agent007
¡Ha entrado! Vea su reciente actividad o visite su perfil y tablero
Información de la cuenta
Tablero
March for Babies Dashboard

  • agent007
  • Preferencias
  • Mensajes
  • Favoritos

Complicaciones del embarazo

La influenza y el embarazo

La influenza o gripe (“flu”) es una enfermedad grave. No es tan solo goteo nasal y dolor de garganta. La influenza puede hacerla sentir muy mal y puede ser particularmente perjudicial si se la contagia durante y justo después del embarazo.

Estos son los puntos principales que debe saber sobre la influenza y el embarazo: 

  • No es riesgoso recibir la vacuna contra la influenza durante el embarazo. Esta vacuna la protege a usted y a su bebé contra graves problemas de salud durante y después del embarazo.
  • Es más probable que las embarazadas con influenza tengan problemas como parto prematuro y nacimiento prematuro que las mujeres que no se enferman.
  • La fiebre causada por la influenza que se contagia a principios del embarazo puede dar lugar a defectos de nacimiento y a otros problemas para su bebé.
  • Si cree que tiene influenza, llame de inmediato a su profesional de la salud. El tratamiento rápido puede ayudar a prevenir las complicaciones graves de la gripe.

La influenza se transmite fácilmente de persona a persona. Cuando alguien enfermo con influenza tose, estornuda o habla, el virus se disemina por el aire. También se la puede contagiar si la respira o si toca algo (como la manija de una puerta o un teléfono) que tiene el virus de la influenza y luego se toca la nariz, los ojos o la boca.

¿Cómo puede la influenza perjudicar su embarazo?

Las complicaciones de salud causadas por la influenza, como la neumonía, pueden ser graves e incluso mortales, en especial si está embarazada. Si se contagia la influenza durante el embarazo, tiene más probabilidades que otros adultos de sufrir complicaciones graves. Por eso es mejor vacunarse antes de quedar embarazada.

Es más probable que las embarazadas con influenza tengan un parto prematuro (parto que sucede antes de las 37 semanas de embarazo) y nacimiento prematuro (nacimiento que sucede antes de las 37 semanas de embarazo) que las mujeres que no se enferman. La fiebre que causa la influenza puede dar lugar a defectos de nacimiento y a otros problemas para su bebé. El defecto de nacimiento es un problema de salud que está presente al nacer. Esos defectos cambian la forma o función de una o más partes del cuerpo. Pueden causar problemas en la salud en general, en cómo se desarrolla el cuerpo o cómo funciona.

¿Es seguro recibir la vacuna contra la influenza durante el embarazo?

Sí. Todas las embarazadas deben recibir la vacuna contra la influenza. Esta vacuna contiene los virus de la influenza muertos y no pueden causar gripe. La vacuna es un medicamento que le da inmunidad contra ciertas infecciones. Si usted es inmune a una infección, significa que no se la puede contagiar.

Otro tipo de vacuna contra la influenza es la vacuna en atomizador nasal. Se trata de un rociador que se aplica adentro de la nariz. La vacuna en atomizador contiene los virus vivos pero debilitados de la influenza que no pueden causar gripe. Si está embarazada, no debe recibir la vacuna en atomizador nasal. No es segura durante el embarazo. Si recibe la vacuna en atomizador nasal antes de quedar embarazada, espere al menos 4 semanas antes de intentar el embarazo.

Si es alérgica a los huevos, avise a su profesional de la salud. Algunas vacunas contra la influenza están elaboradas sin huevo y son seguras para las personas con alergias al huevo.

Hay muchos tipos de virus de la influenza y siempre están cambiando. Cada año se elabora una nueva vacuna contra la influenza para proteger contra tres o cuatro virus que con mayor probabilidad causarán enfermedad durante la próxima temporada de la influenza. La protección de la vacuna solo dura alrededor de un año, por eso es importante vacunarse todos los años. Su profesional de la salud puede darle la vacuna. Muchas farmacias y lugares de trabajo también la ofrecen en el otoño. Use el Mapa de salud buscador de vacunas (en inglés) para averiguar dónde puede recibir la vacuna contra la influenza.

La mejor manera de protegerse contra la influenza es recibiendo la vacuna todos los años antes de la temporada de la influenza (de octubre a mayo). Aunque es más probable que se contagie la influenza durante la temporada de esta enfermedad, puede contagiársela en cualquier momento del año.

¿Cómo sabe si tiene influenza?

Las señales y los síntomas comunes de la influenza incluyen: 

  • Fiebre
  • Escalofríos
  • Tos o dolor de garganta
  • Congestión o goteo nasal
  • Dolor muscular o dolor de cuerpo
  • Dolores de cabeza
  • Sentirse muy cansada
  • Vómitos y diarrea (es más común en los niños)

La fiebre y la mayoría de los otros síntomas pueden durar una semana o más. Pero algunas personas pueden sufrir los síntomas de la influenza durante un tiempo largo, incluidos los niños, los adultos mayores de 65 años, las embarazadas y las mujeres que acaban de tener un bebé.

Llame a su profesional de la salud de inmediato si tiene algunas de estas señales o síntomas: 

  • Dificultad para respirar o falta de aliento
  • Dolor o presión en el pecho o abdomen
  • Mareo repentino
  • Confusión
  • Vómitos graves o persistentes
  • Señales o síntomas que mejoran pero luego regresan, con fiebre o peor tos
  • Fiebre alta que no baja después de tomar acetaminofeno (Tylenol®) No tome medicamentos sin hablar primero con su profesional de la salud.
  • Sentir que su bebé se mueve menos o que no se mueve

¿Cómo se trata la influenza?

Si cree que tiene influenza a pesar de haberse vacunado, llame de inmediato a su profesional de la salud. Tal vez le recete un medicamento antiviral para prevenir o tratar la influenza. Los antivirales matan las infecciones causadas por virus. Para la influenza, los antivirales actúan mejor si los toma dentro de los 2 días de enfermarse. El tratamiento rápido con antivirales puede ayudar a prevenir las complicaciones graves de la influenza.

En los Estados Unidos se aprobaron tres medicamentos para prevenir o tratar la influenza en embarazadas y mujeres que acaban de tener un bebé. Hable con su profesional de la salud para ver cuál es el adecuado para usted: 

1.  Oseltamivir (Tamiflu®)
2.  Zanamivir (Relenza®)
3.  Peramavir (Repivab®)

Si tiene fiebre, llame a su profesional de la salud lo antes posible y tome acetaminofeno.
Si tiene influenza, debe descansar lo más posible y beber muchos líquidos. Es posible que no tenga mucho apetito. Trate de comer pequeñas cantidades para ayudar a su cuerpo a recuperarse.

¿Cómo puede evitar la propagación de la influenza?

Si tiene influenza, se la puede contagiar a otras personas. Puede hacer lo siguiente para ayudar a evitar la propagación: 

  • Quédese en su casa si está enferma y limite el contacto con otras personas.
  • No bese a nadie.
  • Tosa o estornude en un pañuelo desechable o tapándose con el brazo. Tire el pañuelo desechable en la basura.
  • Trate de no tocarse los ojos, la nariz o la boca.
  • Lávese las manos con agua y jabón antes de tocar a otra persona. También puede usar desinfectantes de manos a base de alcohol. Aplíquese suficiente desinfectante para que le lleve al menos 15 segundos para que se le sequen las manos.
  • Use agua caliente y jabón o el lavaplatos para lavar sus platos y utensilios.
  • No comparta con nadie su plato, utensilios o cepillo de dientes.

¿Por qué es tan perjudicial la influenza durante el embarazo?

La influenza puede ser peligrosa durante el embarazo porque el embarazo afecta su sistema inmunitario. El sistema inmunitario es la forma que tiene su cuerpo de protegerse contra las enfermedades. Cuando su cuerpo detecta que algo, como un virus, puede perjudicar su salud, el sistema inmunitario trabaja arduamente para combatirlo.

Durante el embarazo, el sistema inmunitario no responde tan rápidamente a las enfermedades como lo hacía antes del embarazo. El cuerpo sabe que el embarazo es algo normal y que no debe rechazar a su bebé. Por lo tanto, su cuerpo naturalmente disminuye la capacidad del sistema inmunitario de protegerla a usted y de responder a enfermedades para que pueda cuidar a su bebé en crecimiento. Pero un sistema inmunitario disminuido significa que usted corre más riesgo de contagiarse un virus como el de la influenza.

Otra razón por la cual la influenza puede ser perjudicial durante el embarazo es que sus pulmones necesitan más oxígeno, en especial durante el segundo y tercer trimestres. Su abdomen en crecimiento pone presión sobre sus pulmones haciéndolos trabajar más arduamente en un espacio más pequeño. Es posible que se sienta con falta de aliento en ocasiones. Su corazón también está trabajando mucho. Está ocupado suministrando sangre a usted y a su bebé. Todo eso significa que su cuerpo está estresado durante el embarazo. Ese estrés en el cuerpo puede crearle más riesgo de contagiarse la influenza. Si está embarazada o tuvo un bebé en las últimas 2 semanas, corre más riesgo que otras mujeres de padecer graves problemas de salud por la influenza.

Para más información

Centers for Disease Control and Prevention Pregnant Women & Influenza

Flu.gov

Revisado en septiembre del 2015

La influenza o gripe (“flu”) es una enfermedad grave. No es tan solo goteo nasal y dolor de garganta. La influenza puede hacerla sentir muy mal y puede ser particularmente perjudicial si se la contagia durante y justo después del embarazo.

Estos son los puntos principales que debe saber sobre la influenza y el embarazo: 

  • No es riesgoso recibir la vacuna contra la influenza durante el embarazo. Esta vacuna la protege a usted y a su bebé contra graves problemas de salud durante y después del embarazo.
  • Es más probable que las embarazadas con influenza tengan problemas como parto prematuro y nacimiento prematuro que las mujeres que no se enferman.
  • La fiebre causada por la influenza que se contagia a principios del embarazo puede dar lugar a defectos de nacimiento y a otros problemas para su bebé.
  • Si cree que tiene influenza, llame de inmediato a su profesional de la salud. El tratamiento rápido puede ayudar a prevenir las complicaciones graves de la gripe.

La influenza se transmite fácilmente de persona a persona. Cuando alguien enfermo con influenza tose, estornuda o habla, el virus se disemina por el aire. También se la puede contagiar si la respira o si toca algo (como la manija de una puerta o un teléfono) que tiene el virus de la influenza y luego se toca la nariz, los ojos o la boca.

¿Cómo puede la influenza perjudicar su embarazo?

Las complicaciones de salud causadas por la influenza, como la neumonía, pueden ser graves e incluso mortales, en especial si está embarazada. Si se contagia la influenza durante el embarazo, tiene más probabilidades que otros adultos de sufrir complicaciones graves. Por eso es mejor vacunarse antes de quedar embarazada.

Es más probable que las embarazadas con influenza tengan un parto prematuro (parto que sucede antes de las 37 semanas de embarazo) y nacimiento prematuro (nacimiento que sucede antes de las 37 semanas de embarazo) que las mujeres que no se enferman. La fiebre que causa la influenza puede dar lugar a defectos de nacimiento y a otros problemas para su bebé. El defecto de nacimiento es un problema de salud que está presente al nacer. Esos defectos cambian la forma o función de una o más partes del cuerpo. Pueden causar problemas en la salud en general, en cómo se desarrolla el cuerpo o cómo funciona.

¿Es seguro recibir la vacuna contra la influenza durante el embarazo?

Sí. Todas las embarazadas deben recibir la vacuna contra la influenza. Esta vacuna contiene los virus de la influenza muertos y no pueden causar gripe. La vacuna es un medicamento que le da inmunidad contra ciertas infecciones. Si usted es inmune a una infección, significa que no se la puede contagiar.

Otro tipo de vacuna contra la influenza es la vacuna en atomizador nasal. Se trata de un rociador que se aplica adentro de la nariz. La vacuna en atomizador contiene los virus vivos pero debilitados de la influenza que no pueden causar gripe. Si está embarazada, no debe recibir la vacuna en atomizador nasal. No es segura durante el embarazo. Si recibe la vacuna en atomizador nasal antes de quedar embarazada, espere al menos 4 semanas antes de intentar el embarazo.

Si es alérgica a los huevos, avise a su profesional de la salud. Algunas vacunas contra la influenza están elaboradas sin huevo y son seguras para las personas con alergias al huevo.

Hay muchos tipos de virus de la influenza y siempre están cambiando. Cada año se elabora una nueva vacuna contra la influenza para proteger contra tres o cuatro virus que con mayor probabilidad causarán enfermedad durante la próxima temporada de la influenza. La protección de la vacuna solo dura alrededor de un año, por eso es importante vacunarse todos los años. Su profesional de la salud puede darle la vacuna. Muchas farmacias y lugares de trabajo también la ofrecen en el otoño. Use el Mapa de salud buscador de vacunas (en inglés) para averiguar dónde puede recibir la vacuna contra la influenza.

La mejor manera de protegerse contra la influenza es recibiendo la vacuna todos los años antes de la temporada de la influenza (de octubre a mayo). Aunque es más probable que se contagie la influenza durante la temporada de esta enfermedad, puede contagiársela en cualquier momento del año.

¿Cómo sabe si tiene influenza?

Las señales y los síntomas comunes de la influenza incluyen: 

  • Fiebre
  • Escalofríos
  • Tos o dolor de garganta
  • Congestión o goteo nasal
  • Dolor muscular o dolor de cuerpo
  • Dolores de cabeza
  • Sentirse muy cansada
  • Vómitos y diarrea (es más común en los niños)

La fiebre y la mayoría de los otros síntomas pueden durar una semana o más. Pero algunas personas pueden sufrir los síntomas de la influenza durante un tiempo largo, incluidos los niños, los adultos mayores de 65 años, las embarazadas y las mujeres que acaban de tener un bebé.

Llame a su profesional de la salud de inmediato si tiene algunas de estas señales o síntomas: 

  • Dificultad para respirar o falta de aliento
  • Dolor o presión en el pecho o abdomen
  • Mareo repentino
  • Confusión
  • Vómitos graves o persistentes
  • Señales o síntomas que mejoran pero luego regresan, con fiebre o peor tos
  • Fiebre alta que no baja después de tomar acetaminofeno (Tylenol®) No tome medicamentos sin hablar primero con su profesional de la salud.
  • Sentir que su bebé se mueve menos o que no se mueve

¿Cómo se trata la influenza?

Si cree que tiene influenza a pesar de haberse vacunado, llame de inmediato a su profesional de la salud. Tal vez le recete un medicamento antiviral para prevenir o tratar la influenza. Los antivirales matan las infecciones causadas por virus. Para la influenza, los antivirales actúan mejor si los toma dentro de los 2 días de enfermarse. El tratamiento rápido con antivirales puede ayudar a prevenir las complicaciones graves de la influenza.

En los Estados Unidos se aprobaron tres medicamentos para prevenir o tratar la influenza en embarazadas y mujeres que acaban de tener un bebé. Hable con su profesional de la salud para ver cuál es el adecuado para usted: 

1.  Oseltamivir (Tamiflu®)
2.  Zanamivir (Relenza®)
3.  Peramavir (Repivab®)

Si tiene fiebre, llame a su profesional de la salud lo antes posible y tome acetaminofeno.
Si tiene influenza, debe descansar lo más posible y beber muchos líquidos. Es posible que no tenga mucho apetito. Trate de comer pequeñas cantidades para ayudar a su cuerpo a recuperarse.

¿Cómo puede evitar la propagación de la influenza?

Si tiene influenza, se la puede contagiar a otras personas. Puede hacer lo siguiente para ayudar a evitar la propagación: 

  • Quédese en su casa si está enferma y limite el contacto con otras personas.
  • No bese a nadie.
  • Tosa o estornude en un pañuelo desechable o tapándose con el brazo. Tire el pañuelo desechable en la basura.
  • Trate de no tocarse los ojos, la nariz o la boca.
  • Lávese las manos con agua y jabón antes de tocar a otra persona. También puede usar desinfectantes de manos a base de alcohol. Aplíquese suficiente desinfectante para que le lleve al menos 15 segundos para que se le sequen las manos.
  • Use agua caliente y jabón o el lavaplatos para lavar sus platos y utensilios.
  • No comparta con nadie su plato, utensilios o cepillo de dientes.

¿Por qué es tan perjudicial la influenza durante el embarazo?

La influenza puede ser peligrosa durante el embarazo porque el embarazo afecta su sistema inmunitario. El sistema inmunitario es la forma que tiene su cuerpo de protegerse contra las enfermedades. Cuando su cuerpo detecta que algo, como un virus, puede perjudicar su salud, el sistema inmunitario trabaja arduamente para combatirlo.

Durante el embarazo, el sistema inmunitario no responde tan rápidamente a las enfermedades como lo hacía antes del embarazo. El cuerpo sabe que el embarazo es algo normal y que no debe rechazar a su bebé. Por lo tanto, su cuerpo naturalmente disminuye la capacidad del sistema inmunitario de protegerla a usted y de responder a enfermedades para que pueda cuidar a su bebé en crecimiento. Pero un sistema inmunitario disminuido significa que usted corre más riesgo de contagiarse un virus como el de la influenza.

Otra razón por la cual la influenza puede ser perjudicial durante el embarazo es que sus pulmones necesitan más oxígeno, en especial durante el segundo y tercer trimestres. Su abdomen en crecimiento pone presión sobre sus pulmones haciéndolos trabajar más arduamente en un espacio más pequeño. Es posible que se sienta con falta de aliento en ocasiones. Su corazón también está trabajando mucho. Está ocupado suministrando sangre a usted y a su bebé. Todo eso significa que su cuerpo está estresado durante el embarazo. Ese estrés en el cuerpo puede crearle más riesgo de contagiarse la influenza. Si está embarazada o tuvo un bebé en las últimas 2 semanas, corre más riesgo que otras mujeres de padecer graves problemas de salud por la influenza.

Para más información

Centers for Disease Control and Prevention Pregnant Women & Influenza

Flu.gov

Revisado en septiembre del 2015