agent007
¡Ha entrado! Vea su reciente actividad o visite su perfil y tablero
Información de la cuenta
Tablero
March for Babies Dashboard

  • agent007
  • Preferencias
  • Mensajes
  • Favoritos

El medio ambiente

El cuidado de su bebé en caso de un desastre

Puntos claves

  • Si está embarazada o tiene un bebé a quien cuidar, usted puede mantener a todos seguros y sanos al prepararse para un desastre. 
  • Si está embarazada o tiene niños pequeños, hable con los profesionales de la salud de su familia para planear qué hacer en caso de desastre.
  • Planee con su pareja adónde irá si tiene que evacuar (marcharse del área donde vive).
  • Empaque un "bolso para caso de desastre" con ropa, zapatos, artículos importantes y medicamentos. 
  • Tenga en cuenta los peligros, tales como alimentos y agua poco sanos y productos químicos en su casa o en los alrededores después de un desastre.

¿Qué es un desastre? 

El desastre es un suceso que produce un estrés intenso en su vida. Puede ser un fenómeno natural, como inundaciones, terremotos o tormentas. A esos se los suele llamar catástrofes naturales. O un desastre puede ser un accidente automovilístico, un delito o crimen, o un ataque terrorista. El desastre puede afectar: 

  • El lugar donde usted vive
  • La forma de conseguir alimentos y gasolina
  • El suministro de electricidad, calefacción y acondicionamiento de aire
  • El servicio telefónico
  • Cómo se traslada usted de un lugar a otro
  • Cómo consigue atención médica

Si está embarazada o ya tiene un bebé, cuidar de sí misma y de su familia es estresante por sí solo y lo será más en un desastre o después de este. Estar preparada puede ayudarla a sobrellevarlo mejor.

¿Cómo puede prepararse antes de un desastre? 

Esto es lo que puede hacer:

  • Si está embarazada, hable con su profesional de la salud sobre lo que debe hacer en caso de desastre, en especial si ha tenido complicaciones del embarazo o está cerca de la fecha de parto. Si ya tiene un bebé, hable con el profesional del niño sobre el plan de desastre. Si su bebé está en la unidad de cuidados intensivos neonatales (NICU), pregunte qué plan tiene el hospital en caso de desastre. 
  • Esté preparada para seguir las instrucciones locales o estatales de evacuación. Las autoridades le dirán cuándo evacuar (irse) y cuándo es seguro regresar a su casa. Hable con su pareja para decidir dónde irán si deben abandonar el área. Quizás puedan quedarse en casa de familiares y amigos, o tal vez deba alojarse en un refugio. Si está embarazada, averigüe sobre los hospitales del área adonde planea ir. 
  • Avise a los profesionales de salud de su familia dónde planea ir y cómo pueden contactarla. Si tiene un administrador de caso o participa en un programa como Healthy Start o Nurse-Family Partnership, infórmeles de sus planes y su teléfono de contacto. El administrador de casos es alguien que le ayuda a conseguir atención médica.
  • Haga una lista de teléfonos importantes, incluidos los de su pareja y los profesionales de la salud. Aunque es una buena idea tener esos números en su teléfono, tenga en cuenta que puede quedarse sin batería. Escriba los números en un papel también. 
  • Pida copias de los historiales médicos de usted, su pareja y sus hijos, incluyendo una lista de los medicamentos que toman todos y las vacunas que se han dado. Si está embarazada, incluya el nombre de su vitamina prenatal en la lista. Su bebé necesita las vacunas programadas, en especial después de un desastre. Si no puede ver al profesional de la salud de su bebé debido al desastre, pregunte al departamento local de salud cómo mantener al día el programa de vacunación de su bebé. 
  • Si está embarazada, aprenda las señales del parto prematuro. Es el parto que sucede antes de las 37 semanas de embarazo. El estrés puede conducir al parto prematuro y ¿qué es más estresante que un desastre? Si tiene cualquiera de las señales de parto prematuro, llame de inmediato a su profesional de la salud. Si está en un refugio, dígale a la persona encargada que necesita atención médica. 
  • Empaque un "bolso para caso de desastre" con ropa, medicamentos, vitaminas, refrigerios y artículos que necesitará si debe marcharse de su casa.

Estos son los artículos que puede poner en el bolso:

  • Ropa y medicamentos para usted y su familia. Asegúrese de que todos tengan zapatos cómodos. 
  • Para su bebé, ponga pañales, juguetes, chupones, mantas y un portabebé o cuna portátil. También puede incluir un termómetro rectal y un medicamento líquido para aliviar el dolor sin aspirina. 
  • Alimentos, refrigerios y agua embotellada. Si su bebé come fórmula o comida para bebé, inclúyalas. Lleve tabletas de cloro o yodo para tratar el agua del grifo.
  • Desinfectante para manos
  • Baterías, linternas y una radio portátil
  • Vitaminas prenatales
  • Si está dando pecho, lleve un sacaleches manual y biberones limpios

¿Qué puede hacer en caso de alimentos y agua insalubres por causa de un desastre? 

Si no puede refrigerar o cocinar los alimentos debido al desastre, se pueden echar a perder. Bacterias y virus perjudiciales pueden crecer en los alimentos podridos. En ese caso, usted y su familia se pueden enfermar gravemente. No coma ni le dé de comer a nadie de su familia alimentos echados a perder o que usted crea que se han echado a perder. Una comida puede estar podrida si se ve mal o huele mal, o si ya ha pasado la fecha del paquete.

Si no tiene agua potable en su casa o si le preocupa que no sea salubre para beber, use agua embotellada. Siga los anuncios oficiales sobre el agua del grifo y las instrucciones sobre cómo hervirla para cocinar, limpiar y bañarse.

Si no puede hervir el agua, use tabletas de cloro o de yodo. Siga las indicaciones del paquete. No use agua tratada con tabletas de yodo o cloro para preparar la leche de fórmula de su bebé. Mantenga el agua tratada fuera del alcance de los niños.

A veces con los desastres se producen inundaciones. El agua de las inundaciones puede contener sustancias perjudiciales, como por ejemplo bacterias que pueden causar enfermedades graves. Protéjase con guantes y botas de goma y no deje que su bebé esté cerca del agua. Use jabón y agua limpia para lavar las partes del cuerpo de usted o de su bebé que tuvieron contacto con el agua de las inundaciones. Si usted o su bebé traga agua de las inundaciones y se enferma, avise de inmediato al profesional de la salud.

¿Qué puede hacer si hay sustancias químicas perjudiciales por causa de un desastre? 

Cuando ocurren desastres en lugares como fábricas, refinerías de petróleo o hasta en granjas y casas, hay peligro con las sustancias químicas. Las sustancias químicas pueden dispersarse en el aire y en el agua donde usted vive.

Escuche los anuncios estatales y locales sobre sustancias químicas perjudiciales en su área. Es posible que las autoridades locales no la dejen regresar a su hogar hasta asegurarse de que el área sea segura. Avise a su profesional de la salud si cree que usted o su bebé estuvo expuesto a sustancias químicas perjudiciales. O llame a la Organización de Especialistas en Información Teratológica (OTIS) al (866) 626-6847.

Si cree que usted o alguien de su familia estuvo expuesto a sustancias químicas perjudiciales:

  • Llame al 911 o al Centro de Control de Intoxicaciones al (800) 222-1222. O visite poison.org (sitio en inglés). 
  • Lávese de inmediato la piel que pudo haber tenido contacto con una sustancia química. 
  • Quite y arroje a la basura la ropa que tenía puesta la persona cuando entró en contacto con la sustancia química.
  • Denuncie derrames de sustancias químicas a las autoridades locales o al Centro Nacional de Respuesta de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) al (800) 424-8802.

¿Qué puede hacer si su casa sufre daños por causa de un desastre? 

Si su casa se dañó, pida a familiares y amigos que la ayuden con las reparaciones y limpieza. Es posible que en su comunidad haya personal de ayuda por desastres que pueden asistirle. Dependiendo de la condición de su casa, tal vez deba contratar a profesionales para hacer el trabajo. 

Cuando usted y su familia regresen a su casa:

  • Si está embarazada, no haga trabajos físicos intensos, como levantar y llevar objetos pesados. 
  • Tenga cuidado de no caerse por las escaleras o al pisar escombros (pedazos de cosas dañadas o destruidas).
  • Manténgase alejada de cables eléctricos expuestos para evitar electrocutarse. 
  • Manténgase alejada de las bacterias y el moho en las paredes, los pisos, los muebles y las alfombras. Tal vez deba contratar a profesionales para que eliminen el moho de su casa. 

¿Cómo puede aliviar el estrés por causa de un desastre?

Para ayudarla con el estrés físico, descanse lo más que pueda, no se sobrecaliente y trate de comer sanamente y con regularidad.

Para ayudarla con el estrés emocional, comparta sus preocupaciones e inquietudes con una amiga, un familiar, el profesional de la salud o un consejero. Trate de hablar con alguien durante al menos unos minutos por día.

El estrés de un desastre puede afectar las relaciones. Nunca es aceptable el maltrato o abuso de su pareja ni de otra persona. No está bien que le peguen, la pateen o la empujen. No está bien que alguien le grite, la asuste o la insulte. Si la están maltratando, dígale a una amiga o a su profesional de la salud. O llame a la Línea Nacional contra la Violencia Doméstica al (800) 799-SAFE (7233) o al 1-800-787-3224 (TDD).

Si tuvo un bebé hace poco, esté atenta a la tristeza de maternidad y a la depresión posparto. Esas condiciones pueden afectar la manera en que usted se siente y actúa. La tristeza de maternidad son sentimientos de tristeza que pueden comenzar de 3 a 5 días después del nacimiento del bebé, y por lo general desaparecen unos 10 días después del parto. Si no desaparecen, llame a su profesional de la salud. La depresión posparto son sentimientos fuertes de tristeza o preocupación que duran mucho tiempo. Puede suceder en cualquier momento dentro del primer año después de tener a su bebé. Si le preocupan las angustias o la depresión posparto, hable con su profesional de la salud. Si teme que se va a lastimar a sí misma o a su bebé, llame al 911.

Para más información

Cruz Roja Americana 

Centers for Disease Control and Prevention

Revisado en mayo de 2016

Puntos claves

  • Si está embarazada o tiene un bebé a quien cuidar, usted puede mantener a todos seguros y sanos al prepararse para un desastre. 
  • Si está embarazada o tiene niños pequeños, hable con los profesionales de la salud de su familia para planear qué hacer en caso de desastre.
  • Planee con su pareja adónde irá si tiene que evacuar (marcharse del área donde vive).
  • Empaque un "bolso para caso de desastre" con ropa, zapatos, artículos importantes y medicamentos. 
  • Tenga en cuenta los peligros, tales como alimentos y agua poco sanos y productos químicos en su casa o en los alrededores después de un desastre.

¿Qué es un desastre? 

El desastre es un suceso que produce un estrés intenso en su vida. Puede ser un fenómeno natural, como inundaciones, terremotos o tormentas. A esos se los suele llamar catástrofes naturales. O un desastre puede ser un accidente automovilístico, un delito o crimen, o un ataque terrorista. El desastre puede afectar: 

  • El lugar donde usted vive
  • La forma de conseguir alimentos y gasolina
  • El suministro de electricidad, calefacción y acondicionamiento de aire
  • El servicio telefónico
  • Cómo se traslada usted de un lugar a otro
  • Cómo consigue atención médica

Si está embarazada o ya tiene un bebé, cuidar de sí misma y de su familia es estresante por sí solo y lo será más en un desastre o después de este. Estar preparada puede ayudarla a sobrellevarlo mejor.

¿Cómo puede prepararse antes de un desastre? 

Esto es lo que puede hacer:

  • Si está embarazada, hable con su profesional de la salud sobre lo que debe hacer en caso de desastre, en especial si ha tenido complicaciones del embarazo o está cerca de la fecha de parto. Si ya tiene un bebé, hable con el profesional del niño sobre el plan de desastre. Si su bebé está en la unidad de cuidados intensivos neonatales (NICU), pregunte qué plan tiene el hospital en caso de desastre. 
  • Esté preparada para seguir las instrucciones locales o estatales de evacuación. Las autoridades le dirán cuándo evacuar (irse) y cuándo es seguro regresar a su casa. Hable con su pareja para decidir dónde irán si deben abandonar el área. Quizás puedan quedarse en casa de familiares y amigos, o tal vez deba alojarse en un refugio. Si está embarazada, averigüe sobre los hospitales del área adonde planea ir. 
  • Avise a los profesionales de salud de su familia dónde planea ir y cómo pueden contactarla. Si tiene un administrador de caso o participa en un programa como Healthy Start o Nurse-Family Partnership, infórmeles de sus planes y su teléfono de contacto. El administrador de casos es alguien que le ayuda a conseguir atención médica.
  • Haga una lista de teléfonos importantes, incluidos los de su pareja y los profesionales de la salud. Aunque es una buena idea tener esos números en su teléfono, tenga en cuenta que puede quedarse sin batería. Escriba los números en un papel también. 
  • Pida copias de los historiales médicos de usted, su pareja y sus hijos, incluyendo una lista de los medicamentos que toman todos y las vacunas que se han dado. Si está embarazada, incluya el nombre de su vitamina prenatal en la lista. Su bebé necesita las vacunas programadas, en especial después de un desastre. Si no puede ver al profesional de la salud de su bebé debido al desastre, pregunte al departamento local de salud cómo mantener al día el programa de vacunación de su bebé. 
  • Si está embarazada, aprenda las señales del parto prematuro. Es el parto que sucede antes de las 37 semanas de embarazo. El estrés puede conducir al parto prematuro y ¿qué es más estresante que un desastre? Si tiene cualquiera de las señales de parto prematuro, llame de inmediato a su profesional de la salud. Si está en un refugio, dígale a la persona encargada que necesita atención médica. 
  • Empaque un "bolso para caso de desastre" con ropa, medicamentos, vitaminas, refrigerios y artículos que necesitará si debe marcharse de su casa.

Estos son los artículos que puede poner en el bolso:

  • Ropa y medicamentos para usted y su familia. Asegúrese de que todos tengan zapatos cómodos. 
  • Para su bebé, ponga pañales, juguetes, chupones, mantas y un portabebé o cuna portátil. También puede incluir un termómetro rectal y un medicamento líquido para aliviar el dolor sin aspirina. 
  • Alimentos, refrigerios y agua embotellada. Si su bebé come fórmula o comida para bebé, inclúyalas. Lleve tabletas de cloro o yodo para tratar el agua del grifo.
  • Desinfectante para manos
  • Baterías, linternas y una radio portátil
  • Vitaminas prenatales
  • Si está dando pecho, lleve un sacaleches manual y biberones limpios

¿Qué puede hacer en caso de alimentos y agua insalubres por causa de un desastre? 

Si no puede refrigerar o cocinar los alimentos debido al desastre, se pueden echar a perder. Bacterias y virus perjudiciales pueden crecer en los alimentos podridos. En ese caso, usted y su familia se pueden enfermar gravemente. No coma ni le dé de comer a nadie de su familia alimentos echados a perder o que usted crea que se han echado a perder. Una comida puede estar podrida si se ve mal o huele mal, o si ya ha pasado la fecha del paquete.

Si no tiene agua potable en su casa o si le preocupa que no sea salubre para beber, use agua embotellada. Siga los anuncios oficiales sobre el agua del grifo y las instrucciones sobre cómo hervirla para cocinar, limpiar y bañarse.

Si no puede hervir el agua, use tabletas de cloro o de yodo. Siga las indicaciones del paquete. No use agua tratada con tabletas de yodo o cloro para preparar la leche de fórmula de su bebé. Mantenga el agua tratada fuera del alcance de los niños.

A veces con los desastres se producen inundaciones. El agua de las inundaciones puede contener sustancias perjudiciales, como por ejemplo bacterias que pueden causar enfermedades graves. Protéjase con guantes y botas de goma y no deje que su bebé esté cerca del agua. Use jabón y agua limpia para lavar las partes del cuerpo de usted o de su bebé que tuvieron contacto con el agua de las inundaciones. Si usted o su bebé traga agua de las inundaciones y se enferma, avise de inmediato al profesional de la salud.

¿Qué puede hacer si hay sustancias químicas perjudiciales por causa de un desastre? 

Cuando ocurren desastres en lugares como fábricas, refinerías de petróleo o hasta en granjas y casas, hay peligro con las sustancias químicas. Las sustancias químicas pueden dispersarse en el aire y en el agua donde usted vive.

Escuche los anuncios estatales y locales sobre sustancias químicas perjudiciales en su área. Es posible que las autoridades locales no la dejen regresar a su hogar hasta asegurarse de que el área sea segura. Avise a su profesional de la salud si cree que usted o su bebé estuvo expuesto a sustancias químicas perjudiciales. O llame a la Organización de Especialistas en Información Teratológica (OTIS) al (866) 626-6847.

Si cree que usted o alguien de su familia estuvo expuesto a sustancias químicas perjudiciales:

  • Llame al 911 o al Centro de Control de Intoxicaciones al (800) 222-1222. O visite poison.org (sitio en inglés). 
  • Lávese de inmediato la piel que pudo haber tenido contacto con una sustancia química. 
  • Quite y arroje a la basura la ropa que tenía puesta la persona cuando entró en contacto con la sustancia química.
  • Denuncie derrames de sustancias químicas a las autoridades locales o al Centro Nacional de Respuesta de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) al (800) 424-8802.

¿Qué puede hacer si su casa sufre daños por causa de un desastre? 

Si su casa se dañó, pida a familiares y amigos que la ayuden con las reparaciones y limpieza. Es posible que en su comunidad haya personal de ayuda por desastres que pueden asistirle. Dependiendo de la condición de su casa, tal vez deba contratar a profesionales para hacer el trabajo. 

Cuando usted y su familia regresen a su casa:

  • Si está embarazada, no haga trabajos físicos intensos, como levantar y llevar objetos pesados. 
  • Tenga cuidado de no caerse por las escaleras o al pisar escombros (pedazos de cosas dañadas o destruidas).
  • Manténgase alejada de cables eléctricos expuestos para evitar electrocutarse. 
  • Manténgase alejada de las bacterias y el moho en las paredes, los pisos, los muebles y las alfombras. Tal vez deba contratar a profesionales para que eliminen el moho de su casa. 

¿Cómo puede aliviar el estrés por causa de un desastre?

Para ayudarla con el estrés físico, descanse lo más que pueda, no se sobrecaliente y trate de comer sanamente y con regularidad.

Para ayudarla con el estrés emocional, comparta sus preocupaciones e inquietudes con una amiga, un familiar, el profesional de la salud o un consejero. Trate de hablar con alguien durante al menos unos minutos por día.

El estrés de un desastre puede afectar las relaciones. Nunca es aceptable el maltrato o abuso de su pareja ni de otra persona. No está bien que le peguen, la pateen o la empujen. No está bien que alguien le grite, la asuste o la insulte. Si la están maltratando, dígale a una amiga o a su profesional de la salud. O llame a la Línea Nacional contra la Violencia Doméstica al (800) 799-SAFE (7233) o al 1-800-787-3224 (TDD).

Si tuvo un bebé hace poco, esté atenta a la tristeza de maternidad y a la depresión posparto. Esas condiciones pueden afectar la manera en que usted se siente y actúa. La tristeza de maternidad son sentimientos de tristeza que pueden comenzar de 3 a 5 días después del nacimiento del bebé, y por lo general desaparecen unos 10 días después del parto. Si no desaparecen, llame a su profesional de la salud. La depresión posparto son sentimientos fuertes de tristeza o preocupación que duran mucho tiempo. Puede suceder en cualquier momento dentro del primer año después de tener a su bebé. Si le preocupan las angustias o la depresión posparto, hable con su profesional de la salud. Si teme que se va a lastimar a sí misma o a su bebé, llame al 911.

Para más información

Cruz Roja Americana 

Centers for Disease Control and Prevention

Revisado en mayo de 2016