agent007
¡Ha entrado! Vea su reciente actividad o visite su perfil y tablero
Información de la cuenta
Tablero
March for Babies Dashboard

  • agent007
  • Preferencias
  • Mensajes
  • Favoritos

Defectos de nacimiento

Pérdida de la audición

La pérdida auditiva sucede cuando no puede oír sonidos en uno o ambos oídos. Puede ser de leve a completa:
  • Leve: no puede oír cuando se habla en voz baja
  • Grave: no puede oír sonidos muy fuertes
  • Completa: no puede oír nada. La pérdida completa de la audición se llama también “sordera”.

La pérdida auditiva es un defecto de nacimiento común. El defecto de nacimiento es un problema de salud que está presente al nacer. Esos defectos cambian la forma o función de una o más partes del cuerpo. Pueden ocasionar problemas en la salud en general, en cómo se desarrolla el cuerpo o cómo funciona. Casi 3 de cada 1,000 bebés (alrededor de 12,000) nacen con algún tipo de pérdida auditiva en este país cada año.

La pérdida auditiva que está presente al nacer se llama “pérdida congénita de la audición”. La pérdida auditiva también puede presentarse más adelante en los bebés, o durante la infancia o en la edad adulta.

¿Cuáles son las señales de pérdida auditiva?

Las señales de pérdida auditiva de su bebé pueden incluir:

  • No se sobresalta con sonidos fuertes
  • No gira hacia el sonido de una voz
  • No imita sonidos después de los 6 meses de edad
  • No balbucea para cuando tiene 1 año de edad
  • No dice palabras individuales ni sigue indicaciones sencillas para cuando tiene 18 meses de edad
  • No dice oraciones simples de dos palabras para cuando tiene 2 años de edad

Si su bebé muestra señales de pérdida auditiva en cualquier momento, llame al profesional de la salud de su hijo para que le chequee la audición.

¿Cuáles son los tipos comunes de pérdida auditiva?

El sistema auditivo de su bebé es el sistema del cuerpo que le ayuda a oír. Incluye los oídos y las partes del cerebro que interpretan los sonidos. Los problemas en estas partes del sistema auditivo pueden causar pérdida auditiva:

  • Oído externo. Incluye las orejas, el canal auditivo y la parte externa del tímpano. El tímpano separa el oído externo del oído medio.
  • Oído medio. Está compuesto por la parte interna del tímpano y tres huesecillos (martillo, yunque y estribo). El sonido que entra por las orejas pasa por el canal auditivo hasta el tímpano, haciendo que éste vibre (se agite rápidamente). Cuando el tímpano vibra, mueve los huesecillos, lo cual ayuda a que el sonido pase hacia el oído interno.
  • Oído interno. Está compuesto por la cóclea (un tubo enrollado lleno de líquido) y nervios que cambian las vibraciones del sonido en señales que viajan al cerebro a través del nervio auditivo. El nervio auditivo conecta el oído interno con el cerebro.

Los tipos comunes de pérdida auditiva incluyen:

  • Pérdida auditiva conductiva. Sucede cuando hay un problema en el oído externo o en el oído medio que retrasa o impide el paso de las ondas sonoras. Los problemas pueden incluir un bloqueo en el canal auditivo, daño al tímpano o huesecillos, o líquido en el oído medio. Este tipo de pérdida auditiva suele ser temporal y puede tratarse.
  • Pérdida auditiva neurosensorial. Sucede cuando hay un problema en el oído interno. Puede suceder cuando se dañan los nervios del oído interno. Este tipo de pérdida auditiva es permanente.
  • Pérdida auditiva mixta. Es una combinación de la pérdida auditiva conductiva y neurosensorial. Este tipo de pérdida auditiva es permanente.

¿Cómo sabe si su bebé tiene pérdida auditiva?

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan evaluar la audición de todos los bebés antes del mes de vida. Se chequea la audición de la mayoría de los bebés como parte de las pruebas de detección para recién nacidos antes de marcharse del hospital. Las pruebas de detección para recién nacidos detectan condiciones presentes en el bebé al nacer que son poco comunes pero graves. Estas incluyen una prueba de sangre, de audición y del corazón.

Si su bebé no pasa la prueba de detección de la audición de recién nacido, no siempre significa que tiene pérdida auditiva. Quizás sólo necesite que lo evalúen otra vez. Si su bebé no pasa la segunda vez, es muy importante que se le haga una prueba completa de la audición lo antes posible y antes de los 3 meses de edad.

La prueba completa de la audición puede ayudar a los profesionales de la salud de su bebé a diagnosticar la pérdida auditiva. Si su bebé tiene pérdida auditiva, es muy importante que reciba tratamiento de inmediato. Cada estado tiene un programa de Intervención y Detección Tempranas de la Audición (EDHI, por sus siglas en inglés) que trabaja para ayudar a los niños con pérdida auditiva y a sus familias. Este programa puede asistir con las pruebas completas de la audición y otros servicios para su bebé. Busque su programa local EDHI en el sitio web (en inglés) de National Center for Hearing Assessment and Management.

¿Qué pruebas de la audición son parte de las pruebas de detección para recién nacidos?

A su bebé se le hará una de estas dos pruebas de evaluación de la audición como parte de las pruebas de diagnóstico para recién nacidos:

  • Respuesta auditiva troncoencefálica automatizada (AABR, por sus siglas en inglés). En esta prueba se emplean parches (también llamados electrodos) y una computadora para determinar cómo el nervio auditivo reacciona al sonido. Se colocan los parches en la cabeza de su bebé y pequeños auriculares en los oídos. El profesional de la salud de su bebé envía un breve tono o clic por los auriculares y los parches miden cómo reacciona el nervio auditivo de su bebé. No se pueden cambiar los parámetros de la prueba y los resultados son sólo “aprobado” o “reprobado”. Para esta prueba, su bebé puede estar dormido.
  • Emisiones otoacústicas (OAE, por sus siglas en inglés). Esta prueba determina cómo el oído interno reacciona al sonido. El profesional de su bebé coloca un pequeño auricular en el oído del bebé. El auricular está conectado a una computadora. El profesional envía un sonido clic suave en el oído a través del auricular. Esos sonidos suaves deben hacer eco en el canal auditivo del bebé. Si no hay eco, es posible que su bebé tenga pérdida auditiva. Para esta prueba, su bebé puede estar dormido.

¿Qué otros tipos de pruebas de la audición pueden tener los bebés?

Si su bebé no pasa la prueba ABR u OAE en las pruebas de detección para recién nacidos, el profesional lo enviará a un audiólogo. Este profesional tiene capacitación especial para diagnosticar y tratar la pérdida auditiva en recién nacidos, niños y adultos.

El audiólogo le hará a su bebé una prueba completa de la audición para determinar si tiene alguna pérdida. Puede usar estas pruebas:

  • Respuesta auditiva troncoencefálica de diagnóstico (ABR, por sus siglas en inglés). Esta prueba se puede utilizar para bebés y niños. Es la prueba de la audición más común para determinar pérdida auditiva en bebés de menos de 6 meses. Se colocan parches en la cabeza de su bebé y el audiólogo envía sonidos al oído del bebé a través de auriculares. Es similar a la prueba AABR, pero brinda más información y sólo un audiólogo puede realizar esta prueba. Durante la prueba, el audiólogo puede cambiar los parámetros, como niveles de sonido, para chequear y tratar la pérdida auditiva. Por ejemplo, su profesional de la salud usa la información de la prueba para probar que los audífonos sean adecuados para su hijo. El audífono es un pequeño dispositivo electrónico que su bebé usa adentro o detrás de la oreja. Amplifica algunos sonidos y ayuda a que su bebé escuche las palabras habladas.
  • Audiometría de respuesta visual (VRA, por sus siglas en inglés). Esta prueba se emplea con niños entre 6 meses y 2½ años de edad. Determina cuán bien responde su bebé a los sonidos (gira hacia ellos). Su bebé usa auriculares por los que el audiólogo envía sonidos al oído. Si su bebé gira hacia el sonido, ve una imagen atractiva, como un juguete o una luz destellante.

¿Cómo puede la pérdida auditiva afectar a su bebé?

La evaluación, diagnóstico y tratamiento tempranos pueden ayudar a los niños con pérdida auditiva a desarrollar las habilidades de habla, lenguaje y sociales. Sin el tratamiento temprano, la pérdida auditiva puede conducir a:

  • Desarrollo retrasado o limitado del lenguaje y el habla. Por ejemplo, los bebés y los niños con pérdida auditiva pueden tener problemas para entender lo que dicen otras personas, para aprender palabras nuevas y para decir las palabras de la manera correcta. Los niños con pérdida auditiva sin tratar pueden tener habilidades insatisfactorias de comunicación.
  • Autoestima disminuida. Los niños pueden tener poca autoestima (se sienten mal sobre sí mismos) si la pérdida auditiva les ocasiona problemas de aprendizaje o les dificulta socializar con otros niños.

¿Qué causa la pérdida auditiva?

No se sabe con certeza las causas de los distintos tipos de pérdida auditiva, pero pueden incluir las siguientes:

Genes. Los genes son partes de las células del cuerpo que guardan instrucciones sobre la forma en que su cuerpo crece y funciona. Los genes se transmiten de padres a hijos. Es posible que desempeñen un rol en alrededor de la mitad de los casos de pérdida auditiva en bebés y niños. Si usted o su pareja tiene un historial familiar de pérdida auditiva, quizás le convenga hablar con un asesor en genética antes de quedar embarazada. Ese profesional está capacitado para ayudarle a entender los genes, los defectos de nacimiento y otros problemas médicos que se transmiten en las familias, y cómo pueden afectar su salud y la de su bebé.

Existen dos tipos de pérdida auditiva genética:

  1. Sindrómica. La pérdida auditiva sucede con otros defectos de nacimiento, como el síndrome de Pendred. Éste afecta la audición, el sentido del equilibrio y la glándula tiroidea (una glándula del cuerpo que elabora hormonas).
  2. No sindrómica (también llamada aislada o no diferenciada). En este caso la pérdida auditiva es el único defecto de nacimiento que tiene el bebé.

Virus e infecciones durante el embarazo. Tener esos problemas durante el embarazo puede causar la pérdida auditiva en su bebé:

  • Citomegalovirus (CMV, por sus siglas en inglés). Es un tipo de virus del herpes que puede causar dolor de garganta, fiebre, hinchazón de las glándulas y fatiga (sentirse cansado todo el tiempo).
  • Herpes. Este es un grupo grande de virus que pueden causar distintos tipos de enfermedades y problemas de salud.
  • Rubéola (también llamado sarampión alemán). Es una infección que causa síntomas similares a los de una gripe leve, y un sarpullido en la piel.
  • Sífilis. Es una enfermedad de transmisión sexual (ETS, por sus siglas en inglés) que comienza con una llaga en el área genital.
  • Toxoplasmosis. Es una infección causada por un parásito que puede ocasionar problemas como dolor de cabeza, fatiga o fiebre.

Nacimiento prematuro o bajo peso al nacer. El nacimiento prematuro es el que sucede demasiado temprano, antes de las 37 semanas de embarazo. El bajo peso al nacer sucede cuando el bebé nace pesando menos de 5 libras y 8 onzas.

Infecciones después del nacimiento. Las infecciones de oído pueden causar la pérdida auditiva temporal. Pero si su bebé contrae infecciones de oído frecuentes que no responden al tratamiento, éstas pueden causar pérdida auditiva permanente. Otras infecciones infantiles, como la meningitis, el sarampión o la varicela, también pueden causar pérdida auditiva.

Otros problemas después del nacimiento. Estos problemas también pueden causar pérdida auditiva:

  • Lesiones en la cabeza
  • Tomar algunos medicamentos como un antibiótico llamado estreptomicina
  • Acumulación de cera en el oído
  • Acumulación de líquido detrás del tímpano
  • Infecciones del oído que causan cicatrices en el tímpano
  • Objetos atascados en el canal auditivo, como comida, juguetes o pedacitos de crayón
  • Estar expuesto a sonidos fuertes, como los sonidos de máquinas

¿Cómo se trata la pérdida auditiva?

El tratamiento depende de la salud general de su bebé y de la causa de la pérdida auditiva. El tratamiento temprano que comience cuando su bebé tenga apenas 6 meses puede ayudarle a desarrollar las habilidades del lenguaje sin retraso. El tratamiento puede incluir:

  • Medicamentos. Las medicinas para tratar las infecciones de oído pueden incluir antibióticos, que matan infecciones causadas por bacterias.
  • Cirugía. La cirugía a veces puede corregir problemas con la estructura de los oídos externo y medio.
  • Tubos para los oídos. Son tubos pequeños colocados a través del tímpano para permitir que entre aire al oído medio y prevenir la acumulación de líquidos detrás del tímpano. Si su hijo tiene pérdida auditiva por acumulación de líquido e infecciones de oído, o se contagia muchas infecciones de oído (unas cuatro o más en 1 año), posiblemente necesite tubos para los oídos.
  • Aprender el lenguaje de señas americano (ASL, por sus siglas en inglés). La gente que usa el lenguaje de señas se comunica con gestos, indicaciones y movimientos de las manos, además de expresiones faciales. ASL es el primer idioma para muchos americanos sordos.
  • Terapia del habla. Esta terapia enseña a su hijo a hablar más claramente o a comunicarse de otras maneras. Los patólogos del habla-lenguaje (también llamados terapeutas del habla, fonoaudiólogos o logopedas) son profesionales que pueden ayudar a los niños a aprender a hacer sonidos y mejorar su voz. También pueden enseñar lenguaje de señas y ayudar a los niños a ser sociales y a interactuar con otros.
  • Audífono. Los bebés de apenas 4 semanas de edad pueden beneficiarse con un audífono. Pero incluso los mejores audífonos quizás no puedan ayudar a su bebé si tiene pérdida auditiva grave o completa.
  • Implante coclear. Es un pequeño dispositivo electrónico que puede ayudar a algunos bebés con pérdida auditiva grave o completa. Una parte del implante se coloca detrás de la oreja. Durante la cirugía, el profesional de su bebé coloca la segunda parte debajo de la piel detrás del oído y se entrelazan cables hasta el oído medio. La mayoría de los niños que reciben implantes cocleares tienen entre 2 y 6 años de edad, pero también se pueden colocar en bebés de apenas 1 año. El implante coclear no le da al bebé la audición completa, pero le dará la sensación del sonido. La audición a través del implante coclear es distinta de la audición normal. Los especialistas, como los audiólogos y terapeutas del habla, pueden ayudar a su bebé a aprender a oír por el implante y a desarrollar las habilidades de habla, lenguaje y sociales.

Para más información

Early Hearing Detection and Intervention (EHDI) Program (sitio en inglés)
Ley para la educación de individuos con discapacidades 2004 (IDEA 2004)
Servicios de tratamiento e intervención para la pérdida auditiva

Actualizado en junio del 2014

La pérdida auditiva sucede cuando no puede oír sonidos en uno o ambos oídos. Puede ser de leve a completa:
  • Leve: no puede oír cuando se habla en voz baja
  • Grave: no puede oír sonidos muy fuertes
  • Completa: no puede oír nada. La pérdida completa de la audición se llama también “sordera”.

La pérdida auditiva es un defecto de nacimiento común. El defecto de nacimiento es un problema de salud que está presente al nacer. Esos defectos cambian la forma o función de una o más partes del cuerpo. Pueden ocasionar problemas en la salud en general, en cómo se desarrolla el cuerpo o cómo funciona. Casi 3 de cada 1,000 bebés (alrededor de 12,000) nacen con algún tipo de pérdida auditiva en este país cada año.

La pérdida auditiva que está presente al nacer se llama “pérdida congénita de la audición”. La pérdida auditiva también puede presentarse más adelante en los bebés, o durante la infancia o en la edad adulta.

¿Cuáles son las señales de pérdida auditiva?

Las señales de pérdida auditiva de su bebé pueden incluir:

  • No se sobresalta con sonidos fuertes
  • No gira hacia el sonido de una voz
  • No imita sonidos después de los 6 meses de edad
  • No balbucea para cuando tiene 1 año de edad
  • No dice palabras individuales ni sigue indicaciones sencillas para cuando tiene 18 meses de edad
  • No dice oraciones simples de dos palabras para cuando tiene 2 años de edad

Si su bebé muestra señales de pérdida auditiva en cualquier momento, llame al profesional de la salud de su hijo para que le chequee la audición.

¿Cuáles son los tipos comunes de pérdida auditiva?

El sistema auditivo de su bebé es el sistema del cuerpo que le ayuda a oír. Incluye los oídos y las partes del cerebro que interpretan los sonidos. Los problemas en estas partes del sistema auditivo pueden causar pérdida auditiva:

  • Oído externo. Incluye las orejas, el canal auditivo y la parte externa del tímpano. El tímpano separa el oído externo del oído medio.
  • Oído medio. Está compuesto por la parte interna del tímpano y tres huesecillos (martillo, yunque y estribo). El sonido que entra por las orejas pasa por el canal auditivo hasta el tímpano, haciendo que éste vibre (se agite rápidamente). Cuando el tímpano vibra, mueve los huesecillos, lo cual ayuda a que el sonido pase hacia el oído interno.
  • Oído interno. Está compuesto por la cóclea (un tubo enrollado lleno de líquido) y nervios que cambian las vibraciones del sonido en señales que viajan al cerebro a través del nervio auditivo. El nervio auditivo conecta el oído interno con el cerebro.

Los tipos comunes de pérdida auditiva incluyen:

  • Pérdida auditiva conductiva. Sucede cuando hay un problema en el oído externo o en el oído medio que retrasa o impide el paso de las ondas sonoras. Los problemas pueden incluir un bloqueo en el canal auditivo, daño al tímpano o huesecillos, o líquido en el oído medio. Este tipo de pérdida auditiva suele ser temporal y puede tratarse.
  • Pérdida auditiva neurosensorial. Sucede cuando hay un problema en el oído interno. Puede suceder cuando se dañan los nervios del oído interno. Este tipo de pérdida auditiva es permanente.
  • Pérdida auditiva mixta. Es una combinación de la pérdida auditiva conductiva y neurosensorial. Este tipo de pérdida auditiva es permanente.

¿Cómo sabe si su bebé tiene pérdida auditiva?

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan evaluar la audición de todos los bebés antes del mes de vida. Se chequea la audición de la mayoría de los bebés como parte de las pruebas de detección para recién nacidos antes de marcharse del hospital. Las pruebas de detección para recién nacidos detectan condiciones presentes en el bebé al nacer que son poco comunes pero graves. Estas incluyen una prueba de sangre, de audición y del corazón.

Si su bebé no pasa la prueba de detección de la audición de recién nacido, no siempre significa que tiene pérdida auditiva. Quizás sólo necesite que lo evalúen otra vez. Si su bebé no pasa la segunda vez, es muy importante que se le haga una prueba completa de la audición lo antes posible y antes de los 3 meses de edad.

La prueba completa de la audición puede ayudar a los profesionales de la salud de su bebé a diagnosticar la pérdida auditiva. Si su bebé tiene pérdida auditiva, es muy importante que reciba tratamiento de inmediato. Cada estado tiene un programa de Intervención y Detección Tempranas de la Audición (EDHI, por sus siglas en inglés) que trabaja para ayudar a los niños con pérdida auditiva y a sus familias. Este programa puede asistir con las pruebas completas de la audición y otros servicios para su bebé. Busque su programa local EDHI en el sitio web (en inglés) de National Center for Hearing Assessment and Management.

¿Qué pruebas de la audición son parte de las pruebas de detección para recién nacidos?

A su bebé se le hará una de estas dos pruebas de evaluación de la audición como parte de las pruebas de diagnóstico para recién nacidos:

  • Respuesta auditiva troncoencefálica automatizada (AABR, por sus siglas en inglés). En esta prueba se emplean parches (también llamados electrodos) y una computadora para determinar cómo el nervio auditivo reacciona al sonido. Se colocan los parches en la cabeza de su bebé y pequeños auriculares en los oídos. El profesional de la salud de su bebé envía un breve tono o clic por los auriculares y los parches miden cómo reacciona el nervio auditivo de su bebé. No se pueden cambiar los parámetros de la prueba y los resultados son sólo “aprobado” o “reprobado”. Para esta prueba, su bebé puede estar dormido.
  • Emisiones otoacústicas (OAE, por sus siglas en inglés). Esta prueba determina cómo el oído interno reacciona al sonido. El profesional de su bebé coloca un pequeño auricular en el oído del bebé. El auricular está conectado a una computadora. El profesional envía un sonido clic suave en el oído a través del auricular. Esos sonidos suaves deben hacer eco en el canal auditivo del bebé. Si no hay eco, es posible que su bebé tenga pérdida auditiva. Para esta prueba, su bebé puede estar dormido.

¿Qué otros tipos de pruebas de la audición pueden tener los bebés?

Si su bebé no pasa la prueba ABR u OAE en las pruebas de detección para recién nacidos, el profesional lo enviará a un audiólogo. Este profesional tiene capacitación especial para diagnosticar y tratar la pérdida auditiva en recién nacidos, niños y adultos.

El audiólogo le hará a su bebé una prueba completa de la audición para determinar si tiene alguna pérdida. Puede usar estas pruebas:

  • Respuesta auditiva troncoencefálica de diagnóstico (ABR, por sus siglas en inglés). Esta prueba se puede utilizar para bebés y niños. Es la prueba de la audición más común para determinar pérdida auditiva en bebés de menos de 6 meses. Se colocan parches en la cabeza de su bebé y el audiólogo envía sonidos al oído del bebé a través de auriculares. Es similar a la prueba AABR, pero brinda más información y sólo un audiólogo puede realizar esta prueba. Durante la prueba, el audiólogo puede cambiar los parámetros, como niveles de sonido, para chequear y tratar la pérdida auditiva. Por ejemplo, su profesional de la salud usa la información de la prueba para probar que los audífonos sean adecuados para su hijo. El audífono es un pequeño dispositivo electrónico que su bebé usa adentro o detrás de la oreja. Amplifica algunos sonidos y ayuda a que su bebé escuche las palabras habladas.
  • Audiometría de respuesta visual (VRA, por sus siglas en inglés). Esta prueba se emplea con niños entre 6 meses y 2½ años de edad. Determina cuán bien responde su bebé a los sonidos (gira hacia ellos). Su bebé usa auriculares por los que el audiólogo envía sonidos al oído. Si su bebé gira hacia el sonido, ve una imagen atractiva, como un juguete o una luz destellante.

¿Cómo puede la pérdida auditiva afectar a su bebé?

La evaluación, diagnóstico y tratamiento tempranos pueden ayudar a los niños con pérdida auditiva a desarrollar las habilidades de habla, lenguaje y sociales. Sin el tratamiento temprano, la pérdida auditiva puede conducir a:

  • Desarrollo retrasado o limitado del lenguaje y el habla. Por ejemplo, los bebés y los niños con pérdida auditiva pueden tener problemas para entender lo que dicen otras personas, para aprender palabras nuevas y para decir las palabras de la manera correcta. Los niños con pérdida auditiva sin tratar pueden tener habilidades insatisfactorias de comunicación.
  • Autoestima disminuida. Los niños pueden tener poca autoestima (se sienten mal sobre sí mismos) si la pérdida auditiva les ocasiona problemas de aprendizaje o les dificulta socializar con otros niños.

¿Qué causa la pérdida auditiva?

No se sabe con certeza las causas de los distintos tipos de pérdida auditiva, pero pueden incluir las siguientes:

Genes. Los genes son partes de las células del cuerpo que guardan instrucciones sobre la forma en que su cuerpo crece y funciona. Los genes se transmiten de padres a hijos. Es posible que desempeñen un rol en alrededor de la mitad de los casos de pérdida auditiva en bebés y niños. Si usted o su pareja tiene un historial familiar de pérdida auditiva, quizás le convenga hablar con un asesor en genética antes de quedar embarazada. Ese profesional está capacitado para ayudarle a entender los genes, los defectos de nacimiento y otros problemas médicos que se transmiten en las familias, y cómo pueden afectar su salud y la de su bebé.

Existen dos tipos de pérdida auditiva genética:

  1. Sindrómica. La pérdida auditiva sucede con otros defectos de nacimiento, como el síndrome de Pendred. Éste afecta la audición, el sentido del equilibrio y la glándula tiroidea (una glándula del cuerpo que elabora hormonas).
  2. No sindrómica (también llamada aislada o no diferenciada). En este caso la pérdida auditiva es el único defecto de nacimiento que tiene el bebé.

Virus e infecciones durante el embarazo. Tener esos problemas durante el embarazo puede causar la pérdida auditiva en su bebé:

  • Citomegalovirus (CMV, por sus siglas en inglés). Es un tipo de virus del herpes que puede causar dolor de garganta, fiebre, hinchazón de las glándulas y fatiga (sentirse cansado todo el tiempo).
  • Herpes. Este es un grupo grande de virus que pueden causar distintos tipos de enfermedades y problemas de salud.
  • Rubéola (también llamado sarampión alemán). Es una infección que causa síntomas similares a los de una gripe leve, y un sarpullido en la piel.
  • Sífilis. Es una enfermedad de transmisión sexual (ETS, por sus siglas en inglés) que comienza con una llaga en el área genital.
  • Toxoplasmosis. Es una infección causada por un parásito que puede ocasionar problemas como dolor de cabeza, fatiga o fiebre.

Nacimiento prematuro o bajo peso al nacer. El nacimiento prematuro es el que sucede demasiado temprano, antes de las 37 semanas de embarazo. El bajo peso al nacer sucede cuando el bebé nace pesando menos de 5 libras y 8 onzas.

Infecciones después del nacimiento. Las infecciones de oído pueden causar la pérdida auditiva temporal. Pero si su bebé contrae infecciones de oído frecuentes que no responden al tratamiento, éstas pueden causar pérdida auditiva permanente. Otras infecciones infantiles, como la meningitis, el sarampión o la varicela, también pueden causar pérdida auditiva.

Otros problemas después del nacimiento. Estos problemas también pueden causar pérdida auditiva:

  • Lesiones en la cabeza
  • Tomar algunos medicamentos como un antibiótico llamado estreptomicina
  • Acumulación de cera en el oído
  • Acumulación de líquido detrás del tímpano
  • Infecciones del oído que causan cicatrices en el tímpano
  • Objetos atascados en el canal auditivo, como comida, juguetes o pedacitos de crayón
  • Estar expuesto a sonidos fuertes, como los sonidos de máquinas

¿Cómo se trata la pérdida auditiva?

El tratamiento depende de la salud general de su bebé y de la causa de la pérdida auditiva. El tratamiento temprano que comience cuando su bebé tenga apenas 6 meses puede ayudarle a desarrollar las habilidades del lenguaje sin retraso. El tratamiento puede incluir:

  • Medicamentos. Las medicinas para tratar las infecciones de oído pueden incluir antibióticos, que matan infecciones causadas por bacterias.
  • Cirugía. La cirugía a veces puede corregir problemas con la estructura de los oídos externo y medio.
  • Tubos para los oídos. Son tubos pequeños colocados a través del tímpano para permitir que entre aire al oído medio y prevenir la acumulación de líquidos detrás del tímpano. Si su hijo tiene pérdida auditiva por acumulación de líquido e infecciones de oído, o se contagia muchas infecciones de oído (unas cuatro o más en 1 año), posiblemente necesite tubos para los oídos.
  • Aprender el lenguaje de señas americano (ASL, por sus siglas en inglés). La gente que usa el lenguaje de señas se comunica con gestos, indicaciones y movimientos de las manos, además de expresiones faciales. ASL es el primer idioma para muchos americanos sordos.
  • Terapia del habla. Esta terapia enseña a su hijo a hablar más claramente o a comunicarse de otras maneras. Los patólogos del habla-lenguaje (también llamados terapeutas del habla, fonoaudiólogos o logopedas) son profesionales que pueden ayudar a los niños a aprender a hacer sonidos y mejorar su voz. También pueden enseñar lenguaje de señas y ayudar a los niños a ser sociales y a interactuar con otros.
  • Audífono. Los bebés de apenas 4 semanas de edad pueden beneficiarse con un audífono. Pero incluso los mejores audífonos quizás no puedan ayudar a su bebé si tiene pérdida auditiva grave o completa.
  • Implante coclear. Es un pequeño dispositivo electrónico que puede ayudar a algunos bebés con pérdida auditiva grave o completa. Una parte del implante se coloca detrás de la oreja. Durante la cirugía, el profesional de su bebé coloca la segunda parte debajo de la piel detrás del oído y se entrelazan cables hasta el oído medio. La mayoría de los niños que reciben implantes cocleares tienen entre 2 y 6 años de edad, pero también se pueden colocar en bebés de apenas 1 año. El implante coclear no le da al bebé la audición completa, pero le dará la sensación del sonido. La audición a través del implante coclear es distinta de la audición normal. Los especialistas, como los audiólogos y terapeutas del habla, pueden ayudar a su bebé a aprender a oír por el implante y a desarrollar las habilidades de habla, lenguaje y sociales.

Para más información

Early Hearing Detection and Intervention (EHDI) Program (sitio en inglés)
Ley para la educación de individuos con discapacidades 2004 (IDEA 2004)
Servicios de tratamiento e intervención para la pérdida auditiva

Actualizado en junio del 2014