9 de diciembre de 2018
CENTRO DE ENSEÑANZA DEL EMBARZO NACIMIENTO PREMATURO ACIDO FÓLICO QUIENES SOMOS
Buscar


Antes de Quedar Embarazada

Durante su Embarazo

Complicaciones

El Parto

Después del Parto

Cómo Cuidar a su Bebé

Seguridad de su Bebé

El medio ambiente del bebé

Sólo para Papá

¿Qué es la Genética?

Consuelo para una Pérdida

Biblioteca de Salud

Herramientas

Recursos Útiles

Pregúntenos

Semana por Semana

Preguntas y Respuestas

Ácido Fólico

Las Familias en la NICU




Biblioteca de Salud


Infección de Citomegalovirus Durante el Embarazo
La infección de citomegalovirus (CMV) es una infección viral común que por lo general no produce síntomas o produce síntomas similares a los de una gripe leve en los niños y adultos infectados. El CMV pertenece a la familia del virus del herpes y es más común en los niños pequeños.

Aproximadamente la mitad de las mujeres embarazadas ya han tenido CMV antes y, por lo general, no necesitan preocuparse al respecto durante el embarazo.1
No obstante, una mujer infectada puede transmitir el virus a su bebé durante el embarazo y al amamantarlo. La mayoría de los bebés infectados con el virus no tienen problemas serios.1,2 Pero en una minoría de los casos, la infección provoca enfermedades graves, incapacidades permanentes e incluso la muerte del recién nacido.

¿Cómo se transmite el CMV?
El CMV puede transmitirse de una persona a otra a través del contacto con fluidos corporales infectados, como la saliva, la orina, la sangre y las mucosidades. También puede transmitirse sexualmente o a través de productos sanguíneos infectados. La mujer embarazada puede transmitir el virus a su bebé antes o durante el parto. Las madres lactantes pueden transmitirlos a través de la leche materna. No obstante, es poco común que los bebés contagiados con CMV durante la lactancia sufran problemas graves relacionados con el virus.1,2

¿Cómo afecta el CMV a los adultos?
En ocasiones, los adultos infectados desarrollan una enfermedad similar a la mononucleosis, que puede incluir síntomas como dolor de garganta, fiebre, inflamación de las glándulas y cansancio extremo. En personas con SIDA y otros trastornos del sistema inmunológico y en personas trasplantadas, el CMV puede provocar enfermedades graves como la neumonía e infecciones oculares que pueden causar la pérdida de la vista.

¿Con qué frecuencia se producen las infecciones de CMV en los recién nacidos?
El CMV es la infección congénita (presente desde el nacimiento) más común en los EE.UU.1 Cada año cerca de uno de cada 150 bebés nace con infección de CMV congénita.1 Cada año aproximadamente 8,000 niños desarrollan incapacidades permanentes como consecuencia de esta infección.1

¿De qué manera afecta al bebé la infección congénita de CMV?
La mayoría de los bebés no se ve afectado por el virus. Cerca del 90 por ciento de los bebés infectados con CMV no presenta síntomas al nacer.1,2 No obstante, aproximadamente un 10 al 15 por ciento de ellos desarrolla una o más incapacidades permanentes, como pérdida auditiva, pérdida de la vista o problemas de aprendizaje, durante los primeros años de vida.1,3 Por esta razón, todos los bebés que nacen con infección de CMV congénita deben realizarse pruebas de audición y de la vista regularmente.1

Cerca del 10 por ciento de los bebés infectados manifiesta síntomas de CMV al nacer.1,2 Estos síntomas pueden incluir:1,2 

  • Bazo más grande de lo normal
  •  Problemas en el hígado
  • Ictericia (color amarillento en la piel y en los ojos)
  • Erupción cutánea característica de la infección
  • Tamaño pequeño
  • Convulsiones

Hasta un 20 por ciento de los bebés con síntomas de CMV muere3,4 y cerca del 80 al 90 por ciento de los que sobreviven sufre incapacidades graves, como retraso mental, parálisis cerebral y pérdida de la vista y la audición.1

Algunos estudios sugieren que el tratamiento con medicamentos antivirales, como ganciclovir, puede ayudar a prevenir o reducir la gravedad de la pérdida de audición y otras incapacidades en los bebés con CMV congénito sintomático.3,5 Ganciclovir se utiliza para tratar adultos con SIDA u otros problemas del sistema inmunológico que tienen infecciones oculares relacionadas con el CMV. No obstante, este fármaco puede tener fuertes efectos colaterales, por lo que sólo debe utilizarse en los bebés con CMV congénito grave.1
 
¿Qué mujeres tienen el mayor riesgo de transmitir el CMV a sus bebés?
Las mujeres que contraen la infección de CMV por primera vez durante el embarazo tienen una probabilidad de aproximadamente una en tres de transmitirlo al feto1 en cualquier etapa del embarazo. No obstante, los estudios sugieren que los bebés tienen más probabilidades de verse gravemente afectados cuando su madre contrae la infección durante las 20 primeras semanas del embarazo.2

Al igual que otros virus de la familia del herpes, el CMV permanece en el organismo una vez que desaparecen los primeros síntomas. Algunas veces la enfermedad se reactiva. No obstante, sólo aproximadamente el uno por ciento de los fetos se infecta a raíz de una infección recurrente en la madre.1,5 Cuando ello ocurre, los bebés rara vez desarrollan complicaciones graves relacionadas con el CMV.5

¿Cómo se diagnostica el CMV?
En los adultos, el CMV suele diagnosticarse mediante análisis de sangre que detectan ciertos anticuerpos contra el CMV. En los neonatos, los médicos diagnostican el CMV buscando el virus propiamente dicho en los fluidos corporales dentro de las tres semanas posteriores al nacimiento.1,2

¿Puede diagnosticarse el CMV antes de que nazca el bebé?
Si a una mujer embarazada se le diagnostica CMV, puede detectarse la infección en el feto mediante una amniocentesis. En la amniocentesis, el médico introduce una aguja delgada en el abdomen de la mujer embarazada para extraer una pequeña cantidad de líquido amniótico. Luego, el laboratorio analiza el líquido para detectar el CMV. No obstante, esta prueba no puede determinar si el feto tiene síntomas graves de la enfermedad. Por esta razón, los médicos también recurren a un ultrasonido para detectar anomalías cerebrales y otros síntomas que indiquen que un feto pueda estar gravemente infectado.

¿Existe algún tratamiento para la infección de CMV durante el embarazo?
Estudios recientes sugieren que el tratamiento de las mujeres embarazadas infectadas con inmunoglobulina (anticuerpos que combaten la enfermedad) puede ayudar a prevenir o aliviar los síntomas en sus bebés.3,5,6 Este tratamiento es experimental y se requieren más estudios sobre su eficacia. Actualmente, no existe ningún otro tratamiento. 

¿Cómo puede una mujer embarazada prevenir la infección de CMV?
Las mujeres que tienen hijos pequeños o las que trabajan con grupos de niños pequeños (por ejemplo en guarderías) pueden reducir su riesgo de CMV practicando una higiene meticulosa. Hasta un 70 por ciento de los niños de entre uno y tres años que asisten a guarderías puede excretar el virus en sus fluidos corporales y transmitirlo a sus familias o a las personas a cargo de su cuidado.2

 Para prevenir la infección de CMV, las mujeres embarazadas deben:1

  • Lavarse bien las manos después de cualquier contacto con orina, secreciones nasales y saliva de los niños pequeños, incluso después de cambiarles los pañales, limpiarles la nariz o la baba y recoger sus juguetes.
  • Evitar besar a los niños pequeños en la boca o en la mejilla.
  • Evitar compartir alimentos, vasos y utensilios con los niños pequeños.

Las mujeres embarazadas que son profesionales de la salud y puedan estar en contacto con pacientes infectados, incluidos los bebés recién nacidos, también deben practicar una buena higiene y tomar las precauciones universales recomendadas en las instituciones de atención médica para manipular materiales que puedan estar contaminados. Las mujeres que trabajen en el ámbito médico o en guarderías también deben considerar realizarse un análisis antes del embarazo para comprobar si han tenido el virus de CMV anteriormente. Si ya han tenido el CMV, no tienen por qué preocuparse durante el embarazo. Las mujeres que cuidan niños y que nunca han estado infectadas (o que no se han realizado una prueba), deben intentar limitar el contacto cercano con los niños de menos de dos años y medio de edad.1 No se recomiendan las pruebas de detección precoz a todas las mujeres embarazadas como parte de sus cuidados de rutina.1

¿Lleva a cabo investigaciones March of Dimes sobre el CMV?
Los becarios de March of Dimes y otros investigadores están desarrollando y probando vacunas que podrían proteger a los bebés contra el CMV. Otros becarios de March of Dimes están intentando saber más sobre este virus y sobre cómo se multiplica y se propaga en el feto para poder desarrollar medicamentos eficaces que ayuden a prevenir los defectos congénitos en los bebés infectados. Un becario está intentando determinar si el tratamiento con ganciclovir u otros medicamentos antivirales durante el embarazo puede evitar la infección de CMV congénita en los bebés de madres infectadas.

Referencias
1. Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Cytomegalovirus (CMV). Actualizado el 3 de noviembre de 2008, www.cdc.gov/cmv/facts.htm.

2. American Academy of Pediatrics (AAP). Cytomegalovirus Infection. En: Pickering L.K. (editor) 2006 Red Book: Report of the Committee on Infectious Diseases 27.a edición. Elk Grove Village, IL, American Academy of Pediatrics, 2006, págs. 273-277.

3. Schleiss, M.R. Congenital Cytomegalovirus Infection: Update on Management Strategies. Current Treatment Options in Neurology, volumen 10, número 3, mayo de 2008, págs. 188-192.

4. Duff, P. A Thoughtful Algorithm for the Accurate Diagnosis of Primary CMV Infection in Pregnancy. American Journal of Obstetrics and Gynecology, volumen 196, marzo de 2007, págs. 196-197.

5. Adler, S.P., et al. Recent Advances in the Prevention and Treatment of Congenital Cytomegalovirus Infections. Seminars in Perinatology, volumen 31, número 1, febrero de 2007, págs. 10-18.

6. Nigro, G., et al. Passive Immunization During Pregnancy for Congenital Cytomegalovirus Infection. New England Journal of Medicine, volumen 353, número 13, 29 de septiembre de 2005, págs. 1350-1362.

Mayo del 2009


AddThis Bookmark
Biblioteca de Salud
Embarazo
Tome ácido fólico antes de quedar embarazada
Alergias a los cacahuates (maníes) y el embarazo
Bajo Peso al Nacer
El cuidado de salud antes del embarazo
El Embarazo Después de los 35 Años
El Embarazo en las Adolescentes
La Cafeína y el Embarazo
La Sangre del Cordón Umbilical
Mellizos, Trillizos y Más Bebés
Nacimiento Prematuro
Riesgos Alimenticios
Infecciones/Enfermedades Durante el Embarazo
Artritis reumatoide y el embarazo
Anomalías del Cordón Umbilical
Anormalidades del Líquido Amniótico
Esclerodermia y el embarazo
Esclerosis múltiple y el embarazo
Hepatitis B
Infección de Citomegalovirus Durante el Embarazo
Las Trombofilias Durante el Embarazo
Miastenia grave y el embarazo
Trastornos Hepáticos durante el Embarazo
Pruebas Prenatales
Análisis de la Sangre Materna
Fibronectina Fetal
Alcohol, Drogas y Medicamentos Durante el Embarazo
Accutane y otros Retinoides
El Consumo de Alcohol Durante el Embarazo
El consumo de drogas ílicitas durante el embarazo
El Fumar Durante el Embarazo
Talidomida
Pérdida del Embarazo
Aborto Espontáneo
Muerte del Feto
Muerte del Neonato
Defectos de Nacimiento y Condiciones Genéticas
Autismo
Acondroplasia
Anemia falciforme
Anomalías Cromosómicas
Defectos Cardíacos
Defectos Congénitos o de Nacimiento
Defectos del Tracto Genitourinario
Defectos del Tubo Neural
Enfermedad de Tay-Sachs y de Sandhoff
Espina Bífida
Fenilcetonuria
Fibrosis Quística
Fisuras Orales y/o Faciales
Intolerancia de Rh
Neurofibromatosis
Parálisis Cerebral
Pérdida de la Audición
Pie Torcido (Talipes equinovarus)
Síndrome de Down
Síndrome de Marfan
Síndrome de X Frágil
Talasemia
Para Recién Nacidos
La Ictericia Neonatal
La Lactancia
Polio
Polio
Síndrome de Post-polio

Escriba un email si tiene preguntas relacionadas al embarazo.
Contáctenos

Estoy ayudando a difundir el mensaje...
Más...



La evolución semanal del embarazo. Más...


Si está planeando un embarazo o desea aprender cómo mantenerse sana durante el embarazo, suscríbase gratuitamente a uno de nuestros boletines mensuales.



 
Póngase en Contacto | Mapa del Sitio | Cómo Donar | Marcha por los bebés | Política Editorial | Declaración de Confidencialidad | Norma de Enlaces