agent007
¡Ha entrado! Vea su reciente actividad o visite su perfil y tablero
Información de la cuenta
Tablero
March for Babies Dashboard

  • agent007
  • Preferencias
  • Mensajes
  • Favoritos

Complicaciones del embarazo

Herpes genital

El herpes genital es una enfermedad de transmisión sexual (ETS). La ETS es una enfermedad que se puede contagiar al tener relaciones sexuales con alguien que tiene la infección. Usted se puede contagiar una ETS si tiene relaciones sexuales vaginales, anales u orales. La mayoría de las personas se contagia el herpes genital al tener relaciones sexuales con una persona infectada, pero es posible contagiárselo sin tener relaciones íntimas.

El herpes genital es causado por un virus. Cuando usted está infectada, pueden aparecerle erupciones pequeñas y rojas en el área donde el virus entró por primera vez en su cuerpo, como la vagina o la boca. Esas erupciones pueden convertirse en ampollas que se rompen, dejando llagas dolorosas (también llamadas úlceras).

Alrededor de 1 de cada 5 (20 por ciento) de mujeres en los Estados Unidos tiene herpes genital.

¿Puede el herpes genital causar complicaciones durante el embarazo?

Sí. El herpes genital puede causar:

  • Nacimiento prematuro. Es el que sucede demasiado temprano, antes de las 37 semanas de embarazo.
  • Aborto espontáneo. Sucede cuando el bebé muere en la matriz antes de las 20 semanas de embarazo.

Usted puede contagiarle el virus del herpes a su bebé durante el parto. Eso puede ocasionar graves problemas de salud para el bebé, incluyendo una infección mortal. Usted puede transmitirle el herpes genital a su bebé de tres maneras:

  1. Antes del nacimiento (también llamado herpes intrauterino). Usted le transmite el virus a su bebé en el útero (matriz). Este tipo de herpes no es común.
  2. Durante el parto y nacimiento (también llamado herpes adquirido al nacer). Suele suceder cuando el bebé pasa por la vagina infectada (canal de parto). Es la forma más común en que los bebés se contagian el herpes. El bebé puede infectarse sin pasar por la vagina, pero no es muy común. Puede suceder si el saco amniótico se rompe antes del nacimiento. Es el saco (o bolsa de agua) adentro del útero que contiene a su bebé. Está lleno de líquido amniótico.
  3. Después del nacimiento. Usted u otra persona puede transmitirle el virus a su bebé después del nacimiento. Por ejemplo, si usted tiene una llaga de herpes en el labio y besa la piel de su bebé, le puede contagiar el virus.

Es más probable que le contagie el herpes a su bebé si tiene un brote de herpes genital por primera vez durante el embarazo. Pero se lo puede transmitir en cualquier momento que tenga la infección activa.

¿Cómo se trata el herpes genital durante el embarazo?

No hay cura para el herpes genital. Si lo ha tenido antes, su profesional controlará cuidadosamente si usted tiene señales de brote durante el embarazo.

Si tuvo su primer brote de herpes genital durante el embarazo, o si tiene brotes con frecuencia, su profesional puede tratarla con un medicamento antivírico llamado aciclovir (también llamado Zovirax® Inyectable o acicloguanosina) durante el último mes de embarazo. Ese medicamento puede ayudar a prevenir un brote alrededor de la fecha de parto.

Si no tiene señales de infección activa, es posible que no haya riesgo de tener un parto vaginal. Pero si tiene una infección activa, por lo general se le hará una cesárea. Tener una cesárea puede ayudar a evitar el contagio del virus del herpes a su bebé. La cesárea es una operación en la que su bebé nace mediante un corte que el médico le hace a usted en el abdomen y en el útero.

¿Cómo sabe si tiene herpes genital?

La mayoría de la gente con herpes genital no tiene señales o síntomas y tal vez no sepa que lo tiene. Las señales y los síntomas pueden presentarse dentro de las 2 semanas del contagio. Si tiene algunas de estas señales o síntomas, avise a su profesional de la salud:

  • Dolores musculares
  • Sensación de ardor al orinar
  • Agrupamiento de llagas o ampollas pequeñas y rojas en el área genital, el ano o la boca
  • Fatiga (sentirse muy cansada)
  • Sentir presión en el área debajo del abdomen
  • Fiebre
  • Picazón, ardor o sensación de hormigueo en el área genital o el área anal
  • Náuseas (sentirse mal del estómago)
  • Glándulas hinchadas
  • Flujo vaginal o sangrado entre los períodos

Para diagnosticar esta infección, su profesional de la salud puede utilizar estas pruebas médicas:

  • Examen físico para ver si hay llagas
  • Muestra de líquido y células de la piel tomada de las llagas
  • Análisis de sangre para chequear si el cuerpo ha producido anticuerpos para combatir el virus que causa el herpes genital

Una vez que tiene herpes genital, el virus que lo causa jamás desaparece de su cuerpo. Si tiene una infección activa, es posible que tenga brotes de llagas y ampollas varias veces por año. O tal vez no tenga ningún síntoma, lo cual se llama infección asintomática. Con el tiempo, los brotes suelen suceder con menos frecuencia y ser menos graves. Tomar el medicamento todos los días puede ayudar a controlar los síntomas, prevenir brotes durante un largo tiempo y reducir el riesgo de contagiar el virus a otras personas.

El brote de herpes puede ser causado por:

  • Enfermedad
  • Fatiga
  • Fiebre
  • Relaciones sexuales
  • Tener el período menstrual
  • Estrés

¿Cómo se propaga el herpes genital?

El herpes genital es causado por dos virus llamados virus herpes simple (HSV):

  1. HSV-1. Este virus suele causar llagas labiales y ampollas febriles en la boca y en los labios. El virus se propaga de la boca a la piel.
  2. HSV-2. Este virus causa la mayoría de los casos de herpes genital. Se propaga mediante las relaciones sexuales y el contacto piel a piel.

El líquido adentro de las llagas del herpes genital porta el virus del herpes. Su piel también puede liberar el virus aunque no tenga una llaga que pueda ver.

Si tiene contacto directo con las llagas o la piel de una persona infectada, el virus del herpes puede entrar en su cuerpo a través de una lesión o corte en su propia piel. Si toca una llaga del herpes o el líquido de una llaga, puede contagiarse el herpes de una parte de su cuerpo a otra. Por ejemplo, si se toca la llaga del herpes en los labios y luego se frota el ojo, puede propagar la infección del herpes a sus ojos. Si toca una llaga del herpes, lávese las manos de inmediato para ayudar a evitar la propagación de la infección.

¿Puede el herpes genital causar otros problemas de salud para usted? 

Sí. El herpes genital puede causar problemas de salud, como por ejemplo:

  • Problemas de la vejiga. Las llagas abiertas causadas por el herpes genital pueden ocasionar la hinchazón de la uretra. La uretra es el tubo que transporta orina desde la vejiga hasta el exterior del cuerpo. La hinchazón puede hacer que la uretra se cierre durante varios días. Se puede utilizar un tubo llamado catéter urinario para drenar y recolectar la orina de la vejiga hasta que la uretra se abra.
  • Meningitis. El virus del herpes puede causar meningitis, que es una infección que produce hinchazón en el cerebro y la médula espinal.
  • Otras ETS. Al tener llagas abiertas, puede ser más fácil contagiarse o transmitir otras enfermedades de transmisión sexual, como el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).
  • Proctitis. Es una inflamación (enrojecimiento e hinchazón) del revestimiento del recto, el sitio donde la materia fecal sale del cuerpo.

¿Cómo puede protegerse contra los herpes genitales? 

Puede hacer lo siguiente:

  • Hágase una prueba y sométase a tratamiento. Si descubre que tiene herpes genital, hágase tratar de inmediato. Si usted o su pareja tiene una infección sin tratar, se la pueden pasar de uno a otro. Tomar un medicamento antivírico puede ayudar a evitar que se contagien la enfermedad uno a otro.
  • No tenga relaciones sexuales. Esta es la mejor manera de evitar contagiarse una enfermedad de transmisión sexual incluyendo el herpes genital.
  • Si tiene relaciones sexuales, hágalo sólo con una persona que no tenga otras parejas sexuales. Use un condón (preservativo) si no está segura si su pareja tiene una ETS. Pida a su pareja que se haga una prueba y se someta al tratamiento. Si sabe que usted o su pareja tiene herpes genital, use condones y un protector bucal cada vez que tenga relaciones sexuales. El protector bucal es un pedazo cuadrado de hule que puede ayudar a protegerle de las ETS si tiene sexo oral. Si a usted o a su pareja le aparece un brote de herpes, no tengan relaciones sexuales (aun con un condón o protector bucal) hasta que se hayan curado todas las llagas.

Revisado en junio de 2014

El herpes genital es una enfermedad de transmisión sexual (ETS). La ETS es una enfermedad que se puede contagiar al tener relaciones sexuales con alguien que tiene la infección. Usted se puede contagiar una ETS si tiene relaciones sexuales vaginales, anales u orales. La mayoría de las personas se contagia el herpes genital al tener relaciones sexuales con una persona infectada, pero es posible contagiárselo sin tener relaciones íntimas.

El herpes genital es causado por un virus. Cuando usted está infectada, pueden aparecerle erupciones pequeñas y rojas en el área donde el virus entró por primera vez en su cuerpo, como la vagina o la boca. Esas erupciones pueden convertirse en ampollas que se rompen, dejando llagas dolorosas (también llamadas úlceras).

Alrededor de 1 de cada 5 (20 por ciento) de mujeres en los Estados Unidos tiene herpes genital.

¿Puede el herpes genital causar complicaciones durante el embarazo?

Sí. El herpes genital puede causar:

  • Nacimiento prematuro. Es el que sucede demasiado temprano, antes de las 37 semanas de embarazo.
  • Aborto espontáneo. Sucede cuando el bebé muere en la matriz antes de las 20 semanas de embarazo.

Usted puede contagiarle el virus del herpes a su bebé durante el parto. Eso puede ocasionar graves problemas de salud para el bebé, incluyendo una infección mortal. Usted puede transmitirle el herpes genital a su bebé de tres maneras:

  1. Antes del nacimiento (también llamado herpes intrauterino). Usted le transmite el virus a su bebé en el útero (matriz). Este tipo de herpes no es común.
  2. Durante el parto y nacimiento (también llamado herpes adquirido al nacer). Suele suceder cuando el bebé pasa por la vagina infectada (canal de parto). Es la forma más común en que los bebés se contagian el herpes. El bebé puede infectarse sin pasar por la vagina, pero no es muy común. Puede suceder si el saco amniótico se rompe antes del nacimiento. Es el saco (o bolsa de agua) adentro del útero que contiene a su bebé. Está lleno de líquido amniótico.
  3. Después del nacimiento. Usted u otra persona puede transmitirle el virus a su bebé después del nacimiento. Por ejemplo, si usted tiene una llaga de herpes en el labio y besa la piel de su bebé, le puede contagiar el virus.

Es más probable que le contagie el herpes a su bebé si tiene un brote de herpes genital por primera vez durante el embarazo. Pero se lo puede transmitir en cualquier momento que tenga la infección activa.

¿Cómo se trata el herpes genital durante el embarazo?

No hay cura para el herpes genital. Si lo ha tenido antes, su profesional controlará cuidadosamente si usted tiene señales de brote durante el embarazo.

Si tuvo su primer brote de herpes genital durante el embarazo, o si tiene brotes con frecuencia, su profesional puede tratarla con un medicamento antivírico llamado aciclovir (también llamado Zovirax® Inyectable o acicloguanosina) durante el último mes de embarazo. Ese medicamento puede ayudar a prevenir un brote alrededor de la fecha de parto.

Si no tiene señales de infección activa, es posible que no haya riesgo de tener un parto vaginal. Pero si tiene una infección activa, por lo general se le hará una cesárea. Tener una cesárea puede ayudar a evitar el contagio del virus del herpes a su bebé. La cesárea es una operación en la que su bebé nace mediante un corte que el médico le hace a usted en el abdomen y en el útero.

¿Cómo sabe si tiene herpes genital?

La mayoría de la gente con herpes genital no tiene señales o síntomas y tal vez no sepa que lo tiene. Las señales y los síntomas pueden presentarse dentro de las 2 semanas del contagio. Si tiene algunas de estas señales o síntomas, avise a su profesional de la salud:

  • Dolores musculares
  • Sensación de ardor al orinar
  • Agrupamiento de llagas o ampollas pequeñas y rojas en el área genital, el ano o la boca
  • Fatiga (sentirse muy cansada)
  • Sentir presión en el área debajo del abdomen
  • Fiebre
  • Picazón, ardor o sensación de hormigueo en el área genital o el área anal
  • Náuseas (sentirse mal del estómago)
  • Glándulas hinchadas
  • Flujo vaginal o sangrado entre los períodos

Para diagnosticar esta infección, su profesional de la salud puede utilizar estas pruebas médicas:

  • Examen físico para ver si hay llagas
  • Muestra de líquido y células de la piel tomada de las llagas
  • Análisis de sangre para chequear si el cuerpo ha producido anticuerpos para combatir el virus que causa el herpes genital

Una vez que tiene herpes genital, el virus que lo causa jamás desaparece de su cuerpo. Si tiene una infección activa, es posible que tenga brotes de llagas y ampollas varias veces por año. O tal vez no tenga ningún síntoma, lo cual se llama infección asintomática. Con el tiempo, los brotes suelen suceder con menos frecuencia y ser menos graves. Tomar el medicamento todos los días puede ayudar a controlar los síntomas, prevenir brotes durante un largo tiempo y reducir el riesgo de contagiar el virus a otras personas.

El brote de herpes puede ser causado por:

  • Enfermedad
  • Fatiga
  • Fiebre
  • Relaciones sexuales
  • Tener el período menstrual
  • Estrés

¿Cómo se propaga el herpes genital?

El herpes genital es causado por dos virus llamados virus herpes simple (HSV):

  1. HSV-1. Este virus suele causar llagas labiales y ampollas febriles en la boca y en los labios. El virus se propaga de la boca a la piel.
  2. HSV-2. Este virus causa la mayoría de los casos de herpes genital. Se propaga mediante las relaciones sexuales y el contacto piel a piel.

El líquido adentro de las llagas del herpes genital porta el virus del herpes. Su piel también puede liberar el virus aunque no tenga una llaga que pueda ver.

Si tiene contacto directo con las llagas o la piel de una persona infectada, el virus del herpes puede entrar en su cuerpo a través de una lesión o corte en su propia piel. Si toca una llaga del herpes o el líquido de una llaga, puede contagiarse el herpes de una parte de su cuerpo a otra. Por ejemplo, si se toca la llaga del herpes en los labios y luego se frota el ojo, puede propagar la infección del herpes a sus ojos. Si toca una llaga del herpes, lávese las manos de inmediato para ayudar a evitar la propagación de la infección.

¿Puede el herpes genital causar otros problemas de salud para usted? 

Sí. El herpes genital puede causar problemas de salud, como por ejemplo:

  • Problemas de la vejiga. Las llagas abiertas causadas por el herpes genital pueden ocasionar la hinchazón de la uretra. La uretra es el tubo que transporta orina desde la vejiga hasta el exterior del cuerpo. La hinchazón puede hacer que la uretra se cierre durante varios días. Se puede utilizar un tubo llamado catéter urinario para drenar y recolectar la orina de la vejiga hasta que la uretra se abra.
  • Meningitis. El virus del herpes puede causar meningitis, que es una infección que produce hinchazón en el cerebro y la médula espinal.
  • Otras ETS. Al tener llagas abiertas, puede ser más fácil contagiarse o transmitir otras enfermedades de transmisión sexual, como el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).
  • Proctitis. Es una inflamación (enrojecimiento e hinchazón) del revestimiento del recto, el sitio donde la materia fecal sale del cuerpo.

¿Cómo puede protegerse contra los herpes genitales? 

Puede hacer lo siguiente:

  • Hágase una prueba y sométase a tratamiento. Si descubre que tiene herpes genital, hágase tratar de inmediato. Si usted o su pareja tiene una infección sin tratar, se la pueden pasar de uno a otro. Tomar un medicamento antivírico puede ayudar a evitar que se contagien la enfermedad uno a otro.
  • No tenga relaciones sexuales. Esta es la mejor manera de evitar contagiarse una enfermedad de transmisión sexual incluyendo el herpes genital.
  • Si tiene relaciones sexuales, hágalo sólo con una persona que no tenga otras parejas sexuales. Use un condón (preservativo) si no está segura si su pareja tiene una ETS. Pida a su pareja que se haga una prueba y se someta al tratamiento. Si sabe que usted o su pareja tiene herpes genital, use condones y un protector bucal cada vez que tenga relaciones sexuales. El protector bucal es un pedazo cuadrado de hule que puede ayudar a protegerle de las ETS si tiene sexo oral. Si a usted o a su pareja le aparece un brote de herpes, no tengan relaciones sexuales (aun con un condón o protector bucal) hasta que se hayan curado todas las llagas.

Revisado en junio de 2014