10 de diciembre de 2018
CENTRO DE ENSEÑANZA DEL EMBARZO NACIMIENTO PREMATURO ACIDO FÓLICO QUIENES SOMOS
Buscar


Antes de Quedar Embarazada

Durante su Embarazo

Complicaciones

El Parto

Después del Parto

Cómo Cuidar a su Bebé

Seguridad de su Bebé

El medio ambiente del bebé

Sólo para Papá

¿Qué es la Genética?

Consuelo para una Pérdida

Biblioteca de Salud

Herramientas

Recursos Útiles

Pregúntenos

Semana por Semana

Preguntas y Respuestas

Ácido Fólico

Las Familias en la NICU




Cómo Cuidar a su Bebé


La Extracción y el Almacenamiento de la Leche: Guía para Madres Lactantes
Una de las mejores decisiones que puede tomar como madre es alimentar a su hijo recién nacido con leche materna. Sin embargo, como pasa cuando se aprende algo nuevo, la lactancia natural requiere un poco de esfuerzo. Lo primero que debe hacer es tratar de acostumbrarse al proceso de amamantamiento. Usted y su bebé tienen que aprender a colaborar juntos. A medida que vaya conociendo mejor a su bebé, lo que le gusta o no le gusta y su ritmo de amamantamiento, la experiencia será cada vez más fácil y agradable para ambos. Muy pronto (no le quepa la menor duda), será como si hubiese estado amamantando desde siempre.

Unas pocas semanas o meses después del nacimiento de su bebé, posiblemente deba aprender otro aspecto de la lactancia natural: cómo extraerse y almacenar la leche para que otra persona pueda alimentar al bebé cuando usted se reintegre al trabajo, los estudios u otras actividades. Trate de considerar al sacaleches como un amigo y aliado. El sacaleches le permite seguir proporcionando al bebé todos los beneficios de la leche materna incluso cuando usted no está en casa. Elija el sacaleches con cuidado, comience poco a poco y encuentre la manera de incluir la extracción de leche entre sus actividades cotidianas.

Yo alimenté a mis dos hijos con leche materna durante unos nueve meses, pero me reintegré al trabajo a las nueve semanas de cada nacimiento. El sacaleches y yo nos hicimos muy buenos amigos. Me acompañó en viajes de negocios y alrededor del mundo. Cuando me acostumbré a usarlo, la tarea de extraer y almacenar la leche pasó a ser parte de mi rutina. No quiero decir que no me cansé de hacerlo o que siempre me resultó fácil. Simplemente se convirtió en una de las cosas que hacía para mi bebé, como cambiarle los pañales y sentarlo en el asiento para el auto.

Para tener una buena experiencia al amamantar y usar el sacaleches, es esencial la preparación y la planificación. Puede comenzar a planificar su regreso al trabajo o los estudios antes del nacimiento del bebé y tomar decisiones que favorezcan la lactancia natural. Hemos preparado unos consejos para ayudarla a prepararse y determinar qué es lo mejor para usted, para su bebé y para su familia, a fin de que pueda lograr sus objetivos.

Lo que puede hacer antes de dar a luz

  • Estudie sus opciones en cuanto a licencia por maternidad y planifique su regreso al trabajo o los estudios. Determine cuánto tiempo estará ausente y cómo le gustaría reintegrarse. ¿Podría reintegrarse a tiempo parcial durante unas semanas? ¿Podría trabajar uno o dos días desde su hogar? Algunos expertos sugieren reintegrarse a mediados de la semana, para no separarse del bebé cinco días seguidos la primera semana.
  • Busque un lugar donde pueda extraerse la leche y almacenarla. ¿En qué lugar de la oficina o la institución educativa usará el sacaleches? Lo ideal es un lugar privado con un tomacorriente. Algunas mujeres se extraen la leche en el baño o el salón de estar, pero no son lugares ideales. Otras usan oficinas privadas. Si no puede encontrar un lugar adecuado, pídale ayuda a su empleador. Quizá pueda usar un cuarto de almacenamiento o una oficina desocupada. Averigüe si hay un refrigerador donde pueda almacenar la leche. De lo contrario, use un recipiente térmico con hielo o gel refrigerante.
  • Busque una especialista en lactancia, amigas que le brinden apoyo y otros recursos donde pueda obtener consejos. ¿A quién puede llamar si necesita ayuda? Prepare una lista con los teléfonos de especialistas en lactancia, el profesional médico que la atiende y amigas que hayan amamantado. También puede comunicarse con La Leche League, un organismo internacional dedicada a fomentar la lactancia natural, visitando el sitio web laleche.org.

Lo que puede hacer al poco tiempo del nacimiento, antes de reintegrarse al trabajo o los estudios

  • Consiga un sacaleches adecuado a sus necesidades. Espere a que nazca el bebé antes de seleccionar un sacaleches, para tener una idea mejor de lo que necesitará. Los sacaleches manuales son más baratos. Aunque algunas mamás prefieren los sacaleches manuales, podría tomar más tiempo vaciarse ambas mamas. Puede ser una buena opción para las mamás que no piensan extraerse la leche con mucha frecuencia. Para las madres que piensan hacerlo todos los días, los sacaleches eléctricos son más convenientes, ya que permiten extraerse la leche de ambas mamas al mismo tiempo. Estos sacaleches pueden alquilarse o comprarse; en el sitio web ebay.com encontrará buenos precios. (En ebay conseguí un sacaleches del tipo que se usa en los hospitales, por aproximadamente la mitad del precio minorista. Sin embargo, si piensa comprarse un sacaleches eléctrico usado, tendrá que comprarse nuevos tubos y frascos recolectores.) Cualquiera sea el tipo de sacaleches que elija, asegúrese de que sea fácil de usar y lavar. Para más información sobre los distintos sacaleches disponibles, consulte la publicación The Nursing Mother’s Companion (4.a edición) de Kathleen Huggins, RN, MS (The Harvard Common Press, 1999).
  • Comience a extraerse y congelar la leche antes de reintegrarse al trabajo o los estudios. En cuanto usted y su bebé se hayan acostumbrado a amamantar —unas tres o cuatro semanas después del nacimiento— puede comenzar a usar el sacaleches. Una posibilidad es extraerse la leche durante 5 a 15 minutos después de amamantar al bebé por la mañana. No se preocupe si no puede extraerse mucha leche al principio; déle tiempo a su cuerpo a acostumbrarse al sacaleches. Si produce usted más leche de la que el bebé necesita, puede comenzar a extraerse y almacenar la leche más temprano. Puede congelar la leche en recipientes o bolsas diseñados especialmente para almacenar leche humana. Deje algo de espacio en la parte superior de la bolsa porque la leche se dilata al congelarse. Escriba la fecha sobre el recipiente y use la leche más vieja primero.
  • Acostumbre al bebé a usar el biberón. Déle a su bebé un biberón a las tres o cuatro semanas de vida. Si el bebé acepta el biberón sin dificultades, déle un biberón todos los días. Si el bebé no quiere tomar del biberón, pídale a otra persona que se lo dé. Es una buena tarea para el papá.
  • Hable con la niñera sobre sus planes de alimentar al bebé con leche materna. El éxito de la lactancia natural dependerá en gran medida de la actitud de la niñera. Asegúrese de que esté familiarizada con el manejo, calentamiento y almacenamiento de leche humana. Puede pedirle que anote en un cuaderno cuántas veces por día alimenta al bebé y la cantidad de leche materna que éste consume. Esta información le permitirá determinar si su bebé consume suficiente leche.

Lo que puede hacer tras reintegrarse al trabajo o los estudios

  • Determine cuál es el mejor momento de usar el sacaleches. Una vez que vuelva a su horario normal de trabajo o estudios, podrá determinar cuándo usar el sacaleches. Lo mejor es extraerse la leche aproximadamente a las mismas horas en que normalmente amamanta al bebé. La mayoría de las mujeres comienzan usando el sacaleches dos veces por día: una vez a media mañana o cerca del mediodía y una vez por la tarde. A medida que el bebé crezca y comience a comer alimentos sólidos (aproximadamente a los seis meses), podrá extraerse la leche con menos frecuencia.
  • Siga comiendo bien y trate de descansar lo más posible. Cuídese como lo hacía cuando estaba embarazada: coma bien y descanse lo más posible. Una mamá lactante generalmente necesita más calorías. Si está tratando de adelgazar, coma lo suficiente como para no rebajar más de una libra de peso por semana. Tratar de coordinar la lactancia natural, el trabajo o los estudios y sus otras obligaciones puede ser agotador. Cuando vuelva a su casa, acurrúquese con su bebé y trate de descansar un poco.
  • Sea flexible. No existe una manera correcta o incorrecta de coordinar la lactancia natural con el trabajo o los estudios. En mi caso, como vivía lejos del trabajo y debía salir temprano de casa, me resultaba mejor usar el sacaleches en cuanto me despertaba por la mañana. Generalmente producía la mayor cantidad de leche a esa hora del día y no era necesario que despertara al bebé. Otras mamás amamantan a sus bebés una o dos veces antes de salir por la mañana. Pruebe diferentes rutinas para determinar cuál es la mejor para usted.

Cómo almacenar la leche humana
La leche humana es como cualquier otra leche: puede echarse a perder si no se la almacena correctamente. También puede perder algunas de sus propiedades alimenticias y fortalecedoras del sistema inmunitario. Los siguientes son algunos datos y reglas para tener en cuenta:

  • La leche humana puede permanecer a temperatura ambiente durante un máximo de 10 horas.
  • Puede almacenarse en el refrigerador durante un máximo de ocho días.
  • Puede almacenarse en un congelador que esté dentro de un refrigerador durante dos semanas.
  • Dura tres o cuatro meses dentro de un congelador con puerta separada del refrigerador.
  • Dura un máximo de seis meses en un congelador de baja temperatura.
  • Utilice recipientes o bolsas diseñados especialmente para almacenar leche humana.
  • Escriba la fecha de almacenamiento sobre cada bolsa o recipiente.
  • Nunca caliente leche humana en el microondas; descongélela en el refrigerador o bajo agua tibia del grifo.
  • Almacene la leche humana descongelada en el refrigerador y utilícela dentro de 24 horas.
  • No vuelva a congelar la leche humana descongelada.

Para más información sobre cómo almacenar la leche humana, visite el sitio web laleche.org.


AddThis Bookmark

Cómo Cuidar a su Bebé
A la Hora de Dormir
Cómo Bañar a su Bebé
Cuándo Comenzar los Alimentos Sólidos
Cuando su Bebé Llora
Desarrollo y Crecimiento
El Cambio de Pañales
El Cuidado del Bebé en la Sala de Partos
El Cuidado del Ombligo
El Primer Chequeo Médico del Bebé
¡Jamás sacuda a su bebé!
Alimentación con leche de fórmula
La preparación para la llegada del bebé
Señales de Advertencia
Una Casa Segura para Usted y su Bebé
Vacunas
Cómo Amamantar a su Bebé
Amamantar es un Instinto Natural
Cómo Amamantar a su Bebé
Extracción y Almacenamiento de la Leche Materna
Guía ilustrada de cómo amamantar a su bebé
La Lactancia
ENFERMEDADES DE LA NIÑEZ
Candidosis Bucal
Convulsiones Febriles
Crup o Laringitis Diftérica
Ictericia del Recién Nacido
Infección del Oído
Influenza
Resfriados
Roséola
Rotavirus
Virus Sincitial Respiratorio
Video - Una prueba que puede salvar la vida de su bebé
Pruebas de Diagnóstico para los Recién Nacidos
TEMAS ESPECIALES
Influenza porcina
Alergias a los Alimentos
Cómo elegir a la persona o servicio que cuidará de su niño
Dormir con su bebé
MRSA: Infección Resistente a Medicamentos
Prepárese para un desastre o emergencia
SIDS - Muerte Súbita Infantil o del Lactante
Visitas médicas de rutina

Escriba un email si tiene preguntas relacionadas al embarazo.
Contáctenos

Estoy ayudando a difundir el mensaje...
Más...



La evolución semanal del embarazo. Más...


Si está planeando un embarazo o desea aprender cómo mantenerse sana durante el embarazo, suscríbase gratuitamente a uno de nuestros boletines mensuales.



 
Póngase en Contacto | Mapa del Sitio | Cómo Donar | Marcha por los bebés | Política Editorial | Declaración de Confidencialidad | Norma de Enlaces