agent007
¡Ha entrado! Vea su reciente actividad o visite su perfil y tablero
Información de la cuenta
Tablero
March for Babies Dashboard

  • agent007
  • Preferencias
  • Mensajes
  • Favoritos
ir

Alimentación y nutrición

Antojos durante el embarazo

¿Tiene hambre de algo en especial? ¿Se le antoja algo dulce o picante? Muchas mujeres tienen antojos durante el embarazo.

El antojo de comida es cuando usted desea un determinado alimento con muchísimas ganas. Usted quiere un pepinillo en salmuera y ¡lo quiere ya mismo! Por lo general no hay problema en satisfacer sus antojos de comidas, siempre que lo que coma sea seguro y no lo coma en cantidades excesivas. Está bien rendirse a su antojo, pero no exagere. Coma lo que se le antoje pero en pequeñas cantidades.

Comer demasiado de lo que se le antoja, en especial comidas dulces, picantes o saladas, puede causarle problemas como acidez estomacal o mucho aumento de peso. Necesita sólo 300 calorías extra por día durante el embarazo para sustentar el crecimiento de su bebé. Si come comida rápida o chips todos los días para satisfacer sus antojos, es posible que se pase de calorías.

¿Qué causa los antojos de comidas?

No se sabe exactamente qué causa los antojos durante el embarazo. Pueden estar relacionados con todas las hormonas que están activas en el embarazo. Es posible que esas hormonas intensifiquen su sentido del olfato, lo cual puede afectar su sentido del gusto y hacerle desear ciertos alimentos.

¿Cómo puede controlar los antojos?

Estas son algunas formas de ayudar a refrenar sus antojos por las comidas:

  • Incorpore sus antojos en la alimentación diaria. Añada salsa o picadillo agridulce con pepinillos ("relish") a sus comidas para darle sabor. Añada un toque dulce con cítricos, melón y jugos.
  • Busque opciones más sanas. En lugar de chips de papas comunes, pruebe las degrasa reducida. Si está buscando algo crocante, coma zanahorias o una manzana crujiente. Pruebe fruta fresca para satisfacer su antojo goloso.
  • No compre en grandes cantidades. Cada vez que pueda, compre porciones individuales de las comidas que se le antojan. No compre una bolsa entera de chocolate. Compre una o dos unidades.
  • Planee sus meriendas. Saber qué y cuándo va a comer entre comidas le da algo que esperar con anticipación.
  • Distráigase. Haga algo para distraer la mente de su antojo. Salga a caminar. Llame a una amiga.

¿Qué pasa si se le antojan cosas no comestibles?

A algunas embarazadas se les antojan cosas que no son alimentos. Este tipo de problema de la alimentación se llama "pica". Comer sustancias no comestibles durante el embarazo puede causarle problemas a usted y a su bebé. Si se está llenando con sustancias no comestibles, posiblemente no sean seguros. Además, pueden hacerla sentir llena y tal vez no coma alimentos más sanos. Los materiales no comestibles incluyen:

  • Hielo
  • Arcilla
  • Almidón de lavandería
  • Cera
  • Café molido o borra de café
  • Tierra

Si se le antojan cosas no comestibles, avise a su profesional de la salud.

¿Qué es la aversión a los alimentos?

La aversión a los alimentos es lo opuesto del antojo. En vez de desear intensamente una comida, no quiere comerla para nada. Al igual que los antojos, muchas embarazadas tienen aversiones a ciertas comidas.

Quizás descubra que tiene aversión a comidas con olores muy fuertes, como la cebolla, el ajo, el café, las hamburguesas y los huevos. Es posible que le suceda al principio del embarazo con las náuseas del embarazo.

Trate de encontrar sustitutos de las comidas que le disgustan. Por ejemplo, si le disgusta la carne, sustitúyala por un alimento que contenga mucha proteína, como frijoles o cereales de desayuno fortificados. Si siente aversión por los productos lácteos, busque otras fuentes de calcio, como vegetales de hojas verde oscura o jugo de naranja fortificado con calcio. Si un alimento es fortificado, significa que le añadieron nutrientes (como proteína o calcio).

Quizás tenga aversión a comidas que nunca le gustaron. O tal vez le haya gustado una comida antes del embarazo que ahora no puede soportar. Después del embarazo, la mayoría de las mujeres suelen volver a comer los alimentos que antes les gustaban. Pero a veces la aversión permanece durante largo tiempo, incluso después del nacimiento de su bebé.

Octubre del 2012