9 de diciembre de 2018
CENTRO DE ENSEÑANZA DEL EMBARZO NACIMIENTO PREMATURO ACIDO FÓLICO QUIENES SOMOS
Buscar


Antes de Quedar Embarazada

Durante su Embarazo

Complicaciones

El Parto

Después del Parto

Cómo Cuidar a su Bebé

Seguridad de su Bebé

El medio ambiente del bebé

Sólo para Papá

¿Qué es la Genética?

Consuelo para una Pérdida

Biblioteca de Salud

Herramientas

Recursos Útiles

Pregúntenos

Semana por Semana

Preguntas y Respuestas

Ácido Fólico

Las Familias en la NICU




Biblioteca de Salud


Anomalías del Cordón Umbilical
El cordón umbilical conecta al bebé con la placenta. La placenta es un órgano que crece en su útero y que suministra al bebé alimentos y oxígeno a través del cordón umbilical.

El cordón umbilical comienza a formarse a las cinco semanas de la concepción. Va creciendo progresivamente hasta las 28 semanas de embarazo y llega a tener cerca de dos pies de largo (1).

El cordón contiene tres vasos sanguíneos: dos arterias y una vena. La vena transporta oxígeno y alimentos desde la placenta al bebé. Las dos arterias transportan desechos del bebé hacia la placenta. Los desechos pasan a la sangre de la madre y son eliminados por sus riñones. Un tejido gelatinoso llamado gelatina de Wharton recubre y protege estos vasos sanguíneos.

Pueden darse varias anomalías en el cordón umbilical. En algunos casos, éstas pueden causar complicaciones durante el embarazo o durante el parto. A veces, los profesionales de la salud diagnostican las anomalías del cordón umbilical durante un ultrasonido de rutina (una prueba que utiliza ondas sonoras y una computadora para producir una imagen del bebé en el útero). En otros casos, la anomalía se diagnostica después del parto cuando se examina el cordón.

¿Que es un cordón nucal?
El cordón nucal es un cordón umbilical que da una o más vueltas alrededor del cuello del bebé. Suele producirse en aproximadamente uno de cada cinco nacimientos (1). El cordón nucal rara vez causa problemas al bebé.

A veces el cordón nucal se diagnostica mediante un ultrasonido. Sin embargo, es probable que no necesite cuidados especiales si el bebé tiene un cordón nucal. En ocasiones, los bebés con un cordón nucal pueden tener una frecuencia cardíaca anormal durante el parto y requieren una cesárea (cuando el bebé nace a través de un corte que realiza el cirujano en el abdomen y útero de la madre) (2).  

Con menor frecuencia, el cordón umbilical se envuelve alrededor de otras partes del cuerpo del bebé, como un pie o una mano. Por lo general, no representa un riesgo para el bebé.

¿Qué es la arteria umbilical única?
La arteria umbilical única es un cordón umbilical que contiene solo una arteria en lugar de dos, como es normal. El cordón contiene sólo dos vasos sanguíneos en lugar de tres, que es lo normal. La arteria umbilical única se produce en aproximadamente el uno por ciento de los embarazos de un solo bebé y cerca del cinco por ciento de los embarazos múltiples (mellizos, trillizos o más bebés).  Se desconocen las causas de la arteria umbilical única.

Con frecuencia puede diagnosticarse durante un ultrasonido de rutina.

Los bebés con arteria umbilical única son más propensos a ciertos defectos congénitos como, por ejemplo (1,3):

  • Defectos cardíacos
  • Defectos en el riñón y tracto urinario
  • Defectos en el cerebro y espinales
  • Anomalías cromosómicas, como síndrome de Down

Si su bebé tiene un diagnóstico de arteria umbilical única, es probable que usted deba realizarse pruebas para diagnosticar o descartar defectos congénitos. Estas pruebas pueden incluir, entre otras:

  • Un ultrasonido detallado. Esta prueba examina en más detalle partes específicas del bebé. Lleva más tiempo que un ultrasonido de rutina y utiliza equipos más complejos.
  • Amniocentesis. El médico extrae cierta cantidad de líquido de alrededor del bebé en el útero. El laboratorio analiza el líquido para comprobar si hay anomalías cromosómicas en el bebé.
  • Ecocardiografía. Se trata de un tipo de ultrasonido especial que detecta defectos cardíacos en el bebé.

La mayoría de los bebés con arteria umbilical única no tienen defectos congénitos y se desarrollan normalmente. Incluso en estos casos, el médico puede decidir examinar el crecimiento del bebé con un ultrasonido más adelante durante el embarazo (3).

¿Qué es el quiste del cordón umbilical?
Los quistes del cordón umbilical son crecimientos en el cordón. Pueden observarse durante un ultrasonido de rutina.

Los quistes del cordón se producen en aproximadamente uno de cada 250 embarazos (2). Hay quistes verdaderos y falsos. Los quistes verdaderos se alinean con las células mientras que los falsos no lo hacen. Ambos tipos de quistes a veces se asocian con defectos congénitos en el bebé como, por ejemplo (2):

  • Anomalías cromosómicas
  • Defectos renales
  • Defectos abdominales.

Si el médico encuentra un quiste del cordón durante un ultrasonido, puede necesitar realizar pruebas adicionales, como un ultrasonido detallado y una amniocentesis, para diagnosticar o descartar defectos congénitos. En la mayoría de los casos, los quistes encontrados durante el primer trimestre desaparecen y el bebé nace sano.

¿Qué son los nudos del cordón umbilical?
Puede formarse un nudo en el cordón umbilical cuando el bebé pasa a través del bucle del cordón. Esto puede ocurrir durante el embarazo o durante el parto. Cerca del uno por ciento de los bebés nace con uno o más nudos en el cordón umbilical (2,4).

Los nudos suelen producirse con más frecuencia cuando el cordón umbilical es demasiado largo y en los embarazos de gemelos. Los gemelos comparten el mismo saco amniótico y sus cordones pueden enredarse.

La mayoría de los nudos del cordón son flojos y no representan un riesgo para el bebé. No obstante, a veces el nudo puede tensarse e interrumpir el flujo de sangre a través del cordón umbilical, lo que reduce el suministro de oxígeno al bebé. Los nudos del cordón tensos pueden aumentar el riesgo de aborto espontáneo o nacimiento sin vida (2,4).

A veces, un nudo flojo se tensa durante el parto y hace que disminuya la frecuencia cardíaca del bebé. El médico puede detectar el cambio en la frecuencia cardíaca en el monitoreo de rutina que se realiza durante el parto. En algunos casos, puede ser necesaria una cesárea inmediatamente.

¿Qué es el prolapso del cordón umbilical?
El prolapso del cordón umbilical se produce cuando el cordón se desliza dentro de la vagina antes que el bebé. Por lo general, esto ocurre después del desprendimiento de las membranas (cuando se rompe el saco amniótico que contiene al bebé en el útero).

El bebé puede ejercer presión sobre el cordón al pasar por el cuello uterino y la vagina durante el parto. La presión sobre el cordón puede reducir el flujo de sangre al bebé, quien deja de recibir suficiente oxígeno. En estos casos es necesario adelantar el parto, por lo general mediante una cesárea, para evitar complicaciones serias.

El prolapso del cordón umbilical suele producirse cuando una mujer está en trabajo de parto en el hospital. El médico sospechará que se trata de prolapso del cordón umbilical si el bebé desarrolla anomalías en la frecuencia cardíaca después del desprendimiento de las membranas y podrá confirmarlo mediante un examen pélvico. En caso de confirmarlo, levantará al bebé para alejarlo del cordón y aliviar la presión sobre éste mientras prepara a la mujer para una cesárea.

En ocasiones, la mujer puede tener prolapso del cordón fuera del hospital. Si se produce el desprendimiento de las membranas y siente algo en su vagina, llame al 911 o pida a alguien que la lleve al hospital inmediatamente.

El prolapso del cordón umbilical se produce en hasta uno de cada 200 nacimientos (2,4). El riesgo aumenta si:

  • El bebé está en posición de nalgas (con los pies hacia adelante)
  • El parto es prematuro (antes de cumplidas las 37 semanas de gestación)
  • El cordón umbilical es demasiado largo
  • Hay demasiado líquido amniótico
  • El médico rompe las membranas para iniciar o acelerar el trabajo de parto
  • Da a luz mellizos por vía vaginal (normalmente, el segundo mellizo resulta más afectado)

¿Qué es la vasa previa?
La vasa previa se produce cuando algunas secciones de los vasos del cordón umbilical no están totalmente contenidas dentro del cordón umbilical. Estas secciones pueden cruzar el cuello uterino (la abertura del útero), sin la protección del cordón umbilical. Durante el parto, los vasos pueden desgarrarse y dar como resultado una hemorragia que puede poner en peligro la vida del bebé. La vasa previa se produce en uno de cada 2,500 nacimientos (1,5).

A veces, la vasa previa se diagnostica mediante ultrasonido durante el embarazo. Para evitar complicaciones serias, el médico puede decidir adelantar el parto (por lo general, cerca de las 35 semanas de embarazo) mediante una cesárea (5). La mayoría de los bebés diagnosticados antes del parto sobreviven.

Sin embargo, a veces la vasa previa se diagnostica imprevistamente en el parto. Aproximadamente la mitad de estos bebés nacen sin vida (muerte del bebé en el útero después de 20 semanas de embarazo) (2,6). Ciertas condiciones pueden aumentar su riesgo de vasa previa como, por ejemplo (2):

  • El cordón umbilical se inserta en las membranas en lugar de en el centro de la placenta (inserción velamentosa)
  • Placenta previa (la placenta se encuentra en posición baja y cubre el cuello del útero en forma parcial o total) u otras anomalías placentarias
  • Embarazo múltiple
  • Embarazo resultante de fertilización in vitro (un tipo de tratamiento para la fertilidad)

Algunas mujeres con vasa previa tienen hemorragia vaginal indolora en el segundo o tercer trimestre.  Si experimenta hemorragia vaginal, siempre debe comunicarlo inmediatamente a su médico para que éste pueda proporcionarle el cuidado especial que necesita para protegerla y proteger al bebé.

¿Apoya March of Dimes la investigación sobre las anomalías del cordón umbilical?
March of Dimes apoya la investigación para prevenir las anomalías del cordón umbilical y las complicaciones resultantes. Un becario está estudiando el desarrollo de los vasos sanguíneos en el cordón umbilical para determinar las causas de la arteria umbilical única y otras anomalías del cordón. El objetivo de este estudio es prevenir las complicaciones, como la falta de oxígeno, que puede contribuir a parálisis cerebral y otras formas de daño cerebral.

Referencias

  1. Pandipati, S. y Hobbins, J.C. (2008). Ultrasound in obstetrics. En Gibbs, R.S., Karlin, B.Y., Haney, A.F. y Nygaard, I.E. (Eds.), Danforth’s Obstetrics and Gynecology (10th edition, 138-151). Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  2. Beall, M.H. y Ross, M.G. (2009). Umbilical cord complications. Emedicine. Consultado en: http://emedicine.medscape.com/article/262470
  3. Mandujana, A. y Wilkins, I. (2010). Single umbilical artery: What you need to know. Contemporary Ob/Gyn. Consultado en: http://contemporaryobgyn.modernmedicine.com/obgyn/issue/issueDetail.jsp?id=19495
  4. Klatt, T.E. y Cruikshank, D.P. (2008). Breech, other malpresentations, and umbilical cord complications. En Gibbs, R.S., Karlan, B.Y., Haney, A.F. y Nygaard, I.E. (Eds.), Danforth’s Obstetrics and Gynecology (10.° edición, págs. 412-416). Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  5. Robinson, B.K. y Grobman, W.A. (2011). Effectiveness of timing strategies for delivery of individuals with vasa previa. Obstetrics & Gynecology, 117 (3), 542-549.
  6. Oyelese, Y. y Smulian, J.C. (2006). Placenta previa, placenta accreta, and vasa previa. Obstetrics and Gynecology, 107 (4), 927-941.

Julio de 2011


AddThis Bookmark
Biblioteca de Salud
Embarazo
Tome ácido fólico antes de quedar embarazada
Alergias a los cacahuates (maníes) y el embarazo
Bajo Peso al Nacer
El cuidado de salud antes del embarazo
El Embarazo Después de los 35 Años
El Embarazo en las Adolescentes
La Cafeína y el Embarazo
La Sangre del Cordón Umbilical
Mellizos, Trillizos y Más Bebés
Nacimiento Prematuro
Riesgos Alimenticios
Infecciones/Enfermedades Durante el Embarazo
Artritis reumatoide y el embarazo
Anomalías del Cordón Umbilical
Anormalidades del Líquido Amniótico
Esclerodermia y el embarazo
Esclerosis múltiple y el embarazo
Hepatitis B
Infección de Citomegalovirus Durante el Embarazo
Las Trombofilias Durante el Embarazo
Miastenia grave y el embarazo
Trastornos Hepáticos durante el Embarazo
Pruebas Prenatales
Análisis de la Sangre Materna
Fibronectina Fetal
Alcohol, Drogas y Medicamentos Durante el Embarazo
Accutane y otros Retinoides
El Consumo de Alcohol Durante el Embarazo
El consumo de drogas ílicitas durante el embarazo
El Fumar Durante el Embarazo
Talidomida
Pérdida del Embarazo
Aborto Espontáneo
Muerte del Feto
Muerte del Neonato
Defectos de Nacimiento y Condiciones Genéticas
Autismo
Acondroplasia
Anemia falciforme
Anomalías Cromosómicas
Defectos Cardíacos
Defectos Congénitos o de Nacimiento
Defectos del Tracto Genitourinario
Defectos del Tubo Neural
Enfermedad de Tay-Sachs y de Sandhoff
Espina Bífida
Fenilcetonuria
Fibrosis Quística
Fisuras Orales y/o Faciales
Intolerancia de Rh
Neurofibromatosis
Parálisis Cerebral
Pérdida de la Audición
Pie Torcido (Talipes equinovarus)
Síndrome de Down
Síndrome de Marfan
Síndrome de X Frágil
Talasemia
Para Recién Nacidos
La Ictericia Neonatal
La Lactancia
Polio
Polio
Síndrome de Post-polio

Escriba un email si tiene preguntas relacionadas al embarazo.
Contáctenos

Estoy ayudando a difundir el mensaje...
Más...



La evolución semanal del embarazo. Más...


Si está planeando un embarazo o desea aprender cómo mantenerse sana durante el embarazo, suscríbase gratuitamente a uno de nuestros boletines mensuales.



 
Póngase en Contacto | Mapa del Sitio | Cómo Donar | Marcha por los bebés | Política Editorial | Declaración de Confidencialidad | Norma de Enlaces