a su bebé. Si es muy prematuro o está muy enfermo, es posible que primero deba ser alimentado por sonda. En este caso, se le insertará un pequeño tubo a través de la nariz o la boca hasta el estómago para administrarle la fórmula. Las enfermeras que atienden a su bebé le mostrarán cómo alimentar a su bebé por la sonda para que pueda participar en la importante tarea de la nutrición de su bebé.

Fuentes de consulta

  • Breastfeeding Your Premature Baby, by Gwen Gotsch (La Leche League International, 1999).
  • La Leche League International, (800) LA-LECHE; para ser referida a un especialista en lactancia.
  • The Ultimate Breastfeeding Book of Answers, by Jack Newman and Teresa Pitman (Prima Communications, 2000).
  • The Womanly Art of Breastfeeding, by Gwen Gotsch and Judy Torgas (Plume, 1997).
Antes de que su bebé naciera, seguramente se habría imaginado cómo sería tenerlo en brazos y alimentarlo. Quizás usted hubiera decidido que queria alimentar a su bebé ya sea con leche materna o con fórmula. Pero ahora que su bebé está en la NICU, es posible que deba hacer algunos cambios en sus planes.

Amamantar al bebé

La leche materna brinda muchos beneficios maravillosos y vitales para la salud de los recién nacidos, incluidos los bebés prematuros. Pero muchos de los bebés que se encuentran en la NICU no están preparados para tomar el pecho desde el principio, por lo que la madre debe aprender cómo extraerse la leche para alimentar al bebé a través de una sonda conectada a su estómago. Si su bebé no es capaz de succionar, la alimentación por sonda es la mejor manera de que reciba su leche.

He aquí algunas ideas para hacer frente a las dificultades de amamantar a un bebé en la NICU:

  • Comente su deseo de amamantar a su bebé con el equipo médico a cargo de su atención.
  • Solicite hablar con la especialista en lactancia de la NICU y con otras madres que tengan bebés en la NICU y que se estén extrayendo leche o amamantado a sus bebés con éxito.
  • Comience a extraerse la leche lo antes posible. Utilice el sacaleches que mejor le funcione, por ejemplo un sacaleches eléctrico como los que usan en los hospitales.
  • Establezca un ritual relajante para acondicionar sus pechos y lograr que expulsen leche cuando es hora de extraerla o amamantar al bebé.
  • Establezca o desarrolle su reserva de leche extrayéndose leche cada 2 horas o 2 horas y media durante el día. Haga esto por par de días y noches. O hagalo de 8 a 12 veces durante el día, si necesita obligatoriamente dormir durante la noche. Después de establecer su reserva de leche, no deje pasar más de 8 horas durante la noche sin extraerse la leche. Extráigase leche al menos 8 veces durante el día.
  • Vacíe sus pechos cuando se extraiga leche para sacar la leche final, la más rica en las grasas y calorías que su bebé necesita. Extráigase leche durante 1 0 2 minutos despues de que se haya detenido el flujo o cuando comience a gotear lentamente.
  • Insista durante los altibajos en su reserva de leche. Al comienzo las cantidades pueden ser muy pequeñas. Si sus pechos no parecen productivos a pesar de exprimirlos, es posible que se sienta tentada de abandonar el intento. Pero procure descansar más, y beber más agua. Exprímase la leche con mayor frecuencia, en lugar de hacerlo por períodos más prolongados. Su reserva de leche puede aumentar naturalmente a medida que disminuye el estrés de su cuerpo.
  • Si su bebé es capaz de succionar, estará más dispuesto a amamantar cuando esté alerta y tranquilo. Solicite alimentar a su bebé en una sala tranquila y con poca luz para que no se distraiga. Si es posible, comience a cargarlo con el método canguro. Para esto,  sostenga a su bebé en pañales contra su pecho desnudo y deje que repose y absorba todo su amor. El método canguro servirá para relajarla no sólo a usted sino también al bebé. El contacto de piel contra piel estimulará al niño a succionar y hará que fluya la leche de sus pechos. Cuando el bebé comience a empujar contra su piel, guíelo hacia el pezón.
  • Recuerde que todas las madres tienen que probar varias veces para determinar cuál es la manera como funciona mejor para ella y su bebé. Por ejemplo, si su bebé tiene problemas para sujetar el pezón, intente sacarse hacia afuera el pezón antes de acercar al bebé al pecho utilizando la succión del sacaleches. O si la leche sale a borbotones cuando comienza a amamantarlo y el bebé se siente abrumado, exprima la cantidad necesaria para reducir la presión o volumen. De esta manera, su bebé podrá amamantarse a un ritmo normal sin tragar aire ni atragantarse. Intente encontrar soluciones que funcionen para ambos.
  • Piense que la relación con su bebé cuando lo amamanta es importante para los dos. Si desea amamantarlo tan sólo por unos momentos,  o si desea acercar al bebé a su pecho aunque después termine de alimentarlo con el biberón, hágalo. Dese margen para experimentar y hacer modificaciones sobre la marcha.

Si deseaba amamantar a su bebé pero decidió luego no hacerlo o debe dejar de hacerlo, es posible que se sienta decepcionada. Recuerde que también puede tener una relación íntima y gratificante con su bebé aunque lo alimente con un biberón. Puede experimentar la intimidad de amamantar a su bebé colocándolo sobre su piel cálida y dejando que él observe su rostro. También puede continuar el método canguro durante varios meses.

Alimentación con fórmula

Los bebés también pueden recibir el alimento que necesitan con fórmula. Existen varias opciones y el equipo de la NICU le recomendará la fórmula adecuada para su bebé.

Es posible que deba esperar algún tiempo para poder darle el biberón a su bebé. Si es muy prematuro o está muy enfermo, es posible que primero deba ser alimentado por sonda. En este caso, se le insertará un pequeño tubo a través de la nariz o la boca hasta el estómago para administrarle la fórmula. Las enfermeras que atienden a su bebé le mostrarán cómo alimentar a su bebé por la sonda para que pueda participar en la importante tarea de la nutrición de su bebé.

Fuentes de consulta

  • Breastfeeding Your Premature Baby, by Gwen Gotsch (La Leche League International, 1999).
  • La Leche League International, (800) LA-LECHE; para ser referida a un especialista en lactancia.
  • The Ultimate Breastfeeding Book of Answers, by Jack Newman and Teresa Pitman (Prima Communications, 2000).
  • The Womanly Art of Breastfeeding, by Gwen Gotsch and Judy Torgas (Plume, 1997).