18 de junio de 2018
CENTRO DE ENSEÑANZA DEL EMBARZO NACIMIENTO PREMATURO ACIDO FÓLICO QUIENES SOMOS
Buscar


Antes de Quedar Embarazada

Durante su Embarazo

Complicaciones

El Parto

Después del Parto

Cómo Cuidar a su Bebé

Seguridad de su Bebé

El medio ambiente del bebé

Sólo para Papá

¿Qué es la Genética?

Consuelo para una Pérdida

Biblioteca de Salud

Herramientas

Recursos Útiles

Pregúntenos

Semana por Semana

Preguntas y Respuestas

Ácido Fólico

Las Familias en la NICU




Biblioteca de Salud


Ultrasonido
El ultrasonido es una técnica que utiliza ondas sonoras para mostrar imágenes del bebé (feto) dentro del útero materno. Dado que utiliza ondas sonoras en lugar de radiación, el ultrasonido es más seguro que los rayos X. El ultrasonido permite obtener información importante sobre la salud del feto y las condiciones presentes en el útero. Esta información permite al médico planificar la atención médica de la mujer embarazada y mejorar los resultados del embarazo.

¿Cómo funciona el ultrasonido?
El ultrasonido hace rebotar las ondas sonoras sobre el feto en desarrollo. Los ecos producidos por estas ondas son analizados por computadora para producir una imagen fija o en movimiento, llamada sonograma, en una pantalla. Esta técnica también suele denominarse sonografía.

¿Cómo se practica el ultrasonido?
Dos de las formas más comunes de ultrasonido utilizadas en el embarazo son:

  • Ultrasonido transabdominal
  • Ultrasonido transvaginal

En el ultrasonido transabdominal, el médico o el técnico pasa un dispositivo manual llamado transductor sobre el abdomen de la mujer embarazada. El transductor emite ondas sonoras en el útero de la mujer y detecta los ecos de dichas ondas, que luego convierte en señales eléctricas. Estas señales eléctricas se combinan para formar una imagen a través de la computadora. Con el fin de obtener una imagen más nítida, el médico o el técnico coloca una capa delgada de gel sobre el abdomen de la mujer, lo cual mejora la transmisión de las ondas sonoras. En algunos casos se le pide a la mujer que tenga la vejiga llena de líquido durante la realización del procedimiento. El examen por ultrasonido es indoloro, pero a muchas mujeres les resulta incómodo tener la vejiga llena de líquido.

En el ultrasonido transvaginal, el médico o el técnico introduce una sonda en la vagina. Durante el procedimiento, la mujer debe permanecer recostada boca arriba y colocar los pies en unos estribos. Esta forma de ultrasonido puede utilizarse en una etapa muy temprana del embarazo, cuando el útero, los ovarios y las trompas de Falopio están más cerca de la vagina que de la superficie del abdomen. En algunos casos, la sonda se coloca en la abertura de la vagina, lo que se conoce como ultrasonido translabial. Ambas técnicas pueden utilizarse durante todo el embarazo para examinar más de cerca el cuello del útero y su parte inferior.

¿En qué consiste un ultrasonido?
Un ultrasonido estándar (también llamado básico o de nivel I) durante el primer trimestre del embarazo puede llevar de 15 a 20 minutos. Este examen controla:

  • El número y ubicación de los sacos gestacionales que contienen el embrión
  • El tamaño del embrión o embriones
  • La actividad cardíaca embriónica
  • El estado del útero, las trompas de Falopio y los ovarios.

Un ultrasonido estándar durante el segundo o el tercer trimestre del embarazo controla:

  • La edad y el tamaño del feto
  • El número de fetos
  • La ubicación de la placenta
  • Los latidos cardíacos del feto
  • El volumen de líquido amniótico
  • La anatomía básica del feto, incluido el cerebro, la columna vertebral, el estómago, los riñones, la vejiga y las cuatro cámaras del corazón.

Si el médico sospecha la existencia de algún defecto congénito, es común que se derive a la paciente para realizarle un examen más detallado llamado ultrasonido específico o especializado (o, a veces, de nivel II), que suele utilizar equipos más complejos y puede llevar de 30 minutos a varias horas.

¿Cuándo se realizan un ultrasonido la mayoría de las mujeres embarazadas?  
La mayoría de las mujeres se realiza uno o más ultrasonidos durante el embarazo.1 Pueden realizarse en cualquier momento del embarazo por diferentes razones médicas. Muchos médicos ofrecen a las mujeres embarazadas con bajo riesgo uno o más ultrasonidos de rutina, incluidos los siguientes:

  • Un ultrasonido durante el primer trimestre para confirmar y establecer la fecha del embarazo
  • Un ultrasonido durante el segundo trimestre (a menudo, entre las 18 y 20 semanas)1 para detectar defectos congénitos y establecer la fecha del embarazo

Un ultrasonido durante el primer trimestre de embarazo puede ayudar a determinar la edad gestacional del feto. Establecer la fecha exacta del embarazo ayuda a prevenir partos prematuros accidentales, así como partos inducidos innecesarios por considerar que el embarazo es "pasado de término” (es decir, que el parto se ha demorado cerca de 2 semanas después de la fecha estimada). Un parto antes de término puede dar como resultado el nacimiento de un bebé prematuro (antes de cumplidas las 37 semanas gestación), el cual corre el riesgo de padecer complicaciones de salud e incapacidades permanentes. Un informe del Instituto de Medicina (Institute of Medicina) de 2006 recomienda ampliar el uso del ultrasonido durante el embarazo para establecer de forma más exacta la edad gestacional del feto y aprender más sobre las causas del parto prematuro.2

Por lo general, las compañías de seguros de salud cubren los ultrasonidos si se consideran médicamente necesarios. No obstante, la definición de médicamente necesario puede variar. Se recomienda a la mujer embarazada consultar previamente a su seguro para confirmar si cubrirá los ultrasonidos. Si su cobertura está sujeta a límites, es conveniente que consulte a su médico para determinar si el ultrasonido es médicamente necesario y en qué momento le conviene realizárselo.

¿Cuáles son las razones médicas para realizar un ultrasonido durante el embarazo?
Los ultrasonidos se realizan específicamente para:

  • Determinar la edad del feto. El tamaño del feto, medido con un ultrasonido, permite a los médicos calcular la fecha del parto. La medición es más exacta en la primera mitad del embarazo.
  • Descartar o confirmar un embarazo ectópico. El ultrasonido puede utilizarse para diagnosticar un embarazo ubicado en las trompas de Falopio o en el abdomen en lugar de en el útero.
  • Identificar un posible aborto espontáneo. Cuando hay hemorragias en los primeros meses del embarazo, o si los latidos cardíacos o los movimientos del feto parecen haberse detenido durante la gestación, el ultrasonido permite determinar si el feto ha muerto y si la mujer tendrá un aborto espontáneo.
  • Confirmar un embarazo múltiple. 
  • Diagnosticar algunos defectos congénitos. El ultrasonido puede utilizarse para diagnosticar ciertos defectos congénitos, como la espina bífida. Si un ultrasonido específico (nivel II) detecta una anomalía en el desarrollo del feto, es posible que el médico derive a la paciente a un centro médico especializado en evaluaciones por ultrasonido más complejas. Diferentes exámenes complejos pueden ayudar a determinar la naturaleza del problema y con qué opciones cuenta la mujer.
  • Detectar el síndrome de Down. Estudios recientes sugieren que la realización de un ultrasonido durante el primer trimestre, combinado con un análisis de la sangre materna, resulta tan eficaz como el análisis de sangre tradicional del segundo trimestre para la detección precoz del síndrome de Down y otros defectos congénitos cromosómicos.3,4 El ultrasonido busca un espesamiento de la piel detrás del cuello del feto, llamado pliegue nucal, que a veces aparece con el síndrome de Down. El Colegio de Obstetras de los Estados Unidos (American College of Obstetricians, ACOG) recomienda ofrecer a todas las mujeres embarazadas una prueba de detección precoz para el síndrome de Down.4
  •  Evaluar el crecimiento fetal. Si el útero crece de manera más lenta o más rápida de lo esperado, el ultrasonido puede ayudar a determinar si se debe a un problema de crecimiento en el feto, a un volumen escaso o excesivo de líquido amniótico o a alguna otra causa. En algunos casos el médico recomienda realizar varios ultrasonidos para monitorear el crecimiento del feto.
  • Determinar la causa de hemorragias en el segundo o tercer trimestre del embarazo. Estas hemorragias se deben frecuentemente a problemas de placenta, que pueden requerir tratamientos especiales y un parto por cesárea.
  • Comprobar el buen estado del feto hacia el final del embarazo. El ultrasonido y otras pruebas (como el monitoreo de la frecuencia cardíaca fetal) se utilizan para monitorear la salud del feto durante el último trimestre del embarazo (o a veces antes) en embarazos de alto riesgo. Pueden recomendarse uno o más exámenes por ultrasonido si la madre tiene un problema de salud crónico como diabetes o alta presión arterial o si el crecimiento del bebé parece ser demasiado lento. En algunos casos, un parto prematuro puede ser conveniente para el bebé.
  • Servir de guía para otras pruebas. El médico utiliza el ultrasonido a modo de guía para la realización de ciertas pruebas de diagnóstico, como la amniocentesis y la muestra del villus coriónico (CVS).
  • Determinar la posición del feto cuando falta poco para el parto. Si el bebé se encuentra en una posición anormal, puede ser necesario un parto por cesárea.

¿Existen otros tipos de ultrasonido?
Hay una forma de ultrasonido llamada Doppler que puede utilizarse en la última etapa del embarazo para monitorear el estado del feto en embarazos de alto riesgo. En este examen, el médico mide el flujo sanguíneo en el cordón umbilical y ciertos vasos sanguíneos del feto con un transductor manual para determinar si la irrigación sanguínea de la placenta y el feto es normal y si el feto está recibiendo suficiente oxígeno.

Algunos centros médicos también utilizan el ultrasonido Doppler para monitorear a las madres con aloinmunización de Rh.5 La aloinmunización de Rh es una incompatibilidad entre la sangre de la madre y la del feto que puede producir una forma peligrosa de anemia en el bebé. Cuando se la detecta y trata desde el comienzo, a veces incluso con un parto prematuro o transfusiones de sangre antes del nacimiento, la mayoría de los bebés afectados logra sobrevivir.

En la actualidad, algunos centros médicos y consultorios especializados en obstetricia cuentan con un nuevo equipo de ultrasonido que permite obtener imágenes fijas tridimensionales del feto (ultrasonido tridimensional). El ultrasonido tridimensional es casi tan detallado como una fotografía y puede utilizarse cuando se sospecha la existencia de defectos congénitos. Una variante de esta tecnología permite obtener imágenes en movimiento y se conoce como ultrasonido cuatridimensional. Algunos profesionales entregan a los padres las imágenes tomadas como parte de un ultrasonido médicamente indicado. No obstante, algunos sitios comerciales, en muchos casos sin supervisión médica, ofrecen a los padres las imágenes del feto como “recuerdo”. El ACOG y la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA) desalientan el uso de estos exámenes por ultrasonido sin motivos médicos ya que las personas que los realizan no siempre cuentan con la formación adecuada y los resultados podrían no ser exactos o causar una indebida preocupación a los padres.6,7

¿Es seguro el ultrasonido?
El ultrasonido es seguro tanto para la madre como para el bebé siempre y cuando sea utilizado de manera adecuada por profesionales médicos. En sus 30 años de uso no se ha identificado ningún tipo de riesgo.

¿Tiene alguna desventaja la realización de un examen por ultrasonido de rutina?
En las mujeres de bajo riesgo, el ultrasonido es muy útil para descartar problemas, pero no es tan eficaz para detectarlos. Los estudios realizados sugieren que los ultrasonidos de rutina detectan cerca del 40 por ciento (dentro de un rango del 13 al 82 por ciento) de todos los defectos congénitos estructurales.1 Los exámenes por ultrasonido son más precisos cuando son realizados por un experto, por lo general en un centro médico importante.

Además de no detectar algunos defectos congénitos, el ultrasonido de rutina puede, en ocasiones, sugerir la presencia de un defecto cuando en realidad no existe ninguno. Aunque los estudios posteriores generalmente demuestran que el bebé es sano, esas falsas alarmas pueden causar gran preocupación a los padres.

¿Es posible tratar los problemas diagnosticados por el ultrasonido?
A menudo se utiliza la información obtenida a través del ultrasonido para modificar la atención prenatal y de este modo mejorar las probabilidades de que la embarazada dé a luz un bebé sano. Por ejemplo, si el ultrasonido diagnostica alteraciones en el ritmo cardíaco del feto que pueden poner en peligro su vida es posible tratarlas con medicamentos mientras el bebé está todavía dentro del útero materno. La presencia de algunos defectos congénitos, anomalías en la placenta o un posible parto de nalgas pueden indicar que una cesárea sería más segura para la madre y el bebé. Para los bebés sospechados de tener problemas causados por una reducción en los niveles de oxígeno, el parto prematuro puede salvar su vida. 

¿Existe alguna otra manera de reducir el riesgo de defectos congénitos?
Hay algunas cosas que todas las mujeres pueden hacer para reducir los riesgos y aumentar sus probabilidades de tener un embarazo saludable y un bebé sano:

  • Planificar su embarazo consultando a su médico antes de quedar embarazada.
  • Tomar diariamente una multivitamina con 400 microgramos de la vitamina B conocida como el ácido fólico antes y durante la primera etapa del embarazo para ayudar a prevenir ciertos defectos congénitos relacionados con el cerebro y la médula espinal.
  • Obtener atención prenatal con regularidad desde el comienzo del embarazo.
  • Llevar una dieta variada y sana que incluya alimentos fortificados con ácido fólico y alimentos ricos en folato, la forma natural del ácido fólico que se encuentra en los alimentos. Muchos productos derivados de granos, como la harina, el arroz, las pastas, el pan y los cereales, están fortificados con ácido fólico. Entre los alimentos ricos en folato se encuentran las verduras de hojas verdes, las legumbres y el jugo de naranja. 
  • Tener un peso sano antes de la concepción (ni muy alto ni muy bajo) y aumentar la cantidad de peso recomendada durante el embarazo (de 25 a 35 libras en el caso de mujeres que comienzan el embarazo con un peso normal).
  • No consumir bebidas alcohólicas durante el embarazo.
  • No fumar durante el embarazo y evitar la exposición al humo del cigarrillo de los demás.
  • No consumir drogas, incluso medicamentos de venta libre o a base de hierbas, a menos que le hayan sido recetados por un profesional que sabe de su embarazo.
  • No consumir carne poco cocida ni cambiar la arena higiénica del gato. Esto puede causar una infección parásita denominada toxoplasmosis que puede provocar defectos congénitos en el bebé.

Referencias
1. American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG). Ultrasonography in Pregnancy. ACOG Practice Bulletin, número 98, octubre de 2008.

2. Institute of Medicine. Preterm Birth: Causes, Consequences, and Prevention. Washington, DC, National Academies Press, 13 de julio de 2006, www.darwin.nap.edu/books/030910159X/htm/R1.htm.

3. Malone, F.D., et al. First-Trimester or Second-Trimester Screening, or Both for Down Syndrome. New England Journal of Medicine, volumen 353, número 19, 10 de noviembre de 2005, págs. 2001-2011.

4. American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG). Screening for Fetal Chromosomal Abnormalities. ACOG Practice Bulletin, número 77, enero de 2007.

5. American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG). Management of Alloimmunization During Pregnancy. ACOG Practice Bulletin, número 75, agosto de 2006.

6. American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG). Nonmedical Use of Obstetric Ultrasonography. ACOG Committee Opinion, número 297, agosto de 2004.

7. Food and Drug Administration (FDA). Avoid Fetal “Keepsake” Images. 24 de marzo de 2008, www.fda.gov/consumer/updates/keepsakevideo032408.html.

Enero de 2009


AddThis Bookmark
Biblioteca de Salud
Embarazo
Ácido fólico
Alergias a los cacahuates (maníes) y el embarazo
Bajo Peso al Nacer
El cuidado de salud antes del embarazo
El Embarazo Después de los 35 Años
El Embarazo en las Adolescentes
El estrés durante el embarazo
La Cafeína y el Embarazo
La Sangre del Cordón Umbilical
Mellizos, Trillizos y Más Bebés
Nacimiento Prematuro
Riesgos Ambientales
Riesgos Alimenticios
Infecciones/Enfermedades Durante el Embarazo
Artritis reumatoide y el embarazo
Anomalías del Cordón Umbilical
Anormalidades del Líquido Amniótico
Escleroderma y el embarazo
Esclerosis múltiple y el embarazo
Hepatitis B
Infección de Citomegalovirus Durante el Embarazo
La Diabetes Durante el Embarazo
La Hipertensión Durante el Embarazo
La Quinta Enfermedad
Las Trombofilias Durante el Embarazo
Miastenia grave y el embarazo
Trastornos Hepáticos durante el Embarazo
Pruebas Prenatales
Análisis de la Sangre Materna
Fibronectina Fetal
Alcohol, Drogas y Medicamentos Durante el Embarazo
Accutane y otros Retinoides
El Consumo de Alcohol Durante el Embarazo
El consumo de drogas ílicitas durante el embarazo
El Fumar Durante el Embarazo
Talidomida
Pérdida del Embarazo
Aborto Espontáneo
Muerte del Feto
Muerte del Neonato
Defectos de Nacimiento y Condiciones Genéticas
Autismo
Acondroplasia
Anemia Falciforme
Anomalías Cromosómicas
Defectos Cardíacos
Defectos Congénitos o de Nacimiento
Defectos del Tracto Genitourinario
Defectos del Tubo Neural
Enfermedad de Tay-Sachs y de Sandhoff
Espina Bífida
Fenilcetonuria
Fibrosis Quística
Fisuras Orales y/o Faciales
Intolerancia de Rh
Neurofibromatosis
Parálisis Cerebral
Pérdida de la Audición
Pie Torcido y otras Deformidades del Pie
Síndrome de Down
Síndrome de Marfan
Síndrome de X Frágil
Talasemia
Para Recién Nacidos
Pruebas de Diagnóstico para los Recién Nacidos
La Ictericia Neonatal
La Lactancia
Polio
Polio
Síndrome de Post-polio

Escriba un email si tiene preguntas relacionadas al embarazo.
Contáctenos

Estoy ayudando a difundir el mensaje...
Más...




Mes 1
Mes 2
Mes 3
Mes 4
Mes 5
Mes 6
Mes 7
Mes 8
Mes 9



La evolución semanal del embarazo. Más...


Si está planeando un embarazo o desea aprender cómo mantenerse sana durante el embarazo, suscríbase gratuitamente a uno de nuestros boletines mensuales.



 
Póngase en Contacto | Mapa del Sitio | Cómo Donar | Marcha por los bebés | Política Editorial | Declaración de Confidencialidad | Norma de Enlaces