agent007
¡Ha entrado! Vea su reciente actividad o visite su perfil y tablero
Información de la cuenta
Tablero
March for Babies Dashboard

  • agent007
  • Preferencias
  • Mensajes
  • Favoritos

Defectos de nacimiento

Parálisis cerebral

La parálisis cerebral es un grupo de trastornos que afecta las partes del cerebro que controlan los músculos. Eso puede causar problemas con el movimiento, la postura (pararse derecho) y el equilibrio.

Algunos pero no todos los niños con parálisis cerebral también pueden tener otros problemas, como discapacidades intelectuales y del desarrollo.

Esos son problemas con el funcionamiento del cerebro que pueden hacer que la persona tenga dificultades o retrasos en el desarrollo físico, aprendizaje, comunicación, cuidado personal o llevarse bien con otros.

Alrededor de 1 de cada 300 niños (menos del 1 por ciento) tiene parálisis cerebral. Se diagnostica a la mayoría de los niños para cuando tienen 2 años de edad.

La parálisis cerebral es la causa más común de problemas de movimiento en la niñez. Hay cuatro clases de parálisis cerebral que se basan en el tipo de problemas de movimiento que tiene el niño.

¿Qué es la parálisis cerebral espástica?

Espástica significa músculos rígidos o tensionados, o bien músculos que tienen espasmos (se contraen). Este es el tipo más común de parálisis cerebral. Alrededor de 4 de cada 5 niños (80 por ciento) con parálisis cerebral tienen parálisis cerebral espástica. Esos niños tienen músculos rígidos y pueden tener movimientos corporales anormales.

Las señales y los síntomas de la parálisis cerebral espástica incluyen:

  • Músculos rígidos que no se estiran
  • Problema para caminar, cruce de las rodillas, marcha con apariencia de tijera o caminar en puntas de pies
  • Articulaciones rígidas
  • Músculos débiles o falta de movimiento en un grupo de músculos

Existen tres tipos de parálisis cerebral espástica:

  1. Diplejía espástica. Los niños con este tipo de parálisis tienen rigidez muscular mayormente en las piernas. Pueden tener problemas para caminar porque los músculos contraídos de las caderas y las piernas hacen que las piernas roten hacia adentro y se crucen las rodillas (también llamado “movimiento de tijeras”). Estos niños pueden necesitar un caminador o dispositivos ortopédicos para las piernas para ayudarles a moverse de un lugar a otro.
  2. Hemiplejía espástica. Este tipo normalmente afecta a un lado del cuerpo. El brazo y la pierna del lado afectado pueden ser más cortos y delgados que los del otro lado del cuerpo. Estos niños suelen aprender a caminar más tarde que otros y posiblemente caminen en puntas de pies. Algunos tienen la espina dorsal encorvada (también llamado escoliosis), convulsiones o problemas del habla.
  3. Cuadriplejía espástica. Es el tipo más grave de parálisis cerebral espástica. Afecta la mayoría del cuerpo, incluidos los brazos y las piernas, el torso (la sección media del cuerpo) y la cara. Estos niños por lo general no pueden caminar y suelen tener discapacidades intelectuales, problemas para hablar y convulsiones.

¿Hay otros tipos de parálisis cerebral?

Sí. Otros tipos de parálisis cerebral incluyen:

  • Parálisis cerebral discinética (incluye la atetoide, la coreoatetoide y la distónica). Los niños con este tipo de parálisis cerebral tienen un tono muscular que puede ser demasiado contraído a demasiado flojo. Eso puede causar movimientos descontrolados que pueden ser lentos y retorcidos o rápidos y espasmódicos. Los niños con parálisis cerebral discinética pueden tener problemas para controlar los movimientos de las manos, brazos, pies y piernas. Eso les dificulta sentarse y caminar. Algunos de esos niños también tienen problemas para hablar. Los problemas en los músculos de la cara y de la lengua pueden causar el entrecejo fruncido o el babeo.
  • Parálisis cerebral atáxica. Este tipo de parálisis cerebral es rara. Esos niños tienen problemas con el equilibrio y la coordinación. Es posible que caminen con pasos inestables. También pueden tener temblores musculares cuando realizan movimientos rápidos o movimientos que requieren mucho control, como al escribir.
  • Parálisis cerebral mixta. Sucede cuando el niño muestra síntomas de más de un tipo de parálisis cerebral. El tipo más común es la parálisis cerebral espástica-discinética.

¿Cómo sabe si su bebé tiene parálisis cerebral?

La parálisis cerebral puede ser distinta para cada niño. Algunos niños la tienen en leve grado y pueden tener algunos movimientos corporales anormales sin necesitar ayuda especial o muy poca. Otros niños la tienen más grave y pueden necesitar muchos cuidados especiales el resto de su vida. La parálisis cerebral no empeora con el tiempo, pero los síntomas pueden cambiar.

Algunos pero no todos los bebés con parálisis cerebral suelen tener retrasos del desarrollo. Eso significa que su hijo no alcanza los hitos del desarrollo cuando se espera. Un hito del desarrollo es una habilidad o actividad que la mayoría de los niños puede hacer a cierta edad. Los hitos incluyen sentarse, caminar, hablar, tener habilidades sociales y tener habilidades de razonamiento. Avise al profesional de la salud de su hijo si nota alguna de estas señales en su bebé cuando tiene estas edades:

Menor de 6 meses

  • Cuando el niño está acostado boca arriba y usted lo levanta, la cabeza se le cae para atrás.
  • El niño se siente rígido o fláccido.
  • Parece estar empujando cuando usted lo tiene en brazos.
  • Tiene las piernas rígidas y las cruza en forma de tijeras cuando usted lo alza en brazos.

Mayor de 6 meses

  • No se voltea.
  • No puede poner las manos juntas.
  • Tiene problemas para llevarse las manos a la boca.
  • Estira una sola mano para alcanzar un objeto y mantiene la otra con el puño cerrado.

Mayor de 10 meses

  • Gatea empujando con una mano y una pierna mientras arrastra la otra mano y pierna.
  • Se arrastra sobre las nalgas o brinca sobre las rodillas, pero no gatea en cuatro patas.

Mayor de 1 año

  • No puede gatear.
  • No puede mantenerse de pie con apoyo.

Si cree que su bebé tiene retrasos del desarrollo u otras señales de parálisis cerebral, hable con el profesional de la salud. El diagnóstico de la parálisis cerebral suele suceder en tres pasos.

  1. Monitoreo del desarrollo. El profesional de su bebé chequea el crecimiento y desarrollo a lo largo del tiempo. Si su bebé muestra señales y síntomas de parálisis cerebral, el profesional recomienda exámenes diagnósticos del desarrollo.
  2. Exámenes diagnósticos del desarrollo. Estos exámenes determinan si hay retrasos del desarrollo, como los problemas de movimiento. La Academia Americana de Pediatría recomienda someter a todos los niños a los exámenes de diagnóstico del desarrollo durante las visitas de rutina para bebés a los 9, 18 y 24 o 30 meses de edad.
  3. Evaluaciones del desarrollo y médicas. Si los resultados de los exámenes de diagnóstico de su bebé no son normales, el profesional recomienda las evaluaciones del desarrollo y médicas. Estas pueden ser conducidas por el profesional de su bebé o por un neurólogo de niños. Este es un médico con capacitación especial en tratar trastornos del cerebro en bebés y niños.

El profesional de la salud de su bebé también puede recomendar estas pruebas para su bebé:

  • Análisis de sangre
  • Tomografía computada (también llamada CT scan). Esta prueba usa rayos X especiales para tomar una imagen del cerebro de su bebé.
  • Electroencefalograma (EEG). Esta prueba registra la actividad eléctrica del cerebro de su bebé. Puede ayudar a diagnosticar epilepsia, que a veces sucede en los niños con parálisis cerebral. La epilepsia es un trastorno de convulsiones que afecta el funcionamiento de las neuronas del cerebro.
  • Prueba de imágenes por resonancia magnética (MRI). Esta prueba usa ondas de radio e imanes para tomar una imagen del cerebro de su bebé.
  • Ultrasonido. Esta prueba usa ondas sonoras para tomar una imagen del cerebro de su bebé.

¿Cómo se trata la parálisis cerebral?

Usted puede trabajar con un equipo de profesionales de la salud para determinar las necesidades de su hijo e idear un plan de tratamiento. Los miembros del equipo pueden incluir los siguientes:

  • Pediatra. Es un médico con capacitación especial para atender a bebés y niños.
  • Neurólogo de niños. Este es un médico con capacitación especial en tratar trastornos del cerebro en bebés y niños.
  • Trabajador social. Esta persona tiene capacitación especial para ayudar a las personas a resolver problemas y mejorar su vida.
  • Psicólogo. Esta persona tiene capacitación especial para atender personas con problemas emocionales o de salud mental, como la depresión.
  • Cirujano ortopédico. Es un médico con capacitación especial para operar huesos y músculos.
  • Fisioterapeuta. Es una persona con capacitación especial para crear programas de ejercicios para su hijo.
  • Terapeuta ocupacional. Es una persona que puede enseñar a su hijo a hacer las actividades de la vida diaria, como comer, vestirse y escribir.
  • Patólogo del habla y del lenguaje. Este profesional puede ayudar a su hijo a hablar más claramente o a comunicarse de otras maneras.
  • Maestro de educación especial. Esta persona tiene capacitación especial para ayudar a su hijo con el aprendizaje.

El plan de tratamiento de su hijo puede incluir equipos especiales para ayudarlo a moverse y trasladarse. Esos pueden incluir un caminador, dispositivos ortopédicos para brazos o piernas, una silla de ruedas o escúter. Es posible que también necesite una computadora especial para ayudarlo a comunicarse.

Su hijo puede necesitar medicamentos para ayudar a relajar los espasmos musculares, incluyendo:

  • Diazepam (Valium®), baclofen (Lioresal®), dantroleno (Dantrium®) y tizanidina (Zanaflex®). Su hijo toma esos medicamentos por vía oral (por boca).
  • Baclofen, un medicamento que se le aplica a su hijo mediante una bomba que se coloca debajo de la piel. La bomba libera medicamento dentro del líquido que rodea la médula espinal.
  • Botox® (también llamada toxina botulínica). Se le aplica a su hijo con una aguja.

Si su hijo tiene espasmos graves y los medicamentos no surten efecto, el profesional de la salud de su bebé puede recomendar una cirugía llamada rizotomía dorsal selectiva. El cirujano corta algunos de los nervios en la base de la espina dorsal. Puede ayudar con los espasmos musculares y a que su hijo se siente, se pare, camine o se mueva más fácilmente.

¿Qué problemas de salud son comunes para la gente con parálisis cerebral?

La gente con parálisis cerebral puede tener estos problemas de salud:

  • Estreñimiento. Sucede cuando usted tiene gas doloroso o es difícil tener un movimiento de vientre.
  • Babeo
  • Sentir dolor, especialmente en los adultos. El dolor es más común en las caderas, rodillas, tobillos y espalda.
  • Problemas para orinar
  • Convulsiones
  • Vómitos
  • Problemas para respirar
  • Dificultad para tragar, succionar o comer
  • Problemas para hablar, ver u oír

¿Qué causa la parálisis cerebral?

La parálisis cerebral sucede cuando su bebé tiene daño en el cerebro o hay problemas en la forma en que se desarrolla el cerebro. La mayoría de los niños con parálisis cerebral tiene parálisis cerebral congénita. Eso significa que la tienen al nacer. En muchos de esos niños, no se sabe la causa exacta de la parálisis cerebral.

Los cambios en los genes que afectan el desarrollo del cerebro pueden desempeñar una función en causar la parálisis cerebral. Los genes son una parte de las células de su cuerpo que guarda instrucciones sobre la forma en que su cuerpo crece y funciona. Los genes se transmiten de padres a hijos. El cambio del gen (también llamado mutación) es un cambio a las instrucciones guardadas en el gen.

El daño cerebral que da lugar a la parálisis cerebral puede suceder antes de nacer, durante el parto o después del nacimiento mientras el cerebro todavía se está desarrollando. Su bebé puede correr mayor riesgo que otros bebés de tener parálisis cerebral antes de nacer si:

  • Usted está embarazada de múltiples (mellizos, trillizos o más). Cuantos más bebés tenga en su embarazo, mayor es el riesgo de parálisis cerebral.
  • Usted tiene ciertas infecciones durante el embarazo. Las infecciones que pueden dar lugar a la parálisis cerebral son la varicela, la rubéola (también llamada sarampión alemán), el citomegalovirus (CMV), la toxoplasmosis, la corioamnionitis (una infección del útero) y las infecciones de la placenta. La placenta crece en su útero (matriz) y suministra alimentos y oxígeno al bebé a través del cordón umbilical.
  • Usted tiene un trastorno de salud, como convulsiones o un problema de tiroides. La tiroides es una glándula en el cuello que produce hormonas, las cuales ayudan a que el cuerpo almacene y use la energía obtenida de los alimentos.
  • Su sangre y la de su bebé son incompatibles (no pueden estar juntas). Eso pone a su bebé en riesgo de tener intolerancia de Rh, que puede causar graves problemas e incluso la muerte para su bebé. Usted puede hacerse un análisis de sangre durante el embarazo para ver si su sangre y la de su bebé son incompatibles.
  • Usted entra en contacto con una sustancia peligrosa, como el mercurio. Durante el embarazo, no coma pescado con altos niveles de mercurio, como pez espada, caballa (macarela), tiburón y pez azulejo (blanquillo del Atlántico).
  • Su bebé no recibe suficiente oxígeno en la matriz. Eso puede suceder si la placenta no está actuando correctamente o si se desprende de la pared del útero antes del nacimiento.
  • Su bebé tiene sangrado en el cerebro. A veces el bebé tiene un accidente cerebrovascular cuando está en la matriz que causa sangrado en el cerebro. El accidente cerebrovascular sucede cuando un coágulo de sangre (una masa o aglutinación de sangre) bloquea un vaso sanguíneo que transporta sangre al cerebro o cuando estalla un vaso sanguíneo del cerebro. Los coágulos de sangre en la placenta, los vasos sanguíneos débiles y la alta presión arterial durante el embarazo pueden hacer que el bebé tenga un accidente cerebrovascular cuando está en la matriz.

Su bebé puede correr más riesgo que otros bebés de tener parálisis cerebral durante el parto si:

  • Tiene presentación de nalgas al comienzo del parto. Esto sucede cuando las nalgas o los pies del bebé están hacia abajo justo antes del nacimiento.
  • No recibe suficiente oxígeno durante el parto. Eso puede suceder si hay problemas con el cordón umbilical o usted tiene un problema de salud, como ruptura uterina. La ruptura uterina sucede cuando el útero se desgarra durante el parto. Esto sucede con muy poca frecuencia.
  • Nace prematuramente. Sucede cuando el bebé nace demasiado pronto, antes de las 37 semanas de embarazo.
  • Nace con bajo peso o nace pequeño para su edad gestacional (SGA). Bajo peso al nacer significa que el bebé pesa menos de 5 libras y 8 onzas cuando nace. SGA se refiere a un bebé que es más pequeño de lo normal en función de la cantidad de semanas que ha estado en la matriz.

Los bebés con ciertos trastornos de salud después del nacimiento corren más riesgo que otros de tener parálisis cerebral. Esas afecciones incluyen las siguientes:

  • Ictericia grave, en especial si no se trata temprano. La ictericia sucede cuando el blanco de los ojos y la piel del bebé están amarillos. El bebé tiene ictericia cuando el hígado no está desarrollado por completo o no está funcionando bien. Algunas enfermedades de la sangre, como la incompatibilidad Rh, pueden causar ictericia grave y daño cerebral en los bebés.
  • Lesiones en la cabeza. El bebé puede sufrir una lesión en la cabeza durante un accidente de auto o si se cae y se golpea la cabeza.
  • Infecciones del cerebro como encefalitis y meningitis. La encefalitis es la inflamación del cerebro y por lo general es causada por un virus. La meningitis es una infección que produce hinchazón en el cerebro y médula espinal.
  • Convulsiones

Revisado en julio de 2014

La parálisis cerebral es un grupo de trastornos que afecta las partes del cerebro que controlan los músculos. Eso puede causar problemas con el movimiento, la postura (pararse derecho) y el equilibrio.

Algunos pero no todos los niños con parálisis cerebral también pueden tener otros problemas, como discapacidades intelectuales y del desarrollo.

Esos son problemas con el funcionamiento del cerebro que pueden hacer que la persona tenga dificultades o retrasos en el desarrollo físico, aprendizaje, comunicación, cuidado personal o llevarse bien con otros.

Alrededor de 1 de cada 300 niños (menos del 1 por ciento) tiene parálisis cerebral. Se diagnostica a la mayoría de los niños para cuando tienen 2 años de edad.

La parálisis cerebral es la causa más común de problemas de movimiento en la niñez. Hay cuatro clases de parálisis cerebral que se basan en el tipo de problemas de movimiento que tiene el niño.

¿Qué es la parálisis cerebral espástica?

Espástica significa músculos rígidos o tensionados, o bien músculos que tienen espasmos (se contraen). Este es el tipo más común de parálisis cerebral. Alrededor de 4 de cada 5 niños (80 por ciento) con parálisis cerebral tienen parálisis cerebral espástica. Esos niños tienen músculos rígidos y pueden tener movimientos corporales anormales.

Las señales y los síntomas de la parálisis cerebral espástica incluyen:

  • Músculos rígidos que no se estiran
  • Problema para caminar, cruce de las rodillas, marcha con apariencia de tijera o caminar en puntas de pies
  • Articulaciones rígidas
  • Músculos débiles o falta de movimiento en un grupo de músculos

Existen tres tipos de parálisis cerebral espástica:

  1. Diplejía espástica. Los niños con este tipo de parálisis tienen rigidez muscular mayormente en las piernas. Pueden tener problemas para caminar porque los músculos contraídos de las caderas y las piernas hacen que las piernas roten hacia adentro y se crucen las rodillas (también llamado “movimiento de tijeras”). Estos niños pueden necesitar un caminador o dispositivos ortopédicos para las piernas para ayudarles a moverse de un lugar a otro.
  2. Hemiplejía espástica. Este tipo normalmente afecta a un lado del cuerpo. El brazo y la pierna del lado afectado pueden ser más cortos y delgados que los del otro lado del cuerpo. Estos niños suelen aprender a caminar más tarde que otros y posiblemente caminen en puntas de pies. Algunos tienen la espina dorsal encorvada (también llamado escoliosis), convulsiones o problemas del habla.
  3. Cuadriplejía espástica. Es el tipo más grave de parálisis cerebral espástica. Afecta la mayoría del cuerpo, incluidos los brazos y las piernas, el torso (la sección media del cuerpo) y la cara. Estos niños por lo general no pueden caminar y suelen tener discapacidades intelectuales, problemas para hablar y convulsiones.

¿Hay otros tipos de parálisis cerebral?

Sí. Otros tipos de parálisis cerebral incluyen:

  • Parálisis cerebral discinética (incluye la atetoide, la coreoatetoide y la distónica). Los niños con este tipo de parálisis cerebral tienen un tono muscular que puede ser demasiado contraído a demasiado flojo. Eso puede causar movimientos descontrolados que pueden ser lentos y retorcidos o rápidos y espasmódicos. Los niños con parálisis cerebral discinética pueden tener problemas para controlar los movimientos de las manos, brazos, pies y piernas. Eso les dificulta sentarse y caminar. Algunos de esos niños también tienen problemas para hablar. Los problemas en los músculos de la cara y de la lengua pueden causar el entrecejo fruncido o el babeo.
  • Parálisis cerebral atáxica. Este tipo de parálisis cerebral es rara. Esos niños tienen problemas con el equilibrio y la coordinación. Es posible que caminen con pasos inestables. También pueden tener temblores musculares cuando realizan movimientos rápidos o movimientos que requieren mucho control, como al escribir.
  • Parálisis cerebral mixta. Sucede cuando el niño muestra síntomas de más de un tipo de parálisis cerebral. El tipo más común es la parálisis cerebral espástica-discinética.

¿Cómo sabe si su bebé tiene parálisis cerebral?

La parálisis cerebral puede ser distinta para cada niño. Algunos niños la tienen en leve grado y pueden tener algunos movimientos corporales anormales sin necesitar ayuda especial o muy poca. Otros niños la tienen más grave y pueden necesitar muchos cuidados especiales el resto de su vida. La parálisis cerebral no empeora con el tiempo, pero los síntomas pueden cambiar.

Algunos pero no todos los bebés con parálisis cerebral suelen tener retrasos del desarrollo. Eso significa que su hijo no alcanza los hitos del desarrollo cuando se espera. Un hito del desarrollo es una habilidad o actividad que la mayoría de los niños puede hacer a cierta edad. Los hitos incluyen sentarse, caminar, hablar, tener habilidades sociales y tener habilidades de razonamiento. Avise al profesional de la salud de su hijo si nota alguna de estas señales en su bebé cuando tiene estas edades:

Menor de 6 meses

  • Cuando el niño está acostado boca arriba y usted lo levanta, la cabeza se le cae para atrás.
  • El niño se siente rígido o fláccido.
  • Parece estar empujando cuando usted lo tiene en brazos.
  • Tiene las piernas rígidas y las cruza en forma de tijeras cuando usted lo alza en brazos.

Mayor de 6 meses

  • No se voltea.
  • No puede poner las manos juntas.
  • Tiene problemas para llevarse las manos a la boca.
  • Estira una sola mano para alcanzar un objeto y mantiene la otra con el puño cerrado.

Mayor de 10 meses

  • Gatea empujando con una mano y una pierna mientras arrastra la otra mano y pierna.
  • Se arrastra sobre las nalgas o brinca sobre las rodillas, pero no gatea en cuatro patas.

Mayor de 1 año

  • No puede gatear.
  • No puede mantenerse de pie con apoyo.

Si cree que su bebé tiene retrasos del desarrollo u otras señales de parálisis cerebral, hable con el profesional de la salud. El diagnóstico de la parálisis cerebral suele suceder en tres pasos.

  1. Monitoreo del desarrollo. El profesional de su bebé chequea el crecimiento y desarrollo a lo largo del tiempo. Si su bebé muestra señales y síntomas de parálisis cerebral, el profesional recomienda exámenes diagnósticos del desarrollo.
  2. Exámenes diagnósticos del desarrollo. Estos exámenes determinan si hay retrasos del desarrollo, como los problemas de movimiento. La Academia Americana de Pediatría recomienda someter a todos los niños a los exámenes de diagnóstico del desarrollo durante las visitas de rutina para bebés a los 9, 18 y 24 o 30 meses de edad.
  3. Evaluaciones del desarrollo y médicas. Si los resultados de los exámenes de diagnóstico de su bebé no son normales, el profesional recomienda las evaluaciones del desarrollo y médicas. Estas pueden ser conducidas por el profesional de su bebé o por un neurólogo de niños. Este es un médico con capacitación especial en tratar trastornos del cerebro en bebés y niños.

El profesional de la salud de su bebé también puede recomendar estas pruebas para su bebé:

  • Análisis de sangre
  • Tomografía computada (también llamada CT scan). Esta prueba usa rayos X especiales para tomar una imagen del cerebro de su bebé.
  • Electroencefalograma (EEG). Esta prueba registra la actividad eléctrica del cerebro de su bebé. Puede ayudar a diagnosticar epilepsia, que a veces sucede en los niños con parálisis cerebral. La epilepsia es un trastorno de convulsiones que afecta el funcionamiento de las neuronas del cerebro.
  • Prueba de imágenes por resonancia magnética (MRI). Esta prueba usa ondas de radio e imanes para tomar una imagen del cerebro de su bebé.
  • Ultrasonido. Esta prueba usa ondas sonoras para tomar una imagen del cerebro de su bebé.

¿Cómo se trata la parálisis cerebral?

Usted puede trabajar con un equipo de profesionales de la salud para determinar las necesidades de su hijo e idear un plan de tratamiento. Los miembros del equipo pueden incluir los siguientes:

  • Pediatra. Es un médico con capacitación especial para atender a bebés y niños.
  • Neurólogo de niños. Este es un médico con capacitación especial en tratar trastornos del cerebro en bebés y niños.
  • Trabajador social. Esta persona tiene capacitación especial para ayudar a las personas a resolver problemas y mejorar su vida.
  • Psicólogo. Esta persona tiene capacitación especial para atender personas con problemas emocionales o de salud mental, como la depresión.
  • Cirujano ortopédico. Es un médico con capacitación especial para operar huesos y músculos.
  • Fisioterapeuta. Es una persona con capacitación especial para crear programas de ejercicios para su hijo.
  • Terapeuta ocupacional. Es una persona que puede enseñar a su hijo a hacer las actividades de la vida diaria, como comer, vestirse y escribir.
  • Patólogo del habla y del lenguaje. Este profesional puede ayudar a su hijo a hablar más claramente o a comunicarse de otras maneras.
  • Maestro de educación especial. Esta persona tiene capacitación especial para ayudar a su hijo con el aprendizaje.

El plan de tratamiento de su hijo puede incluir equipos especiales para ayudarlo a moverse y trasladarse. Esos pueden incluir un caminador, dispositivos ortopédicos para brazos o piernas, una silla de ruedas o escúter. Es posible que también necesite una computadora especial para ayudarlo a comunicarse.

Su hijo puede necesitar medicamentos para ayudar a relajar los espasmos musculares, incluyendo:

  • Diazepam (Valium®), baclofen (Lioresal®), dantroleno (Dantrium®) y tizanidina (Zanaflex®). Su hijo toma esos medicamentos por vía oral (por boca).
  • Baclofen, un medicamento que se le aplica a su hijo mediante una bomba que se coloca debajo de la piel. La bomba libera medicamento dentro del líquido que rodea la médula espinal.
  • Botox® (también llamada toxina botulínica). Se le aplica a su hijo con una aguja.

Si su hijo tiene espasmos graves y los medicamentos no surten efecto, el profesional de la salud de su bebé puede recomendar una cirugía llamada rizotomía dorsal selectiva. El cirujano corta algunos de los nervios en la base de la espina dorsal. Puede ayudar con los espasmos musculares y a que su hijo se siente, se pare, camine o se mueva más fácilmente.

¿Qué problemas de salud son comunes para la gente con parálisis cerebral?

La gente con parálisis cerebral puede tener estos problemas de salud:

  • Estreñimiento. Sucede cuando usted tiene gas doloroso o es difícil tener un movimiento de vientre.
  • Babeo
  • Sentir dolor, especialmente en los adultos. El dolor es más común en las caderas, rodillas, tobillos y espalda.
  • Problemas para orinar
  • Convulsiones
  • Vómitos
  • Problemas para respirar
  • Dificultad para tragar, succionar o comer
  • Problemas para hablar, ver u oír

¿Qué causa la parálisis cerebral?

La parálisis cerebral sucede cuando su bebé tiene daño en el cerebro o hay problemas en la forma en que se desarrolla el cerebro. La mayoría de los niños con parálisis cerebral tiene parálisis cerebral congénita. Eso significa que la tienen al nacer. En muchos de esos niños, no se sabe la causa exacta de la parálisis cerebral.

Los cambios en los genes que afectan el desarrollo del cerebro pueden desempeñar una función en causar la parálisis cerebral. Los genes son una parte de las células de su cuerpo que guarda instrucciones sobre la forma en que su cuerpo crece y funciona. Los genes se transmiten de padres a hijos. El cambio del gen (también llamado mutación) es un cambio a las instrucciones guardadas en el gen.

El daño cerebral que da lugar a la parálisis cerebral puede suceder antes de nacer, durante el parto o después del nacimiento mientras el cerebro todavía se está desarrollando. Su bebé puede correr mayor riesgo que otros bebés de tener parálisis cerebral antes de nacer si:

  • Usted está embarazada de múltiples (mellizos, trillizos o más). Cuantos más bebés tenga en su embarazo, mayor es el riesgo de parálisis cerebral.
  • Usted tiene ciertas infecciones durante el embarazo. Las infecciones que pueden dar lugar a la parálisis cerebral son la varicela, la rubéola (también llamada sarampión alemán), el citomegalovirus (CMV), la toxoplasmosis, la corioamnionitis (una infección del útero) y las infecciones de la placenta. La placenta crece en su útero (matriz) y suministra alimentos y oxígeno al bebé a través del cordón umbilical.
  • Usted tiene un trastorno de salud, como convulsiones o un problema de tiroides. La tiroides es una glándula en el cuello que produce hormonas, las cuales ayudan a que el cuerpo almacene y use la energía obtenida de los alimentos.
  • Su sangre y la de su bebé son incompatibles (no pueden estar juntas). Eso pone a su bebé en riesgo de tener intolerancia de Rh, que puede causar graves problemas e incluso la muerte para su bebé. Usted puede hacerse un análisis de sangre durante el embarazo para ver si su sangre y la de su bebé son incompatibles.
  • Usted entra en contacto con una sustancia peligrosa, como el mercurio. Durante el embarazo, no coma pescado con altos niveles de mercurio, como pez espada, caballa (macarela), tiburón y pez azulejo (blanquillo del Atlántico).
  • Su bebé no recibe suficiente oxígeno en la matriz. Eso puede suceder si la placenta no está actuando correctamente o si se desprende de la pared del útero antes del nacimiento.
  • Su bebé tiene sangrado en el cerebro. A veces el bebé tiene un accidente cerebrovascular cuando está en la matriz que causa sangrado en el cerebro. El accidente cerebrovascular sucede cuando un coágulo de sangre (una masa o aglutinación de sangre) bloquea un vaso sanguíneo que transporta sangre al cerebro o cuando estalla un vaso sanguíneo del cerebro. Los coágulos de sangre en la placenta, los vasos sanguíneos débiles y la alta presión arterial durante el embarazo pueden hacer que el bebé tenga un accidente cerebrovascular cuando está en la matriz.

Su bebé puede correr más riesgo que otros bebés de tener parálisis cerebral durante el parto si:

  • Tiene presentación de nalgas al comienzo del parto. Esto sucede cuando las nalgas o los pies del bebé están hacia abajo justo antes del nacimiento.
  • No recibe suficiente oxígeno durante el parto. Eso puede suceder si hay problemas con el cordón umbilical o usted tiene un problema de salud, como ruptura uterina. La ruptura uterina sucede cuando el útero se desgarra durante el parto. Esto sucede con muy poca frecuencia.
  • Nace prematuramente. Sucede cuando el bebé nace demasiado pronto, antes de las 37 semanas de embarazo.
  • Nace con bajo peso o nace pequeño para su edad gestacional (SGA). Bajo peso al nacer significa que el bebé pesa menos de 5 libras y 8 onzas cuando nace. SGA se refiere a un bebé que es más pequeño de lo normal en función de la cantidad de semanas que ha estado en la matriz.

Los bebés con ciertos trastornos de salud después del nacimiento corren más riesgo que otros de tener parálisis cerebral. Esas afecciones incluyen las siguientes:

  • Ictericia grave, en especial si no se trata temprano. La ictericia sucede cuando el blanco de los ojos y la piel del bebé están amarillos. El bebé tiene ictericia cuando el hígado no está desarrollado por completo o no está funcionando bien. Algunas enfermedades de la sangre, como la incompatibilidad Rh, pueden causar ictericia grave y daño cerebral en los bebés.
  • Lesiones en la cabeza. El bebé puede sufrir una lesión en la cabeza durante un accidente de auto o si se cae y se golpea la cabeza.
  • Infecciones del cerebro como encefalitis y meningitis. La encefalitis es la inflamación del cerebro y por lo general es causada por un virus. La meningitis es una infección que produce hinchazón en el cerebro y médula espinal.
  • Convulsiones

Revisado en julio de 2014