18 de julio de 2019
CENTRO DE ENSEÑANZA DEL EMBARZO NACIMIENTO PREMATURO ACIDO FÓLICO QUIENES SOMOS
Buscar


Antes de Quedar Embarazada

Durante su Embarazo

Complicaciones

El Parto

Después del Parto

Cómo Cuidar a su Bebé

Seguridad de su Bebé

El medio ambiente del bebé

Sólo para Papá

¿Qué es la Genética?

Consuelo para una Pérdida

Biblioteca de Salud

Herramientas

Recursos Útiles

Pregúntenos

Semana por Semana

Preguntas y Respuestas

Ácido Fólico

Las Familias en la NICU




Cómo Cuidar a su Bebé


Cómo elegir comidas para el bebé
Algunos padres compran comida para bebé y otros la hacen en casa. Algunos padres cambian entre ambos tipos de alimentos. Sea lo que usted decida, escoja alimentos que contribuyan a la dieta sana y bien balanceada de su bebé.

El momento de comenzar a darle comida a su bebé dependerá de su desarrollo ya que cada niño es diferente. La Academia Americana de Pediatría recomienda que los bebés lactantes se alimenten únicamente con leche materna durante los primeros 6 meses de vida y la sigan incorporando en su dieta hasta los 12 meses. Pero algunos bebés pueden estar listos para empezar ciertos alimentos sólidos (comidas que no son ni la leche materna ni la de fórmula) entre los 4 y 6 meses de vida. Esté atenta a ciertas señales (indicios del desarrollo) que le ayudarán a saber cuándo el bebé está listo para los alimentos sólidos.

Comida para bebé hecha en casa
Ventajas

  • La comida casera es menos costosa que la comprada.
  • Es mejor para el medio ambiente.
  • Usted puede controlar los ingredientes (evitar conservantes, añadidos de sal o azúcar y alimentos que puedan causar reacciones alérgicas).
  • Usted puede ayudar al bebé a acostumbrarse a comidas que su familia come regularmente.

Desventajas

  • Lleva tiempo preparar y cocinar la comida casera para bebé.
  • Es menos conveniente que la comida para bebé comprada y lista.
  • Debe cuidarse de preparar la comida casera con cuidado.

Comida para bebé comprada
Ventajas

  • Se elabora bajo pautas de seguridad estrictas.
  • Es conveniente y se puede llevar a todas partes.
  • Hay muchas variedades de comida para bebé.
  • No se necesita preparación; está lista para usar.

Desventajas 

  • Puede ser más costosa que hacer su propia comida para bebé casera.
  • A veces es menos sana (postres para bebés o alimentos con añadido de azúcar, sal); no olvide leer la etiqueta.

Preparación de la comida para bebé
No la condimente
Sea que le dé al bebé alimentos caseros o comprados, evite añadir condimentos malsanos (sal, mantequilla, aceite, crema o azúcar). Aunque le parezca que la comida para bebé no tiene sabor, el bebé descubrirá que los sabores naturales son estimulantes. Al evitar que el bebé ingiera sal y azúcar extra, también podrá ayudarlo a aprender hábitos de alimentación sanos. Es importante comer sanamente durante toda la vida.

No es necesario que prepare un menú separado para el bebé. Cocine alimentos para toda la familia y aparte una porción antes de añadirle condimentos. Haga la comida para el bebé con la parte no condimentada.

Frutas y verduras frescas
Las frutas y verduras están repletas de vitaminas, minerales y fibra. Esos elementos son importantes para el desarrollo de su bebé. Al escoger frutas y verduras frescas:

  • Examínelas cuidadosamente. No las use si están magulladas o dañadas.
  • Lave minuciosamente todas las frutas y verduras frescas con agua antes de cocinarlas. Incluso las frutas y verduras con cáscara deben lavarse. Las bacterias pueden alojarse en la cáscara y entrar en el alimento cuando lo corta o prepara. Pruebe a cepillar las frutas y verduras con un cepillo que use únicamente para lavar productos alimenticios.
  • Séquelas con una toalla de papel o una toalla de cocina limpia después de lavarlas.
  • Saque los carozos, semillas y cáscara antes de usarlas. El bebé podría atragantarse con ellos.
  • Cocine minuciosamente todas las verduras y la mayoría de las frutas. Eso ayuda a que su bebé las pueda digerir mejor. No es preciso cocinar los avocados y frutas como las bananas, ciruelas, papaya madura, duraznos y damascos.
  • Use alimentos frescos dentro de uno o dos días después de comprarlos. Las frutas y verduras frescas comienzan a perder sus vitaminas y minerales con el paso del tiempo.
  • Si no encuentra frutas o verduras frescas, pruebe las congeladas o enlatadas. Lea las etiquetas para cerciorarse de que no tengan añadido de azúcar o sal.

Evite los nitratos
Los nitratos son sustancias químicas que a veces se encuentran en el agua (por lo general agua de pozo) y en la tierra. Los nitratos pueden causar una enfermedad de la sangre llamada metemoglobinemia (tipo de anemia) o síndrome del “bebé azul”. Si bien no es muy común, los bebés de menos de 6 meses de vida pueden enfermarse si comen alimentos con nitratos.

Los nitratos pueden echar a perder ciertas verduras frescas como las habichuelas (ejotes o chauchas), zanahorias, calabazas, betabel (remolacha) o espinaca. (En la comida para bebé comprada que tiene esas verduras ya se realizan chequeos de seguridad alimentaria.) Se pueden usar esas verduras frescas para hacer comidas caseras para el bebé siempre que siga estos pasos de seguridad:

  • No le dé habichuelas, zanahorias, calabazas, betabel ni espinaca si su bebé tiene menos de 6 meses de edad
  • Use porciones pequeñas
  • Evite darle esas verduras al bebé si fueron refrigeradas durante más de 24 horas
  • No use esas verduras para hacer jugo casero (como jugo de zanahorias)

Cambie la variedad. Déle al bebé otras verduras frescas también como guisantes (arvejas o chícharos), boniato (batata o camote) o maíz, que tienen bajo contenido de nitratos.

Alimentos orgánicos
Según la Asociación Dietética Americana, los alimentos orgánicos pueden no ser más sanos o inocuos que otros tipos de alimentos. No se cuenta con suficiente investigación para saber con seguridad. Sin embargo, los alimentos rotulados como orgánicos deben seguir ciertas normas del Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA). Por ejemplo:

  • Los alimentos orgánicos típicamente se cultivan con menos pesticidas que otros alimentos.
  • Sólo pueden usarse ciertos tipos de fertilizantes y herbicidas en los cultivos orgánicos.
  • No puede recurrirse a la ingeniería genética ni a ciertos tipos de radiación.
  • Se desaconseja el uso de productos creados por el hombre en los alimentos orgánicos.
  • No se permite que a los animales productores de leche, huevos y carnes orgánicos se les apliquen hormonas para promover el crecimiento ni antibióticos por motivo alguno.
  • Los animales deben tener acceso a pastizales abiertos.

Los alimentos orgánicos suelen costar más que otros alimentos. Algunos padres pueden optar por actuar con cautela y comprar alimentos orgánicos cuando puedan. Lo más importante es que el bebé tenga suficientes frutas y verduras en la dieta.

Vegetariano y vegetariano estricto
Los bebés que comen una dieta vegetariana (sin carnes, aves ni mariscos) o una dieta vegetariana estricta (sin productos animales ni lácteos) pueden gozar de buena salud, pero es importante asegurarse de que el bebé coma una variedad de alimentos nutritivos.

Hable con el profesional de la salud del bebé y con una dietista registrada con frecuencia. Esos profesionales le ayudarán a crear un plan de alimentación sano que incluya algunos alimentos fortificados y suplementos para ayudar al bebé a crecer bien. El puré de frijoles, garbanzos, lentejas, tofu y huevos cocidos son algunos sustitutos sanos de la carne. No olvide seguir las pautas de cuándo introducir esos alimentos sólidos en la dieta de su bebé.

Preparación sin riesgo de los alimentos
Tenga especial cuidado en la preparación y conservación de los alimentos del bebé.

Mantenga el área, los utensilios y los alimentos en condiciones higiénicas.

  • Lávese las manos, los utensilios e implementos de cocina y las tablas de cortar con agua caliente y detergente (durante 20 segundos o más) antes y después de cada uso.
  • Cerciórese de que todos los utensilios e implementos estén secos antes de usarlos. Las bacterias pueden crecer en lugares húmedos.
  • Después de hacer la comida, limpie las superficies con agua caliente y detergente o con una solución limpiadora (con cloro (lejía) u otro desinfectante) para higienizarlas.

Separe los alimentos crudos de los cocidos.

  • Use una tabla de cortar para las carnes, aves y mariscos crudos.
  • Use otra para las ensaladas y alimentos listos para comer.
  • Pruebe a usar tablas de cortar que sean de acrílico, vidrio o plástico no poroso. Son más fáciles de limpiar y es menos probable que transporten gérmenes.

Cocine los alimentos hasta la temperatura adecuada.

  • Use un termómetro instantáneo para alimentos para asegurarse de que las carnes, el cerdo, los pescados y las aves estén cocinados por completo.
  • Coloque el termómetro en la parte más gruesa de la comida. Asegúrese de insertarlo a buena profundidad (hasta la línea marcada) para que pueda medir correctamente la temperatura interna.
  • Las carnes rojas y el cerdo deben cocinarse hasta una temperatura interna de 160 grados Fahrenheit; hasta que no se vean partes rosadas.
  • Las aves deben cocinarse hasta una temperatura interna de 180 grados Fahrenheit; hasta que no se vean partes rosadas.
  • El pescado debe cocinarse hasta una temperatura interna de 145 grados Fahrenheit.
  • Los huevos deben cocinarse hasta que estén firmes.

Refrigere los alimentos rápidamente.

  • Los alimentos que deben conservarse en frío (en particular las carnes, pescados o aves crudos) deben colocarse de inmediato en el refrigerador o en el congelador (freezer).
  • Evite darle esos alimentos al bebé si estuvieron fuera del refrigerador durante más de 2 horas.
  • Mantenga el refrigerador a 40 grados Fahrenheit o menos.

Almacenamiento
Refrigerador

  • Conserve la comida para bebé casera en el refrigerador no más de 1 día. Use un recipiente con tapa hermética.
  • La comida para bebé comprada puede conservarse en el refrigerador por 24 horas después de abierta. Cerciórese de cerrar herméticamente los frascos y de refrigerarlos inmediatamente después de abiertos.
  • Tire a la basura las sobras del plato del bebé. Si le da de comer al bebé directamente del frasco, tire también esas sobras a la basura. Eso es porque la saliva del bebé que queda en la cuchara puede echar a perder el alimento que está en el plato o en el frasco.

Congelador

  • Pruebe a congelar porciones individuales para poder descongelar únicamente lo que necesita.
  • Las cubiteras de hielo, los recipientes individuales para congelador, las bolsas de congelador para leche materna o las bolsas de plástico para congelador son ideales para guardar porciones individuales.
  • Si usa una cubitera, guarde los cubitos de comida congelada en bolsas de plástico para congelador o recipientes para congelador y vuelva a guardarlos en el congelador. Así se ahorrará espacio en el congelador.
  • No olvide anotar el tipo de alimento y la fecha en todas las bolsas o recipientes y usarlos dentro de 1 mes.

Recalentamiento

  • Puede descongelar la comida para bebé ya cocida en el refrigerador o en una cacerola para baño María. Puede también descongelarla bajo agua fría corriente o en el microondas.
  • No descongele los alimentos a temperatura ambiente porque las bacterias pueden crecer en ellos.
  • Después de recalentar la comida para el bebé, revuélvala bien. Pruebe siempre la temperatura de la comida antes de dársela al bebé.
  • Cerciórese de recalentar sólo la cantidad de alimento que le va a dar al bebé en una comida. Tire a la basura las sobras.
  • Una vez que haya descongelado la comida, no vuelva a congelarla.

Utensilios ventajosos para hacer la comida para bebé casera

  • Una procesadora de alimentos o batidora puede hacer purés de textura muy suave y sin grumos.
  • Un colador de malla muy fina puede ser útil para frutas maduras, verduras cocidas y otros alimentos blandos.
  • Un molinillo para alimentos también puede resultar útil, en particular para moler la comida que se sirve en la mesa. Es barato, portátil y fácil de usar.
  • Un tenedor es conveniente para pisar alimentos cocidos blandos para bebés más grandes.
  • Use un cuchillo para cortar alimentos en pedazos finitos. Los pedacitos deben ser muy pequeños (1/4 de pulgada o menos).
  • En las librerías de la zona encontrará libros de recetas para hacer comida casera para bebés. Pida recomendaciones también a su pediatra. Pero manténgalo simple; a medida que el bebé crece, puede comer casi todas las comidas que usted prepare para el resto de la familia.

Otras sugerencias

  • Siga las pautas que le indican cuándo empezar a dar alimentos sólidos al bebé.
  • Cuando haga comida para bebé en la casa, use los métodos de cocción que conservan los nutrientes. Cocer al vapor, en el microondas, hornear y asar son los métodos de cocción recomendados. Evite hervir o freír la comida para bebé. Al hervir la comida, los nutrientes salen de los alimentos y quedan en el agua. Freír añade grasas y calorías a la comida.
  • Nunca use sobras para hacer comida para bebé casera.
  • Siempre quite la piel, cartílagos y huesos de las carnes, aves y pescados.
  • Ahorre tiempo cocinando más de una comida. Use una batidora o procesadora de alimentos para hacer puré con una gran cantidad de alimentos. Eso le durará varias comidas.
  • Con la comida para bebé comprada, asegúrese siempre de que el sello de empacado al vacío de la tapa esté para abajo. El botón de la tapa salta la primera vez que se abre el frasco. Si el botón está para arriba antes de abrir el frasco por primera vez, tire el frasco a la basura. Es posible que esté echado a perder.
  • Cuando le dé al bebé comida para bebé comprada, lo mejor son las de ingredientes individuales.  Las comidas combinadas suelen tener añadido de almidones refinados, que no son la opción más sana para el bebé.

Abril de 2010 


AddThis Bookmark
Cómo Cuidar a su Bebé
A la hora de dormir
Alimentación con leche de fórmula
Cómo bañar a su bebé
Cómo calmar a su bebé cuando llora
Cómo cambiarle el pañal a su bebé
Cómo cuidar el ombligo de su bebé
Cómo elegir comidas para el bebé
Cuándo comenzar los alimentos sólidos
Cuándo llamar al profesional de la salud de su bebé
El cuidado del bebé al nacer
Hitos del desarrollo y crecimiento
¡Jamás sacuda a su bebé!
La circuncisión
La dentición
La salud dental de su bebé
Los sonidos de la tos ferina
Prepárese para la llegada de su bebé
Sueño sin riesgos para su bebé
Una casa segura para su bebé
Vacunas
Cómo Amamantar a su Bebé
Problemas y malestares de la lactancia materna
Ayuda con la lactancia
La lactancia es lo mejor para su bebé
Cómo amamantar a su bebé
Cómo usar un sacaleches
Guía ilustrada de cómo amamantar a su bebé
Lactancia materna, drogas y medicamentos recetados
ENFERMEDADES DE LA NIÑEZ
El citomegalovirus y su bebé
Candidosis bucal
Convulsiones febriles
Crup o laringitis diftérica
Ictericia del recién nacido
Infección de oído
Influenza
Resfriados
Roséola
Rotavirus
Rubéola o sarampión alemán
Virus sincitial respiratorio
Pruebas para los recién nacidos
Pruebas de detección para los recién nacidos
TEMAS ESPECIALES
Niveles de atención médica para su recién nacido
Alergias a los alimentos
Cómo elegir a la persona o servicio que cuidará de su niño
Dormir con su bebé
Mantener a su bebé seguro en el sol
MRSA: Infección por estafilococo resistente a medicamentos
Prepárese para un desastre o emergencia
SIDS - Muerte súbita infantil o del lactante
Síndrome de abstinencia neonatal
Visitas médicas de rutina

Escriba un email si tiene preguntas relacionadas al embarazo.
Contáctenos

Estoy ayudando a difundir el mensaje...
Más...



La evolución semanal del embarazo. Más...


Si está planeando un embarazo o desea aprender cómo mantenerse sana durante el embarazo, suscríbase gratuitamente a uno de nuestros boletines mensuales.



 
Póngase en Contacto | Mapa del Sitio | Cómo Donar | Marcha por los bebés | Política Editorial | Declaración de Confidencialidad | Norma de Enlaces