agent007
¡Ha entrado! Vea su reciente actividad o visite su perfil y tablero
Información de la cuenta
Tablero
March for Babies Dashboard

  • agent007
  • Preferencias
  • Mensajes
  • Favoritos

Defectos de nacimiento

Síndrome congénito por el virus del Zika

Puntos claves
  • El síndrome congénito por el virus del Zika es un grupo de condiciones de salud que están presentes cuando el bebé nace y se asocian con la infección del Zika durante el embarazo.
  • Este síndrome incluye defectos de nacimiento (como la microcefalia) y otros problemas de la salud y el desarrollo.
  • Los bebés con el síndrome congénito por el virus del Zika necesitan atención médica especial de un grupo de profesionales médicos y otros especialistas.
  • La mejor manera de proteger a su bebé contra el síndrome congénito por el virus del Zika es protegerse usted misma de la infección del Zika antes y durante el embarazo.

¿Qué es el síndrome congénito por el virus del Zika?

El síndrome congénito por el virus del Zika es un grupo de condiciones de salud que están presentes cuando el bebé nace y se asocian con la infección del Zika durante el embarazo. El Zika es un virus. Si usted se infecta con el Zika durante el embarazo, el virus puede pasar a través de la placenta a su bebé. La placenta crece en su útero (matriz) y suministra alimentos y oxígeno al bebé a través del cordón umbilical.

Si el virus del Zika llega al cerebro de su bebé, puede frenar el desarrollo del cerebro y matar células cerebrales, y es posible que algunas partes del cerebro no se desarrollen. Los problemas del cerebro que son parte del síndrome congénito por el virus del Zika incluyen:

  • Microcefalia. Es un defecto de nacimiento, en el cual la cabeza del bebé es más pequeña de lo esperado, en comparación con bebés del mismo sexo y edad. El defecto de nacimiento es un problema de salud que está presente al nacer. Esos defectos cambian la forma o función de una o más partes del cuerpo. Pueden causar problemas en la salud en general, en cómo se desarrolla el cuerpo o cómo funciona. Por lo general, el único problema de los bebés con microcefalia leve es el tamaño pequeño de la cabeza. Un bebé con microcefalia grave tiene la cabeza mucho más pequeña de lo esperado y quizás padezca más problemas serios de salud que los bebés con microcefalia leve.
  • Depósitos de calcio. El calcio puede acumularse en el tejido cerebral de su bebé y afectar el funcionamiento del cerebro.
  • Ventrículos agrandados e hidrocefalia. Los ventrículos son espacios en el cerebro que están llenos de líquido. Cuando se acumula líquido, pone presión sobre el cerebro. A eso se le llama hidrocefalia.
  • Secuencia de alteración cerebral fetal. Los bebés con la secuencia de alteración cerebral fetal pueden tener microcefalia grave, problemas en el cráneo (que incluye colapso del cráneo o huesos craneanos superpuestos), exceso de piel en el cuero cabelludo y problemas con el sistema nervioso.
  • Cerebro liso (lisencefalia). El cerebro sano tiene muchos pliegues y ranuras. En algunos bebés, el cerebro puede ser liso sin pliegues o con muy pocos. Algunos bebés con esta condición no padecen serios problemas de salud, pero otros dejan de desarrollarse después de los 3 a 5 meses y muchos mueren antes de los 2 años.

Otros problemas de salud que son parte del síndrome congénito por el virus del Zika incluyen:

  • Bajo peso al nacer. Sucede cuando un bebé nace pesando menos de 5 libras y 8 onzas.
  • Problemas de crecimiento y desarrollo, incluyendo dificultades para tragar, problemas de equilibrio y movimiento y discapacidades intelectuales y del desarrollo. Esos son problemas con el funcionamiento del cerebro que pueden hacer que la persona tenga dificultades o retrasos en el desarrollo físico, aprendizaje, comunicación, cuidado personal o llevarse bien con otros.
  • Pérdida auditiva y otros problemas de la audición. La pérdida auditiva sucede cuando no puede oír sonidos en uno o ambos oídos.
  • Problemas del sistema nervioso, como hipertonía, hipotonía, convulsiones e irritabilidad extrema. El sistema nervioso consiste en el cerebro, la médula espinal y los nervios. Su sistema nervioso le ayuda a moverse, a pensar y a sentir. La hipertonía sucede cuando el bebé tiene demasiada tonicidad muscular. El bebé con hipertonía puede tener manos rígidas o piernas que son difíciles de mover. La hipotonía sucede cuando el bebé tiene tonicidad muscular insuficiente. El bebé con hipotonía puede parecer fláccido y no controlar bien la cabeza (la cabeza se le cae hacia adelante, hacia atrás o hacia el costado). La convulsión sucede cuando todo el cuerpo o partes del cuerpo se mueven sin control.
  • Problemas de las extremidades o articulaciones, incluyendo defectos de nacimiento como la artrogriposis, pie torcido y displasia congénita de la cadera. La articulación o coyuntura es una parte del cuerpo donde dos o más huesos se unen, como la rodilla, la cadera, el codo o el hombro. El bebé con artrogriposis nace con problemas de las articulaciones que le dificultan el movimiento de las manos o las piernas. Es posible que las articulaciones no se muevan de la manera correcta o que se traben en una posición. Si el bebé tiene pie deforme (o pie zambo), un pie o los dos están curvados hacia adentro y hacia abajo. Los bebés con pie zambo también pueden tener anormalidades en los huesos del pie, articulaciones del tobillo y músculos. Los bebés que nacen con displasia de la cadera tienen una articulación anormal, en la que la parte superior del hueso de la cadera no permanece firmemente en el hueco de la cadera.
  • Problemas de la vista. Estos incluyen sangrado de la retina y maculopatía en torpedo. La retina es el tejido nervioso que reviste la parte posterior del ojo. La maculopatía en torpedo sucede cuando su bebé tiene una cicatriz ovalada (llamada lesión) en la parte central de la retina.

¿Cómo puede prevenir el síndrome congénito por el virus del Zika en su bebé?

Usted puede prevenir el síndrome congénito por el virus del Zika en su bebé evitando infectarse con el Zika antes o durante el embarazo. El virus del Zika se transmite mayormente a través de picadas de mosquitos infectados. También se lo puede contagiar si tiene relaciones sexuales sin protección con una persona infectada o si entra en contacto con líquidos corporales infectados, tales como una transfusión de sangre o si trabaja en un entorno de servicios a la salud. Aprenda cómo protegerse contra la infección del Zika para prevenir el síndrome congénito por el virus del Zika en su bebé.

¿Cómo sabe si su bebé tiene el síndrome congénito por el virus del Zika?

No se chequea a todos los bebés después de nacer para ver si tienen el síndrome congénito por el virus del Zika. A su bebé le harán pruebas para detectar la infección del Zika y problemas de salud relacionados con el síndrome congénito por el virus del Zika si:

  • Usted tuvo un resultado positivo en la prueba para detectar la infección del Zika durante el embarazo.
  • Usted pudo haber estado expuesta al Zika durante el embarazo y su bebé tiene problemas de salud o del desarrollo después de nacer, como aquellos que son parte del síndrome congénito por el virus del Zika.

El profesional de la salud de su bebé utiliza estas pruebas para detectar la infección del Zika y los problemas de salud relacionados con el síndrome congénito por el virus del Zika:

  • Análisis de sangre y de orina para detectar el Zika. A su bebé le hacen estas pruebas en los primeros 2 días después de nacer. Si se va a analizar el líquido cefalorraquídeo de su bebé, es posible también que se detecte si tiene Zika.
  • Un examen físico detallado para medir el tamaño de la cabeza, el peso y la estatura de su bebé
  • Un ultrasonido de la cabeza para chequear el cráneo y el cerebro de su bebé. El ultrasonido usa ondas sonoras y una pantalla de computadora para mostrar una imagen del interior del cuerpo.
  • Pruebas para detectar problemas con el sistema nervioso de su bebé
  • Prueba de la audición como parte de las pruebas de detección para recién nacidos. Antes de darle el alta a su bebé del hospital, se le hacen pruebas de detección para recién nacidos. Estas pruebas detectan condiciones presentes en el bebé al nacer que son graves pero poco comunes. Estas incluyen una prueba de sangre, de audición y del corazón.

¿Necesita su bebé atención médica especial si tiene Zika o el síndrome congénito por el virus del Zika?

Sí. Un equipo de profesionales médicos y otros especialistas ayudan a cuidar a su bebé. El cuidado médico de su bebé dependerá de su condición al nacer:

  • Si su bebé tiene o puede tener Zika y problemas de salud que son parte del síndrome congénito por el virus del Zika, necesita atención médica especial. Un equipo de profesionales médicos monitorea de cerca la salud, el crecimiento y el desarrollo de su bebé. Ellos chequean el sistema nervioso, la vista, la audición y las hormonas (sustancias químicas elaboradas por el cuerpo) de su bebé. A su bebé le hacen un examen completo de la vista y una prueba de la audición llamada respuesta auditiva troncoencefálica (ABR, por sus siglas en inglés) antes de cumplir 1 mes de edad. En esta prueba se emplean parches (también llamados electrodos) y una computadora para ver cómo reacciona su bebé a los sonidos. Su bebé necesitará chequeos médicos y pruebas adicionales durante al menos los 6 primeros meses de vida.
  • Si su bebé tiene o puede tener Zika, pero no padece problemas de salud que son parte del síndrome congénito por el virus del Zika, se le hará un examen completo de la vista y una prueba ABR antes de cumplir 1 mes de vida. A su bebé le hacen los chequeos de rutina y el profesional de la salud monitorea de cerca su crecimiento y el desarrollo durante su primer año de vida. Es posible que deba repetirse la prueba ABR cuando su bebé tenga entre 4 y 6 meses.
  • Si su bebé no tiene Zika, pero padece problemas de salud que son parte del síndrome congénito por el virus del Zika, el profesional chequeará si hay otras condiciones que le puedan estar causando esas afecciones. Por ejemplo, estar expuesto a otras infecciones en la matriz puede causar microcefalia. Esas infecciones incluyen varicela, rubéola (también llamada sarampión alemán), toxoplasmosis y citomegalovirus.

Los expertos creen que algunos bebés expuestos al Zika durante el embarazo pueden parecer sanos cuando recién nacen, pero que es probable que se les presenten problemas de salud o del desarrollo más adelante. Por eso es tan importante llevar a su bebé a todos los chequeos médicos y avisarle al profesional que a usted le preocupa la salud y el desarrollo de su hijo.

¿Necesitan servicios de intervención temprana los bebés con el síndrome congénito por el virus del Zika?

Sí. Si su bebé tiene retrasos del desarrollo, es importante conseguir servicios de intervención temprana lo antes posible. Los retrasos del desarrollo suceden cuando su hijo no alcanza los hitos del desarrollo previstos. Un hito o indicador del desarrollo es una habilidad o actividad que la mayoría de los niños pueden hacer a una cierta edad. Los hitos incluyen sentarse, caminar, hablar, tener habilidades sociales y tener habilidades de razonamiento.

Los servicios de intervención temprana pueden ayudar a mejorar el desarrollo de su hijo. Pueden ser útiles para que los niños de hasta 3 años de edad aprendan habilidades importantes. Los servicios incluyen terapia para ayudarle a hablar, caminar, aprender habilidades de autoayuda e interactuar con otros. Visite el centro de asistencia Early Childhood Technical Assistance Center (en inglés) para averiguar la información de contacto de su estado sobre servicios de intervención temprana.

Si su bebé tiene el síndrome congénito por el virus del Zika, ¿puede dar pecho?

Sí. La leche materna es el mejor alimento para la mayoría de los bebés durante el primer año de vida.

Si su bebé tiene problemas para tragar o comer, el profesional puede recomendarle una consultora en lactancia. Aunque su bebé se amamante bien en el hospital después de nacer, puede tener problemas para alimentarse una vez que esté en su casa. La consultora en lactancia tiene formación especial para ayudar a las mujeres a amamantar. Si le preocupa la alimentación de su bebé, hable con el profesional de la salud de su bebé.

Ver también: El virus del Zika y el embarazo, Microcefalia

Revisado el 1 de noviembre de 2016

Puntos claves
  • El síndrome congénito por el virus del Zika es un grupo de condiciones de salud que están presentes cuando el bebé nace y se asocian con la infección del Zika durante el embarazo.
  • Este síndrome incluye defectos de nacimiento (como la microcefalia) y otros problemas de la salud y el desarrollo.
  • Los bebés con el síndrome congénito por el virus del Zika necesitan atención médica especial de un grupo de profesionales médicos y otros especialistas.
  • La mejor manera de proteger a su bebé contra el síndrome congénito por el virus del Zika es protegerse usted misma de la infección del Zika antes y durante el embarazo.

¿Qué es el síndrome congénito por el virus del Zika?

El síndrome congénito por el virus del Zika es un grupo de condiciones de salud que están presentes cuando el bebé nace y se asocian con la infección del Zika durante el embarazo. El Zika es un virus. Si usted se infecta con el Zika durante el embarazo, el virus puede pasar a través de la placenta a su bebé. La placenta crece en su útero (matriz) y suministra alimentos y oxígeno al bebé a través del cordón umbilical.

Si el virus del Zika llega al cerebro de su bebé, puede frenar el desarrollo del cerebro y matar células cerebrales, y es posible que algunas partes del cerebro no se desarrollen. Los problemas del cerebro que son parte del síndrome congénito por el virus del Zika incluyen:

  • Microcefalia. Es un defecto de nacimiento, en el cual la cabeza del bebé es más pequeña de lo esperado, en comparación con bebés del mismo sexo y edad. El defecto de nacimiento es un problema de salud que está presente al nacer. Esos defectos cambian la forma o función de una o más partes del cuerpo. Pueden causar problemas en la salud en general, en cómo se desarrolla el cuerpo o cómo funciona. Por lo general, el único problema de los bebés con microcefalia leve es el tamaño pequeño de la cabeza. Un bebé con microcefalia grave tiene la cabeza mucho más pequeña de lo esperado y quizás padezca más problemas serios de salud que los bebés con microcefalia leve.
  • Depósitos de calcio. El calcio puede acumularse en el tejido cerebral de su bebé y afectar el funcionamiento del cerebro.
  • Ventrículos agrandados e hidrocefalia. Los ventrículos son espacios en el cerebro que están llenos de líquido. Cuando se acumula líquido, pone presión sobre el cerebro. A eso se le llama hidrocefalia.
  • Secuencia de alteración cerebral fetal. Los bebés con la secuencia de alteración cerebral fetal pueden tener microcefalia grave, problemas en el cráneo (que incluye colapso del cráneo o huesos craneanos superpuestos), exceso de piel en el cuero cabelludo y problemas con el sistema nervioso.
  • Cerebro liso (lisencefalia). El cerebro sano tiene muchos pliegues y ranuras. En algunos bebés, el cerebro puede ser liso sin pliegues o con muy pocos. Algunos bebés con esta condición no padecen serios problemas de salud, pero otros dejan de desarrollarse después de los 3 a 5 meses y muchos mueren antes de los 2 años.

Otros problemas de salud que son parte del síndrome congénito por el virus del Zika incluyen:

  • Bajo peso al nacer. Sucede cuando un bebé nace pesando menos de 5 libras y 8 onzas.
  • Problemas de crecimiento y desarrollo, incluyendo dificultades para tragar, problemas de equilibrio y movimiento y discapacidades intelectuales y del desarrollo. Esos son problemas con el funcionamiento del cerebro que pueden hacer que la persona tenga dificultades o retrasos en el desarrollo físico, aprendizaje, comunicación, cuidado personal o llevarse bien con otros.
  • Pérdida auditiva y otros problemas de la audición. La pérdida auditiva sucede cuando no puede oír sonidos en uno o ambos oídos.
  • Problemas del sistema nervioso, como hipertonía, hipotonía, convulsiones e irritabilidad extrema. El sistema nervioso consiste en el cerebro, la médula espinal y los nervios. Su sistema nervioso le ayuda a moverse, a pensar y a sentir. La hipertonía sucede cuando el bebé tiene demasiada tonicidad muscular. El bebé con hipertonía puede tener manos rígidas o piernas que son difíciles de mover. La hipotonía sucede cuando el bebé tiene tonicidad muscular insuficiente. El bebé con hipotonía puede parecer fláccido y no controlar bien la cabeza (la cabeza se le cae hacia adelante, hacia atrás o hacia el costado). La convulsión sucede cuando todo el cuerpo o partes del cuerpo se mueven sin control.
  • Problemas de las extremidades o articulaciones, incluyendo defectos de nacimiento como la artrogriposis, pie torcido y displasia congénita de la cadera. La articulación o coyuntura es una parte del cuerpo donde dos o más huesos se unen, como la rodilla, la cadera, el codo o el hombro. El bebé con artrogriposis nace con problemas de las articulaciones que le dificultan el movimiento de las manos o las piernas. Es posible que las articulaciones no se muevan de la manera correcta o que se traben en una posición. Si el bebé tiene pie deforme (o pie zambo), un pie o los dos están curvados hacia adentro y hacia abajo. Los bebés con pie zambo también pueden tener anormalidades en los huesos del pie, articulaciones del tobillo y músculos. Los bebés que nacen con displasia de la cadera tienen una articulación anormal, en la que la parte superior del hueso de la cadera no permanece firmemente en el hueco de la cadera.
  • Problemas de la vista. Estos incluyen sangrado de la retina y maculopatía en torpedo. La retina es el tejido nervioso que reviste la parte posterior del ojo. La maculopatía en torpedo sucede cuando su bebé tiene una cicatriz ovalada (llamada lesión) en la parte central de la retina.

¿Cómo puede prevenir el síndrome congénito por el virus del Zika en su bebé?

Usted puede prevenir el síndrome congénito por el virus del Zika en su bebé evitando infectarse con el Zika antes o durante el embarazo. El virus del Zika se transmite mayormente a través de picadas de mosquitos infectados. También se lo puede contagiar si tiene relaciones sexuales sin protección con una persona infectada o si entra en contacto con líquidos corporales infectados, tales como una transfusión de sangre o si trabaja en un entorno de servicios a la salud. Aprenda cómo protegerse contra la infección del Zika para prevenir el síndrome congénito por el virus del Zika en su bebé.

¿Cómo sabe si su bebé tiene el síndrome congénito por el virus del Zika?

No se chequea a todos los bebés después de nacer para ver si tienen el síndrome congénito por el virus del Zika. A su bebé le harán pruebas para detectar la infección del Zika y problemas de salud relacionados con el síndrome congénito por el virus del Zika si:

  • Usted tuvo un resultado positivo en la prueba para detectar la infección del Zika durante el embarazo.
  • Usted pudo haber estado expuesta al Zika durante el embarazo y su bebé tiene problemas de salud o del desarrollo después de nacer, como aquellos que son parte del síndrome congénito por el virus del Zika.

El profesional de la salud de su bebé utiliza estas pruebas para detectar la infección del Zika y los problemas de salud relacionados con el síndrome congénito por el virus del Zika:

  • Análisis de sangre y de orina para detectar el Zika. A su bebé le hacen estas pruebas en los primeros 2 días después de nacer. Si se va a analizar el líquido cefalorraquídeo de su bebé, es posible también que se detecte si tiene Zika.
  • Un examen físico detallado para medir el tamaño de la cabeza, el peso y la estatura de su bebé
  • Un ultrasonido de la cabeza para chequear el cráneo y el cerebro de su bebé. El ultrasonido usa ondas sonoras y una pantalla de computadora para mostrar una imagen del interior del cuerpo.
  • Pruebas para detectar problemas con el sistema nervioso de su bebé
  • Prueba de la audición como parte de las pruebas de detección para recién nacidos. Antes de darle el alta a su bebé del hospital, se le hacen pruebas de detección para recién nacidos. Estas pruebas detectan condiciones presentes en el bebé al nacer que son graves pero poco comunes. Estas incluyen una prueba de sangre, de audición y del corazón.

¿Necesita su bebé atención médica especial si tiene Zika o el síndrome congénito por el virus del Zika?

Sí. Un equipo de profesionales médicos y otros especialistas ayudan a cuidar a su bebé. El cuidado médico de su bebé dependerá de su condición al nacer:

  • Si su bebé tiene o puede tener Zika y problemas de salud que son parte del síndrome congénito por el virus del Zika, necesita atención médica especial. Un equipo de profesionales médicos monitorea de cerca la salud, el crecimiento y el desarrollo de su bebé. Ellos chequean el sistema nervioso, la vista, la audición y las hormonas (sustancias químicas elaboradas por el cuerpo) de su bebé. A su bebé le hacen un examen completo de la vista y una prueba de la audición llamada respuesta auditiva troncoencefálica (ABR, por sus siglas en inglés) antes de cumplir 1 mes de edad. En esta prueba se emplean parches (también llamados electrodos) y una computadora para ver cómo reacciona su bebé a los sonidos. Su bebé necesitará chequeos médicos y pruebas adicionales durante al menos los 6 primeros meses de vida.
  • Si su bebé tiene o puede tener Zika, pero no padece problemas de salud que son parte del síndrome congénito por el virus del Zika, se le hará un examen completo de la vista y una prueba ABR antes de cumplir 1 mes de vida. A su bebé le hacen los chequeos de rutina y el profesional de la salud monitorea de cerca su crecimiento y el desarrollo durante su primer año de vida. Es posible que deba repetirse la prueba ABR cuando su bebé tenga entre 4 y 6 meses.
  • Si su bebé no tiene Zika, pero padece problemas de salud que son parte del síndrome congénito por el virus del Zika, el profesional chequeará si hay otras condiciones que le puedan estar causando esas afecciones. Por ejemplo, estar expuesto a otras infecciones en la matriz puede causar microcefalia. Esas infecciones incluyen varicela, rubéola (también llamada sarampión alemán), toxoplasmosis y citomegalovirus.

Los expertos creen que algunos bebés expuestos al Zika durante el embarazo pueden parecer sanos cuando recién nacen, pero que es probable que se les presenten problemas de salud o del desarrollo más adelante. Por eso es tan importante llevar a su bebé a todos los chequeos médicos y avisarle al profesional que a usted le preocupa la salud y el desarrollo de su hijo.

¿Necesitan servicios de intervención temprana los bebés con el síndrome congénito por el virus del Zika?

Sí. Si su bebé tiene retrasos del desarrollo, es importante conseguir servicios de intervención temprana lo antes posible. Los retrasos del desarrollo suceden cuando su hijo no alcanza los hitos del desarrollo previstos. Un hito o indicador del desarrollo es una habilidad o actividad que la mayoría de los niños pueden hacer a una cierta edad. Los hitos incluyen sentarse, caminar, hablar, tener habilidades sociales y tener habilidades de razonamiento.

Los servicios de intervención temprana pueden ayudar a mejorar el desarrollo de su hijo. Pueden ser útiles para que los niños de hasta 3 años de edad aprendan habilidades importantes. Los servicios incluyen terapia para ayudarle a hablar, caminar, aprender habilidades de autoayuda e interactuar con otros. Visite el centro de asistencia Early Childhood Technical Assistance Center (en inglés) para averiguar la información de contacto de su estado sobre servicios de intervención temprana.

Si su bebé tiene el síndrome congénito por el virus del Zika, ¿puede dar pecho?

Sí. La leche materna es el mejor alimento para la mayoría de los bebés durante el primer año de vida.

Si su bebé tiene problemas para tragar o comer, el profesional puede recomendarle una consultora en lactancia. Aunque su bebé se amamante bien en el hospital después de nacer, puede tener problemas para alimentarse una vez que esté en su casa. La consultora en lactancia tiene formación especial para ayudar a las mujeres a amamantar. Si le preocupa la alimentación de su bebé, hable con el profesional de la salud de su bebé.

Ver también: El virus del Zika y el embarazo, Microcefalia

Revisado el 1 de noviembre de 2016