agent007
¡Ha entrado! Vea su reciente actividad o visite su perfil y tablero
Información de la cuenta
Tablero
March for Babies Dashboard

  • agent007
  • Preferencias
  • Mensajes
  • Favoritos

En la NICU

La función del padre

Su hermoso bebé por fin ha llegado, pero nació prematuramente o está enfermo y necesita atención especial. La alegría que siente por el nacimiento de su hijo se mezcla con la ansiedad y dolor. En este segmento encontrará consejos sobre las etapas por las que pasará y la forma de sobreponerse.

El nacimiento de un bebé prematuro o enfermo es estresante y difícil para todos los familiares, pero en especial para usted. Es muy probable que se preocupe por su bebé, su pareja, sus otros hijos, las exigencias del trabajo y su situación económica. Cada padre encuentra la forma de sobrellevar el nacimiento de un bebé prematuro o enfermo, pero quizás esta información le ayude a simplificar estos momentos difíciles.

Sentirá emociones fuertes
Sentirá varias emociones conflictivas después del nacimiento de su bebé, las cuales pueden ser muy intensas. Las emociones indicadas a continuación son normales y casi todos los hombres las sienten. A medida que el bebé se va reponiendo, sentirá menos emociones negativas.

  • Ansiedad y temor por el cuadro médico del bebé y lo que le espera en el futuro.
  • Duelo por el nacimiento que tenía planeado y no sucedió así.
  • Ira y resentimiento por los cambios en su vida.
  • Frustración e impotencia por no poder ayudar a su bebé.
  • Tensión porque debe encauzar sus energías en tantas direcciones mientras trata de apoyar a su pareja, enfrentarse a problemas económicos, atender las exigencias del hogar y del trabajo, pasar tiempo con sus otros hijos y también con el bebé.
  • Amor y orgullo abrumadores por su nuevo hijo.
  • Asombro porque se va recuperando y por los obstáculos que ha superado.
  • Esperanza de que tenga el futuro brillante que usted soñó.

Tenga en cuenta
El nacimiento de un bebé enfermo puede ejercer presión en la relación afectiva entre usted y su pareja, así como en su trato con otros familiares. Es importante desahogar sus sentimientos y apoyar a su pareja durante la enfermedad del bebé para poder superar esta etapa unidos. Recuerde lo siguiente:

  • Los hombres y las mujeres sobrellevan los momentos difíciles en forma distinta. Algunos hombres no manifiestan sus sentimientos para no cargar de ansiedades a su pareja. Es posible que las mujeres sientan que esa actitud demuestra falta de interés.
  • Es posible que usted y su pareja sientan muchas emociones iguales, pero no siempre al mismo tiempo. Acepte esa diferencia en la etapa por la que van pasando.
  • Quizás usted, su pareja y sus familias no reaccionen de la misma manera ante la misma situación. Trate de hablar de lo que siente, escuche y póngase en el lugar de su pareja para ver qué siente.
  • Es posible que usted, su pareja y sus familias no estén de acuerdo con la cantidad de información sobre la salud del bebé que desean dar a conocer a familiares y amigos. En ocasiones, la mujer prefiere no dar tantos detalles médicos como su pareja porque se siente responsable de la enfermedad del bebé. Es importante respetar las diferencias y decidir qué información ambos están de acuerdo en dar a conocer.

Qué puede hacer por su bebé
Usted desempeña una función importante en la recuperación de su bebé. Podrá ayudar a atenderlo de esta forma:

  • Pase tiempo con su bebé. Conozca al personal de la unidad de cuidados intensivos neonatales (NICU) y aprenda sobre la atención médica que necesita el niño. Cuanto más tiempo pase con el bebé, más cómodo se sentirá sobre su problema médico y cuidado. Hable con el personal sobre sus inquietudes acerca del cuidado del bebé. Confíe en sus instintos porque usted es el papá.
  • Haga todas las preguntas que necesite sobre la atención médica del bebé. Recuerde que no hay preguntas insensatas.
  • Tome decisiones con su pareja sobre la atención médica del bebé.
  • Toque y alce a su bebé en cuanto el médico se lo autorice. Aunque el bebé sea pequeño y frágil, podrá tocarlo e interactuar con él. El bebé reconocerá su voz y caricias.

Deje que otras personas ayuden
Usted no puede estar en todas partes al mismo tiempo, así que fije sus prioridades y deje que otras personas le ayuden. Así tendrá más tiempo para estar con aquellos que más lo necesitan.

  • Si tiene otros hijos, trate de pasar momentos especiales con ellos y tranquilícelos diciéndoles que los ama. Ellos también estarán preocupados por la mamá y el bebé.
  • Pida y acepte ayuda. Muchos familiares y amigos desean ayudar, pero no saben qué hacer. Haga una lista de cosas prácticas que la gente puede hacer para ayudar: cocinar comidas, limpiar la casa, cortar el césped, ir al supermercado, llevar a los niños a la escuela y sacar al perro a caminar.
  • Pida a un familiar o amigo de confianza que se encargue de dar las noticias sobre la enfermedad y mejoría del bebé que usted y su pareja estuvieron de acuerdo en divulgar.
  • Busque el equilibrio en su vida. Cuando se reintegre a trabajar, intente limitar las horas de trabajo para pasar tiempo con el bebé, su pareja y sus otros hijos. Avísele a su empleador sobre el problema médico del bebé en caso de que deba irse del trabajo inesperadamente o que no siempre pueda terminar los trabajos que desea. De esa forma, no sentirá tanta presión.
  • Conserve el sentido del humor. Cuando sea posible, trate de bromear sobre los detalles menores de la vida. El humor puede curar el dolor y aligerar una situación difícil para todos.

Apoye a su pareja
Las nuevas mamás de bebés prematuros o enfermos sienten inquietudes especiales. Su pareja necesitará más apoyo y comprensión durante los primeros días después del nacimiento del bebé. Podrá ayudarla de esta forma:

  • Durante los primeros días, es posible que su pareja esté muy cansada, incómoda o triste como para pasar tiempo en la NICU. O quizás deba transportarse al bebé a otro hospital para que le brinden la mejor atención médica posible. Muéstrele fotos del bebé a su pareja y háblele de los detalles cotidianos de la atención médica del bebé.
  • Tenga paciencia porque su pareja quizás esté más exaltada e irritable de lo normal por el temor, dolor, fatiga y cambios hormonales.
  • Reconfórtela. Muchas madres de bebés prematuros o enfermos se sienten responsables y culpables de la enfermedad de su bebé. Escuche y póngase en su lugar para darse cuenta de lo que siente, pero reconfórtela explicándole que nada de lo que ella hizo provocó el problema del bebé.
  • Ayude con la tarea de extracción de leche. Si su pareja decide extraerse leche, ayúdela en todo lo posible. Prepare los biberones, ofrézcase a colocar la leche en el congelador y a entregarla al hospital cuando sea necesario. La leche materna es el alimento ideal para todos los bebés y tiene beneficios especiales para la salud de bebés prematuros y enfermos.
  • Aliéntela a cuidar de sí misma. Por estar tan preocupada por el bebé, es posible que no esté descansando ni comiendo bien.
  • Elógiela por pasar tiempo con el bebé, extraerse leche y por todo lo que hace. Ella quedará complacida de escuchar que es una buena madre.

Cuide de sí mismo
Nadie espera que usted actúe como un superhombre. Para mantenerse fuerte y apoyar a su familia, no olvide cuidar de sí mismo.

  • Duerma lo suficiente y coma sanamente.
  • Haga una pausa. Aunque su tiempo sea limitado, trate de incorporar actividades que le ayuden a desahogar la tensión, como el ejercicio físico, los deportes, los pasatiempos, ir al cine o jugar con sus otros hijos. Podrá sobrellevar mejor la situación y ayudar más a su familia si se permite una pausa de vez en cuando.
  • Busque ayuda. Piense en asistir a un grupo de apoyo para padres de la NICU. Quizás le sirva hablar con otros papás cuyos bebés están en la NICU. Nadie entiende mejor lo que usted está pasando que otros padres que tuvieron esa misma experiencia.

Aunque no se dé cuenta, ya está cumpliendo una función muy importante en la vida de su bebé. Usted es parte del equipo de la NICU dedicado a que el bebé recobre su salud. Usted le brinda confort y apoyo a su bebé y celebra sus triunfos como sólo puede hacerlo un padre. Es difícil ser papá en la NICU, en especial si su hijo está muy enfermo, pero enorgullézcase de todo lo que hace usted por ayudar a su bebé y a su pareja y sepa que su participación significa una gran diferencia.

Su hermoso bebé por fin ha llegado, pero nació prematuramente o está enfermo y necesita atención especial. La alegría que siente por el nacimiento de su hijo se mezcla con la ansiedad y dolor. En este segmento encontrará consejos sobre las etapas por las que pasará y la forma de sobreponerse.

El nacimiento de un bebé prematuro o enfermo es estresante y difícil para todos los familiares, pero en especial para usted. Es muy probable que se preocupe por su bebé, su pareja, sus otros hijos, las exigencias del trabajo y su situación económica. Cada padre encuentra la forma de sobrellevar el nacimiento de un bebé prematuro o enfermo, pero quizás esta información le ayude a simplificar estos momentos difíciles.

Sentirá emociones fuertes
Sentirá varias emociones conflictivas después del nacimiento de su bebé, las cuales pueden ser muy intensas. Las emociones indicadas a continuación son normales y casi todos los hombres las sienten. A medida que el bebé se va reponiendo, sentirá menos emociones negativas.

  • Ansiedad y temor por el cuadro médico del bebé y lo que le espera en el futuro.
  • Duelo por el nacimiento que tenía planeado y no sucedió así.
  • Ira y resentimiento por los cambios en su vida.
  • Frustración e impotencia por no poder ayudar a su bebé.
  • Tensión porque debe encauzar sus energías en tantas direcciones mientras trata de apoyar a su pareja, enfrentarse a problemas económicos, atender las exigencias del hogar y del trabajo, pasar tiempo con sus otros hijos y también con el bebé.
  • Amor y orgullo abrumadores por su nuevo hijo.
  • Asombro porque se va recuperando y por los obstáculos que ha superado.
  • Esperanza de que tenga el futuro brillante que usted soñó.

Tenga en cuenta
El nacimiento de un bebé enfermo puede ejercer presión en la relación afectiva entre usted y su pareja, así como en su trato con otros familiares. Es importante desahogar sus sentimientos y apoyar a su pareja durante la enfermedad del bebé para poder superar esta etapa unidos. Recuerde lo siguiente:

  • Los hombres y las mujeres sobrellevan los momentos difíciles en forma distinta. Algunos hombres no manifiestan sus sentimientos para no cargar de ansiedades a su pareja. Es posible que las mujeres sientan que esa actitud demuestra falta de interés.
  • Es posible que usted y su pareja sientan muchas emociones iguales, pero no siempre al mismo tiempo. Acepte esa diferencia en la etapa por la que van pasando.
  • Quizás usted, su pareja y sus familias no reaccionen de la misma manera ante la misma situación. Trate de hablar de lo que siente, escuche y póngase en el lugar de su pareja para ver qué siente.
  • Es posible que usted, su pareja y sus familias no estén de acuerdo con la cantidad de información sobre la salud del bebé que desean dar a conocer a familiares y amigos. En ocasiones, la mujer prefiere no dar tantos detalles médicos como su pareja porque se siente responsable de la enfermedad del bebé. Es importante respetar las diferencias y decidir qué información ambos están de acuerdo en dar a conocer.

Qué puede hacer por su bebé
Usted desempeña una función importante en la recuperación de su bebé. Podrá ayudar a atenderlo de esta forma:

  • Pase tiempo con su bebé. Conozca al personal de la unidad de cuidados intensivos neonatales (NICU) y aprenda sobre la atención médica que necesita el niño. Cuanto más tiempo pase con el bebé, más cómodo se sentirá sobre su problema médico y cuidado. Hable con el personal sobre sus inquietudes acerca del cuidado del bebé. Confíe en sus instintos porque usted es el papá.
  • Haga todas las preguntas que necesite sobre la atención médica del bebé. Recuerde que no hay preguntas insensatas.
  • Tome decisiones con su pareja sobre la atención médica del bebé.
  • Toque y alce a su bebé en cuanto el médico se lo autorice. Aunque el bebé sea pequeño y frágil, podrá tocarlo e interactuar con él. El bebé reconocerá su voz y caricias.

Deje que otras personas ayuden
Usted no puede estar en todas partes al mismo tiempo, así que fije sus prioridades y deje que otras personas le ayuden. Así tendrá más tiempo para estar con aquellos que más lo necesitan.

  • Si tiene otros hijos, trate de pasar momentos especiales con ellos y tranquilícelos diciéndoles que los ama. Ellos también estarán preocupados por la mamá y el bebé.
  • Pida y acepte ayuda. Muchos familiares y amigos desean ayudar, pero no saben qué hacer. Haga una lista de cosas prácticas que la gente puede hacer para ayudar: cocinar comidas, limpiar la casa, cortar el césped, ir al supermercado, llevar a los niños a la escuela y sacar al perro a caminar.
  • Pida a un familiar o amigo de confianza que se encargue de dar las noticias sobre la enfermedad y mejoría del bebé que usted y su pareja estuvieron de acuerdo en divulgar.
  • Busque el equilibrio en su vida. Cuando se reintegre a trabajar, intente limitar las horas de trabajo para pasar tiempo con el bebé, su pareja y sus otros hijos. Avísele a su empleador sobre el problema médico del bebé en caso de que deba irse del trabajo inesperadamente o que no siempre pueda terminar los trabajos que desea. De esa forma, no sentirá tanta presión.
  • Conserve el sentido del humor. Cuando sea posible, trate de bromear sobre los detalles menores de la vida. El humor puede curar el dolor y aligerar una situación difícil para todos.

Apoye a su pareja
Las nuevas mamás de bebés prematuros o enfermos sienten inquietudes especiales. Su pareja necesitará más apoyo y comprensión durante los primeros días después del nacimiento del bebé. Podrá ayudarla de esta forma:

  • Durante los primeros días, es posible que su pareja esté muy cansada, incómoda o triste como para pasar tiempo en la NICU. O quizás deba transportarse al bebé a otro hospital para que le brinden la mejor atención médica posible. Muéstrele fotos del bebé a su pareja y háblele de los detalles cotidianos de la atención médica del bebé.
  • Tenga paciencia porque su pareja quizás esté más exaltada e irritable de lo normal por el temor, dolor, fatiga y cambios hormonales.
  • Reconfórtela. Muchas madres de bebés prematuros o enfermos se sienten responsables y culpables de la enfermedad de su bebé. Escuche y póngase en su lugar para darse cuenta de lo que siente, pero reconfórtela explicándole que nada de lo que ella hizo provocó el problema del bebé.
  • Ayude con la tarea de extracción de leche. Si su pareja decide extraerse leche, ayúdela en todo lo posible. Prepare los biberones, ofrézcase a colocar la leche en el congelador y a entregarla al hospital cuando sea necesario. La leche materna es el alimento ideal para todos los bebés y tiene beneficios especiales para la salud de bebés prematuros y enfermos.
  • Aliéntela a cuidar de sí misma. Por estar tan preocupada por el bebé, es posible que no esté descansando ni comiendo bien.
  • Elógiela por pasar tiempo con el bebé, extraerse leche y por todo lo que hace. Ella quedará complacida de escuchar que es una buena madre.

Cuide de sí mismo
Nadie espera que usted actúe como un superhombre. Para mantenerse fuerte y apoyar a su familia, no olvide cuidar de sí mismo.

  • Duerma lo suficiente y coma sanamente.
  • Haga una pausa. Aunque su tiempo sea limitado, trate de incorporar actividades que le ayuden a desahogar la tensión, como el ejercicio físico, los deportes, los pasatiempos, ir al cine o jugar con sus otros hijos. Podrá sobrellevar mejor la situación y ayudar más a su familia si se permite una pausa de vez en cuando.
  • Busque ayuda. Piense en asistir a un grupo de apoyo para padres de la NICU. Quizás le sirva hablar con otros papás cuyos bebés están en la NICU. Nadie entiende mejor lo que usted está pasando que otros padres que tuvieron esa misma experiencia.

Aunque no se dé cuenta, ya está cumpliendo una función muy importante en la vida de su bebé. Usted es parte del equipo de la NICU dedicado a que el bebé recobre su salud. Usted le brinda confort y apoyo a su bebé y celebra sus triunfos como sólo puede hacerlo un padre. Es difícil ser papá en la NICU, en especial si su hijo está muy enfermo, pero enorgullézcase de todo lo que hace usted por ayudar a su bebé y a su pareja y sepa que su participación significa una gran diferencia.