agent007
¡Ha entrado! Vea su reciente actividad o visite su perfil y tablero
Información de la cuenta
Tablero
March for Babies Dashboard

  • agent007
  • Preferencias
  • Mensajes
  • Favoritos

Complicaciones del embarazo

Las trombofilias durante el embarazo

Las trombofilias son problemas de salud que aumentan sus probabilidades de tener coágulos sanguíneos anormales. Un coágulo de sangre (también llamado “trombosis”) es una aglutinación de sangre que se forma cuando la sangre cambia de estado líquido a sólido. El cuerpo normalmente produce coágulos de sangre para detener el sangrado después de sufrir una raspadura o corte. Si tiene una trombofilia, su cuerpo puede producir coágulos extra en sus vasos sanguíneos. Esto puede causar problemas de salud durante el embarazo. Alrededor de 1 de cada 5 personas (20 por ciento) en los Estados Unidos tiene una trombofilia.

La mayoría de las mujeres con trombofilias tienen embarazos sanos. Pero las trombofilias pueden causar problemas para algunas embarazadas. En casos graves, pueden causar la muerte de la mamá y el bebé. Por ese motivo es importante aprender sobre las trombofilias. Si corre riesgo de tener una trombofilia, las pruebas y el tratamiento pueden ayudarle a salvarse y a salvar a su bebé.

Si está embarazada o intentando quedar embarazada y sabe que tiene una trombofilia, avise a su profesional de la salud en el chequeo preconcepcional (antes del embarazo) o en su primer chequeo prenatal. También informe a su profesional de la salud si alguien de su familia (padre, madre, hermano o hermana) tiene una trombofilia u otros problemas de coagulación. Esto significa que las trombofilias pueden transmitirse por su historial familiar (son hereditarias). Si tiene antecedentes familiares de esos trastornos, hable con su profesional de la salud para ver si necesita un análisis de sangre para detectar una trombofilia.

¿Qué problemas pueden causar las trombofilias en el embarazo?

Si tiene un cierto tipo de trombofilia llamada síndrome antifosfolípido (APS), puede correr más riesgo de tener complicaciones del embarazo, incluidas:

  • Restricción del crecimiento intrauterino (IUGR, por sus siglas en inglés). Esto sucede cuando su bebé no crece bien en la matriz.
  • Insuficiencia placentaria. La placenta crece en su útero (matriz) y suministra alimentos y oxígeno al bebé a través del cordón umbilical. Insuficiencia placentaria significa que la placenta no funciona tan bien como debiera y su bebé recibe menos alimento y oxígeno.
  • Preeclampsia. Esta afección sucede después de la semana 20 de embarazo o inmediatamente después del embarazo. Sucede cuando la embarazada tiene proteína en la orina y presión arterial alta al mismo tiempo.
  • Nacimiento prematuro. Esto sucede cuando su bebé nace antes de las 37 semanas de embarazo.
  • Aborto espontáneo. El aborto espontáneo sucede cuando el bebé muere en el útero antes de las 20 semanas de embarazo.
  • Nacimiento sin vida. Sucede cuando el bebé muere en el útero antes de nacer, pero después de las 20 semanas de embarazo.

El síndrome antifosfolípido es una trombofilia adquirida. Eso significa que no es hereditario, sino que se presenta por sí solo. Los investigadores están tratando de descubrir si las trombofilias hereditarias pueden dar lugar a los mismos tipos de complicaciones del embarazo.

¿Quién corre riesgo de tener una trombofilia?

Algunas complicaciones del embarazo pueden generar más riesgo de que la mujer tenga una trombofilia. Por ejemplo, usted puede correr riesgo de trombofilia si ha tenido:

  • Tres o más abortos espontáneos antes de las 10 semanas de embarazo y se desconoce la causa; o si ha tenido un aborto espontáneo después de las 10 semanas de embarazo y se desconoce la causa
  • Muerte del feto (nacimiento sin vida)
  • Uno o más bebés nacidos antes de las 34 semanas de embarazo debido a la eclampsia (convulsiones durante el embarazo), preeclampsia grave o un problema con la placenta
  • Una trombosis o se le presenta una trombosis durante el embarazo

Si ha tenido cualquiera de esas complicaciones, hable con su profesional de la salud para ver si debe hacerle pruebas para detectar una trombofilia. El tratamiento antes y durante el embarazo puede ayudarle a tener un embarazo sano y un bebé sano.

¿Cómo sabe si tiene una trombofilia?

Hay distintos tipos de análisis de sangre para las diversas trombofilias. Si ha tenido problemas de coagulación de la sangre o si tiene una historia familiar de trombofilias, hable con su profesional de la salud para ver si necesita que le haga pruebas para detectar la trombofilia hereditaria.

La mayoría de las personas con una trombofilia no tienen señales ni síntomas. La primera señal puede ser que se le presente un problema de salud relacionado con un coágulo de sangre, incluidos:

Trombosis. Esto sucede cuando se forma un coágulo de sangre en un vaso sanguíneo y bloquea el flujo de sangre. Se produce con más frecuencia en las venas profundas de las piernas, pero puede suceder en otras partes del cuerpo:

  • Trombosis venosa cerebral (CVT, por sus siglas en inglés). Este tipo de trombosis sucede cuando se forma un coágulo de sangre en una vena del cerebro. Las señales y los síntomas incluyen dolor de cabeza que no desaparece, problemas de la vista y convulsiones.
  • Trombosis venosa profunda (DVT, por sus siglas en inglés). Este tipo de trombosis sucede cuando se forma un coágulo de sangre en una vena profunda del cuerpo, por lo general en la región inferior de la pierna o en el muslo. Las señales y los síntomas incluyen calor y sensibilidad sobre la vena y dolor, hinchazón o enrojecimiento de la piel en el área del coágulo.

Embolia pulmonar (PE, por sus siglas en inglés). La embolia es un coágulo de sangre que se desplaza desde el lugar donde se forma hasta otra parte del cuerpo. Cuando el coágulo se traslada a un pulmón, es una embolia pulmonar. La embolia pulmonar puede causar niveles de oxígeno bajos en la sangre y dañar los órganos del cuerpo. Se considera una emergencia y una causa principal de muerte durante el embarazo. Las señales y los síntomas de la embolia pulmonar pueden incluir problemas para respirar, ritmo cardíaco rápido o irregular, dolor de pecho, desmayo, sentir ansiedad o toser sangre.

Tromboembolismo venoso (VTE, por sus siglas en inglés). Sucede cuando un coágulo de sangre se desprende y se desplaza por la corriente sanguínea hasta órganos importantes como el cerebro, los pulmones o el corazón. Este trastorno incluye la trombosis venosa profunda y la embolia pulmonar. Los tromboembolismos venosos que bloquean los vasos sanguíneos del cerebro o del corazón pueden causar un accidente cerebrovascular o un ataque cardíaco.

Su profesional puede usar el ultrasonido o pruebas como la imagen por resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés) para averiguar si tiene esos trastornos. El ultrasonido usa ondas sonoras y una pantalla de computadora para formar una imagen del bebé en el útero. El MRI usa imanes y computadoras para tomar una imagen clara del interior del cuerpo. Esas pruebas son indoloras y seguras para usted y su bebé.

¿Cómo se tratan las trombofilias?

El tratamiento depende de:

  • El tipo de trombofilia que tenga
  • Si ha tenido un coágulo de sangre en el pasado
  • Su historial familiar

Su profesional de la salud puede recomendarle consultar a un hematólogo si no tiene un especialista como éste. Este es un médico que trata los problemas de la sangre.

Algunas mujeres pueden necesitar tratamiento con medicamentos llamados anticoagulantes. Los anticoagulantes impiden que los coágulos se agranden y evitan que se formen coágulos nuevos. Es posible que necesite este tratamiento si ha tenido un tromboembolismo venoso antes o si tiene una trombofilia de alto riesgo. Es posible que se le dé un anticoagulante llamado heparina (de bajo peso molecular o no fraccionada). Si padece el síndrome antifosfolípido (APS) y ha tenido abortos espontáneos, su profesional puede darle aspirina de dosis baja y heparina para prevenir otro aborto espontáneo.

Durante el embarazo, es posible que deba hacerse chequeos de cuidado prenatal con más frecuencia que otras mujeres que no padecen una trombofilia. En esas visitas, su profesional le controla la presión arterial y puede utilizar otras pruebas, como los análisis de sangre, para monitorear su trastorno de salud.

Su profesional también puede usar esas pruebas para controlar la salud de su bebé en la matriz:

  • Ultrasonido. Su profesional puede usar el ultrasonido para chequear el crecimiento y el desarrollo de su bebé. Es posible que use un tipo especial de ultrasonido llamado Doppler para chequear el flujo de sangre en la arteria umbilical, que es un vaso sanguíneo del cordón umbilical. El cordón umbilical conecta el bebé a la placenta. Transporta alimentos y oxígeno de la placenta al bebé.
  • Monitoreo de la frecuencia cardíaca fetal (también llamada cardiotocografía en reposo o prueba de ausencia de estrés, NST) Esta prueba chequea la frecuencia cardíaca de su bebé en la matriz y cómo cambia esa frecuencia cuando el bebé se mueve. Su profesional de la salud usa esa prueba para asegurarse de que su bebé está recibiendo suficiente oxígeno.

Después del parto, su profesional puede seguir tratándola con heparina. O quizás la trate con un anticoagulante llamado warfarina. No es peligroso tomar la warfarina después del embarazo incluso si está amamantando. La warfarina no es segura de tomar durante el embarazo porque puede causar defectos de nacimiento.

Después del embarazo, puede usar un control de la natalidad para ayudarla a prevenir otro embarazo. Pero algunos tipos de control de la natalidad, como la pastilla anticonceptiva, pueden aumentar su riesgo de tener coágulos y quizás no sean seguros para usted. Si tiene una trombofilia o problemas de coagulación de la sangre, o si tiene historial familiar de esos trastornos, hable con su profesional de la salud sobre otras opciones de control de la natalidad.

¿Qué causa las trombofilias?

Usted tiene una trombofilia si su cuerpo produce demasiado de ciertas proteínas o muy poco de otras proteínas que ayudan a formar coágulos.

La trombofilia adquirida no es hereditaria, sino que se presenta por sí sola. La trombofilia adquirida más común es el síndrome antifosfolípido (APS, por sus siglas en inglés). El APS es un trastorno autoinmunitario similar al lupus. Cuando usted tiene un trastorno autoinmunitario, los anticuerpos (células del cuerpo que combaten infecciones) atacan el tejido sano por error. Si tiene el APS, su cuerpo produce anticuerpos que atacan ciertas grasas que revisten los vasos sanguíneos. A veces, eso puede causar coágulos de sangre. El APS afecta hasta 5 de cada 100 (5 por ciento) embarazadas.

Cuando la trombofilia es hereditaria, se transmite de padres a hijos mediante cambios (también llamadas “mutaciones”) en los genes. El gen es una parte de las células de su cuerpo que guarda instrucciones sobre la forma en que su cuerpo crece y funciona. Los cambios en ciertos genes la hacen más propensa a tener una trombofilia. Los cambios incluyen lo siguiente:

  • Trombofilia del factor V Leiden
  • Trombofilia de protrombina
  • Deficiencia de proteína C
  • Deficiencia de proteína S
  • Deficiencia de antitrombina

Actualizado en enero de 2014

Ver también
Los coágulos de sangre y el embarazo, Muerte materna

Más información
Shane Foundation 

Las trombofilias son problemas de salud que aumentan sus probabilidades de tener coágulos sanguíneos anormales. Un coágulo de sangre (también llamado “trombosis”) es una aglutinación de sangre que se forma cuando la sangre cambia de estado líquido a sólido. El cuerpo normalmente produce coágulos de sangre para detener el sangrado después de sufrir una raspadura o corte. Si tiene una trombofilia, su cuerpo puede producir coágulos extra en sus vasos sanguíneos. Esto puede causar problemas de salud durante el embarazo. Alrededor de 1 de cada 5 personas (20 por ciento) en los Estados Unidos tiene una trombofilia.

La mayoría de las mujeres con trombofilias tienen embarazos sanos. Pero las trombofilias pueden causar problemas para algunas embarazadas. En casos graves, pueden causar la muerte de la mamá y el bebé. Por ese motivo es importante aprender sobre las trombofilias. Si corre riesgo de tener una trombofilia, las pruebas y el tratamiento pueden ayudarle a salvarse y a salvar a su bebé.

Si está embarazada o intentando quedar embarazada y sabe que tiene una trombofilia, avise a su profesional de la salud en el chequeo preconcepcional (antes del embarazo) o en su primer chequeo prenatal. También informe a su profesional de la salud si alguien de su familia (padre, madre, hermano o hermana) tiene una trombofilia u otros problemas de coagulación. Esto significa que las trombofilias pueden transmitirse por su historial familiar (son hereditarias). Si tiene antecedentes familiares de esos trastornos, hable con su profesional de la salud para ver si necesita un análisis de sangre para detectar una trombofilia.

¿Qué problemas pueden causar las trombofilias en el embarazo?

Si tiene un cierto tipo de trombofilia llamada síndrome antifosfolípido (APS), puede correr más riesgo de tener complicaciones del embarazo, incluidas:

  • Restricción del crecimiento intrauterino (IUGR, por sus siglas en inglés). Esto sucede cuando su bebé no crece bien en la matriz.
  • Insuficiencia placentaria. La placenta crece en su útero (matriz) y suministra alimentos y oxígeno al bebé a través del cordón umbilical. Insuficiencia placentaria significa que la placenta no funciona tan bien como debiera y su bebé recibe menos alimento y oxígeno.
  • Preeclampsia. Esta afección sucede después de la semana 20 de embarazo o inmediatamente después del embarazo. Sucede cuando la embarazada tiene proteína en la orina y presión arterial alta al mismo tiempo.
  • Nacimiento prematuro. Esto sucede cuando su bebé nace antes de las 37 semanas de embarazo.
  • Aborto espontáneo. El aborto espontáneo sucede cuando el bebé muere en el útero antes de las 20 semanas de embarazo.
  • Nacimiento sin vida. Sucede cuando el bebé muere en el útero antes de nacer, pero después de las 20 semanas de embarazo.

El síndrome antifosfolípido es una trombofilia adquirida. Eso significa que no es hereditario, sino que se presenta por sí solo. Los investigadores están tratando de descubrir si las trombofilias hereditarias pueden dar lugar a los mismos tipos de complicaciones del embarazo.

¿Quién corre riesgo de tener una trombofilia?

Algunas complicaciones del embarazo pueden generar más riesgo de que la mujer tenga una trombofilia. Por ejemplo, usted puede correr riesgo de trombofilia si ha tenido:

  • Tres o más abortos espontáneos antes de las 10 semanas de embarazo y se desconoce la causa; o si ha tenido un aborto espontáneo después de las 10 semanas de embarazo y se desconoce la causa
  • Muerte del feto (nacimiento sin vida)
  • Uno o más bebés nacidos antes de las 34 semanas de embarazo debido a la eclampsia (convulsiones durante el embarazo), preeclampsia grave o un problema con la placenta
  • Una trombosis o se le presenta una trombosis durante el embarazo

Si ha tenido cualquiera de esas complicaciones, hable con su profesional de la salud para ver si debe hacerle pruebas para detectar una trombofilia. El tratamiento antes y durante el embarazo puede ayudarle a tener un embarazo sano y un bebé sano.

¿Cómo sabe si tiene una trombofilia?

Hay distintos tipos de análisis de sangre para las diversas trombofilias. Si ha tenido problemas de coagulación de la sangre o si tiene una historia familiar de trombofilias, hable con su profesional de la salud para ver si necesita que le haga pruebas para detectar la trombofilia hereditaria.

La mayoría de las personas con una trombofilia no tienen señales ni síntomas. La primera señal puede ser que se le presente un problema de salud relacionado con un coágulo de sangre, incluidos:

Trombosis. Esto sucede cuando se forma un coágulo de sangre en un vaso sanguíneo y bloquea el flujo de sangre. Se produce con más frecuencia en las venas profundas de las piernas, pero puede suceder en otras partes del cuerpo:

  • Trombosis venosa cerebral (CVT, por sus siglas en inglés). Este tipo de trombosis sucede cuando se forma un coágulo de sangre en una vena del cerebro. Las señales y los síntomas incluyen dolor de cabeza que no desaparece, problemas de la vista y convulsiones.
  • Trombosis venosa profunda (DVT, por sus siglas en inglés). Este tipo de trombosis sucede cuando se forma un coágulo de sangre en una vena profunda del cuerpo, por lo general en la región inferior de la pierna o en el muslo. Las señales y los síntomas incluyen calor y sensibilidad sobre la vena y dolor, hinchazón o enrojecimiento de la piel en el área del coágulo.

Embolia pulmonar (PE, por sus siglas en inglés). La embolia es un coágulo de sangre que se desplaza desde el lugar donde se forma hasta otra parte del cuerpo. Cuando el coágulo se traslada a un pulmón, es una embolia pulmonar. La embolia pulmonar puede causar niveles de oxígeno bajos en la sangre y dañar los órganos del cuerpo. Se considera una emergencia y una causa principal de muerte durante el embarazo. Las señales y los síntomas de la embolia pulmonar pueden incluir problemas para respirar, ritmo cardíaco rápido o irregular, dolor de pecho, desmayo, sentir ansiedad o toser sangre.

Tromboembolismo venoso (VTE, por sus siglas en inglés). Sucede cuando un coágulo de sangre se desprende y se desplaza por la corriente sanguínea hasta órganos importantes como el cerebro, los pulmones o el corazón. Este trastorno incluye la trombosis venosa profunda y la embolia pulmonar. Los tromboembolismos venosos que bloquean los vasos sanguíneos del cerebro o del corazón pueden causar un accidente cerebrovascular o un ataque cardíaco.

Su profesional puede usar el ultrasonido o pruebas como la imagen por resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés) para averiguar si tiene esos trastornos. El ultrasonido usa ondas sonoras y una pantalla de computadora para formar una imagen del bebé en el útero. El MRI usa imanes y computadoras para tomar una imagen clara del interior del cuerpo. Esas pruebas son indoloras y seguras para usted y su bebé.

¿Cómo se tratan las trombofilias?

El tratamiento depende de:

  • El tipo de trombofilia que tenga
  • Si ha tenido un coágulo de sangre en el pasado
  • Su historial familiar

Su profesional de la salud puede recomendarle consultar a un hematólogo si no tiene un especialista como éste. Este es un médico que trata los problemas de la sangre.

Algunas mujeres pueden necesitar tratamiento con medicamentos llamados anticoagulantes. Los anticoagulantes impiden que los coágulos se agranden y evitan que se formen coágulos nuevos. Es posible que necesite este tratamiento si ha tenido un tromboembolismo venoso antes o si tiene una trombofilia de alto riesgo. Es posible que se le dé un anticoagulante llamado heparina (de bajo peso molecular o no fraccionada). Si padece el síndrome antifosfolípido (APS) y ha tenido abortos espontáneos, su profesional puede darle aspirina de dosis baja y heparina para prevenir otro aborto espontáneo.

Durante el embarazo, es posible que deba hacerse chequeos de cuidado prenatal con más frecuencia que otras mujeres que no padecen una trombofilia. En esas visitas, su profesional le controla la presión arterial y puede utilizar otras pruebas, como los análisis de sangre, para monitorear su trastorno de salud.

Su profesional también puede usar esas pruebas para controlar la salud de su bebé en la matriz:

  • Ultrasonido. Su profesional puede usar el ultrasonido para chequear el crecimiento y el desarrollo de su bebé. Es posible que use un tipo especial de ultrasonido llamado Doppler para chequear el flujo de sangre en la arteria umbilical, que es un vaso sanguíneo del cordón umbilical. El cordón umbilical conecta el bebé a la placenta. Transporta alimentos y oxígeno de la placenta al bebé.
  • Monitoreo de la frecuencia cardíaca fetal (también llamada cardiotocografía en reposo o prueba de ausencia de estrés, NST) Esta prueba chequea la frecuencia cardíaca de su bebé en la matriz y cómo cambia esa frecuencia cuando el bebé se mueve. Su profesional de la salud usa esa prueba para asegurarse de que su bebé está recibiendo suficiente oxígeno.

Después del parto, su profesional puede seguir tratándola con heparina. O quizás la trate con un anticoagulante llamado warfarina. No es peligroso tomar la warfarina después del embarazo incluso si está amamantando. La warfarina no es segura de tomar durante el embarazo porque puede causar defectos de nacimiento.

Después del embarazo, puede usar un control de la natalidad para ayudarla a prevenir otro embarazo. Pero algunos tipos de control de la natalidad, como la pastilla anticonceptiva, pueden aumentar su riesgo de tener coágulos y quizás no sean seguros para usted. Si tiene una trombofilia o problemas de coagulación de la sangre, o si tiene historial familiar de esos trastornos, hable con su profesional de la salud sobre otras opciones de control de la natalidad.

¿Qué causa las trombofilias?

Usted tiene una trombofilia si su cuerpo produce demasiado de ciertas proteínas o muy poco de otras proteínas que ayudan a formar coágulos.

La trombofilia adquirida no es hereditaria, sino que se presenta por sí sola. La trombofilia adquirida más común es el síndrome antifosfolípido (APS, por sus siglas en inglés). El APS es un trastorno autoinmunitario similar al lupus. Cuando usted tiene un trastorno autoinmunitario, los anticuerpos (células del cuerpo que combaten infecciones) atacan el tejido sano por error. Si tiene el APS, su cuerpo produce anticuerpos que atacan ciertas grasas que revisten los vasos sanguíneos. A veces, eso puede causar coágulos de sangre. El APS afecta hasta 5 de cada 100 (5 por ciento) embarazadas.

Cuando la trombofilia es hereditaria, se transmite de padres a hijos mediante cambios (también llamadas “mutaciones”) en los genes. El gen es una parte de las células de su cuerpo que guarda instrucciones sobre la forma en que su cuerpo crece y funciona. Los cambios en ciertos genes la hacen más propensa a tener una trombofilia. Los cambios incluyen lo siguiente:

  • Trombofilia del factor V Leiden
  • Trombofilia de protrombina
  • Deficiencia de proteína C
  • Deficiencia de proteína S
  • Deficiencia de antitrombina

Actualizado en enero de 2014

Ver también
Los coágulos de sangre y el embarazo, Muerte materna

Más información
Shane Foundation