agent007
¡Ha entrado! Vea su reciente actividad o visite su perfil y tablero
Información de la cuenta
Tablero
March for Babies Dashboard

  • agent007
  • Preferencias
  • Mensajes
  • Favoritos
ir

El fumar, alcohol y las drogas

Opioides recetados durante el embarazo

Puntos claves
  • Los opioides recetados son analgésicos que se suelen usar para calmar el dolor después de una lesión, cirugía o arreglo dental. Incluyen la codeína, la morfina y la oxicodona.
  • Si toma opioides durante el embarazo, pueden causarle graves problemas a su bebé, como el nacimiento prematuro y el síndrome de abstinencia neonatal.
  • Aunque use el opioide exactamente como se lo ha indicado su profesional de la salud, igual puede causar el síndrome de abstinencia neonatal.
  • No deje de tomar el opioide sin consultar primero con su profesional de la salud. Dejar de usarlo repentinamente puede causar problemas graves para su bebé.  
  • Si no está embarazada y está tomando un opioide, use un anticonceptivo efectivo hasta que deje de tomarlo.

¿Qué son los opioides recetados?

Los opioides recetados son analgésicos (medicamentos para calmar el dolor) que su profesional de la salud puede recetarle si sufrió una lesión, tuvo una operación o le hicieron arreglos dentales. A veces se los utiliza para tratar la tos o la diarrea. Un medicamento recetado es el que su profesional dice que usted puede tomar para tratar una condición de salud. Para conseguir la medicina, usted necesita una receta (orden para el medicamento) de su profesional de la salud.

Los siguientes son opioides recetados y algunos de los nombres de marca más comunes. El nombre de marca es el nombre que la compañía fabricante le da a un producto. 

  • Buprenorfina (Belbuca®, Buprenex®, Butrans®, Probuphine®)
  • Codeína
  • Fentanilo (Actiq®, Duragesic®, Sublimaze®)
  • Hidrocodona (Lorcet®, Lortab®, Norco®, Vicodin®)
  • Hidromorfona  (Dalaudid®, Exalgo®)
  • Meperidina (Demerol®)
  • Metadona (Dolophine®, Methadose®)
  • Morfina (Astramorph®, Avinza®, Duramorph®, Roxanol®)
  • Oxicodona (OxyContin®, Percodan®, Percocet®)
  • Oximorfona (Opana®)
  • Tramadol (ConZip®, Ryzolt®, Ultram®)

Hay muchas otras marcas de opioides, así que si está tomando algún medicamento que crea que pueda ser un opioide o combinado con un opioide, avise a su profesional de la salud. Por ejemplo, algunos medicamentos para la tos contienen el opioide codeína.

La heroína, droga ilegal, es un opioide. El fentanilo y otros opioides recetados se están elaborando y vendiendo ilegalmente. El fentanilo que se vende en la calle se suele mezclar con heroína o cocaína, haciéndolo sumamente peligroso.

Los opioides son muy adictivos (es fácil hacerse adicto a ellos). Si está tomando un opioide recetado, úselo exactamente como le dijo su profesional. Asegúrese de que el profesional que le receta el opioide sepa que usted está embarazada.

¿Pueden los opioides causarle problemas a su bebé durante el embarazo y después del parto

Sí. Tomar opioides durante el embarazo puede causarle problemas a su bebé, incluidos:

  • Aborto espontáneo. Sucede cuando el bebé muere en la matriz antes de las 20 semanas de embarazo.
  • Parto y nacimiento prematuros. El parto prematuro es el que comienza demasiado temprano, antes de las 37 semanas de embarazo. El parto prematuro puede tener como resultado el nacimiento prematuro. Esto sucede cuando su bebé nace antes de las 37 semanas de embarazo. Los bebés que nacen temprano pueden tener más problemas de salud al nacer y más tarde en la vida que los bebés que nacen a término completo.
  • Defectos de nacimiento incluidos defectos del corazón y espina bífida. Los defectos de nacimiento son condiciones de salud que están presentes cuando el bebé nace. Esos defectos cambian la forma o función de una o más partes del cuerpo. Pueden ocasionar problemas en la salud en general, en cómo se desarrolla el cuerpo o cómo funciona. La espina bífida es el tipo más común de defecto del tubo neural. Los defectos del tubo neural son defectos de nacimiento del cerebro y médula espinal.
  • Retraso del crecimiento fetal (también llamado de crecimiento limitado, pequeño para la edad gestacional o pequeño para la fecha). Esto significa que el bebé no aumenta el peso que debería antes de nacer.
  • Bajo peso al nacer. Sucede cuando un bebé nace pesando menos de 5 libras y 8 onzas.
  • Síndrome de abstinencia neonatal (NAS). El NAS es cuando un bebé se expone a una droga en la matriz antes de nacer y pasa por la abstinencia de la droga después del parto. La causa más común es cuando la mujer toma opioides durante el embarazo. El síndrome NAS puede causar problemas graves para su bebé, como nacer demasiado pequeño y tener problemas de respiración. Un opioide puede causarle el síndrome de abstinencia a su bebé aunque usted lo tome exactamente como le dice el profesional de la salud. Por eso, avise a su profesional de cuidado prenatal sobre los opioides que toma aunque se los haya recetado otro profesional de la salud. Si otro profesional de la salud le receta un opioide, asegúrese de que sepa que usted está embarazada.

Si no está embarazada y está tomando opioides, use un anticonceptivo efectivo hasta que esté lista para quedar embarazada. Esto puede ayudar a prevenir complicaciones cuando quede embarazada.

¿Es seguro dejar repentinamente los opioides durante el embarazo?

No. Dejar de usarlos repentinamente durante el embarazo puede causar problemas graves para usted y su bebé. Si está embarazada y toma opioides, no los deje de repente sin hablar primero con su profesional de la salud. Dejar repentinamente los opioides puede aumentar su riesgo de:

  • Desprendimiento de la placenta. Es un problema grave en el que la placenta se separa de la pared del útero (matriz) antes del parto. Puede separarse parcial o completamente. El desprendimiento placentario puede causar sangrado intenso, que puede ser peligroso para la vida de la madre, y puede dar lugar al nacimiento prematuro. La placenta crece en su útero y suministra alimentos y oxígeno a su bebé a través del cordón umbilical.
  • Parto y nacimiento prematuros
  • Problemas de crecimiento en su bebé
  • Nacimiento sin vida. Es la muerte del bebé en la matriz después de las 20 semanas de embarazo.

¿Es posible abusar de los opioides recetados?

Sí. El abuso de medicamentos recetados es cuando usted usa una droga o medicamento recetado de una manera distinta de la que le indicó su profesional de la salud. Por ejemplo, puede tomar más de lo que le dice su profesional; puede tomarlo con alcohol u otras drogas; o puede tomar los medicamentos recetados de otra persona.

Los opioides son el medicamento recetado del que se abusa más comúnmente en este país. Son muy adictivos probablemente porque, además de aliviar el dolor, liberan sustancias químicas en el cerebro que pueden producir calma y felicidad intensa (también llamada euforia). La drogadicción es una condición cerebral que le lleva a usar drogas aunque sean perjudiciales para usted. La adicción afecta su autocontrol y su habilidad de dejar de tomar una droga.
    
Cuando su profesional de la salud le da una receta para una medicina, le indica exactamente cuánto tomar, con qué frecuencia y por cuánto tiempo. Si está embarazada y toma opioides recetados, úselos exactamente como le dijo su profesional. Avise a su profesional sobre los opioides u otras drogas que toma aunque se los haya recetado otro profesional de la salud. Si va a un profesional de la salud que le receta un opioide, asegúrese de que sepa que usted está embarazada. Cuando tome cualquier medicamento recetado:

  • No tome más de lo que su profesional de la salud le dice que puede tomar.
  • No lo tome con alcohol ni con otras drogas.
  • No use los medicamentos recetados de otra persona.

Las personas adictas a los opioides recetados pueden tratar de comprarlos ilegalmente y posiblemente empiecen a usar heroína (un opioide ilegal). A veces los opioides se mezclan con otras drogas ilegales. Por ejemplo, una forma ilegal del opioide fentanilo se suele mezclar con heroína y cocaína.

¿Qué es el trastorno de consumo de opioides?

La adicción a los opioides se conoce con el nombre de "trastorno de consumo de opioides". Usted puede tener un trastorno de consumo de opioides si:

  • Toma más opioide de lo que le indica su profesional de la salud.
  • Tiene antojos (deseo fuerte) de tomar un opioide.
  • Tiene problemas en su casa, trabajo o estudios causados por los opioides.

La mayoría de las personas que toman opioides recetados no se vuelven adictos a ellos. No se sabe por qué ciertas personas se hacen adictas a las drogas y otras pueden dejar de usarlas sin problemas. Sabemos que algunos factores le hacen más propensa que otras personas a volverse adicta. A esos se los llama factores de riesgo. Tener un factor de riesgo no significa que seguramente tendrá una adicción. Pero ese factor puede aumentar sus probabilidades de riesgo. Los factores de riesgo de la adicción incluyen:

  • Antecedentes familiares de adicción. La drogadicción es más común en algunas familias. Avise a su profesional de la salud si sus padres o hermanos sufrieron de drogadicción o problemas de alcohol. Llene el formulario de historial médico familiar de March of Dimes para registrar el historial de salud de su familia y compártalo con su profesional de la salud.
  • Una condición de salud mental. Las embarazadas con trastorno de consumo de opioides suelen tener una condición de salud mental como ansiedad, depresión o trastorno de estrés postraumático (PTSD). La ansiedad son sentimientos fuertes de preocupación o temor, y la depresión son sentimientos fuertes de tristeza. Esos sentimientos duran mucho tiempo e interfieren con su vida diaria. El PTSD puede suceder si vivió algo traumático, aterrador o peligroso, como un desastre natural, violación sexual, maltrato físico o la muerte súbita de un ser querido. Las personas con este trastorno pueden tener ansiedad grave, reexperimentar el evento traumático (flashback), sufrir pesadillas o mostrar una reacción física (como sudor o aceleración del latido cardíaco) cuando se les recuerda el evento. Avise a su profesional de la salud si tiene o si cree que tiene una condición de salud mental como la ansiedad, depresión o trastorno de estrés postraumático.
  • Presión de grupo. Si sus amigos o gente a su alrededor usa drogas, es más probable que usted también las consuma y se haga adicta a ellas.
  • Tomar una droga sumamente adictiva como los opioides

Si tiene el trastorno de consumo de opioides, corre peligro de sufrir una sobredosis. Eso sucede cuando toma demasiada cantidad de la droga. La sobredosis puede aminorar o detener su respiración. Puede causarle la pérdida del conocimiento e incluso la muerte. Si está usando opioides y tiene algunas de estas señales y síntomas de sobredosis, llame a su profesional de la salud o al 911:

  • Vista nublada o borrosa
  • Piel fría y sudorosa o pegajosa
  • Mareos, debilidad o mucha somnolencia
  • Malestar de estómago
  • Músculos débiles o fláccidos
  • Respiración lenta o dificultosa, o latido cardíaco lento

Si tiene el trastorno de consumo de opioides y comparte agujas con otros usuarios de drogas, corre el riesgo de contraer infecciones como la hepatitis y el VIH. La hepatitis es un virus que ataca el hígado. VIH significa virus de la inmunodeficiencia humana. El VIH ataca el sistema inmunitario del cuerpo que por lo general ayuda a protegerle de enfermedades. Usted le puede transmitir ese tipo de infecciones a su bebé durante el embarazo.  

El tratamiento para el trastorno de consumo de opioides durante el embarazo puede incluir:

  • Tratamiento asistido por medicamentos o tratamiento asistido por opioides. Para esos tratamientos, su profesional le receta opioides de acción prolongada, como la metadona o la buprenorfina, que usted toma durante el embarazo y después del nacimiento de su bebé. "Acción prolongada" significa que los opioides permanecen en su cuerpo un largo tiempo. La metadona y la buprenorfina ayudan a reducir su necesidad de tomar opioides sin riesgo para usted y su bebé. Estas drogas no le hacen sentir feliz o calmada como el efecto de algunos opioides. Si está bajo el tratamiento asistido por medicamentos, hable con su profesional sobre la droga llamada naloxona (nombre de marca Narcan®). La naloxona ayuda a detener los efectos perjudiciales de los opioides y puede salvarle la vida en caso de sobredosis de opioides. Con la aprobación de su profesional, es seguro usarla durante el embarazo en dosis pequeñas. Su profesional puede recetársela como rociador nasal o en inyección. Si está usando naloxona, téngala consigo en todo momento. Su profesional puede mostrarles a usted y a su familia cómo usarla si usted presenta señales o síntomas de sobredosis.
  • Terapia conductual para la drogadicción. Su profesional puede recomendarle que se reúna con un consejero especializado en drogadicción, ya sea individualmente, en grupo o ambos métodos. La terapia con un consejero puede ayudarle a cambiar lo que siente sobre las drogas y a desarrollar aptitudes para tener una vida sana. También puede aprender a evitar o manejar situaciones que le hagan recaer en el hábito. La recaída es cuando usted vuelve a usar la droga después de intentar dejarla. La gente que hace terapia para la drogadicción es menos propensa a recaer que aquellos que no hacen terapia.

Si está amamantando, ¿es seguro tomar opioides?

La lactancia materna es beneficiosa para usted y para su bebé. Le ayuda a forjar lazos afectivos con su bebé y la leche materna desarrolla la inmunidad de su bebé para protegerlo de infecciones. Si su bebé tiene el síndrome de abstinencia neonatal, la lactancia materna puede ayudar a reducir los efectos graves de la abstinencia, por lo que necesita menos medicamentos y puede irse del hospital más temprano.

Si usa opioides recetados para calmar el dolor bajo la supervisión de su profesional de la salud, usted puede amamantar dependiendo del medicamento que tome. Algunos opioides pueden causar problemas que ponen en peligro la vida de su bebé. Asegúrese de que el profesional que le receta el opioide sepa que está amamantando, y tome el medicamento exactamente como le indica. Hable con su profesional de la salud para ver de cambiar a un analgésico más seguro si usted toma:

  • Codeína o medicamentos que contienen codeína
  • Hidrocodona
  • Meperidina
  • Oxicodona
  • Tramadol

Los analgésicos como el ibuprofeno (Advil®) o el acetaminofeno (Tylenol®) son seguros si está amamantando.

Si está bajo tratamiento asistido con medicamentos o con opioides, puede amamantar a su bebé si:

  • Su salud es estable y ya no está abusando de los opioides ni usando drogas ilegales como la cocaína o la marihuana.
  • Usted no tiene el VIH.
  • Su programa asistido por medicamentos o por opioides está supervisado y su tratamiento está bajo vigilancia estrecha.
  • Usted cuenta con el apoyo social de amigos y familiares durante todo el tratamiento.
  • Su bebé sigue aumentando de peso con la lactancia materna.  

¿Dónde puede conseguir ayuda para dejar de abusar de los medicamentos recetados incluidos los opioides?

Hable con su profesional de la salud si necesita ayuda para dejar de abusar de los medicamentos recetados. O comuníquese con:

Para más información

Revisado en septiembre de 2017