23 de octubre de 2018
CENTRO DE ENSEÑANZA DEL EMBARZO NACIMIENTO PREMATURO ACIDO FÓLICO QUIENES SOMOS
Buscar


Antes de Quedar Embarazada

Durante su Embarazo

Complicaciones

El Parto

Después del Parto

Cómo Cuidar a su Bebé

Seguridad de su Bebé

El medio ambiente del bebé

Sólo para Papá

¿Qué es la Genética?

Consuelo para una Pérdida

Biblioteca de Salud

Herramientas

Recursos Útiles

Pregúntenos

Semana por Semana

Preguntas y Respuestas

Ácido Fólico

Las Familias en la NICU




Complicaciones


Influenza o gripe porcina (H1N1)
Como todos los tipos de influenza, la gripe o influenza porcina es causada por un virus. En la primavera del 2009, la gripe porcina en las personas se originó en México y se ha propagado a varios países. Una vacuna contra la influenza H1N1 ha sido desarrollada y se está distribuyendo.

Los virus de la influenza por lo general se propagan cuando las personas que tienen la enfermedad tosen o estornudan. Algunas veces las personas se infectan cuando tocan superficies infectadas (como el teléfono) y luego se tocan sus bocas o narices.

Una persona no puede infectarse con la gripe porcina al comer o preparar cerdo.

Síntomas de la gripe porcina
Los síntomas en las personas son similares a los síntomas de la influenza regular. Incluyen:

  • Fiebre (algunas personas con influenza no tienen fiebre)
  • Tos
  • Dolor de garganta
  • Dolor en el cuerpo
  • Dolor de cabeza
  • Escalofríos
  • Fatiga
  • Diarrea
  • Vómitos

Con frecuencia, los síntomas aparecen repentinamente. Si usted o un miembro de su familia tiene síntomas de la influenza, llame a su médico o profesional de la salud, en especial si los síntomas empeoran.

Mujeres embarazadas y el H1N1
Las mujeres embarazadas corren un riesgo más alto de adquirir la influenza H1N1. Existen muchas razones:

Sistema inmune bajo
El sistema inmune es el sistema natural de defensas que ayuda a proteger contra enfermedades. Durante el embarazo, su sistema inmune no responde tan rápidamente como lo hacía antes del embarazo. Parte de esto es porque su cuerpo lleva algo adentro que lo considera como algo ajeno a él o fuera de lo normal (en este caso su bebé). Cuando esto sucede, el sistema inmune quiere protegerla y hará lo posible para combatir objetos extraños. Pero, como su cuerpo no va a rechazar al bebé, naturalmente disminuye la habilidad del sistema inmune para defender y responder. Un sistema inmune bajo significa que usted tiene menos defensas contra enfermedades como la influenza.

Tiempo que pasa alrededor de niños pequeños
Las mujeres embarazadas frecuentemente pasan mucho tiempo alrededor de niños pequeños. Como los niños pequeños pasan mucho tiempo con otros niños muy de cerca y se hechan cosas a la boca, esto los convierte en portadores perfectos para gérmenes y bacteria. Estos gérmenes pueden llegar a usted eventualmente. Y recuerde, su sistema inmune durante el embarazo no es tan fuerte como lo era antes del embarazo.

El cuerpo trabaja más
Durante el embarazo, en especial en el segundo y tercer trimestre, usted necesita más oxígeno que antes porque usted se lo suministra a su bebé también. Su abdomen en crecimiento pone más presión en sus pulmones, haciendo que trabajen más duro en un espacio más pequeño. Es posible que hasta se sienta con falta de aliento de vez en cuando. Esta tensión que ocurre en su cuerpo puede aumentar el riesgo de enfermarse, hasta con la influenza.

Para muchas mujeres embarazadas que adquieren la influenza porcina, la enfermedad puede ser leve. Pero para algunas, la influenza porcina progresará rápidamente y los síntomas (como la neumonía y deshidratación) pueden ser graves y fatales. Algunas de las mujeres que tienen influenza pueden entrar en trabajo de parto prematuro. Por eso es que las mujeres embarazadas deben recibir la vacuna para protegerse contra la influenza H1N1.

Si usted está embarazada, préstele atención a su cuerpo y cómo se siente. Si usted tiene síntomas de influenza:

  • Llame a su profesional de la salud de inmediato para que pueda comenzar con los medicamentos para la influenza. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU. (CDC) recomiendan que las mujeres embarazadas que parecen tener la influenza porcina tomen un medicamento antiviral. Usted necesita una receta médica para obtener este medicamento. Este medicamento funciona mejor tan pronto usted tenga síntomas de la influenza. Por eso es importante que llame a su doctor tan pronto note síntomas parecidos a los de la influenza. 
  • Trate la fiebre alta de inmediato. Durante el embarazo, una fiebre alta puede ser peligroso para el bebé. El uso del acetominofen parece ser la mejor forma de tratar la fiebre durante el embarazo.
  • Quédese en la casa.
  • Limite el contacto con otras personas.
  • Aumente la cantidad de líquidos que toma, pero evite las bebidas que tienen mucha azúcar.
  • Haga que alguien la chequee de vez en cuando.

Si usted está embarazada, evite cuidar de alguien que tenga o pueda tener la influenza H1N1, de ser posible. Los CDC también recomiendan que las mujeres embarazadas con contacto cercano con una persona que tenga o pueda tener la influenza H1N1, tomen un medicamento antiviral.

Bebés, niños y el H1N1
Cuando los niños menores de 1 año tienen la influenza, corren un riesgo más alto de sufrir complicaciones, incluyendo condiciones serias como la neumonía.

Dado el posible riesgo de complicaciones, los bebés con gripe porcina se pueden beneficiar de un medicamento antiviral. Si su hijo se enferma, hable de esta opción con el médico o profesional de la salud del bebé.

Mujeres lactantes y el H1N1
Si usted amamanta a su bebé y tiene señales de la influenza porcina, hable con su profesional de la salud. Si su profesional está de acuerdo, usted puede continuar amamantando a su bebé mientras está enferma, aunque esté tomando un medicamento antiviral. La leche materna está hecha para combatir enfermedades. Puede ayudar a proteger a su bebé contra la influenza.

Para reducir el riesgo en su bebé, lávese sus manos con frecuencia. Usted también puede usar una mascarilla.

De acuerdo con científicos médicos, los bebés tienen menos probabilidades de adquirir la influenza porcina a través de la leche materna.

Si usted se siente muy enferma como para amamantar, usted puede extraerse la leche si así lo desea.

La vacuna contra el H1N1
Las mujeres embarazadas deben recibir la vacuna para protegerse contra la influenza H1N1. Hable con su profesional de la salud acerca de la vacuna. Las mujeres embarazadas también deben recibir la vacuna contra la influenza de temporada.

Existen dos formas de obtener la vacuna H1N1:

  • La inyección - la vacuna se inyecta directamente al músculo, al igual que otras vacunas.
  • Aerosol nasal

Mientras que la mayoría de los adultos y niños pueden recibir la vacuna en forma de aerosol, las mujeres embarazadas deben recibirla en forma de inyección.

Algunas vacunas contra el H1N1 tienen un conservante llamado timerosal, el cual contiene una cantidad muy pequeña de mercurio. De hecho, la cantidad de mercurio en las vacunas con timerosal es menor a la cantidad que los bebés normalmente reciben a través de la leche materna o de fórmula.

Mientras que algunas personas han sugerido una relación entre el timerosal y el autismo, los expertos médicos de los Institutos de Medicina (IOM) han estudiado el asunto y han concluído que las vacunas que contienen timerosal NO están asociadas con el autismo. Sin embargo, si usted está preocupada, hay disponible una versión de la vacuna contra el H1N1 libre de timerosal.

Recibir la vacuna contra la influenza H1N1 durante el embarazo ayudará a proteger a la madre y al bebé de la enfermedad, la cual puede ser muy seria para algunas mujeres embarazadas. También, al recibir la vacuna durante el embarazo, el bebé recibirá la inmunidad y así al nacer tendrá menos probabilidades de adquirir la influenza H1N1 en los primeros meses de vida.

Algunas mujeres embarazadas pueden estar preocupadas por el daño que las vacunas puedan causar en ellas o en sus bebés. El proceso de hacer la vacuna contra el H1N1 es igual al de la vacuna contra la influenza de temporada. Este proceso se ha usado por muchos años y se ha examinado con cautela. La influenza H1N1 es simplemente una forma nueva del virus. Millones de americanos reciben la vacuna contra la influenza de temporada cada año sin ningún problema. Para estar más seguro, los Institutos Nacionales de Salud (NIH) y los fabricantes de la vacuna han llevado a cabo pruebas rigorosas en la vacuna H1N1 que en otras vacunas contra la influenza. Las pruebas clínicas que se han realizado han demostrado que la nueva vacuna contra el H1N1 es segura y efectiva para las mujeres embarazadas y los bebés.

Los otros grupos de personas que deben primero la vacuna contra el H1N1 son:

  • Personas que viven o cuidan de niños menores de 6 meses de edad
  • Personas entre las edades de 6 meses hasta los 24 años (los niños entre las edades de 6 meses a 9 años necesitan dos dosis de la vacuna, con un mes entre cada dosis)
  • Trabajadores del cuidado de salud y emergencias
  • Personas de 25 años hasta 64 que tienen condiciones crónicas de salud o sistemas inmunológicos débiles (ejemplos de condiciones de salud crónicas son el asma, la diabetes, el lupus y la obesidad)

Otros consejos para evitar la influenza H1N1
Además de recibir la vacuna, estas son algunas de las cosas que usted y su familia puede hacer para protegerse contra la influenza porcina y la influenza regular que vemos durante los meses de invierno.

  • Lávese sus manos frecuentemente con agua tibia y jabón. Lávese la manos de 15 a 20 segundos cada vez. Los desinfectantes para las manos a base de alcohol fino también son efectivos. El lavado de manos es muy importante pra los bebés y niños pequeños, porque ellos se hechan las manos a la boca mucho.
  • Evite estar cerca de personas enfermas.
  • Quédese en su casa y no vaya al trabajo o la escuela si está enferma.
  • Use un pañuelo desechable al toser, estornudar o escupir. Cúbrase la boca. Tire del pañuelo en una basura con tapa o que esté cubierta.
  • Mantenga sus manos alejadas de su cara. Evite tocarse los ojos, la nariz y la boca.
  • Limpie los objetos que comparte con más frecuencia de lo usual. Por ejemplo, los teléfonos, el teclado, el volante de su auto, equipo de oficina.
  • No comparta artículos personales como los tenedores, cucharas, cepillos de dientes y toallas.
  • Lave bien con agua tibia y jabón cualquier cosa que el bebé se eche a la boca.
  • Ponga el chupete, incluyendo el asa, en la boca de un sólo bebé. No lo ponga en la boca de nadie.
  • En caso de que usted o alguien en su familia se enferme por la influenza, tenga a mano suficiente líquidos sanos, acetominofen, y alimentos que duran. Por ejemplo: alimentos congelados o enlatados.

Señales de emergencia
A veces la gripe H1N1 empeora y la persona necesita cuidado médico de inmediato. Estas son algunas de las señales de advertencia.

Para bebés y niños

  • Respiración rápida o problemas al respirar
  • Color de la piel azulado
  • No toma suficiente líquidos
  • No se levanta o no interactúa
  • Estar tan irritable que el niño no desea ser cargado
  • Fiebre con sarpullido
  • Los síntomas de la influenza mejoran, pero regresan con fiebre y una tos peor

Para adultos

  • Dificultad al respirar o falta de aliento
  • Dolor o presión en el pecho o barriga
  • Mareos repentinos
  • Confusión
  • Vómitos severos
  • Vómitos que no paran

Recuerde: La influenza H1N1 es una enfermedad nueva y muchas cosas relacionadas pueden cambiar con el tiempo. Hable con su profesional de la salud para obtener la información más reciente o visite la página de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades.

Noviembre del 2009


AddThis Bookmark

Complicaciones
Complicaciones Comunes
Anemia
Cuello Uterino Incompetente
Depresión Después del Parto
Depresión Durante el Embarazo
Diabetes Antes del Embarazo
Diabetes Gestacional
El Parto Prematuro
Enfermedades de la Tiroides
La Hipertensión en el Embarazo
La Melancolía o Tristeza de Maternidad
Sangrado y manchado de la vagina
Infecciones
Influenza o Gripe Porcina (H1N1)
Citomegalovirus
Infección de Estreptococo del Grupo B
Influenza y Embarazo
Listeriosis
Quinta Enfermedad
Rubéola
Salmonelosis
Toxoplasmosis
Varicela
Infecciones de Transmisión Sexual
Clamidia
Gonorrea
Herpes Genital
Sífilis
Tricomoniasis
Vaginosis bacteriana
Verrugas Genitales
VIH y SIDA
Complicaciones de la Placenta
Desprendimiento de la Placenta
Placenta Accreta, Placenta Increta, Placenta Percreta
Placenta Previa
Qué es la Placenta
Complicaciones del Líquido Amniótico
Oligohidramnios
Polihidramnios
Pérdida del Bebé
Aborto Espontáneo
Embarazo Ectópico
Embarazo Molar
Nacimiento sin Vida

Escriba un email si tiene preguntas relacionadas al embarazo.
Contáctenos

Estoy ayudando a difundir el mensaje...
Más...



La evolución semanal del embarazo. Más...


Si está planeando un embarazo o desea aprender cómo mantenerse sana durante el embarazo, suscríbase gratuitamente a uno de nuestros boletines mensuales.



 
Póngase en Contacto | Mapa del Sitio | Cómo Donar | Marcha por los bebés | Política Editorial | Declaración de Confidencialidad | Norma de Enlaces