9 de diciembre de 2018
CENTRO DE ENSEÑANZA DEL EMBARZO NACIMIENTO PREMATURO ACIDO FÓLICO QUIENES SOMOS
Buscar


Antes de Quedar Embarazada

Durante su Embarazo

Complicaciones

El Parto

Después del Parto

Cómo Cuidar a su Bebé

Seguridad de su Bebé

El medio ambiente del bebé

Sólo para Papá

¿Qué es la Genética?

Consuelo para una Pérdida

Biblioteca de Salud

Herramientas

Recursos Útiles

Pregúntenos

Semana por Semana

Preguntas y Respuestas

Ácido Fólico

Las Familias en la NICU




Biblioteca de Salud


El consumo de drogas ílicitas durante el embarazo
En los Estados Unidos, casi el cuatro por ciento de las mujeres embarazadas consume drogas ilícitas como marihuana, cocaína, éxtasis y otras anfetaminas, y heroína.1 Estas y otras drogas ilícitas pueden conllevar diferentes riesgos para la mujer embarazada y su bebé. Algunas de estas drogas pueden hacer que el bebé nazca demasiado pequeño o antes de tiempo, o que presente síntomas de dependencia, defectos congénitos o problemas de aprendizaje y conducta.

No obstante, dado que la mayoría de las mujeres embarazadas que consumen drogas ilícitas también consume alcohol y tabaco (que también representan un riesgo para el feto), suele ser difícil determinar qué problemas de salud son causados por una droga ilícita específica. Además, a veces las drogas ilícitas contienen impurezas que pueden ser nocivas para el embarazo.

Por último, las mujeres embarazadas que consumen drogas ilícitas pueden tener otros hábitos no saludables que ponen en riesgo su embarazo, como una mala alimentación o el desarrollo de infecciones de transmisión sexual. Todos estos factores hacen que sea difícil determinar con exactitud cuáles son los efectos de las drogas ilícitas en el embarazo.

¿Cuáles son los riesgos de consumir marihuana durante el embarazo?
La marihuana es la droga ilícita de consumo más frecuente entre las mujeres en edad fértil en los Estados Unidos.1 Algunos estudios sugieren que el consumo de marihuana durante el embarazo puede retrasar el crecimiento del feto y reducir ligeramente la duración del embarazo (con un posible aumento del riesgo de parto prematuro). Estos efectos se observan principalmente en las mujeres que consumen marihuana regularmente (seis o más veces por semana).2

Después del parto, algunos bebés que estuvieron regularmente expuestos a marihuana antes de nacer presentan síntomas de dependencia, como llanto y temblor excesivos.2,3 Estos bebés tienen dificultades con la regulación de estados (la capacidad de adaptarse fácilmente al tacto y a cambios en su entorno), son más sensibles a la estimulación y tienen patrones de sueño deficientes.

Las parejas que tienen pensado tener un bebé también deben tener en cuenta que la marihuana puede reducir la fertilidad tanto en el hombre como en la mujer, lo cual dificulta la concepción.2

¿Cuáles son las perspectivas a largo plazo para los bebés expuestos a marihuana antes de nacer?
Se ha realizado un número limitado de estudios de seguimiento de bebés expuestos a marihuana durante su niñez. Algunos no detectaron ningún aumento en el riesgo de desarrollar problemas de aprendizaje o conducta. Sin embargo, otros estudios comprobaron que los niños que están expuestos a marihuana antes de nacer tienen más probabilidades de tener problemas sutiles de concentración,2,3 aunque aparentemente no tienen un cociente intelectual menor.

¿Cuáles son los riesgos de consumir éxtasis, metanfetamina y otras anfetaminas durante el embarazo?
El consumo de éxtasis, metanfetamina y otras anfetaminas ha aumentado considerablemente en los últimos años. A la fecha, se han realizado pocos estudios sobre la manera en que el éxtasis puede afectar el embarazo. Un estudio de pequeña envergadura detectó un posible aumento en los defectos congénitos cardíacos y, únicamente en las mujeres, de un defecto esquelético llamado pie torcido.4 Los bebés expuestos a éxtasis antes de nacer también pueden estar expuestos a los mismos riesgos que los bebés expuestos a otros tipos de anfetaminas.

Otra anfetamina de consumo difundido es la metanfetamina, también conocida como “speed”, “ice”, “crank” y “cristal”. Un estudio realizado en 2006 descubrió que los bebés de las mujeres que consumen esta droga tienen tres veces más probabilidades que los bebés no expuestos a no desarrollarse lo suficiente antes de nacer.5 Incluso aunque nazcan en término, los bebés afectados suelen pesar menos de cinco libras y media y la circunferencia de su cabeza es más pequeña que lo normal.

El consumo de metanfetamina durante el embarazo también aumenta el riesgo de complicaciones, como parto prematuro y problemas en la placenta.5 También se han registrado casos de defectos congénitos, como defectos cardíacos y fisura palatina con labio leporino, en los bebés expuestos, pero los investigadores aún no han determinado si la droga contribuye a dichos defectos.5

Aparentemente, después del parto, los bebés que estuvieron expuestos a anfetaminas antes de nacer presentan síntomas de dependencia, incluidos temblor, sueño y problemas de respiración.

¿Cuáles son las perspectivas a largo plazo para los bebés expuestos a éxtasis, metanfetamina y otras anfetaminas antes de nacer?
No se conocen las perspectivas a largo plazo para estos niños. Los bebés que nacen con bajo peso tienen un riesgo mayor de tener problemas de aprendizaje y otros problemas. Los niños con una cabeza de circunferencia pequeña suelen tener más problemas de aprendizaje que los que nacen con bajo peso pero con una cabeza de circunferencia normal.5 Es necesario realizar más estudios para determinar las perspectivas a largo plazo para los niños expuestos a anfetaminas antes de nacer.

¿Cuáles son los riesgos de consumir heroína durante el embarazo?
Las mujeres que consumen heroína durante el embarazo están expuestas a un riesgo considerablemente mayor de tener serias complicaciones durante la gestación, como crecimiento insuficiente del feto, rotura prematura de las membranas (la bolsa de aguas que contiene el feto se rompe antes de tiempo), parto prematuro y nacimiento sin vida del bebé.

Hasta la mitad de los bebés de mujeres que consumen heroína nace con bajo peso.6 Estos bebés, muchos de los cuales son prematuros, suelen sufrir serios problemas de salud inmediatamente después de nacer, incluidos problemas de respiración,  y tienen un mayor riesgo de padecer incapacidades permanentes.

El consumo de heroína durante el embarazo también puede aumentar el riesgo de varios defectos congénitos.6 Sin embargo, aún no se ha determinado si estos efectos se deben directamente a la droga, si están relacionados con los malos hábitos de salud que las mujeres que consumen heroína suelen tener o si obedecen a las sustancias con las que suele mezclarse la heroína cuando se elabora.

La mayoría de los bebés de mujeres que consumen heroína presenta síntomas de dependencia durante los tres días después de nacer, como fiebre, estornudos, temblor, irritabilidad, diarrea, vómitos, llanto continuo y convulsiones. Por lo general, estos síntomas se alivian hacia la primera semana de vida. La gravedad de los síntomas del bebé depende de la cantidad de tiempo que la madre consumió heroína u otros narcóticos y del nivel de las dosis que consumió. Cuanto mayor haya sido la exposición del bebé en el útero y cuanto mayor la dosis, más grave serán los síntomas de dependencia. Los bebés expuestos a heroína antes de nacer también están sujetos a un riesgo mayor de morir por síndrome de muerte súbita del lactante.

Si bien la heroína puede inhalarse, aspirarse o fumarse, la mayoría de las personas que la consumen se la inyectan en un músculo o una vena. Las mujeres embarazadas que comparten agujas corren el riesgo de contraer VIH (el virus que causa el SIDA) y el virus de la hepatitis C y pueden transmitir estas infecciones al bebé durante el embarazo o en el parto.

Las mujeres embarazadas que consumen heroína no deben intentar dejar de consumir la droga de forma repentina ya que puede aumentar el riesgo de muerte del bebé. Es conveniente que consulten a su médico o a un centro de rehabilitación acerca de un tratamiento con un medicamento llamado metadona.

Aunque los bebés nacidos de madres que toman metadona también pueden presentar algunos síntomas de dependencia del medicamento, pueden tratarse sin riesgos. Los bebés expuestos a la metadona nacen con mayor peso que los bebés nacidos de mujeres que continúan consumiendo heroína. Es importante que las familias sepan que los bebés que experimentan síndrome de dependencia de los narcóticos, como la metadona, pueden continuar teniendo síntomas durante varias semanas después de ser dados de alta. Hay métodos eficaces para reducir el malestar del bebé utilizando chupetes y arropándolo y abrazándolo. Los padres y las personas que cuidan al bebé se beneficiarán con el apoyo de familiares y amigos y deben pedir ayuda si se sienten estresados o abrumados.

¿Cuáles son las perspectivas a largo plazo para los bebés expuestos a heroína antes de nacer?
Las perspectivas para estos niños dependen de una serie de factores, incluyendo si sufrieron complicaciones serias relacionadas con la premadurez u otras complicaciones. Algunos estudios sugieren que los niños expuestos a heroína antes de nacer tienen un riesgo mayor de tener problemas de aprendizaje y de conducta.6

¿Cuáles son los riesgos de consumir “T’s and Blues” durante el embarazo?
Éste es el nombre con el que se conoce vulgarmente a una mezcla de pentazocina, un analgésico opioide (a base de morfina) de venta bajo receta, y un medicamento antialérgico de venta libre. Las personas que la consumen suelen inyectársela en las venas. Los bebés de mujeres que consumen T’s and Blues durante el embarazo están expuestos a un riesgo mayor de retraso en el desarrollo y pueden sufrir síntomas de dependencia.7

Los bebés de mujeres que consumen analgésicos opioides orales de venta bajo receta como oxicodona (OxyContin®) también pueden experimentar síntomas de dependencia.

¿Cuáles son los riesgos de consumir cocaína durante el embarazo?
El consumo de cocaína durante el embarazo puede afectar a la mujer embarazada y a su bebé de muchas maneras. Durante los primeros meses del embarazo, la cocaína puede aumentar el riesgo de aborto espontáneo. En una etapa posterior, puede desencadenar un parto prematuro (antes de las 37 semanas de embarazo) o hacer que el bebé no crezca lo suficiente. Como consecuencia de ello, los bebés expuestos a la cocaína tienen más probabilidades que los no expuestos de nacer antes de término y con bajo peso. Los bebés prematuros y con bajo peso al nacer están expuestos a un riesgo mayor de tener problemas de salud inmediatamente después de nacer e incapacidades permanentes, como retraso mental, parálisis cerebral, e incluso la muerte. Los bebés expuestos a cocaína también suelen tener cabezas más pequeñas, lo cual en general significa cerebros más pequeños y un mayor riesgo de tener problemas de aprendizaje.8

Algunos estudios sugieren que los bebés expuestos a cocaína están expuestos a un riesgo mayor de tener defectos congénitos relacionados con el tracto urinario y posiblemente otros defectos de nacimiento.9,10 La cocaína también puede hacer que el feto sufra un accidente cerebrovascular, lo cual puede producir daño cerebral irreversible y, en algunos casos, la muerte.

El consumo de cocaína durante el embarazo puede causar problemas en la placenta, como su desprendimiento, que ocurre cuando la placenta se separa de la pared del útero antes de comenzar el parto. Esto puede causar hemorragias prolongadas y ser fatal tanto para la madre como para el bebé. En estos casos, el bebé también puede verse privado de oxígeno y de una circulación sanguínea adecuada. No obstante, una cesárea inmediata puede prevenir la muerte en la mayoría de los casos, aunque no las complicaciones serias causadas por la falta de oxígeno.

Después del parto, algunos bebés que estuvieron expuestos regularmente a cocaína antes de nacer pueden tener problemas de conducta leves. Cuando están recién nacidos, algunos de estos bebés son muy inquietos e irritables y se sobresaltan y lloran ante el mínimo sonido o contacto.11 En consecuencia, pueden resultar difíciles de consolar y a menudo se los describe como retraídos o insensibles.  Otros bebés que han estado expuestos a la cocaína “apagan” los estímulos que los rodean durmiendo profundamente durante la mayor parte del día.  Por lo general, estos trastornos de la conducta son temporales y se resuelven durante los primeros meses de vida.11

Los bebés expuestos a la cocaína pueden ser más propensos que los no expuestos a muerte súbita del lactante. Sin embargo, los estudios sugieren que las prácticas antihigiénicas que a menudo acompañan el consumo de cocaína (como el consumo de otras drogas y el hábito de fumar) también pueden contribuir a estas muertes.12

¿Cuáles son las perspectivas a largo plazo para los bebés expuestos a cocaína antes de nacer?
La mayoría de los niños expuestos a cocaína antes de nacer tiene una inteligencia normal,13 lo cual es alentador, ya que antes se creía que muchos de estos niños sufrían graves daños cerebrales. Un estudio realizado en 2004 en Case Western Reserve University comprobó que los niños de cuatro años de edad que estuvieron expuestos a cocaína antes de nacer obtenían los mismos resultados en las pruebas de inteligencia que los niños no expuestos.13

Sin embargo, el estudio de Case Western y otros estudios sugieren que la cocaína a veces puede contribuir a problemas sutiles de aprendizaje y conducta, como retraso en el aprendizaje del idioma y problemas de concentración.13,14,15,16 Un entorno hogareño adecuado aparentemente reduce estos efectos.13,15,16 Un estudio reciente también sugiere que estos niños tardan más en desarrollarse hasta los 10 años de edad que los niños no expuestos, lo que sugiere cierto efecto duradero en el desarrollo.17

¿Cuáles son los riesgos de las “club drugs”, como PCP (angel dust), cetamina (Special K) y LSD (ácido)?
Se han realizado pocos estudios sobre los riesgos de estas drogas durante el embarazo. Los bebés de madres que consumieron PCP durante el embarazo pueden tener síntomas de dependencia.7,18 Aquellos expuestos a PCP o cetamina antes de nacer pueden estar más expuestos a un riesgo mayor de problemas de aprendizaje y de conducta.7,18 Se han informado casos ocasionales de defectos de nacimiento en los bebés de mujeres que consumieron LSD durante el embarazo, pero aún no se sabe si la droga contribuyó o no a dichos defectos.7

¿Cuáles son los riesgos de inhalar pegamentos y disolventes durante el embarazo?
Las mujeres, embarazadas o no, que inhalan estas sustancias corren el riesgo de sufrir daños al hígado, los riñones y el cerebro, e incluso la muerte. El abuso de estas sustancias durante el embarazo puede contribuir a aborto espontáneo, retraso en el crecimiento del feto, parto prematuro y defectos de nacimiento.7 También puede causar síntomas de dependencia en el recién nacido.

¿Cómo puede la mujer proteger a su bebé de los peligros de las drogas ilícitas?
Los defectos congénitos y demás problemas causados por las drogas ilícitas pueden prevenirse en su totalidad. March of Dimes recomienda a aquellas mujeres que consumen drogas ilícitas interrumpir su uso antes de quedar embarazadas o postergar el embarazo hasta que se sientan capaces de evitar el consumo de la droga hasta el final del mismo. También recomienda a toda mujer embarazada que consume drogas ilícitas (salvo heroína) interrumpir su uso inmediatamente debido a los daños que puede provocar el consumo continuo de la droga. Las mujeres que consumen heroína deben consultar a su médico o a un centro de rehabilitación acerca de un tratamiento con metadona.

¿March of Dimes apoya la investigación sobre el consumo de drogas ilícitas durante el embarazo?
March of Dimes ha prestado apoyo a varias investigaciones destinadas a comprender mejor los efectos que produce la exposición a las drogas durante el embarazo. Por ejemplo, un becario estaba investigando recientemente las causas físicas y de conducta que motivan a las mujeres embarazadas a consumir drogas como cocaína, para poder mejorar los tratamientos disponibles y reducir los riesgos para su bebé. March of Dimes también produce una variedad de material educativo para informar a las mujeres embarazadas y otras personas acerca de los peligros de las drogas durante el embarazo.

Referencias
1. Substance Abuse and Mental Health Administration. Results from the 2006 National Survey on Drug Use and Health: National Findings.
Office of Applied Studies, NSDUH Series H-32, DHHS, N° de publicación SMA 07-4293, Rockville, MD, 2007, www.oas.samhsa.gov/NSDUHlatest.htm.

2. Reproductive Toxicology Center. Cannabis. Actualizado 1 de diciembre de 2005, www.reprotox.org.

3. National Institute on Drug Abuse. Research Report Series – Marijuana Abuse. Actualizado 2 de noviembre de 2006,  www.nida.nih.gov/ResearchReports/marijuana.

4. Reproductive Toxicology Center. MDMA. Actualizado 1 de marzo de 2007, www.reprotox.org.

5. Smith, L.M., et al. The Infant Development, Environment, and Lifestyle Study: Effects of Prenatal Methamphetamine Exposure, Polydrug Exposure, and Poverty on Intrauterine Growth. Pediatrics, volumen 118, número 3, septiembre de 2006, págs. 1149-1156.

6. Briggs, G.G., et al. Drugs in Pregnancy and Lactation, séptima edición. Philadelphia, PA, Lippincott Williams and Wilkins, 2005.

7. American College of Obstetricians and Gynecologists (A
COG). Your Pregnancy and Birth, cuarta edición. ACOG, Washington, DC, 2005.

8. Bateman, D.A., Chiriboga, C.A. Dose-Response Effect of Cocaine on Newborn Head Circumference. Pediatrics, volumen 106, número 3, septiembre de 2000, p.e33.

9. Vidaeff. A.C., Mastrobattista, J.M. In Utero Cocaine Exposure: A Thorny Mix of Science and Mythology. American Journal of Perinatology, volumen 20, número 4, 2003, págs. 165-172.

10. Reproductive Toxicology Center. Cocaine. Última actualización 1 de diciembre de 2005, www.reprotox.org.

11. Bauer, C.R., et al. Acute Neonatal Effects of Cocaine Exposure During Pregnancy. Archives of Pediatric and Adolescent Medicine, volumen 159, septiembre de 2005, págs. 824-834.

12. Fares, I., et al. Intrauterine Cocaine Exposure and the Risk for Sudden Infant Death Syndrome: A Meta-Analysis. Journal of Perinatology, volumen 17, número 3, mayo-junio 1997, págs. 179-182.

13. Singer, L.T., et al. Cognitive Outcomes of Preschool Children with Prenatal Cocaine Exposure. Journal of the American Medical Association, volumen 291, número 20, 26 de mayo de 2004, págs. 2448-2456.

14. Linares, T.J., et al. Mental Health Outcomes of Cocaine-Exposed Children at 6 Years of Age. Journal of Pediatric Psychology, volumen 31, número 1, enero-febrero 2006, págs. 85-97.

15. Lewis, B.A., et al. Prenatal Cocaine and Tobacco Effects on Children’s Language Trajectories. Pediatrics, volumen 120, número 1, julio de 2007, págs. e78-e85.

16. Bada, H.S., et al. Impact of Prenatal Cocaine Exposure on Child Behavior Problems through School Age. Pediatrics, volumen 119, número 2, febrero de 2007, págs. e348-e359.

17. Richardson, G.A., et al. Effects of Prenatal Cocaine Exposure on Growth: A Longitudinal Analysis. Pediatrics, volumen 120, número 4, octubre de 2007, págs. e1017-e1027.

18. Reproductive Toxicology Center. Phencyclidine. Actualizado 1 de diciembre de 2005, www.reprotox.org.

Enero de 2008


AddThis Bookmark
Biblioteca de Salud
Embarazo
Tome ácido fólico antes de quedar embarazada
Alergias a los cacahuates (maníes) y el embarazo
Bajo Peso al Nacer
El cuidado de salud antes del embarazo
El Embarazo Después de los 35 Años
El Embarazo en las Adolescentes
La Cafeína y el Embarazo
La Sangre del Cordón Umbilical
Mellizos, Trillizos y Más Bebés
Nacimiento Prematuro
Riesgos Alimenticios
Infecciones/Enfermedades Durante el Embarazo
Artritis reumatoide y el embarazo
Anomalías del Cordón Umbilical
Anormalidades del Líquido Amniótico
Esclerodermia y el embarazo
Esclerosis múltiple y el embarazo
Hepatitis B
Infección de Citomegalovirus Durante el Embarazo
Las Trombofilias Durante el Embarazo
Miastenia grave y el embarazo
Trastornos Hepáticos durante el Embarazo
Pruebas Prenatales
Análisis de la Sangre Materna
Fibronectina Fetal
Alcohol, Drogas y Medicamentos Durante el Embarazo
Accutane y otros Retinoides
El Consumo de Alcohol Durante el Embarazo
El consumo de drogas ílicitas durante el embarazo
El Fumar Durante el Embarazo
Talidomida
Pérdida del Embarazo
Aborto Espontáneo
Muerte del Feto
Muerte del Neonato
Defectos de Nacimiento y Condiciones Genéticas
Autismo
Acondroplasia
Anemia falciforme
Anomalías Cromosómicas
Defectos Cardíacos
Defectos Congénitos o de Nacimiento
Defectos del Tracto Genitourinario
Defectos del Tubo Neural
Enfermedad de Tay-Sachs y de Sandhoff
Espina Bífida
Fenilcetonuria
Fibrosis Quística
Fisuras Orales y/o Faciales
Intolerancia de Rh
Neurofibromatosis
Parálisis Cerebral
Pérdida de la Audición
Pie Torcido (Talipes equinovarus)
Síndrome de Down
Síndrome de Marfan
Síndrome de X Frágil
Talasemia
Para Recién Nacidos
La Ictericia Neonatal
La Lactancia
Polio
Polio
Síndrome de Post-polio

Escriba un email si tiene preguntas relacionadas al embarazo.
Contáctenos

Estoy ayudando a difundir el mensaje...
Más...



La evolución semanal del embarazo. Más...


Si está planeando un embarazo o desea aprender cómo mantenerse sana durante el embarazo, suscríbase gratuitamente a uno de nuestros boletines mensuales.



 
Póngase en Contacto | Mapa del Sitio | Cómo Donar | Marcha por los bebés | Política Editorial | Declaración de Confidencialidad | Norma de Enlaces