agent007
¡Ha entrado! Vea su reciente actividad o visite su perfil y tablero
Información de la cuenta
Tablero
March for Babies Dashboard

  • agent007
  • Preferencias
  • Mensajes
  • Favoritos

Actividad física

El ejercicio

Algunas mujeres piensan que el embarazo es el momento de relajarse y poner los pies en alto. ¡No es así! Para la mayoría de las mujeres, es importante hacer ejercicio durante el embarazo. En efecto, tiene muchos beneficios para la salud.

Las embarazadas sanas necesitan al menos 2½ horas de ejercicio por semana. Eso es alrededor de 30 minutos por día. Si le parece mucho, no se preocupe. No tiene que hacerlo todo al mismo tiempo. En cambio, divida el ejercicio haciendo algo activo durante 10 minutos tres veces por día.

¿Por qué es bueno el ejercicio durante el embarazo?

Para las embarazadas sanas, el ejercicio puede:

  • Mantener sanos su corazón, cuerpo y mente
  • Ayudarla a sentirse bien y a tener la energía extra que necesita
  • Ayudarla a mantenerse en buen estado físico y aumentar de peso adecuadamente durante el embarazo
  • Aliviar algunos de los malestares que quizás tenga durante el embarazo, como estreñimiento, dolores de espalda, dificultades al dormir y várices (venas hinchadas)
  • Prevenir problemas de salud como la preeclampsia y la diabetes gestacional
  • Ayudar a su cuerpo a prepararse para dar a luz
  • Reducir el estrés

¿Puede el ejercicio durante el embarazo perjudicar a su bebé?

El ejercicio es seguro para la mayoría de las mujeres embarazadas sanas. Con la aprobación de su profesional de la salud, hacer ejercicio durante el embarazo es seguro para usted y su bebé. Hable con su profesional de la salud antes de comenzar algún programa de ejercicios. Pregunte qué tipo de ejercicio puede hacer sin riesgos.

¿Pueden hacer ejercicio todas las embarazadas?

No todas las mujeres deben hacer ejercicio durante el embarazo. No haga ejercicio si tiene:

  • Problemas de corazón que afectan al flujo de sangre
  • Parto prematuro. El parto prematuro es el que comienza demasiado temprano; es decir, antes de las 37 semanas de embarazo.
  • Un cuello uterino incompetente. Es el cuello uterino que se abre demasiado temprano antes de que el bebé llegue a término completo.
  • Enfermedad de los pulmones
  • Un embarazo con mellizos, trillizos o más. Al estar embarazada de múltiples bebés, aumentan las probabilidades de tener un parto prematuro.
  • Sangrado vaginal durante el segundo o tercer trimestre (a partir de los 4 meses de embarazo) que no desaparece
  • Ruptura de las membranas (cuando el saco que rodea al bebé se rompe antes de que comience el parto)
  • Preeclampsia
  • Placenta previa. Es cuando la placenta está situada muy abajo en el útero y cubre todo o parte del cuello uterino. La placenta suministra alimento y oxígeno al bebé a través del cordón umbilical. El cuello uterino es la abertura hacia el útero que está en la parte superior de la vagina.

Pregunte a su profesional de la salud si puede hacer ejercicio en estos casos:

¿Qué tipos de ejercicio son los mejores durante el embarazo?

Si su profesional dice que no es peligroso que usted haga ejercicio, elija actividades que piense que disfrutará. Algunos hospitales y gimnasios ofrecen clases de ejercicios aeróbicos y yoga para embarazadas. O pruebe actividades que pueda hacer con su pareja o amigos, como caminar o bailar.

La natación es particularmente buena para usted. El agua soporta el peso de su cuerpo que está creciendo, y moverse contra el agua mantiene elevado su ritmo cardíaco.

Si hacía ejercicio antes del embarazo, por lo general es seguro seguir haciéndolo. Asegúrese de consultar primero con su profesional. A medida que su embarazo avanza y le crece más el abdomen, posiblemente deba cambiar algunas actividades o reducir la intensidad de los ejercicios.

Si no hacía ejercicio antes del embarazo, comience lentamente. Trate de mejorar su estado físico poco a poco.

¿Hay tipos de ejercicios que no son seguros durante el embarazo?

Tenga cuidado y consulte con su profesional al elegir sus actividades. Durante el embarazo, evite:

  • Todo lo que pueda lastimarla o causarle caídas, como andar a caballo, esquí, gimnasia deportiva o ciclismo
  • Todo deporte en el que se pueda golpear la panza, como hockey sobre hielo, kickboxing, fútbol o básquetbol
  • Después del tercer mes de embarazo, evite los ejercicios que le hagan acostarse boca arriba. Acostarse boca arriba puede limitar el flujo de sangre a su bebé.
  • Todo deporte que tenga movimientos espasmódicos o con rebote
  • Buceo con escafandra. Puede dar lugar a burbujas de gas peligrosas en los vasos sanguíneos del bebé.
  • Hacer ejercicio a gran altitud (más de 6.000 pies) porque puede reducir la cantidad de oxígeno que le llega al bebé.
  • Hacer ejercicio afuera los días calurosos y húmedos porque se le puede sobrecalentar el cuerpo. También evite saunas, jacuzzi y salas de vapor.

Cuando haga ejercicio, beba mucha agua. Preste atención a su cuerpo y cómo se siente. Deje de hacer ejercicio y llame a su profesional de la salud si tiene algunas de estas señales:

  • Sangrado vaginal
  • Mareos
  • Problemas para respirar
  • Dolor de cabeza
  • Dolor de pecho
  • Debilidad muscular
  • Dolor o hinchazón en la parte inferior de las piernas
  • Contracciones
  • Pierde líquido amniótico
  • Su bebé deja de moverse.

¿Cambia el embarazo la forma en que su cuerpo responde al ejercicio?

Durante el embarazo, su cuerpo cambia de muchas maneras. Al hacer ejercicio, puede notar estos cambios:

  • Respiración: Necesita más oxígeno durante el embarazo, en especial en el segundo y tercer trimestres. Su abdomen en crecimiento pone presión sobre sus pulmones haciéndolos trabajar más arduamente en un espacio más pequeño. Es posible que se sienta con falta de aliento en ocasiones.
  • Ritmo cardíaco: Su corazón trabaja más y late más rápidamente durante el embarazo para que el oxígeno llegue a su bebé. Es posible que tenga menos energía para el ejercicio.
  • Temperatura corporal: Comenzará a sudar antes de lo que le sucedía antes del embarazo. Para proteger a usted y a su bebé del sobre calentamiento, su cuerpo comienza a sudar a una temperatura corporal más baja.
  • Equilibrio: A medida que su cuerpo cambia durante el embarazo, también cambia su sentido del equilibrio. Tal vez note que pierde el equilibrio con más facilidad.
  • Articulaciones: Sus hormonas (sustancias químicas producidas por el cuerpo) están a niveles altos durante el embarazo. Eso puede causar que los tejidos del cuerpo estén más relajados. Trate de evitar movimientos que puedan esforzar o lesionar sus articulaciones.

¿Puede el ejercicio durante el embarazo ayudarla después del parto?

Sí. Una vez que nace su bebé, el ejercicio puede ayudarle a recuperar energía y a volver a su peso previo al embarazo. También puede ayudarle a evitar la tristeza después del parto. La tristeza de maternidad es un sentimiento de tristeza que algunas mujeres tienen en los primeros días después del nacimiento del bebé.

Después de nacer su bebé, ¿cuándo puede comenzar a hacer ejercicio otra vez?

Quizás se sienta lista para retomar el ejercicio unos días después del parto. O quizás desee esperar más tiempo. Con la aprobación de su profesional de la salud, puede comenzar ejercicios moderados en cuanto se sienta con ganas.

Si se mantuvo activa durante el embarazo, es más fácil retomar el ejercicio después de que nazca su bebé. Procure empezar lentamente. Si siente dolor o tiene otros problemas durante el ejercicio, deje de hacer la actividad y hable con su profesional de la salud. Si tuvo una cesárea, no haga ejercicio hasta que su profesional se lo permita. La cesárea es una operación en la que su bebé nace mediante un corte que el profesional le hace a usted en el abdomen y en el útero.

Marzo de 2012

Algunas mujeres piensan que el embarazo es el momento de relajarse y poner los pies en alto. ¡No es así! Para la mayoría de las mujeres, es importante hacer ejercicio durante el embarazo. En efecto, tiene muchos beneficios para la salud.

Las embarazadas sanas necesitan al menos 2½ horas de ejercicio por semana. Eso es alrededor de 30 minutos por día. Si le parece mucho, no se preocupe. No tiene que hacerlo todo al mismo tiempo. En cambio, divida el ejercicio haciendo algo activo durante 10 minutos tres veces por día.

¿Por qué es bueno el ejercicio durante el embarazo?

Para las embarazadas sanas, el ejercicio puede:

  • Mantener sanos su corazón, cuerpo y mente
  • Ayudarla a sentirse bien y a tener la energía extra que necesita
  • Ayudarla a mantenerse en buen estado físico y aumentar de peso adecuadamente durante el embarazo
  • Aliviar algunos de los malestares que quizás tenga durante el embarazo, como estreñimiento, dolores de espalda, dificultades al dormir y várices (venas hinchadas)
  • Prevenir problemas de salud como la preeclampsia y la diabetes gestacional
  • Ayudar a su cuerpo a prepararse para dar a luz
  • Reducir el estrés

¿Puede el ejercicio durante el embarazo perjudicar a su bebé?

El ejercicio es seguro para la mayoría de las mujeres embarazadas sanas. Con la aprobación de su profesional de la salud, hacer ejercicio durante el embarazo es seguro para usted y su bebé. Hable con su profesional de la salud antes de comenzar algún programa de ejercicios. Pregunte qué tipo de ejercicio puede hacer sin riesgos.

¿Pueden hacer ejercicio todas las embarazadas?

No todas las mujeres deben hacer ejercicio durante el embarazo. No haga ejercicio si tiene:

  • Problemas de corazón que afectan al flujo de sangre
  • Parto prematuro. El parto prematuro es el que comienza demasiado temprano; es decir, antes de las 37 semanas de embarazo.
  • Un cuello uterino incompetente. Es el cuello uterino que se abre demasiado temprano antes de que el bebé llegue a término completo.
  • Enfermedad de los pulmones
  • Un embarazo con mellizos, trillizos o más. Al estar embarazada de múltiples bebés, aumentan las probabilidades de tener un parto prematuro.
  • Sangrado vaginal durante el segundo o tercer trimestre (a partir de los 4 meses de embarazo) que no desaparece
  • Ruptura de las membranas (cuando el saco que rodea al bebé se rompe antes de que comience el parto)
  • Preeclampsia
  • Placenta previa. Es cuando la placenta está situada muy abajo en el útero y cubre todo o parte del cuello uterino. La placenta suministra alimento y oxígeno al bebé a través del cordón umbilical. El cuello uterino es la abertura hacia el útero que está en la parte superior de la vagina.

Pregunte a su profesional de la salud si puede hacer ejercicio en estos casos:

¿Qué tipos de ejercicio son los mejores durante el embarazo?

Si su profesional dice que no es peligroso que usted haga ejercicio, elija actividades que piense que disfrutará. Algunos hospitales y gimnasios ofrecen clases de ejercicios aeróbicos y yoga para embarazadas. O pruebe actividades que pueda hacer con su pareja o amigos, como caminar o bailar.

La natación es particularmente buena para usted. El agua soporta el peso de su cuerpo que está creciendo, y moverse contra el agua mantiene elevado su ritmo cardíaco.

Si hacía ejercicio antes del embarazo, por lo general es seguro seguir haciéndolo. Asegúrese de consultar primero con su profesional. A medida que su embarazo avanza y le crece más el abdomen, posiblemente deba cambiar algunas actividades o reducir la intensidad de los ejercicios.

Si no hacía ejercicio antes del embarazo, comience lentamente. Trate de mejorar su estado físico poco a poco.

¿Hay tipos de ejercicios que no son seguros durante el embarazo?

Tenga cuidado y consulte con su profesional al elegir sus actividades. Durante el embarazo, evite:

  • Todo lo que pueda lastimarla o causarle caídas, como andar a caballo, esquí, gimnasia deportiva o ciclismo
  • Todo deporte en el que se pueda golpear la panza, como hockey sobre hielo, kickboxing, fútbol o básquetbol
  • Después del tercer mes de embarazo, evite los ejercicios que le hagan acostarse boca arriba. Acostarse boca arriba puede limitar el flujo de sangre a su bebé.
  • Todo deporte que tenga movimientos espasmódicos o con rebote
  • Buceo con escafandra. Puede dar lugar a burbujas de gas peligrosas en los vasos sanguíneos del bebé.
  • Hacer ejercicio a gran altitud (más de 6.000 pies) porque puede reducir la cantidad de oxígeno que le llega al bebé.
  • Hacer ejercicio afuera los días calurosos y húmedos porque se le puede sobrecalentar el cuerpo. También evite saunas, jacuzzi y salas de vapor.

Cuando haga ejercicio, beba mucha agua. Preste atención a su cuerpo y cómo se siente. Deje de hacer ejercicio y llame a su profesional de la salud si tiene algunas de estas señales:

  • Sangrado vaginal
  • Mareos
  • Problemas para respirar
  • Dolor de cabeza
  • Dolor de pecho
  • Debilidad muscular
  • Dolor o hinchazón en la parte inferior de las piernas
  • Contracciones
  • Pierde líquido amniótico
  • Su bebé deja de moverse.

¿Cambia el embarazo la forma en que su cuerpo responde al ejercicio?

Durante el embarazo, su cuerpo cambia de muchas maneras. Al hacer ejercicio, puede notar estos cambios:

  • Respiración: Necesita más oxígeno durante el embarazo, en especial en el segundo y tercer trimestres. Su abdomen en crecimiento pone presión sobre sus pulmones haciéndolos trabajar más arduamente en un espacio más pequeño. Es posible que se sienta con falta de aliento en ocasiones.
  • Ritmo cardíaco: Su corazón trabaja más y late más rápidamente durante el embarazo para que el oxígeno llegue a su bebé. Es posible que tenga menos energía para el ejercicio.
  • Temperatura corporal: Comenzará a sudar antes de lo que le sucedía antes del embarazo. Para proteger a usted y a su bebé del sobre calentamiento, su cuerpo comienza a sudar a una temperatura corporal más baja.
  • Equilibrio: A medida que su cuerpo cambia durante el embarazo, también cambia su sentido del equilibrio. Tal vez note que pierde el equilibrio con más facilidad.
  • Articulaciones: Sus hormonas (sustancias químicas producidas por el cuerpo) están a niveles altos durante el embarazo. Eso puede causar que los tejidos del cuerpo estén más relajados. Trate de evitar movimientos que puedan esforzar o lesionar sus articulaciones.

¿Puede el ejercicio durante el embarazo ayudarla después del parto?

Sí. Una vez que nace su bebé, el ejercicio puede ayudarle a recuperar energía y a volver a su peso previo al embarazo. También puede ayudarle a evitar la tristeza después del parto. La tristeza de maternidad es un sentimiento de tristeza que algunas mujeres tienen en los primeros días después del nacimiento del bebé.

Después de nacer su bebé, ¿cuándo puede comenzar a hacer ejercicio otra vez?

Quizás se sienta lista para retomar el ejercicio unos días después del parto. O quizás desee esperar más tiempo. Con la aprobación de su profesional de la salud, puede comenzar ejercicios moderados en cuanto se sienta con ganas.

Si se mantuvo activa durante el embarazo, es más fácil retomar el ejercicio después de que nazca su bebé. Procure empezar lentamente. Si siente dolor o tiene otros problemas durante el ejercicio, deje de hacer la actividad y hable con su profesional de la salud. Si tuvo una cesárea, no haga ejercicio hasta que su profesional se lo permita. La cesárea es una operación en la que su bebé nace mediante un corte que el profesional le hace a usted en el abdomen y en el útero.

Marzo de 2012