agent007
¡Ha entrado! Vea su reciente actividad o visite su perfil y tablero
Información de la cuenta
Tablero
March for Babies Dashboard

  • agent007
  • Preferencias
  • Mensajes
  • Favoritos

Defectos de nacimiento

Pie torcido

El pie torcido o pie zambo (también llamado talipes equinovarus) es un defecto congénito del pie. Los defectos congénitos son problemas de salud que están presentes cuando el bebé nace. Los defectos de nacimiento o congénitos cambian la forma o función de una o más partes del cuerpo. Pueden ocasionar problemas en la salud en general, en cómo se desarrolla el cuerpo o cómo funciona. Si su bebé tiene pie zambo, significa que un pie o ambos están en punta con la planta girada hacia adentro. Esto sucede porque los tejidos que conectan los músculos con el hueso (llamados tendones) en la pierna y pie del bebé son más cortos de lo normal. Esto tira el pie en una posición anormal. Los bebés con pie zambo también pueden tener anormalidades en los huesos del pie, articulaciones del tobillo y músculos. El pie zambo es un defecto congénito común. Todos los años, en los Estados Unidos alrededor de 1 en cada 1,000 bebés nace con pie zambo.

¿Qué problemas causa el pie zambo?

Los casos de pie zambo pueden ser de leves a graves. No es doloroso ni le molestará a su bebé hasta que comience a pararse y a caminar. Si no se trata, el niño puede tener problemas para caminar correctamente. Por ejemplo, puede caminar sobre los costados del pie o incluso sobre la parte superior de los pies, en lugar de hacerlo con la planta. A veces la parte del pie sobre la que camina anormalmente puede infectarse, y la piel puede hacerse más gruesa y dura. El pie zambo que no se trata puede causar artritis. Éste es un problema de salud que causa dolor, molestia, endurecimiento e hinchazón de las articulaciones.

¿Cómo sabe si su bebé tiene pie zambo?

El profesional de su bebé puede identificar el pie zambo y otros problemas de pie durante el examen físico que se le hace al bebé después de nacer. Este profesional también puede usar otras pruebas, como una radiografía de pie. A veces puede ver que su bebé tiene pie zambo antes de nacer cuando se le hace un ultrasonido. Esta prueba usa ondas sonoras y una pantalla de computadora para formar una imagen de su bebé en el útero. Aunque no puede tratarse el pie zambo hasta que su bebé nazca, saber que tiene ese problema cuando está embarazada puede ayudarle a planear el tratamiento.

¿Cómo se trata el pie zambo?

Un médico con formación especial en problemas de huesos, llamado cirujano ortopédico, puede ayudarle a entender el mejor tratamiento para su bebé. Hasta hace poco, se operaba a muchos niños con pie zambo para corregir el problema. Hoy en día, se puede tratar a la mayoría de los niños con pie zambo sin cirugía. El tratamiento surte mejor efecto cuando se empieza temprano, incluso cuando el bebé tiene apenas 1 semana de edad. Con el tratamiento temprano, la mayoría de los niños con pie zambo pueden llegar a usar zapatos normales y tener vidas activas y normales.

El tratamiento del pie zambo puede incluir:

  • Estiramiento y enyesado (también llamado el método de Ponseti). Es el tratamiento más común para el pie zambo. Suele iniciarse las primeras 2 semanas de vida de su bebé. Para ello, el profesional de la salud de su bebé le estira el pie hacia la posición correcta y luego lo enyesa. El yeso va desde los dedos hasta la parte superior del muslo del bebé. Cada 4 a 7 días, el profesional le quita el yeso, mueve el pie del bebé más cerca de la posición correcta y le coloca un yeso nuevo. Antes de que se tenga que poner el último yeso al bebé, el profesional puede cortar el tendón del talón (tendón de Aquiles). Éste es el tendón que conecta el talón con los músculos de la pantorrilla del bebé. Esto permite que el tendón del talón crezca a una longitud normal para el momento en que se quite el último yeso. Este tipo de tratamiento suele arreglar el problema en 2 a 3 meses. Después de esto, se le pueden hacer ejercicios de estiramiento al bebé para ayudarle a mantener el pie en la posición correcta. También es posible que deba usar zapatos especiales o un aparato ortopédico durante la noche por unos años.
  • Estiramiento, vendado y uso de férula (también llamado el método francés). Con este tratamiento, el profesional de la salud de su bebé le estira el pie hacia la posición correcta y luego usa vendas y una férula para mantenerlo en su lugar. Este tratamiento suele comenzar al poco tiempo del nacimiento y se realiza todos los días durante 2 meses. Luego se hace con menos frecuencia hasta que el bebé cumpla los 6 meses. Después de esto, usted puede hacerle ejercicios de estiramiento y colocar férulas nocturnas para ayudar a mantener los pies del bebé en la posición correcta hasta que empiece a caminar.
  • Cirugía. Si el pie zambo de su bebé es grave o si los tratamientos de estiramiento no surtieron efecto, debe tratarse con cirugía. Es mejor hacer la cirugía antes de que el bebé comience a caminar. La operación puede ayudar a alargar el talón de Aquiles y a solucionar otros problemas del pie. Después de la operación, su bebé posiblemente tenga un yeso durante 6 a 8 semanas.

¿Qué causa el pie zambo?

Se desconoce la causa del pie zambo, y no hay forma de prevenirlo. Pero es posible que algunos factores aumenten las probabilidades de que ciertos bebés más que otros tengan este problema, como por ejemplo:

  • Su bebé es varón. Es el doble de probable que los varones tengan pie zambo que las niñas.
  • Su bebé tiene otro defecto congénito, como parálisis cerebral o espina bífida.
  • Hay antecedentes de pie zambo en su historial médico familiar. Éste es un registro de los problemas de salud y tratamientos que usted, su pareja y todos los parientes de ambas familias han tenido. Si usted, su pareja o uno de sus hijos tiene pie zambo, aumenta el riesgo de que su bebé lo tenga. Si usted ya tiene un bebé con pie zambo, las probabilidades de tener otro bebé con el mismo problema son aproximadamente 2 de cada 50 (alrededor del 4 por ciento). Puede consultar a un asesor en genética para que le ayude a entender las probabilidades de tener otro bebé con pie zambo. El asesor en genético es una persona capacitada en el tema de la genética, defectos congénitos y otros problemas médicos que se transmiten en las familias.
  • Usted tiene oligohidramnios durante el embarazo. Esto significa que no tiene suficiente líquido amniótico, el fluido que rodea a su bebé en la matriz.
  • Usted tiene una infección, consume drogas ilegales o fuma durante el embarazo. Evite el tabaco y las sustancias ilegales cuando esté encinta.

Actualizado en enero de 2013

El pie torcido o pie zambo (también llamado talipes equinovarus) es un defecto congénito del pie. Los defectos congénitos son problemas de salud que están presentes cuando el bebé nace. Los defectos de nacimiento o congénitos cambian la forma o función de una o más partes del cuerpo. Pueden ocasionar problemas en la salud en general, en cómo se desarrolla el cuerpo o cómo funciona. Si su bebé tiene pie zambo, significa que un pie o ambos están en punta con la planta girada hacia adentro. Esto sucede porque los tejidos que conectan los músculos con el hueso (llamados tendones) en la pierna y pie del bebé son más cortos de lo normal. Esto tira el pie en una posición anormal. Los bebés con pie zambo también pueden tener anormalidades en los huesos del pie, articulaciones del tobillo y músculos. El pie zambo es un defecto congénito común. Todos los años, en los Estados Unidos alrededor de 1 en cada 1,000 bebés nace con pie zambo.

¿Qué problemas causa el pie zambo?

Los casos de pie zambo pueden ser de leves a graves. No es doloroso ni le molestará a su bebé hasta que comience a pararse y a caminar. Si no se trata, el niño puede tener problemas para caminar correctamente. Por ejemplo, puede caminar sobre los costados del pie o incluso sobre la parte superior de los pies, en lugar de hacerlo con la planta. A veces la parte del pie sobre la que camina anormalmente puede infectarse, y la piel puede hacerse más gruesa y dura. El pie zambo que no se trata puede causar artritis. Éste es un problema de salud que causa dolor, molestia, endurecimiento e hinchazón de las articulaciones.

¿Cómo sabe si su bebé tiene pie zambo?

El profesional de su bebé puede identificar el pie zambo y otros problemas de pie durante el examen físico que se le hace al bebé después de nacer. Este profesional también puede usar otras pruebas, como una radiografía de pie. A veces puede ver que su bebé tiene pie zambo antes de nacer cuando se le hace un ultrasonido. Esta prueba usa ondas sonoras y una pantalla de computadora para formar una imagen de su bebé en el útero. Aunque no puede tratarse el pie zambo hasta que su bebé nazca, saber que tiene ese problema cuando está embarazada puede ayudarle a planear el tratamiento.

¿Cómo se trata el pie zambo?

Un médico con formación especial en problemas de huesos, llamado cirujano ortopédico, puede ayudarle a entender el mejor tratamiento para su bebé. Hasta hace poco, se operaba a muchos niños con pie zambo para corregir el problema. Hoy en día, se puede tratar a la mayoría de los niños con pie zambo sin cirugía. El tratamiento surte mejor efecto cuando se empieza temprano, incluso cuando el bebé tiene apenas 1 semana de edad. Con el tratamiento temprano, la mayoría de los niños con pie zambo pueden llegar a usar zapatos normales y tener vidas activas y normales.

El tratamiento del pie zambo puede incluir:

  • Estiramiento y enyesado (también llamado el método de Ponseti). Es el tratamiento más común para el pie zambo. Suele iniciarse las primeras 2 semanas de vida de su bebé. Para ello, el profesional de la salud de su bebé le estira el pie hacia la posición correcta y luego lo enyesa. El yeso va desde los dedos hasta la parte superior del muslo del bebé. Cada 4 a 7 días, el profesional le quita el yeso, mueve el pie del bebé más cerca de la posición correcta y le coloca un yeso nuevo. Antes de que se tenga que poner el último yeso al bebé, el profesional puede cortar el tendón del talón (tendón de Aquiles). Éste es el tendón que conecta el talón con los músculos de la pantorrilla del bebé. Esto permite que el tendón del talón crezca a una longitud normal para el momento en que se quite el último yeso. Este tipo de tratamiento suele arreglar el problema en 2 a 3 meses. Después de esto, se le pueden hacer ejercicios de estiramiento al bebé para ayudarle a mantener el pie en la posición correcta. También es posible que deba usar zapatos especiales o un aparato ortopédico durante la noche por unos años.
  • Estiramiento, vendado y uso de férula (también llamado el método francés). Con este tratamiento, el profesional de la salud de su bebé le estira el pie hacia la posición correcta y luego usa vendas y una férula para mantenerlo en su lugar. Este tratamiento suele comenzar al poco tiempo del nacimiento y se realiza todos los días durante 2 meses. Luego se hace con menos frecuencia hasta que el bebé cumpla los 6 meses. Después de esto, usted puede hacerle ejercicios de estiramiento y colocar férulas nocturnas para ayudar a mantener los pies del bebé en la posición correcta hasta que empiece a caminar.
  • Cirugía. Si el pie zambo de su bebé es grave o si los tratamientos de estiramiento no surtieron efecto, debe tratarse con cirugía. Es mejor hacer la cirugía antes de que el bebé comience a caminar. La operación puede ayudar a alargar el talón de Aquiles y a solucionar otros problemas del pie. Después de la operación, su bebé posiblemente tenga un yeso durante 6 a 8 semanas.

¿Qué causa el pie zambo?

Se desconoce la causa del pie zambo, y no hay forma de prevenirlo. Pero es posible que algunos factores aumenten las probabilidades de que ciertos bebés más que otros tengan este problema, como por ejemplo:

  • Su bebé es varón. Es el doble de probable que los varones tengan pie zambo que las niñas.
  • Su bebé tiene otro defecto congénito, como parálisis cerebral o espina bífida.
  • Hay antecedentes de pie zambo en su historial médico familiar. Éste es un registro de los problemas de salud y tratamientos que usted, su pareja y todos los parientes de ambas familias han tenido. Si usted, su pareja o uno de sus hijos tiene pie zambo, aumenta el riesgo de que su bebé lo tenga. Si usted ya tiene un bebé con pie zambo, las probabilidades de tener otro bebé con el mismo problema son aproximadamente 2 de cada 50 (alrededor del 4 por ciento). Puede consultar a un asesor en genética para que le ayude a entender las probabilidades de tener otro bebé con pie zambo. El asesor en genético es una persona capacitada en el tema de la genética, defectos congénitos y otros problemas médicos que se transmiten en las familias.
  • Usted tiene oligohidramnios durante el embarazo. Esto significa que no tiene suficiente líquido amniótico, el fluido que rodea a su bebé en la matriz.
  • Usted tiene una infección, consume drogas ilegales o fuma durante el embarazo. Evite el tabaco y las sustancias ilegales cuando esté encinta.

Actualizado en enero de 2013