Semana 31 (edad del bebé = 29 semanas)
Aunque su abdomen sea grande, recuerde que es importante usar el cinturón de seguridad en los vehículos. Proteja su vida y la del bebé abrochándose el cinturón sin falta. Coloque el cinturón por debajo del abdomen. Si va a hacer un viaje largo en automóvil, deténgase una vez cada hora para estirar las piernas y fomentar la circulación.

Su bebé: Al bebé le está costando más estirarse y moverse porque cada día crece más. Pronto se acomodará con la cabeza para abajo en preparación para el parto. Los pulmones del bebé se están desarrollando aunque no estarán totalmente listos para la vida fuera de la matriz hasta dentro de unas semanas. El bebé ahora pesa aproximadamente 3½ libras (más de 1 kg y medio) y mide un poco más de 16 pulgadas (41 cm) de la cabeza a los pies.

Su cuerpo: La posición del bebé podrá dejarla sin aliento, pero se sentirá mejor cuando el bebé descienda en la pelvis. Quizás haya comenzado a sentir contracciones ocasionalmente. Se les llama contracciones Braxton-Hicks, no causan dolor y es la forma en que el cuerpo se prepara para el parto. Llame a su profesional de la salud aunque tenga una de las siguientes señales:

  • Contracciones que hacen que su barriga se endurezca mucho cada 10 minutos o con más frecuencia
  • Cambio en el color de su flujo vaginal o sangrado de la vagina
  • La sensación de que su bebé está empujando hacia abajo. A esto se le llama presión pélvica.
  • Dolor débil en la parte baja de la espalda
  • Cólicos como si tuviera la rega o el período
  • Dolor de barriga con o sin diarrea

Es posible que el profesional de la salud le diga que:

  • Vaya al consultorio o al hospital.
  • Deje de hacer lo que estaba haciendo.
  • Se acueste del lado izquierdo por una hora.
  • Tome de 2 ó 3 vasos de agua o jugo. No tome café ni soda.

Estas son señales de que puede estar comenzando el parto prematuramente.

Lo que puede hacer: No deje de acudir a todas las citas de cuidado prenatal. El profesional continua controlando el avance del embarazo y detecta problemas antes de que se tornen graves. Al dormir o descansar, procure acostarse sobre el lado izquierdo ya que así se puede reducir la hinchazón y retención de agua.

Marzo de 2011