24 de mayo de 2019
CENTRO DE ENSEÑANZA DEL EMBARZO NACIMIENTO PREMATURO ACIDO FÓLICO QUIENES SOMOS
Buscar


Antes de Quedar Embarazada

Durante su Embarazo

Complicaciones

El Parto

Después del Parto

Cómo Cuidar a su Bebé

Seguridad de su Bebé

El medio ambiente del bebé

Sólo para Papá

¿Qué es la Genética?

Consuelo para una Pérdida

Biblioteca de Salud

Herramientas

Recursos Útiles

Pregúntenos

Semana por Semana

Preguntas y Respuestas

Ácido Fólico

Las Familias en la NICU




Complicaciones


Tratamiento después de un aborto espontáneo
El aborto espontáneo sucede cuando el bebé muere en el útero antes de las 20 semanas de embarazo. La mayoría de las mujeres que tienen un aborto espontáneo temprano (en el primer trimestre) no necesitan tratamiento después. El útero, en cambio, se vacía solo como si usted tuviera una menstruación intensa.

Algunas mujeres tienen sangrado intenso y grave después de un aborto espontáneo. O quizás les haya quedado tejido en el útero después del aborto espontáneo. En esos casos se necesita tratamiento.

¿Qué tratamiento se recomienda después del aborto espontáneo?
Su profesional de la salud puede recomendar:

  1. Dilatación y curetaje. También llamado D&C, es un procedimiento para extraer todo el tejido restante del útero. Su profesional de la salud dilata (ensancha) el cuello uterino y extirpa el tejido con succión o con un instrumento llamado “cureta”. El cuello uterino es la abertura hacia el útero que está en la parte superior de la vagina.
  2. Medicamento. Es posible que su profesional le recomiende un medicamento que puede ayudar al cuerpo a evacuar el tejido que quedó en el útero.

¿Necesita alguna prueba después del aborto espontáneo?
Si tuvo el aborto espontáneo en su primer trimestre, probablemente no necesite ninguna prueba. Con frecuencia no se conocen las causas del aborto espontáneo que sucede en el primer trimestre, por lo que las pruebas no son realmente muy útiles.

Si tiene más de un aborto espontáneo durante el primer trimestre o si le sucede en el segundo trimestre, su profesional por lo general recomienda pruebas para averiguar la causa. Esas pruebas pueden incluyen:

  • Pruebas cromosómicas. Los cromosomas son las estructuras celulares diminutas con forma de filamento donde se encuentran los genes. La mayoría de los abortos espontáneos se originan en problemas cromosómicos. Usted y su pareja pueden hacerse análisis de sangre para detectar problemas cromosómicos. Su profesional podrá también analizar el tejido del aborto espontáneo para detectar problemas cromosómicos, si es que cuenta con él.
  • Pruebas hormonales. Las hormonas son sustancias químicas producidas por el cuerpo. Tener demasiada o muy poca cantidad de ciertas hormonas puede causar problemas que quizás produzcan el aborto espontáneo. Puede hacerse un análisis de sangre para detectar problemas con las hormonas. O bien puede hacerse un procedimiento llamado “biopsia endometrial” en la que se extrae un trocito del revestimiento uterino (matriz) para detectar hormonas.
  • Análisis de sangre para chequear su sistema inmunitario. El sistema inmunitario es lo que ayuda a proteger a su cuerpo de las infecciones. Los problemas con el sistema inmunitario también pueden causar el aborto espontáneo.
  • Observación del útero. Se le puede hacer un ultrasonido, que utiliza ondas sonoras y una pantalla de computadora para crear una imagen del útero. O tal vez se le haga una histeroscopía. Es una prueba en la que el profesional le inserta una sonda especial por el cuello uterino para ver el útero. O se le puede hacer una histerosalpingografía, que es una radiografía del útero.

Hable con su profesional de la salud sobre estas pruebas.

Julio de 2012


AddThis Bookmark
Complicaciones
Complicaciones/Enfermedades
Alta presión arterial o hipertensión
Anemia
Asma
Cuello uterino incompetente
Depresión posparto
Depresión durante el embarazo
Diabetes antes del embarazo
Diabetes gestacional
Enfermedad de células falciformes y el embarazo
Enfermedades de la tiroides
Fenilcetonuria materna
Fibrosis quística y el embarazo
Lupus
Muerte materna
Parto y nacimiento prematuros
Preeclampsia
Sangrado y manchado de la vagina
Síndrome HELLP
Sobrepeso y obesidad
Infecciones
Citomegalovirus
Estreptococo del grupo B
Influenza y embarazo
Listeriosis
Mononucleosis
Quinta enfermedad
Rubéola
Salmonelosis
Toxoplasmosis
Varicela
Enfermedades de Transmisión Sexual
Enfermedades de transmisión sexual
Clamidia
Gonorrea
Hepatitis B
Herpes genital
Sífilis
Tricomoniasis
Vaginosis bacteriana
Verrugas genitales
VIH
Complicaciones de la Placenta
Desprendimiento de la placenta
Placenta accreta, increta y percreta
Placenta previa
Qué es la placenta
Complicaciones del Líquido Amniótico
El líquido amniótico
Oligohidramnios
Polihidramnios
Pérdida del Bebé
Aborto espontáneo
Abortos espontáneos repetidos
Embarazo ectópico
Embarazo molar
Nacimiento sin vida
Tratamiento después de un aborto espontáneo

Escriba un email si tiene preguntas relacionadas al embarazo.
Contáctenos

Estoy ayudando a difundir el mensaje...
Más...



La evolución semanal del embarazo. Más...


Si está planeando un embarazo o desea aprender cómo mantenerse sana durante el embarazo, suscríbase gratuitamente a uno de nuestros boletines mensuales.



 
Póngase en Contacto | Mapa del Sitio | Cómo Donar | Marcha por los bebés | Política Editorial | Declaración de Confidencialidad | Norma de Enlaces