9 de diciembre de 2018
CENTRO DE ENSEÑANZA DEL EMBARZO NACIMIENTO PREMATURO ACIDO FÓLICO QUIENES SOMOS
Buscar


Antes de Quedar Embarazada

Durante su Embarazo

Complicaciones

El Parto

Después del Parto

Cómo Cuidar a su Bebé

Seguridad de su Bebé

El medio ambiente del bebé

Sólo para Papá

¿Qué es la Genética?

Consuelo para una Pérdida

Biblioteca de Salud

Herramientas

Recursos Útiles

Pregúntenos

Semana por Semana

Preguntas y Respuestas

Ácido Fólico

Las Familias en la NICU




Biblioteca de Salud


El Embarazo Después de los 35 Años
En la actualidad muchas mujeres deciden ser madres después de los 35 años. De hecho, una de cada cinco tiene su primer hijo después de esta edad.1 Afortunadamente, la mayoría tiene embarazos y bebés saludables.

Sin embargo, los estudios demuestran que las mujeres de más de 35 años están expuestas a algunos riesgos especiales durante el embarazo. Por esta razón, es necesario que las mujeres conozcan estos riesgos para que puedan evaluar adecuadamente la conveniencia de un embarazo y determinar cuál es el mejor momento para quedar embarazada.

¿Influye la edad en la fertilidad?
Por lo general, las mujeres comienzan a experimentar una disminución en su fertilidad a partir de los 30 años. Es frecuente que a una mujer de más de 35 años le lleve más tiempo quedar embarazada que a una mujer joven. Los hombres también pueden experimentar una disminución en su fertilidad al acercarse a los 40 años.2

En algunos casos, la disminución de la fertilidad en las mujeres de más de 35 años se debe a que tienden a ovular (liberar un óvulo de los ovarios) con menor frecuencia que las mujeres más jóvenes. También interfieren con la concepción ciertos problemas de salud que son más comunes después de esta edad, como la endometriosis (que ocasiona que los tejidos se adhieran a los ovarios o a las trompas de Falopio), la obstrucción de las trompas de Falopio (en algunos casos como consecuencia de infecciones pasadas) y fibroides (crecimientos no cancerosos en el útero).3

Si una mujer de más de 35 años no ha quedado embarazada después de intentar concebir durante seis meses, debe consultar a su médico. Los estudios sugieren que aproximadamente un tercio de las mujeres de entre 35 y 39 años y aproximadamente la mitad de las mujeres de más de 40 años tienen problemas de fertilidad.4 Muchos de estos problemas pueden tratarse de forma eficaz.

Si bien las mujeres de más de 35 años pueden tener más dificultades para quedar embarazadas, también tienen una mayor probabilidad de tener mellizos.5 Esta probabilidad aumenta de forma natural con la edad. Además, es más probable que las mujeres de más de 35 años deban someterse a un tratamiento de fertilidad, lo que aumenta sus probabilidades de tener mellizos, trillizos o más bebés.

¿Las mujeres de más de 35 años corren mayor riesgo de tener un bebé con defectos congénitos?
El riesgo de tener un bebé con algún defecto congénito relacionado con los cromosomas (las estructuras de las células que contienen los genes) aumenta con la edad. El síndrome de Down es el más común de estos defectos congénitos cromosómicos. Los niños afectados nacen con diferentes grados de retraso mental y defectos físicos. El riesgo de una mujer de tener un bebé con síndrome de Down es el siguiente:1

  • A los 25 años, una probabilidad de una en 1,250
  • A los 30 años, una probabilidad de una en 1,000
  • A los 35 años, una probabilidad de una en 400
  • A los 40 años, una probabilidad de una en 100
  • A los 45, una probabilidad de una en 30
  • A los 49, una probabilidad de una en 10

El Colegio de Obstetras y Ginecólogos de los Estados Unidos (American College of Obstetricians and Gynecologists, ACOG) recomienda realizar a todas las mujeres embarazadas, independientemente de su edad, una prueba de detección precoz de síndrome de Down y otros defectos congénitos cromosómicos.6 Las pruebas de detección precoz son análisis de sangre que se realizan durante el primer o el segundo trimestre y a veces incluyen un tipo de ultrasonido especial. Estas pruebas ayudan a evaluar el riesgo de la mujer de tener un bebé con ciertos defectos congénitos pero no pueden diagnosticarlos. El ACOG recomienda también dar a todas las mujeres embarazadas la opción de elegir una prueba de diagnóstico, como una amniocentesis o una muestra del villus coriónico (CVS), en lugar de una prueba de detección precoz.6 Una prueba de diagnóstico puede determinar si una persona tiene o no una determinada enfermedad. La amniocentesis y el CVS son sumamente precisos en diagnosticar o descartar un defecto congénito, pero pueden presentar un riesgo muy pequeño de aborto espontáneo.

Hasta hace poco tiempo, los médicos solían indicar pruebas de diagnóstico en lugar de pruebas de detección precoz a las mujeres de más de 35 años ya que éstas tienen un mayor riesgo de tener un bebé con defectos congénitos cromosómicos. No obstante, actualmente el ACOG recomienda a los médicos ofrecer a estas mujeres la opción de realizarse una prueba de detección precoz para evaluar su riesgo antes de determinar si es conveniente una amniocentesis o muestra del villus coriónico.6

¿El riesgo de aborto espontáneo aumenta con la edad de la mujer?
La mayoría de los abortos espontáneos ocurre durante el primer trimestre de embarazo en las mujeres de cualquier edad. El riesgo aumenta con la edad de la mujer. Los estudios sugieren que aproximadamente el 10 por ciento de los embarazos reconocidos en las mujeres de entre 20 y 30 años de edad termina en aborto espontáneo.1 Esta cifra aumenta aproximadamente al 20 por ciento en el caso de mujeres de entre 35 y 39 años de edad, aproximadamente al 35 por ciento a los 40 y 41 años y a más del 50 por ciento hacia los 45 años.5 El mayor riesgo de aborto espontáneo relacionado con la edad se debe, al menos en parte, a la mayor incidencia de anomalías cromosómicas.

¿Los problemas de salud preexistentes pueden afectar al embarazo?
Las mujeres de más de 35 años tienen más probabilidades que las mujeres más jóvenes de tener un problema de salud que comenzó antes del embarazo. Algunos problemas, como alta presión arterial, diabetes y problemas renales y cardíacos, pueden afectar al embarazo. Por ejemplo, una diabetes mal controlada puede contribuir a defectos congénitos y aborto espontáneo mientras que una alta presión arterial mal controlada puede retrasar el desarrollo del feto.
 
Antes de intentar concebir, y sin importar su edad, toda mujer debe consultar a su médico. Una visita al médico antes de concebir le ayudará a asegurarse de que se encuentra en el mejor estado posible para hacerlo. La visita al médico antes de concebir es especialmente importante cuando la mujer tiene un problema de salud crónico. Su médico puede tratar ese problema y realizar los cambios necesarios en la medicación para asegurar que tenga un embarazo saludable. El médico también puede recomendar a las mujeres que tomen a diario un complejo multivitamínico que contenga 400 microgramos de ácido fólico para prevenir ciertos defectos congénitos en el cerebro y en la médula espinal (defectos del tubo neural).

¿Las mujeres de más de 35 años tienen más probabilidades de tener complicaciones durante el embarazo?
Si bien es muy probable que las mujeres de más de 35 años tengan un bebé sano, es posible que deban enfrentar más complicaciones durante el embarazo que las mujeres más jóvenes.

Algunas de las complicaciones más comunes entre las mujeres de más de 35 años son:

  • Diabetes gestacional. Esta forma de diabetes se desarrolla por primera vez durante el embarazo. Los estudios sugieren que las mujeres de más de 35 años tienen aproximadamente el doble de probabilidades que las mujeres más jóvenes de desarrollar diabetes gestacional.7,8 Las mujeres con diabetes gestacional tienen más probabilidades de tener bebés de gran tamaño que corren el riesgo de sufrir lesiones durante el parto y de tener problemas durante las primeras semanas de vida (como problemas respiratorios).
  • Alta presión arterial. Al igual que con la diabetes, estas mujeres pueden desarrollar alta presión arterial por primera vez durante el embarazo. Este tipo de alta presión arterial o hipertensión suele denominarse hipertensión inducida por el embarazo o, en su forma más grave, preeclampsia. Algunos estudios han comprobado que la hipertensión inducida por el embarazo es más común en las mujeres de más de 35 años.8,9
  • Problemas en la placenta. El problema más frecuente es la placenta previa, por el cual la placenta cubre parte o la totalidad de la abertura uterina (cuello del útero). Un estudio comprobó que las mujeres que tienen cerca de 40 años tienen el doble de probabilidades, y las mujeres de más de 40 años casi tres veces más probabilidades, que las mujeres más jóvenes de tener esta complicación.7 La placenta previa puede producir hemorragias fuertes durante el parto que pueden poner en peligro la vida de la madre y del bebé. Por lo general, una intervención cesárea puede evitar complicaciones graves.
  • Nacimiento prematuro. Las mujeres de más de 40 años tienen más probabilidades que las mujeres de entre 20 y 39 años de tener un parto prematuro (antes de cumplidas las 37 semanas de embarazo). De 2003 a 2005, el 16.6 por ciento de las mujeres de más de 40 años tuvieron un parto prematuro, en comparación con un 12.5 por ciento de las mujeres de 30 a 39 años, y el 11.9 por ciento de las mujeres de 20 a 29 años.10 Los bebés prematuros corren un riesgo mayor de tener problemas de salud durante las primeras semanas de vida y de padecer incapacidades permanentes. Algunos estudios también sugieren que las mujeres de 40 a 49 años podrían tener un mayor riesgo de tener un bebé de bajo peso al nacer (menos de cinco libras y media).7,8 (El bajo peso al nacer puede ser resultado de un nacimiento prematuro, un desarrollo insuficiente antes de nacer o ambos.)
  • Nacimiento sin vida. El nacimiento sin vida es la muerte del feto luego de 20 semanas de embarazo. En una serie de estudios se ha comprobado que las mujeres de más de 40 años tienen de dos a tres veces más probabilidades que las mujeres de entre 20 y 30 años de tener un nacimiento sin vida.7,11 No se conocen bien las causas de estas pérdidas trágicas en las mujeres de más de 40 años.

¿Las mujeres de más de 35 años tienen más probabilidades que las mujeres de menor edad de tener un parto por cesárea?
Las probabilidades de tener un parto por cesárea aumentan con la edad. Aparentemente, las madres de más de 40 años tienen el doble de probabilidades que las madres de menos de 20 años de tener un parto por cesárea.5 En 2006, según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC), aproximadamente el 47 por ciento de las madres de más de 40 años, el 41 por ciento de las madres de entre 35 y 39 años, el 27 por ciento de las madres de entre 20 y 24 años y el 22 por ciento de las madres de menos de 20 años tuvieron un parto por cesárea.5

¿Cómo puede una mujer embarazada reducir sus riesgos de complicaciones durante el embarazo?
En la actualidad, la mayoría de las mujeres de más de 35 años puede suponer que tendrá un embarazo saludable. Las mujeres de todas las edades pueden mejorar sus probabilidades de tener un embarazo saludable siguiendo estos consejos:

  • Realizarse un examen con su médico antes del embarazo.
  • Obtener atención prenatal con regularidad desde el comienzo del embarazo.
  • Tome un complejo multivitamínico que contenga 400 microgramos de ácido fólico diariamente, desde antes de concebir y durante los primeros meses del embarazo, para prevenir los defectos del tubo neural.
  • Comenzar el embarazo con un peso saludable (ni muy alto ni muy bajo).
  • No beber alcohol.
  • No fumar y evitar la exposición al humo del cigarrillo de otras personas.
  • No consumir ninguna droga o medicamento, ni siquiera los de venta libre o a base de hierbas, a menos que le hayan sido indicados por un profesional que sabe de su embarazo.
  • Comer alimentos nutritivos, incluyendo alimentos que contengan ácido fólico y folato, la forma de ácido fólico que se encuentra naturalmente presente en alimentos como cereales enriquecidos para el desayuno, otros productos a base de cereales enriquecidos, legumbres, verduras de hojas verdes y jugo de naranja.
  • No consumir carne poco cocida ni cambiar la arena higiénica del gato. Ambas son posibles fuentes de toxoplasmosis, una infección que puede causar defectos congénitos.
  • No comer pescados que pueden tener un alto contenido de mercurio, como tiburón, pez espada, caballa y blanquillo o pez azulejo. Limitar el consumo de atún albacora (blanco) a seis onzas o menos por semana. Las mujeres pueden consumir sin problemas hasta 12 onzas por semana de otras especies que contienen pequeñas cantidades de mercurio, como camarones, salmón, abadejo, bagre y atún en lata de bajo contenido graso. Se recomienda a las mujeres consultar siempre a su departamento de salud local antes de consumir cualquier especie que hayan pescado por su cuenta.
  • Someterse a una prueba para saber si son inmunes a la rubéola y a la varicela antes de quedar embarazadas y considerar la vacunación contra estas enfermedades si no son inmunes. Luego de ser vacunada, la mujer deberá esperar un mes antes de quedar embarazada.

Referencias
1. American Society for Reproductive Medicine (ASRM). Age and Fertility: A Guide for Patients. ASRM, Birmingham, AL, 2003, consultado 5 de febrero de 2009, www.asrm.org.

2. Dunson, D.B., et al. Increased Infertility With Age in Men and Women. Obstetrics and Gynecology, volumen 103, número 1, enero de 2004, págs. 51-56.

3. American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG). Age-Related Fertility Decline. ACOG Committee Opinion, número 413, agosto de 2008.

4. Fong, S. y McGovern, P. How Does Age Affect Fertility? Contemporary Ob/Gyn, abril de 2004, páginas 37-46.

5. Martin, J. A., et al. Births: Final Data for 2006. National Vital Statistics Reports, volumen 57, número 7, 7 de enero de 2009.

6. American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG). Screening for Fetal Chromosomal Abnormalities. ACOG Practice Bulletin, número 77, enero de 2007, confirmado 2008.

7. Cleary-Goldman, J., et al. Impact of Maternal Age on Obstetric Outcome. Obstetrics and Gynecology, volumen 105, número 5, mayo de 2005, páginas 983-990.

8. Joseph, K.S., et al. The Perinatal Effects of Delayed Childbearing. Obstetrics and Gynecology, volumen 105, número 6, junio de 2005, págs.1410-1418.

9. Usta, I.M. y Nassar, A.H. Advanced Maternal Age. Part I: Obstetric Complications. American Journal of Perinatology, volumen 25, número 8, septiembre de 2008, págs. 521-534.

10. National Center for Health Statistics, final natality data.

11. Bahtiyar, M.O., et al. Stillbirth at Term in Women of Advanced Maternal Age in the United States: When Could the Antenatal Testing Be Initiated? American Journal of Perinatology, volumen 25, número 5, mayo de 2008, págs. 301-304.

Mayo del 2009


AddThis Bookmark
Biblioteca de Salud
Embarazo
Tome ácido fólico antes de quedar embarazada
Alergias a los cacahuates (maníes) y el embarazo
Bajo Peso al Nacer
El cuidado de salud antes del embarazo
El Embarazo Después de los 35 Años
El Embarazo en las Adolescentes
La Cafeína y el Embarazo
La Sangre del Cordón Umbilical
Mellizos, Trillizos y Más Bebés
Nacimiento Prematuro
Riesgos Alimenticios
Infecciones/Enfermedades Durante el Embarazo
Artritis reumatoide y el embarazo
Anomalías del Cordón Umbilical
Anormalidades del Líquido Amniótico
Esclerodermia y el embarazo
Esclerosis múltiple y el embarazo
Hepatitis B
Infección de Citomegalovirus Durante el Embarazo
Las Trombofilias Durante el Embarazo
Miastenia grave y el embarazo
Trastornos Hepáticos durante el Embarazo
Pruebas Prenatales
Análisis de la Sangre Materna
Fibronectina Fetal
Alcohol, Drogas y Medicamentos Durante el Embarazo
Accutane y otros Retinoides
El Consumo de Alcohol Durante el Embarazo
El consumo de drogas ílicitas durante el embarazo
El Fumar Durante el Embarazo
Talidomida
Pérdida del Embarazo
Aborto Espontáneo
Muerte del Feto
Muerte del Neonato
Defectos de Nacimiento y Condiciones Genéticas
Autismo
Acondroplasia
Anemia falciforme
Anomalías Cromosómicas
Defectos Cardíacos
Defectos Congénitos o de Nacimiento
Defectos del Tracto Genitourinario
Defectos del Tubo Neural
Enfermedad de Tay-Sachs y de Sandhoff
Espina Bífida
Fenilcetonuria
Fibrosis Quística
Fisuras Orales y/o Faciales
Intolerancia de Rh
Neurofibromatosis
Parálisis Cerebral
Pérdida de la Audición
Pie Torcido (Talipes equinovarus)
Síndrome de Down
Síndrome de Marfan
Síndrome de X Frágil
Talasemia
Para Recién Nacidos
La Ictericia Neonatal
La Lactancia
Polio
Polio
Síndrome de Post-polio

Escriba un email si tiene preguntas relacionadas al embarazo.
Contáctenos

Estoy ayudando a difundir el mensaje...
Más...



La evolución semanal del embarazo. Más...


Si está planeando un embarazo o desea aprender cómo mantenerse sana durante el embarazo, suscríbase gratuitamente a uno de nuestros boletines mensuales.



 
Póngase en Contacto | Mapa del Sitio | Cómo Donar | Marcha por los bebés | Política Editorial | Declaración de Confidencialidad | Norma de Enlaces