12 de noviembre de 2018
CENTRO DE ENSEÑANZA DEL EMBARZO NACIMIENTO PREMATURO ACIDO FÓLICO QUIENES SOMOS
Buscar


Antes de Quedar Embarazada

Durante su Embarazo

Complicaciones

El Parto

Después del Parto

Cómo Cuidar a su Bebé

Seguridad de su Bebé

El medio ambiente del bebé

Sólo para Papá

¿Qué es la Genética?

Consuelo para una Pérdida

Biblioteca de Salud

Herramientas

Recursos Útiles

Pregúntenos

Semana por Semana

Preguntas y Respuestas

Ácido Fólico

Las Familias en la NICU




Complicaciones


Rubéola
La rubéola, también llamada sarampión alemán, es una infección que causa síntomas similares a los de una gripe leve, y un sarpullido en la piel. Sólo alrededor de la mitad de las personas infectadas con rubéola tienen estos síntomas. Otras no tienen síntomas y pueden no saber siquiera que están infectadas.

La rubéola es sólo perjudicial para el bebé por nacer que está en la matriz. Si usted se infecta durante el embarazo, la rubéola puede causar serios problemas para su bebé.

La rubéola fue eliminada de los Estados Unidos porque se vacuna rutinariamente a los niños. Las vacunas protegen a las personas contra la rubéola de por vida. Entre los años 2001 y 2004 se reportaron solamente cinco casos de rubéola en este país. Pero las mujeres que nunca se vacunaron de niñas pueden contagiarse.

La rubéola es común en muchos otros países. Los viajeros pueden traerla a los Estados Unidos, o usted se la puede contagiar cuando viaja afuera del país.

Es importante vacunarse contra la rubéola. Hable con el profesional de la salud para cerciorarse de que está protegida contra esta enfermedad.

¿Cuáles son las señales y síntomas de la rubéola?
Alrededor de la mitad de la gente con rubéola tiene señales y síntomas, y la otra mitad, no. La rubéola es por lo general leve con síntomas similares a los de la gripe, seguido de un sarpullido. Con frecuencia el sarpullido dura alrededor de 3 días. Los síntomas similares a la gripe incluyen:

  • Fiebre baja
  • Dolor de cabeza
  • Goteo de la nariz
  • Ojos enrojecidos
  • Glándulas hinchadas
  • Dolor muscular o de las articulaciones

¿Qué causa la rubéola?
La rubéola está causada por un virus (un organismo pequeño que puede producirle enfermedad). Es muy contagiosa y se transmite por el aire de la tos o estornudo de una persona infectada.

¿Qué problemas puede causar la rubéola durante el embarazo?
La rubéola puede ser una amenaza seria para su embarazo, en especial durante el segundo y el tercer trimestre.

Tener rubéola durante el embarazo aumenta el riesgo de:

  • Síndrome congénito de rubéola (CRS) – Es un problema que sucede cuando la madre transmite la rubéola a su bebé durante el embarazo. Puede causar que el bebé nazca con uno o más defectos de nacimiento, incluidos problemas del corazón, problemas de la vista, problemas de la audición, discapacidad intelectual, problemas de huesos, problemas de crecimiento y daño al hígado y vesícula.
  • Aborto espontáneo - Sucede cuando el bebé muere en el útero antes de las 20 semanas de embarazo.
  • Nacimiento sin vida - Sucede cuando el bebé muere en el útero después de las 20 semanas de embarazo.
  • Nacimiento prematuro – Es el nacimiento que comienza demasiado temprano; es decir, antes de completar las 37 semanas de embarazo.

¿Le puede transmitir la rubéola a su bebé durante el embarazo?
Sí. La mejor manera de proteger a su bebé es asegurarse de que usted tiene inmunidad contra la rubéola. Inmunidad significa estar protegida de una infección. Si es inmune a una infección, significa que no se la puede contagiar.

Lo más probable es que tenga inmunidad contra la rubéola porque se la vacunó de niña o tuvo la enfermedad en su niñez. Un análisis de sangre puede confirmar si usted tiene o no inmunidad contra la rubéola. Si está pensando en quedar embarazada y no está segura si tiene inmunidad, hable con su profesional de la salud para hacerse un análisis de sangre.

Si no tiene inmunidad contra la rubéola, esto es lo que puede hacer para ayudar a proteger a su bebé:

Antes del embarazo. Reciba la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR). Espere 1 mes antes de intentar quedar embarazada después de recibir la vacuna.

Durante el embarazo. Se le puede hacer un análisis en una visita prenatal para ver si es inmune a la rubéola. Si no tiene inmunidad, la vacuna MMR no se recomienda durante el embarazo. Pero hay cosas que puede hacer para ayudar a prevenir el contagio de la rubéola: 

  • Manténgase alejada de la persona que tenga la infección.
  • Hable de inmediato con su profesional de la salud si ha estado en contacto con alguien que tiene rubéola.

Después del embarazo. Después del parto, reciba la vacuna MMR. Estar protegida de la infección significa que no se la puede transmitir a su bebé antes de que se le dé al bebé su propia vacuna MMR cuando tenga alrededor de los 12 meses de edad. También previene que usted le transmita la rubéola a su bebé durante un embarazo futuro.

¿Cuáles son las probabilidades de transmitirle rubéola a su bebé durante el embarazo?
Tiene más probabilidades de transmitirle la rubéola a su bebé cuanto más temprano se contagie durante el embarazo. Por ejemplo:

  • Si usted se contagia la rubéola en las primeras 12 semanas de embarazo, su bebé tiene alrededor del 85 por ciento de probabilidades de infectarse.
  • Si usted se contagia la rubéola entre las semanas 13 y 16 de embarazo, su bebé tiene alrededor del 50 por ciento de probabilidades de infectarse.
  • Si usted se contagia la rubéola al final del segundo trimestre o más tarde, su bebé tiene alrededor del 25 por ciento de probabilidades de infectarse.

Si tiene rubéola durante el embarazo, el profesional de la salud de su bebé lo controla cuidadosamente después del nacimiento para tratar los problemas temprano.

Marzo de 2012


AddThis Bookmark
Complicaciones
Complicaciones/Enfermedades
Alta presión arterial o hipertensión
Anemia
Asma
Cuello uterino incompetente
Depresión posparto
Depresión durante el embarazo
Diabetes antes del embarazo
Diabetes gestacional
Enfermedad de células falciformes y el embarazo
Enfermedades de la tiroides
Fenilcetonuria materna
Fibrosis quística y el embarazo
Lupus
Muerte materna
Parto y nacimiento prematuros
Preeclampsia
Sangrado y manchado de la vagina
Síndrome HELLP
Sobrepeso y obesidad
Infecciones
Citomegalovirus
Estreptococo del grupo B
Influenza y embarazo
Listeriosis
Mononucleosis
Quinta enfermedad
Rubéola
Salmonelosis
Toxoplasmosis
Varicela
Enfermedades de Transmisión Sexual
Enfermedades de transmisión sexual
Clamidia
Gonorrea
Hepatitis B
Herpes genital
Sífilis
Tricomoniasis
Vaginosis bacteriana
Verrugas genitales
VIH
Complicaciones de la Placenta
Desprendimiento de la placenta
Placenta accreta, increta y percreta
Placenta previa
Qué es la placenta
Complicaciones del Líquido Amniótico
El líquido amniótico
Oligohidramnios
Polihidramnios
Pérdida del Bebé
Aborto espontáneo
Abortos espontáneos repetidos
Embarazo ectópico
Embarazo molar
Nacimiento sin vida
Tratamiento después de un aborto espontáneo

Escriba un email si tiene preguntas relacionadas al embarazo.
Contáctenos

Estoy ayudando a difundir el mensaje...
Más...



La evolución semanal del embarazo. Más...


Si está planeando un embarazo o desea aprender cómo mantenerse sana durante el embarazo, suscríbase gratuitamente a uno de nuestros boletines mensuales.



 
Póngase en Contacto | Mapa del Sitio | Cómo Donar | Marcha por los bebés | Política Editorial | Declaración de Confidencialidad | Norma de Enlaces