agent007
¡Ha entrado! Vea su reciente actividad o visite su perfil y tablero
Información de la cuenta
Tablero
March for Babies Dashboard

  • agent007
  • Preferencias
  • Mensajes
  • Favoritos

Nacimiento prematuro

Retinopatía del prematuro

La retinopatía del prematuro (ROP, por sus siglas en inglés) es una enfermedad de los ojos que afecta a los bebés prematuros. El bebé prematuro es aquél que nace demasiado pronto, antes de las 37 semanas de embarazo.

La ROP sucede cuando las retinas del bebé no se desarrollan por completo en las semanas después del parto. La retina es el tejido nervioso que reviste la parte posterior del ojo. Por lo general, la ROP afecta ambos ojos.

Alrededor de 14,000 a 16,000 bebés en los Estados Unidos tienen ROP. La mayoría de ellos padece casos leves y no necesita tratamiento. Pero los bebés con ROP grave pueden tener problemas de la vista o ceguera. Alrededor de 400 a 600 bebés por año padecen ceguera legal a causa de la ROP.

Si su bebé tiene ROP, es muy importante que reciba tratamiento de inmediato. La enfermedad puede desarrollarse muy rápidamente y privar a su bebé de la vista si el médico no le hace un chequeo cuidadoso durante las visitas que se recomiendan después de marcharse del hospital. Por esto, no se olvide de llevar a su bebé a todas sus visitas médicas y exámenes de la vista.

¿Qué causa la ROP?

Durante las últimas 12 semanas de embarazo, los ojos del bebé se desarrollan rápidamente. Cuando el bebé nace, la mayoría de los vasos sanguíneos de la retina están casi desarrollados. La retina suele terminar de crecer en las primeras semanas después del nacimiento.

Si el bebé nace demasiado temprano, los vasos sanguíneos pueden dejar de crecer o pueden no crecer correctamente. Estos vasos frágiles pueden tener pérdidas de sangre y causar sangrado en el ojo. Se puede formar tejido cicatricial y, si las cicatrices se encogen, pueden separar la retina de la parte posterior del ojo. A esto se le llama "desprendimiento de la retina". Ésta condición es la causa principal de problemas de la vista y ceguera en la ROP.

Algunas cosas aumentan el riesgo de que un bebé tenga ROP más que otros. Estas se llaman factores de riesgo. Tener un factor de riesgo no significa que su bebé tendrá ROP seguramente. Pero puede aumentar sus probabilidades. Sabemos que los bebés más pequeños y enfermos tienen más factores de riesgo de la ROP que los bebés más grandes y sanos. Los factores de riesgo de la ROP incluyen:

  • Nacimiento prematuro. Es el nacimiento que sucede demasiado temprano; es decir, antes de las 37 semanas de embarazo.
  • Apnea. El bebé deja de respirar durante 15 a 20 segundos o más.
  • Anemia. El cuerpo no tiene suficientes glóbulos rojos sanos para transportar oxígeno al resto del cuerpo.
  • Enfermedad del corazón
  • Infección
  • Problemas para respirar o disnea
  • Ritmo cardíaco lento, también llamado bradicardia
  • Problemas de sangre, incluso tener transfusiones de sangre. Esto significa que se le pone sangre nueva en el cuerpo.

¿Cómo sabe si su bebé tiene ROP?

 Se le hará un examen de la vista a su bebé para detectar la ROP si:

  • Nació antes de las 30 semanas
  • Pesó menos de 3 libras al nacer
  • Nació después de las 30 semanas o pesó más de 3 libras al nacer, pero tiene factores de riesgo de la ROP

Para el examen de la vista, debe llevarse al bebé a un oftalmólogo pediatra. Es un médico que identifica y trata problemas de la vista en bebés y niños. Se le hace a su bebé el primer examen de la vista de 4 a 9 semanas después del nacimiento, dependiendo de cuándo haya nacido. Es posible que todavía esté en la unidad de cuidados intensivos neonatales (NICU, por sus siglas en inglés) o que ya esté en su casa para ese entonces. Los bebés nacidos a las 27 semanas o más tarde suelen tener su primer examen de la vista a las 4 semanas de edad. A los bebés que nacen antes de las 27 semanas se les suele hacer el examen más adelante. Esto se debe a que cuanto más prematuro sea el bebé al nacer, más tiempo tarda en manifestarse la ROP grave. Por esto es tan importante llevar a su bebé a todos los exámenes de la vista, aun después de que su bebé abandone la NICU y se vaya a casa. 

Si el primer examen de la vista de su bebé muestra que los vasos sanguíneos en ambas retinas terminaron de desarrollarse normalmente, no necesitará un examen de seguimiento. Si el examen de la vista de su bebé muestra que tiene ROP y el médico piensa que necesita tratamiento, debe comenzarlo dentro de 72 horas. El tratamiento temprano le da a su bebé la mejor oportunidad de tener una vista sana.

¿Cómo se trata la ROP?

El tratamiento depende de cuán grave sea la condición de su bebé. Las etapas iniciales pueden empeorar y convertirse en etapas avanzadas en unas pocas semanas. Por esto es importante llevar a su bebé a todos los chequeos y exámenes de la vista para que su médico pueda verificar que se le está dando el tratamiento necesario.

  • Etapa 1 – Crecimiento levemente anormal de los vasos sanguíneos. Estos bebés suelen mejorar sin tratamiento y llegan a tener una vista sana.
  • Etapa 2 – Crecimiento moderadamente anormal de los vasos sanguíneos. Estos bebés suelen mejorar sin tratamiento y llegan a tener una vista sana.
  • Etapa 3 – Crecimiento gravemente anormal de los vasos sanguíneos. Algunos de esos bebés mejoran sin tratamiento, pero en otros se manifiesta una afección llamada "enfermedad plus". Esto significa que los vasos sanguíneos de la retina se agrandan y retuercen. La enfermedad plus es una señal de que la retinopatía está empeorando, pero el tratamiento puede ayudar a prevenir el desprendimiento de la retina.
  • Etapa 4 – Crecimiento gravemente anormal de los vasos sanguíneos y desprendimiento parcial de la retina. Estos bebés necesitan tratamiento porque parte de la retina se despega de la pared interior del globo ocular.
  • Etapa 5 – Desprendimiento total de la retina. La retina se separa totalmente de la pared interior del globo ocular. Sin tratamiento, el bebé puede tener problemas graves de la vista o ceguera.

El tratamiento de la ROP puede incluir:

  • Cirugía láser (también llamada terapia con láser o fotocoagulación). El médico de su bebé usa rayos láser de luz para quemar y cicatrizar los costados de la retina. Esto detiene el crecimiento anormal de los vasos sanguíneos y evita que éstos separen la retina.
  • Crioterapia (también llamada congelamiento). El médico de su bebé usa una sonda de metal para congelar y cicatrizar los costados de la retina. Esto impide la diseminación de vasos sanguíneos anormales y que éstos separen la retina.
  • Banda esclerótica. El médico de su bebé coloca una banda de silicona (llamada "esclerótica") alrededor de la parte blanca del ojo de su bebé.  Esta banda ayuda a empujar el ojo hacia adentro para que la retina se mantenga a lo largo de la pared del ojo. La banda se saca más adelante a medida que crece el ojo. Si no se retira, el niño puede llegar a ser corto de vista (miopía). Esto significa que tendrá problemas para ver cosas que estén lejos.
  • Vitrectomía. El médico de su bebé retira el gel transparente que está en el centro del ojo de su bebé (llamado "humor vítreo") y coloca una solución salina (sal) en su lugar. Luego puede sacar el tejido cicatricial para que no despegue la retina. Sólo los bebés con retinopatía etapa 5 tienen esta cirugía.

Muchos bebés con ROP no necesitan tratamiento. Incluso con el tratamiento, algunos bebés con ROP pueden sufrir la pérdida de la vista. Además, aunque el tratamiento surta efecto, hay una mayor probabilidad  que los bebés con ROP, más que los otros bebés,   tengan algún tipo de problema de ojos más adelante en la vida, incluidos:

  • Miopía (corto de vista)
  • Ojos bizcos (también llamado "estrabismo")
  • Ojo perezoso (también llamado "ambliopía")
  • Glaucoma. Es un grupo de enfermedades que dañan el nervio óptico del ojo, el cual conecta la retina al cerebro. El glaucoma puede dar lugar a la pérdida de la vista y a la ceguera.

Por esto es muy importante asegurarse de que se le hagan todos los chequeos y exámenes de la vista a su bebé. Aunque la ROP se resuelve sola en muchos bebés, algunos necesitan tratamiento para mejorarse. Cuanto más frecuentes sean los chequeos de su bebé para ver si tiene ROP y cuanto antes se le trate, menores serán las probabilidades de que tenga problemas de vista durante su vida. Aunque su bebé no necesite tratamiento para la ROP, es más probable que tenga problemas de ojos durante su vida que otros bebés. En cada chequeo, pregunte al profesional de su bebé sobre los exámenes de la vista para asegurarse de que se diagnostique y trate lo antes posible la ROP y otros problemas de ojos relacionados con el nacimiento prematuro.

Actualizado en febrero del 2011

La retinopatía del prematuro (ROP, por sus siglas en inglés) es una enfermedad de los ojos que afecta a los bebés prematuros. El bebé prematuro es aquél que nace demasiado pronto, antes de las 37 semanas de embarazo.

La ROP sucede cuando las retinas del bebé no se desarrollan por completo en las semanas después del parto. La retina es el tejido nervioso que reviste la parte posterior del ojo. Por lo general, la ROP afecta ambos ojos.

Alrededor de 14,000 a 16,000 bebés en los Estados Unidos tienen ROP. La mayoría de ellos padece casos leves y no necesita tratamiento. Pero los bebés con ROP grave pueden tener problemas de la vista o ceguera. Alrededor de 400 a 600 bebés por año padecen ceguera legal a causa de la ROP.

Si su bebé tiene ROP, es muy importante que reciba tratamiento de inmediato. La enfermedad puede desarrollarse muy rápidamente y privar a su bebé de la vista si el médico no le hace un chequeo cuidadoso durante las visitas que se recomiendan después de marcharse del hospital. Por esto, no se olvide de llevar a su bebé a todas sus visitas médicas y exámenes de la vista.

¿Qué causa la ROP?

Durante las últimas 12 semanas de embarazo, los ojos del bebé se desarrollan rápidamente. Cuando el bebé nace, la mayoría de los vasos sanguíneos de la retina están casi desarrollados. La retina suele terminar de crecer en las primeras semanas después del nacimiento.

Si el bebé nace demasiado temprano, los vasos sanguíneos pueden dejar de crecer o pueden no crecer correctamente. Estos vasos frágiles pueden tener pérdidas de sangre y causar sangrado en el ojo. Se puede formar tejido cicatricial y, si las cicatrices se encogen, pueden separar la retina de la parte posterior del ojo. A esto se le llama "desprendimiento de la retina". Ésta condición es la causa principal de problemas de la vista y ceguera en la ROP.

Algunas cosas aumentan el riesgo de que un bebé tenga ROP más que otros. Estas se llaman factores de riesgo. Tener un factor de riesgo no significa que su bebé tendrá ROP seguramente. Pero puede aumentar sus probabilidades. Sabemos que los bebés más pequeños y enfermos tienen más factores de riesgo de la ROP que los bebés más grandes y sanos. Los factores de riesgo de la ROP incluyen:

  • Nacimiento prematuro. Es el nacimiento que sucede demasiado temprano; es decir, antes de las 37 semanas de embarazo.
  • Apnea. El bebé deja de respirar durante 15 a 20 segundos o más.
  • Anemia. El cuerpo no tiene suficientes glóbulos rojos sanos para transportar oxígeno al resto del cuerpo.
  • Enfermedad del corazón
  • Infección
  • Problemas para respirar o disnea
  • Ritmo cardíaco lento, también llamado bradicardia
  • Problemas de sangre, incluso tener transfusiones de sangre. Esto significa que se le pone sangre nueva en el cuerpo.

¿Cómo sabe si su bebé tiene ROP?

 Se le hará un examen de la vista a su bebé para detectar la ROP si:

  • Nació antes de las 30 semanas
  • Pesó menos de 3 libras al nacer
  • Nació después de las 30 semanas o pesó más de 3 libras al nacer, pero tiene factores de riesgo de la ROP

Para el examen de la vista, debe llevarse al bebé a un oftalmólogo pediatra. Es un médico que identifica y trata problemas de la vista en bebés y niños. Se le hace a su bebé el primer examen de la vista de 4 a 9 semanas después del nacimiento, dependiendo de cuándo haya nacido. Es posible que todavía esté en la unidad de cuidados intensivos neonatales (NICU, por sus siglas en inglés) o que ya esté en su casa para ese entonces. Los bebés nacidos a las 27 semanas o más tarde suelen tener su primer examen de la vista a las 4 semanas de edad. A los bebés que nacen antes de las 27 semanas se les suele hacer el examen más adelante. Esto se debe a que cuanto más prematuro sea el bebé al nacer, más tiempo tarda en manifestarse la ROP grave. Por esto es tan importante llevar a su bebé a todos los exámenes de la vista, aun después de que su bebé abandone la NICU y se vaya a casa. 

Si el primer examen de la vista de su bebé muestra que los vasos sanguíneos en ambas retinas terminaron de desarrollarse normalmente, no necesitará un examen de seguimiento. Si el examen de la vista de su bebé muestra que tiene ROP y el médico piensa que necesita tratamiento, debe comenzarlo dentro de 72 horas. El tratamiento temprano le da a su bebé la mejor oportunidad de tener una vista sana.

¿Cómo se trata la ROP?

El tratamiento depende de cuán grave sea la condición de su bebé. Las etapas iniciales pueden empeorar y convertirse en etapas avanzadas en unas pocas semanas. Por esto es importante llevar a su bebé a todos los chequeos y exámenes de la vista para que su médico pueda verificar que se le está dando el tratamiento necesario.

  • Etapa 1 – Crecimiento levemente anormal de los vasos sanguíneos. Estos bebés suelen mejorar sin tratamiento y llegan a tener una vista sana.
  • Etapa 2 – Crecimiento moderadamente anormal de los vasos sanguíneos. Estos bebés suelen mejorar sin tratamiento y llegan a tener una vista sana.
  • Etapa 3 – Crecimiento gravemente anormal de los vasos sanguíneos. Algunos de esos bebés mejoran sin tratamiento, pero en otros se manifiesta una afección llamada "enfermedad plus". Esto significa que los vasos sanguíneos de la retina se agrandan y retuercen. La enfermedad plus es una señal de que la retinopatía está empeorando, pero el tratamiento puede ayudar a prevenir el desprendimiento de la retina.
  • Etapa 4 – Crecimiento gravemente anormal de los vasos sanguíneos y desprendimiento parcial de la retina. Estos bebés necesitan tratamiento porque parte de la retina se despega de la pared interior del globo ocular.
  • Etapa 5 – Desprendimiento total de la retina. La retina se separa totalmente de la pared interior del globo ocular. Sin tratamiento, el bebé puede tener problemas graves de la vista o ceguera.

El tratamiento de la ROP puede incluir:

  • Cirugía láser (también llamada terapia con láser o fotocoagulación). El médico de su bebé usa rayos láser de luz para quemar y cicatrizar los costados de la retina. Esto detiene el crecimiento anormal de los vasos sanguíneos y evita que éstos separen la retina.
  • Crioterapia (también llamada congelamiento). El médico de su bebé usa una sonda de metal para congelar y cicatrizar los costados de la retina. Esto impide la diseminación de vasos sanguíneos anormales y que éstos separen la retina.
  • Banda esclerótica. El médico de su bebé coloca una banda de silicona (llamada "esclerótica") alrededor de la parte blanca del ojo de su bebé.  Esta banda ayuda a empujar el ojo hacia adentro para que la retina se mantenga a lo largo de la pared del ojo. La banda se saca más adelante a medida que crece el ojo. Si no se retira, el niño puede llegar a ser corto de vista (miopía). Esto significa que tendrá problemas para ver cosas que estén lejos.
  • Vitrectomía. El médico de su bebé retira el gel transparente que está en el centro del ojo de su bebé (llamado "humor vítreo") y coloca una solución salina (sal) en su lugar. Luego puede sacar el tejido cicatricial para que no despegue la retina. Sólo los bebés con retinopatía etapa 5 tienen esta cirugía.

Muchos bebés con ROP no necesitan tratamiento. Incluso con el tratamiento, algunos bebés con ROP pueden sufrir la pérdida de la vista. Además, aunque el tratamiento surta efecto, hay una mayor probabilidad  que los bebés con ROP, más que los otros bebés,   tengan algún tipo de problema de ojos más adelante en la vida, incluidos:

  • Miopía (corto de vista)
  • Ojos bizcos (también llamado "estrabismo")
  • Ojo perezoso (también llamado "ambliopía")
  • Glaucoma. Es un grupo de enfermedades que dañan el nervio óptico del ojo, el cual conecta la retina al cerebro. El glaucoma puede dar lugar a la pérdida de la vista y a la ceguera.

Por esto es muy importante asegurarse de que se le hagan todos los chequeos y exámenes de la vista a su bebé. Aunque la ROP se resuelve sola en muchos bebés, algunos necesitan tratamiento para mejorarse. Cuanto más frecuentes sean los chequeos de su bebé para ver si tiene ROP y cuanto antes se le trate, menores serán las probabilidades de que tenga problemas de vista durante su vida. Aunque su bebé no necesite tratamiento para la ROP, es más probable que tenga problemas de ojos durante su vida que otros bebés. En cada chequeo, pregunte al profesional de su bebé sobre los exámenes de la vista para asegurarse de que se diagnostique y trate lo antes posible la ROP y otros problemas de ojos relacionados con el nacimiento prematuro.

Actualizado en febrero del 2011