agent007
¡Ha entrado! Vea su reciente actividad o visite su perfil y tablero
Información de la cuenta
Tablero
March for Babies Dashboard

  • agent007
  • Preferencias
  • Mensajes
  • Favoritos
ir

Consuelo para una pérdida

Cómo ayudar a sus otros hijos a entender

Los niños de todas las edades también pasan por una etapa de dolor y duelo. Pueden sentirse atemorizados, portarse mal o necesitar atención especial. Algunos niños incluso pueden pensar que se van a morir. Afrontarán mejor el dolor si saben lo que está sucediendo.

Éstas son algunas maneras en que puede ayudarlos a entender la muerte del bebé:

  • Hábleles de la muerte con palabras sencillas y honestas. Puede decir, por ejemplo, "El bebé no creció," o "El bebé nació muy pequeñito." No use palabras que los confundan o atemoricen, como "El bebé está durmiendo," o "Mamá perdió al bebé."
  • Léale a sus hijos historias que hablen sobre la muerte y pérdida. La casa funeraria, la biblioteca o la escuela puede tener libros para niños que los ayudará a entender la muerte.
  • Anímelos a hacer preguntas. Déle a su hijo tanta información como él necesite.
  • Esté atenta a los cambios en el comportamiento de sus hijos. Pueden sentirse heridos, confundidos y enojados como usted. Los niños más pequeños pueden actuar malhumorados y apegados. Pueden actuar o hacer cosas que hace mucho tiempo que no hacían. Los niños más grandes pueden estar más preocupados por la escuela, los amigos o los deportes. O quizás no demuestren reacción alguna ante la muerte del bebé. Es posible también que hagan preguntas que a usted le pueden parecer groseras o desinteresadas. Éstas son reacciones normales. Tenga paciencia y sea lo más cariñosa posible.
  • Dígales que no se van a morir.
  • Dígales que nadie tiene la culpa de la muerte del bebé.
  • Pídales que busquen su propia forma de recordar al bebé. Los niños más grandes quizás quieran ir a la misa o funeral. Los más pequeños pueden hacer un dibujo o recuerdo para el bebé.
  • Pídale a un consejero o terapeuta se reúna con usted y sus hijos para ayudarles a todos a entender sus sentimientos.
  • Avíseles a las maestras y otras personas que cuidan a sus hijos lo que ha sucedido.

Agosto del 2008