agent007
¡Ha entrado! Vea su reciente actividad o visite su perfil y tablero
Información de la cuenta
Tablero
March for Babies Dashboard

  • agent007
  • Preferencias
  • Mensajes
  • Favoritos
ir

Prepárese para un embarazo

La diabetes antes del embarazo

Puntos claves
  • Las mujeres con diabetes pueden y tienen embarazos sanos y bebés sanos. Manejar la diabetes puede ayudar a reducir su riesgo de complicaciones.
  • La diabetes sin tratar aumenta su riesgo de complicaciones del embarazo, como presión arterial alta, depresión, nacimiento prematuro, defectos de nacimiento y pérdida del embarazo.
  • Planee su embarazo. Controle su diabetes de 3 a 6 meses antes de quedar embarazada. 
  • Si tiene diabetes preexistente, necesita chequeos de cuidado prenatal extras para que su profesional pueda asegurarse de que usted y su bebé estén bien.
  • La forma en que controlaba la diabetes antes del embarazo tal vez no le surta el mismo efecto cuando está embarazada. Quizás necesite hacer cambios para que usted y su bebé estén sanos

¿Qué es la diabetes preexistente?

La diabetes es una condición en la cual su cuerpo tiene demasiada azúcar en la sangre (llamada azúcar en la sangre o glucosa). La diabetes preexistente (también llamada diabetes pregestacional) significa que usted tiene diabetes antes de quedar embarazada. Esto es diferente de la diabetes gestacional, que es un tipo de diabetes que algunas mujeres tienen durante el embarazo. Las mujeres con diabetes pueden y tienen embarazos sanos y bebés sanos. Pero la diabetes sin tratar puede causar complicaciones tanto para las mamás como para los bebés.

En los Estados Unidos, alrededor del 1 al 2 por ciento de las embarazadas tienen diabetes preexistente. En años recientes ha aumentado la cantidad de mujeres con diabetes durante el embarazo.

Cuando usted come, su cuerpo descompone los azúcares y almidones de los alimentos y los convierte en glucosa para usar como energía. El páncreas (órgano que está detrás del estómago) produce una hormona llamada insulina que ayuda al cuerpo a mantener la cantidad adecuada de glucosa en la sangre.  Cuando usted tiene diabetes, el cuerpo no produce suficiente insulina o no puede usarla bien y usted acaba con demasiada azúcar en la sangre. Eso puede causar graves problemas de salud como enfermedad cardíaca, insuficiencia renal y ceguera. El nivel alto de azúcar en la sangre puede ser perjudicial para su bebé durante las primeras semanas de embarazo, cuando se empiezan a formar el cerebro, el corazón, los riñones y los pulmones. El tratamiento para la diabetes puede ayudar a prevenir esos problemas.

Hay dos tipos de diabetes preexistente. Controlarlas antes y durante el embarazo puede ayudar a reducir su riesgo de complicaciones:

  • Diabetes tipo 1. Es cuando su cuerpo no produce insulina. Eso se debe a que su sistema inmunitario destruye las células del páncreas que producen insulina. Si tiene diabetes tipo 1, tiene que darse insulina todos los días. La diabetes tipo 1 se suele diagnosticar en niños y adultos jóvenes, pero puede aparecer a cualquier edad.
  • Diabetes tipo 2. Este es el tipo más común de diabetes. Si tiene diabetes tipo 2, su cuerpo produce insulina pero no la produce o usa bien. Se suele diagnosticar en adultos, pero puede aparecer a cualquier edad.

¿Puede la diabetes preexistente causar problemas durante el embarazo?

Sí. Si no se controla bien, la diabetes puede aumentar su riesgo de complicaciones durante el embarazo incluyendo:

  • Defectos de nacimiento, como defectos del corazón y defectos de nacimiento del cerebro y la médula espinal llamados defectos del tubo neural (NTD). Los defectos de nacimiento son condiciones de salud que están presentes cuando el bebé nace. Esos defectos cambian la forma o función de una o más partes del cuerpo. Pueden ocasionar problemas en la salud en general, en cómo se desarrolla el cuerpo o cómo funciona.
  • Parto por cesárea. La cesárea es una operación en la que su bebé nace mediante un corte que el médico le hace a usted en el abdomen y en el útero (matriz). Usted puede necesitar una cesárea si tiene complicaciones durante el embarazo, como cuando su bebé es muy grande (lo cual se llama macrosomía).
  • Presión arterial alta y preeclampsia. La presión arterial alta es cuando la fuerza de la sangre contra las paredes de los vasos sanguíneos es demasiado grande. Puede estresar su corazón y causar problemas durante el embarazo. La preeclampsia es cuando la embarazada tiene presión arterial alta y señales de que algunos de sus órganos, como los riñones y el hígado, no están funcionando adecuadamente. Las señales de la preeclampsia incluyen tener proteína en la orina, cambios en la vista y dolor de cabeza grave.
  • Macrosomía o restricción del crecimiento fetal. Esas condiciones están relacionadas con el peso de su bebé. La macrosomía es cuando un bebé pesa más de 8 libras y 13 onzas (4,000 gramos) al nacer. Con ese peso, es más probable que su bebé sufra lesiones durante el trabajo de parto y nacimiento. Y usted puede necesitar una cesárea para que usted y su bebé no corran peligro. La restricción del crecimiento fetal (el bebé es pequeño para la edad gestacional) es cuando el bebé no aumenta el peso que debería antes de nacer.
  • Depresión perinatal. Es la depresión que ocurre durante el embarazo o en el primer año después de tener a un bebé (también llamada depresión posparto). La depresión es una condición médica que causa sentimientos de tristeza y pérdida de interés en las cosas que le gustan hacer. Puede afectar cómo se siente, piensa y actúa, y puede interferir con su vida diaria. Este problema debe tratarse para poder mejorar. 
  • Parto y nacimiento prematuros. El parto prematuro es el que comienza demasiado temprano, antes de las 37 semanas de embarazo. El nacimiento prematuro es el que sucede antes de las 37 semanas de embarazo. Los bebés prematuros corren más riesgo que los bebés nacidos a término completo de tener problemas de salud al nacer y más tarde en la vida. Las mujeres con diabetes corren más riesgo de que se les presente una condición llamada polihidramnios. Es cuando hay demasiado líquido amniótico en el saco que rodea a su bebé. Ello puede dar lugar al parto prematuro y nacimiento prematuro. Si hay problemas con su embarazo, su profesional puede inducirle el parto, a veces antes de su fecha prevista de parto. Inducir el parto significa que su profesional le da un medicamento o le rompe la fuente (saco amniótico o bolsa de agua) para provocarle el trabajo de parto. 
  • Distocia de hombros u otras lesiones del nacimiento (también llamado traumatismo del parto). La distocia de hombros sucede cuando los hombros del bebé quedan atascados adentro de la pelvis de la madre durante el trabajo de parto y el nacimiento. Ocurre con frecuencia cuando el bebé es muy grande. Puede causar lesiones serias para la mamá y el bebé. Las complicaciones para las mamás a causa de la distocia de hombros incluyen la hemorragia posparto (sangrado intenso). Para los bebés, las lesiones más comunes son las fracturas de clavícula y brazo, y daño a los nervios del plexo braquial. Esos nervios van de la médula espinal en el cuello hasta el brazo. Son los que dan sensación y movimiento en el hombro, brazo y mano.
  • Muerte fetal. Es la muerte del bebé en la matriz después de las 20 semanas de embarazo.
  • Aborto espontáneo y muerte fetal. El aborto espontáneo sucede cuando el bebé muere en la matriz antes de las 20 semanas de embarazo. La muerte fetal es la muerte del bebé en la matriz después de las 20 semanas de embarazo.

La mayoría de los bebés que nacen de mujeres con diabetes preexistente son sanos después de nacer. Pero la diabetes preexistente puede aumentar el riesgo de su bebé de sufrir problemas de salud, incluidos:

  • Trastorno del espectro autista. Un grupo de discapacidades del desarrollo que pueden causar desafíos de interacción social, comunicación y comportamiento. Las discapacidades del desarrollo son problemas con el funcionamiento del cerebro que pueden hacer que la persona tenga dificultades o retrasos en el desarrollo físico, aprendizaje, comunicación, cuidado personal o llevarse bien con otros.
  • Órganos agrandados si su bebé es muy grande
  • Ictericia. Es cuando los ojos y la piel de su bebé tienen aspecto amarillento porque el hígado no está totalmente desarrollado o no está funcionando.
  • Obesidad más adelante en la vida. La obesidad es tener mucho sobrepeso. Eso significa que usted tiene una cantidad excesiva de grasa corporal y un índice de masa corporal (IMC) de 30 o más. Visite esta pagina para averiguar su IMC.
  • Hipoglucemia (azúcar baja en la sangre) y policitemia. La policitemia es cuando el cuerpo produce demasiados glóbulos rojos, que causa que la sangre sea espesa.
  • Síndrome de dificultad respiratoria. Es un problema de respiración que ocurre cuando los bebés no tienen suficiente surfactante en los pulmones. El surfactante es una proteína que impide que las pequeñas bolsas de aire de los pulmones se compriman o aplasten.

El embarazo puede empeorar las complicaciones de salud relacionadas con la diabetes. Algunas pueden poner en peligro la vida. Hacerse el tratamiento regular y manejar su diabetes durante el embarazo puede ayudarle a prevenir complicaciones graves.

¿Qué tipos de profesionales médicos necesita para tratar la diabetes preexistente durante el embarazo?

Para manejar mejor su diabetes durante el embarazo, necesita un equipo de profesionales médicos que trabajen juntos para darle la mejor atención médica general. Su equipo está a cargo de:

  • Su profesional de cuidado prenatal
  • Su endocrinólogo. Este es el médico que trata a las personas con diabetes y otras enfermedades del sistema endocrino. El sistema endocrino son todas las glándulas del cuerpo productoras de hormonas que controlan el funcionamiento del cuerpo.

Su equipo también puede abarcar a otros profesionales, incluidos:

  • Un perinatólogo. Es un médico que trata a las mujeres con embarazos de alto riesgo.
  • Un educador de diabetes. Esta persona tiene capacitación para ayudarle a controlar su nivel de azúcar en la sangre.
  • Un dietista titulado (RD, por sus siglas en inglés). Este profesional de la salud tiene capacitación para ayudarle a mantenerse sana a través de la buena alimentación y nutrición. 
  • El profesional médico de su bebé, en especial al acercarse la fecha de nacimiento.

Antes de intentar quedar embarazada, asegúrese de que cada profesional sepa sobre sus planes de embarazo y que estén enterados de los otros profesionales que usted consulta. Todos ellos trabajan con usted para ayudarle a prepararse para el embarazo y mantenerse sana durante el embarazo. Se aseguran de que los tratamientos que usted reciba sean seguros para su bebé. Comparta la información de contacto de los profesionales para que usted y ellos puedan mantenerse en contacto fácilmente.

Si tiene diabetes, ¿qué puede hacer antes de quedar embarazada para ayudarle a tener un embarazo sano?

Planee con anticipación para estar lo más sana posible antes de quedar embarazada. Esto es lo que puede hacer:

  • Maneje la diabetes. Controle su diabetes de 3 a 6 meses antes de tratar de quedar embarazada. Asegúrese de que todos los profesionales de su equipo médico sepan que usted está tratando de quedar embarazada.
  • Use control de la natalidad hasta que la diabetes esté bajo control y esté lista para quedar embarazada. El control de la natalidad (también llamado anticonceptivos y planificación familiar) se refiere a los métodos que usted usa para no quedar embarazada. Métodos que puede usar para evitar quedar embarazada. Las pastillas anticonceptivas y los dispositivos intrauterinos (DIU) son ejemplos de control de la natalidad.
  • Tome una multivitamina con 400 microgramos de ácido fólico todos los días. El ácido fólico es una vitamina que cada célula de su cuerpo necesita para el crecimiento y desarrollo sanos. Si lo toma antes del embarazo y durante principios del embarazo como parte de una alimentación sana, puede ayudar a proteger a su bebé de los defectos del tubo neural. Si tiene diabetes, su profesional puede indicarle que tome más de 400 microgramos de ácido fólico todos los días. Hable con su profesional sobre la cantidad adecuada de ácido fólico para usted.
  • Avise a su profesional prenatal sobre cualquier medicamentos que tome. Su profesional puede asegurarse de que el medicamento sea seguro para su bebé cuando quede embarazada. Si no lo es, tal vez tenga que cambiar a otro medicamento.  No empiece ni deje de tomar ningún medicamento durante el embarazo sin hablar primero con su equipo médico.

¿Cómo se trata la diabetes preexistente durante el embarazo?

Si tiene diabetes, su profesional prenatal desea verla con frecuencia durante el embarazo para monitorear de cerca su salud y la de su bebé y ayudar a prevenir problemas. En cada chequeo de cuidado prenatal le hacen pruebas para confirmar que usted y su bebé están bien. Esas pruebas incluyen:

  • Un ultrasonido en el segundo trimestre que incluye un examen detallado de su bebé para controlar su crecimiento, peso y corazón. El ultrasonido usa ondas sonoras y una pantalla de computadora para mostrar una imagen de su bebé adentro de la matriz.
  • Pruebas como la cardiotocografía en reposo (ausencia de estrés) y el perfil biofísico. La prueba de ausencia de estrés chequea la frecuencia cardíaca de su bebé. El perfil biofísico es una prueba de ausencia de estrés con un ultrasonido.

Su profesional le dice con qué frecuencia chequearse el azúcar en la sangre, cuáles son los niveles adecuados y cómo controlarlos durante el embarazo. El embarazo, lo que usted come y bebe y cuánta actividad física hace son factores que afectan el azúcar en la sangre. Lo que antes del embarazo le servía para controlar el azúcar en la sangre tal vez no le haga el mismo efecto durante el embarazo. Tal vez deba cambiar lo que come o su actividad física. Si se daba insulina antes del embarazo, tal vez tenga que darse más durante el embarazo o darse inyecciones de insulina.  

Esto es lo que puede hacer para ayudar a controlar la diabetes durante el embarazo:

  • Vaya a todos sus chequeos prenatales aunque se sienta bien. Siga viendo a todos los profesionales de su equipo médico que le ayudan a manejar la diabetes.
  • Siga las instrucciones de su profesional sobre la frecuencia con la que debe chequearse el azúcar en la sangre. Llame a su profesional de la salud si tiene el azúcar en la sangre demasiado alta o demasiado baja. Lleve un registro que incluya su nivel de azúcar en la sangre cada vez que se la chequea. Comparta el registro con su profesional en cada chequeo prenatal.
  • Si se trata con insulina, désela exactamente como se lo indica su profesional. Necesitará más insulina durante el embarazo, en especial entre las semanas 28 y 32 de embarazo. La insulina es segura para su bebé durante el embarazo y el parto.
  • Informe a sus profesionales sobre todos los medicamentos que toma, aunque no estén relacionados con la diabetes. Algunos medicamentos pueden ser perjudiciales durante el embarazo, y quizás su profesional tenga que cambiarlos por otros más seguros para usted y su bebé. No empiece ni deje de tomar ningún medicamento durante el embarazo sin hablar primero con su profesional.
  • Hable con su profesional sobre la aspirina de dosis baja. La aspirina de dosis baja (aspirina de 81 mg) puede ayudar a prevenir la preeclampsia. Usted puede empezar a tomar la aspirina de dosis baja después de las 12 semanas de embarazo (lo mejor es antes de las 16 semanas). No empiece ni deje de tomar la aspirina de dosis baja ni ningún otro medicamento durante el embarazo sin hablar primero con su profesional.
  • Si no tiene una dietista, busque una. Su profesional podrá darle una recomendación. La dietista puede ayudarle a aprender qué debe comer, cuánta cantidad y con qué frecuencia para controlar mejor la diabetes. También puede ayudarle a hacer planes de comidas y a saber qué cantidad de peso aumentar durante el embarazo. Fíjese si su seguro médico cubre el tratamiento con una dietista. Comer alimentos sanos y mantenerse activa todos los días puede ayudarle a manejar la diabetes.
  • Pregunte a su profesional si necesita una cesárea. La diabetes aumenta sus probabilidades de necesitar una cesárea. Si su profesional cree que usted necesita tener a su bebé por cesárea, pregunte en qué momento. Si su diabetes está bien controlada, pregunte si puede esperar hasta al menos 39 semanas para tener a su bebé. Eso le da tiempo a su bebé de crecer y desarrollarse en la matriz antes de nacer. Si tiene complicaciones durante el embarazo, tal vez deba tener a su bebé antes de tiempo.

Durante el parto y nacimiento, su profesional le controla estrictamente su nivel de glucosa. Usted puede darse insulina durante el trabajo de parto.

¿Qué es la resistencia a la insulina?

Algunas embarazadas con diabetes se tornan resistentes a la insulina. Eso significa que el cuerpo produce insulina pero no la usa bien. Durante el embarazo, la placenta crece en su útero (matriz) y suministra alimentos y oxígeno al bebé a través del cordón umbilical. La placenta también produce hormonas que ayudan a su bebé a desarrollarse. Pero esas hormonas pueden hacerle resistente a la insulina. A medida que avanza su embarazo puede necesitar más y más insulina, hasta 3 veces más de lo que necesitaba antes del embarazo. Tendrá mayor resistencia a la insulina en su tercer trimestre.

Si tiene diabetes preexistente, ¿puede amamantar?

Sí. Si tiene diabetes, es seguro amamantar a su bebé. La leche materna es el mejor alimento para el bebé el primer año de vida. Le ayuda a crecer sano y fuerte. Hable con sus profesionales sobre la lactancia materna antes de que nazca su bebé: 

  • Hable con su dietista. Ella puede ayudarle a crear un nuevo plan de comidas para asegurarse de que usted reciba todas las calorías necesarias para usted y su bebé. Usted necesita alrededor de 500 calorías más por día para amamantar. La dietista puede recomendarle que coma un bocadillo sano antes o después de amamantar.
  • Hable con sus profesionales sobre la cantidad de insulina que necesita. Tal vez necesite menos insulina de lo normal unos días después del parto, y amamantar puede reducir la cantidad aún más. No es riesgoso usar insulina si amamanta.
  • Hable con sus profesionales sobre la frecuencia con que debe controlarse el azúcar en la sangre. Si está amamantando, sus profesionales le pueden controlar el azúcar en la sangre con más frecuencia de lo normal.

¿Cómo se trata la diabetes preexistente durante el embarazo?

Si usted es diabética, su profesional de la salud desea verla con frecuencia durante el embarazo para controlar estrictamente su salud y la de su bebé para prevenir problemas o detectarlos antes de que sean graves.

El embarazo, lo que usted come y bebe, cuánta actividad física hace y su bebé en crecimiento afectan el azúcar en la sangre. Lo que antes del embarazo le servía para controlar el azúcar en la sangre tal vez no le haga el mismo efecto cuando está embarazada. Su profesional le dice con qué frecuencia chequearse el azúcar en la sangre, cuáles son los niveles adecuados y cómo controlarlos durante el embarazo. Tal vez deba cambiar lo que come o su actividad física. O quizás deba darse inyecciones de insulina. Si ya se está dando insulina, quizás deba darse más con el avance del embarazo.

Esto es lo que puede hacer para ayudar a controlar la diabetes durante el embarazo: 

  • Preséntese a todas las l aunque se sienta bien.
  • Siga las instrucciones de su profesional sobre la frecuencia con la que debe chequearse el azúcar en la sangre. Llame a su profesional de la salud si tiene el azúcar en la sangre demasiado alta o demasiado baja.
  • Informe a su profesional sobre todos los medicamentos que toma, aunque no estén relacionados con la diabetes. Algunos medicamentos pueden ser perjudiciales durante el embarazo, y el profesional de la salud tendrá que cambiarlos por otros seguros para usted y su bebé.
  • Si no tiene una dietista, busque una. Su profesional podrá darle una recomendación. La dietista puede ayudarla a aprender qué debe comer, cuánta cantidad y con qué frecuencia para controlar mejor la diabetes. También puede ayudarla a hacer planes de comidas y a saber qué cantidad de peso aumentar durante el embarazo. Fíjese si su seguro médico cubre el tratamiento de una dietista.
  • Haga algo activo todos los días. Con la aprobación de su profesional, mantenerse activa todos los días puede ayudarla a controlar la diabetes.

¿Qué son la hipoglucemia y la hiperglucemia?

La hipoglucemia es un nivel bajo de azúcar en la sangre y la hiperglucemia es un nivel alto de azúcar en la sangre. Esas dos condiciones son comunes si tiene diabetes preexistente. Si tiene señales o síntomas de cualquiera de esas condiciones, avise a su profesional. Las señales de una condición de salud son las cosas que alguien puede ver o saber acerca de usted, como por ejemplo si usted tiene un sarpullido o si está tosiendo. Los síntomas son las cosas que usted siente y que otros no pueden ver, como por ejemplo tener dolor de garganta o sentirse mareada.

Si tiene diabetes preexistente, es más probable que tenga nivel bajo de azúcar en la sangre (hipoglucemia) durante el embarazo. Eso puede suceder si no come suficiente cantidad o con la frecuencia suficiente, si hace demasiada actividad física o si se da demasiada insulina. Por lo general, la hipoglucemia es moderada y se trata fácilmente comiendo o bebiendo algo. Pero si no se trata, le puede dar un desmayo. Las señales y los síntomas de la hipoglucemia incluyen: 

  • Tener hambre
  • Tener dolor de cabeza
  • Sentirse débil, mareada, temblorosa, confundida, ansiosa (preocupada) o malhumorada
  • Palidez
  • Sudor
  • Tener ritmo cardíaco rápido

También puede tener nivel alto de azúcar en la sangre (hiperglucemia) aunque esté bajo tratamiento para la diabetes. Usted puede tener hiperglucemia si:

  • No toma su medicamento en los momentos apropiados.
  • Come más de lo normal o en intervalos irregulares.
  • Está menos activa de lo normal.
  • Está enferma.

Si tiene hiperglucemia, tal vez tenga que cambiar la cantidad de insulina que usa, su plan de comidas o la cantidad de actividad física que hace. Las señales y los síntomas de la hiperglucemia incluyen:

  • Tener sed
  • Tener dolor de cabeza
  • Necesidad de orinar con frecuencia
  • Sentirse débil o cansada
  • Tener problemas para prestar atención
  • Vista nublada o borrosa
  • Tener una infección de hongos

Su profesional puede chequear esos problemas durante el embarazo para asegurarse de que usted y su bebé se mantengan sanos.

Última actualización abril de 2019