agent007
¡Ha entrado! Vea su reciente actividad o visite su perfil y tablero
Información de la cuenta
Tablero
March for Babies Dashboard

  • agent007
  • Preferencias
  • Mensajes
  • Favoritos

Cuando su bebé se enferma

El herpes y su bebé

El herpes es una infección causada por un virus. Si tiene herpes genital, le puede contagiar la infección a su bebé durante el embarazo, el parto o al nacer.

El herpes genital es una enfermedad de transmisión sexual (ETS). Algunos bebés también se contagian el herpes de otras personas después de nacer. Si no se trata, el herpes puede causar problemas graves de salud en los bebés, incluida la infección mortal.

El herpes afecta a alrededor de 1 de cada 3,500 bebés (menos del 1 por ciento) en los Estados Unidos cada año.

¿Cómo se contagian el herpes los bebés?

El herpes en los bebés es causado por dos virus llamados virus herpes simple (HSV): 

  1. HSV-1. Este virus suele causar llagas labiales y ampollas febriles en la boca y en los labios. El virus se propaga de la boca a la piel.
  2. HSV-2. Este virus causa la mayoría de los casos de herpes genital. Se propaga mediante las relaciones sexuales y el contacto piel a piel. El HSV-2 es la causa más común de infecciones por herpes en los recién nacidos, pero el HSV-1 también puede causarlas.

Los bebés pueden contagiarse herpes de tres maneras: 

  1. Antes del nacimiento (también llamado herpes intrauterino). Usted le transmite el virus a su bebé en el útero (matriz). Este tipo de herpes no es común.
  2. Durante el parto y nacimiento (también llamado herpes adquirido al nacer). Suele suceder cuando el bebé pasa por la vagina infectada (canal de parto). Es la forma más común en que los bebés se contagian el herpes. El bebé puede infectarse sin pasar por la vagina, pero no es muy común. Puede suceder si el saco amniótico se rompe antes del nacimiento. Es el saco (o bolsa de agua) adentro del útero que contiene a su bebé. Está lleno de líquido amniótico.
  3. Después del nacimiento. Usted u otra persona puede transmitirle el virus a su bebé después del nacimiento. Por ejemplo, si usted tiene una llaga de herpes en el labio y besa la piel de su bebé, le puede contagiar el virus.

¿Cómo sabe si su bebé tiene herpes? 

Avise al profesional de la salud de su bebé si el niño tiene algunos de estos síntomas o señales: 

  • Sangra fácilmente
  • Llagas o ampollas pequeñas y rojas en la piel, alrededor de los ojos o la boca
  • Respiración rápida, períodos cortos sin respiración o la piel del bebé tiene aspecto azulado
  • Fatiga, sentirse muy cansado o exhausto
  • Ictericia, cuando la piel y las partes blancas de los ojos de su bebé tienen aspecto amarillento
  • Come mal
  • Convulsiones

Para diagnosticar el herpes, el profesional de la salud de su bebé puede utilizar estas pruebas médicas: 

  • Examen físico para ver si hay llagas
  • Análisis de sangre
  • Pruebas de la función del hígado
  • Prueba de imágenes por resonancia magnética (MRI). El MRI usa imanes grandes y ondas de radio para tomar una imagen clara del interior del cuerpo. Su bebé puede necesitar un MRI de la cabeza.
  • Punción lumbar, para chequear si hay infección en el líquido cefalorraquídeo
  • Muestra de líquido y células de la piel tomada de las llagas

¿Cómo puede el herpes afectar la salud de su bebé?

Si su bebé tiene herpes que no se trata, puede entrar en shock. Eso significa que los órganos del cuerpo no reciben suficiente flujo de sangre. Si no se trata, el shock puede hacer que el bebé entre coma y muera.

Los virus del herpes también pueden causar una serie de problemas de salud en los recién nacidos, incluidos:

Infección del cerebro (también llamada encefalitis herpética). Si la infección por herpes se propaga al cerebro, puede ser mortal. Aun con tratamiento, algunos de esos bebés mueren. En alrededor de 7 de cada 10 bebés (70 por ciento) se les presentan discapacidades duraderas, incluidas: 

  • Parálisis cerebral. Es un grupo de trastornos que afecta las partes del cerebro que controlan los músculos. Causa problemas con el movimiento, la postura y el equilibrio.
  • Discapacidades intelectuales. Esos son problemas con el funcionamiento del cerebro que pueden hacer que la persona tenga dificultades o retrasos en el desarrollo físico, aprendizaje, comunicación, cuidado personal o llevarse bien con otros.
  • Convulsiones
  • Pérdida de la audición y visión

Enfermedad de los ojos, como coriorretinitis. Es una inflamación de la retina. La retina es el tejido nervioso que reviste la parte posterior del ojo. Eso puede suceder si su bebé tiene herpes intrauterino.

Infección de múltiples órganos. Esto sucede cuando la infección por herpes se propaga y afecta varios órganos internos como el hígado, los pulmones y los riñones. Alrededor de 3 de cada 10 bebés (30 por ciento) con estas infecciones generalizadas mueren.

Infección de la piel, los ojos y la boca. Pueden aparecer ampollas pequeñas llenas de líquido en la piel y alrededor de los ojos y de la boca. Las ampollas estallan, luego se les forma una costra y finalmente se curan, dejando con frecuencia una ligera cicatriz. Con el tratamiento temprano, la mayoría de los bebés se desarrolla normalmente. Un pequeño grupo de esos bebés padece daños duraderos en los ojos o nervios.

¿Cómo se trata a los recién nacidos con infección por herpes? 

Aciclovir (también llamado Zovirax® Inyectable o acicloguanosina) es un medicamento antivírico utilizado para tratar las infecciones por herpes en los bebés. El tratamiento temprano con aciclovir puede detener la propagación de la infección al cerebro y a otros órganos. Es posible que su bebé deba tomar aciclovir durante varias semanas. Si su bebé tiene complicaciones graves por el herpes, como shock o convulsiones, quizás se lo deba tratar en el hospital.

¿Cómo puede proteger a su bebé del herpes?

Para ayudar a proteger a su bebé del herpes:

  • Avise a su profesional de la salud que usted tiene herpes genital. Su profesional chequea si hay señales de infección durante el embarazo y puede tratarla con aciclovir para prevenir un brote cerca de la fecha de parto. Tal vez sea necesario hacerle una cesárea para ayudar a evitar el contagio del virus del herpes a su bebé. La cesárea es una operación en la que su bebé nace mediante un corte que el médico le hace a usted en el abdomen y en el útero.
  • Si tiene un herpes labial, mantenga a su bebé alejado de él. No bese a su bebé cuando tenga un herpes labial (boquera o llaga). Si tiene una llaga en el pezón o aréola del seno (el área oscura alrededor del pezón), deje de dar pecho de ese seno. Use un sacaleches o sáquese leche manualmente del seno infectado hasta que se cure la llaga. No le dé a su bebé la leche extraída con el sacaleches o manualmente del seno infectado. La extracción manual es cuando se masajea los senos con las manos para que salga leche materna. Sacarse leche con un sacaleches y con extracción manual puede ayudar a mantener el suministro de leche y a evitar que se le congestionen los senos, es decir que se hinchen y se llenen mucho de leche.

Revisado en agosto de 2014

El herpes es una infección causada por un virus. Si tiene herpes genital, le puede contagiar la infección a su bebé durante el embarazo, el parto o al nacer.

El herpes genital es una enfermedad de transmisión sexual (ETS). Algunos bebés también se contagian el herpes de otras personas después de nacer. Si no se trata, el herpes puede causar problemas graves de salud en los bebés, incluida la infección mortal.

El herpes afecta a alrededor de 1 de cada 3,500 bebés (menos del 1 por ciento) en los Estados Unidos cada año.

¿Cómo se contagian el herpes los bebés?

El herpes en los bebés es causado por dos virus llamados virus herpes simple (HSV): 

  1. HSV-1. Este virus suele causar llagas labiales y ampollas febriles en la boca y en los labios. El virus se propaga de la boca a la piel.
  2. HSV-2. Este virus causa la mayoría de los casos de herpes genital. Se propaga mediante las relaciones sexuales y el contacto piel a piel. El HSV-2 es la causa más común de infecciones por herpes en los recién nacidos, pero el HSV-1 también puede causarlas.

Los bebés pueden contagiarse herpes de tres maneras: 

  1. Antes del nacimiento (también llamado herpes intrauterino). Usted le transmite el virus a su bebé en el útero (matriz). Este tipo de herpes no es común.
  2. Durante el parto y nacimiento (también llamado herpes adquirido al nacer). Suele suceder cuando el bebé pasa por la vagina infectada (canal de parto). Es la forma más común en que los bebés se contagian el herpes. El bebé puede infectarse sin pasar por la vagina, pero no es muy común. Puede suceder si el saco amniótico se rompe antes del nacimiento. Es el saco (o bolsa de agua) adentro del útero que contiene a su bebé. Está lleno de líquido amniótico.
  3. Después del nacimiento. Usted u otra persona puede transmitirle el virus a su bebé después del nacimiento. Por ejemplo, si usted tiene una llaga de herpes en el labio y besa la piel de su bebé, le puede contagiar el virus.

¿Cómo sabe si su bebé tiene herpes? 

Avise al profesional de la salud de su bebé si el niño tiene algunos de estos síntomas o señales: 

  • Sangra fácilmente
  • Llagas o ampollas pequeñas y rojas en la piel, alrededor de los ojos o la boca
  • Respiración rápida, períodos cortos sin respiración o la piel del bebé tiene aspecto azulado
  • Fatiga, sentirse muy cansado o exhausto
  • Ictericia, cuando la piel y las partes blancas de los ojos de su bebé tienen aspecto amarillento
  • Come mal
  • Convulsiones

Para diagnosticar el herpes, el profesional de la salud de su bebé puede utilizar estas pruebas médicas: 

  • Examen físico para ver si hay llagas
  • Análisis de sangre
  • Pruebas de la función del hígado
  • Prueba de imágenes por resonancia magnética (MRI). El MRI usa imanes grandes y ondas de radio para tomar una imagen clara del interior del cuerpo. Su bebé puede necesitar un MRI de la cabeza.
  • Punción lumbar, para chequear si hay infección en el líquido cefalorraquídeo
  • Muestra de líquido y células de la piel tomada de las llagas

¿Cómo puede el herpes afectar la salud de su bebé?

Si su bebé tiene herpes que no se trata, puede entrar en shock. Eso significa que los órganos del cuerpo no reciben suficiente flujo de sangre. Si no se trata, el shock puede hacer que el bebé entre coma y muera.

Los virus del herpes también pueden causar una serie de problemas de salud en los recién nacidos, incluidos:

Infección del cerebro (también llamada encefalitis herpética). Si la infección por herpes se propaga al cerebro, puede ser mortal. Aun con tratamiento, algunos de esos bebés mueren. En alrededor de 7 de cada 10 bebés (70 por ciento) se les presentan discapacidades duraderas, incluidas: 

  • Parálisis cerebral. Es un grupo de trastornos que afecta las partes del cerebro que controlan los músculos. Causa problemas con el movimiento, la postura y el equilibrio.
  • Discapacidades intelectuales. Esos son problemas con el funcionamiento del cerebro que pueden hacer que la persona tenga dificultades o retrasos en el desarrollo físico, aprendizaje, comunicación, cuidado personal o llevarse bien con otros.
  • Convulsiones
  • Pérdida de la audición y visión

Enfermedad de los ojos, como coriorretinitis. Es una inflamación de la retina. La retina es el tejido nervioso que reviste la parte posterior del ojo. Eso puede suceder si su bebé tiene herpes intrauterino.

Infección de múltiples órganos. Esto sucede cuando la infección por herpes se propaga y afecta varios órganos internos como el hígado, los pulmones y los riñones. Alrededor de 3 de cada 10 bebés (30 por ciento) con estas infecciones generalizadas mueren.

Infección de la piel, los ojos y la boca. Pueden aparecer ampollas pequeñas llenas de líquido en la piel y alrededor de los ojos y de la boca. Las ampollas estallan, luego se les forma una costra y finalmente se curan, dejando con frecuencia una ligera cicatriz. Con el tratamiento temprano, la mayoría de los bebés se desarrolla normalmente. Un pequeño grupo de esos bebés padece daños duraderos en los ojos o nervios.

¿Cómo se trata a los recién nacidos con infección por herpes? 

Aciclovir (también llamado Zovirax® Inyectable o acicloguanosina) es un medicamento antivírico utilizado para tratar las infecciones por herpes en los bebés. El tratamiento temprano con aciclovir puede detener la propagación de la infección al cerebro y a otros órganos. Es posible que su bebé deba tomar aciclovir durante varias semanas. Si su bebé tiene complicaciones graves por el herpes, como shock o convulsiones, quizás se lo deba tratar en el hospital.

¿Cómo puede proteger a su bebé del herpes?

Para ayudar a proteger a su bebé del herpes:

  • Avise a su profesional de la salud que usted tiene herpes genital. Su profesional chequea si hay señales de infección durante el embarazo y puede tratarla con aciclovir para prevenir un brote cerca de la fecha de parto. Tal vez sea necesario hacerle una cesárea para ayudar a evitar el contagio del virus del herpes a su bebé. La cesárea es una operación en la que su bebé nace mediante un corte que el médico le hace a usted en el abdomen y en el útero.
  • Si tiene un herpes labial, mantenga a su bebé alejado de él. No bese a su bebé cuando tenga un herpes labial (boquera o llaga). Si tiene una llaga en el pezón o aréola del seno (el área oscura alrededor del pezón), deje de dar pecho de ese seno. Use un sacaleches o sáquese leche manualmente del seno infectado hasta que se cure la llaga. No le dé a su bebé la leche extraída con el sacaleches o manualmente del seno infectado. La extracción manual es cuando se masajea los senos con las manos para que salga leche materna. Sacarse leche con un sacaleches y con extracción manual puede ayudar a mantener el suministro de leche y a evitar que se le congestionen los senos, es decir que se hinchen y se llenen mucho de leche.

Revisado en agosto de 2014