agent007
¡Ha entrado! Vea su reciente actividad o visite su perfil y tablero
Información de la cuenta
Tablero
March for Babies Dashboard

  • agent007
  • Preferencias
  • Mensajes
  • Favoritos

Complicaciones del embarazo

Enfermedad inflamatoria intestinal y el embarazo

La enfermedad inflamatoria intestinal (IBD, por sus siglas en inglés) es un grupo de trastornos que afecta a los intestinos y, a veces, a otras partes del sistema digestivo. Los dos tipos principales de IBD son la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerativa. Ambos trastornos producen inflamación (enrojecimiento, dolor e hinchazón) en los intestinos.

La mayoría de las mujeres con IBD puede tener un embarazo sano y un bebé sano. Si tiene IBD y está embarazada o tratando de quedar embarazada, hable con su profesional de la salud. Le convendrá asegurarse de que los medicamentos que tome para la IBD sean seguros para el embarazo y de quedarse embarazada en un momento en que no esté teniendo síntomas graves de la enfermedad inflamatoria intestinal. Esto puede ayudar a prevenir complicaciones para usted y para su bebé.

Alrededor de 1.4 millones de personas en los Estados Unidos tienen enfermedad inflamatoria intestinal. Los síntomas suelen comenzar entre los 15 y 30 años de edad, por lo que pueden afectar a muchas embarazadas y a mujeres que pueden quedar embarazadas.

¿Cómo afecta la enfermedad inflamatoria intestinal al embarazo?

La enfermedad inflamatoria intestinal no afecta su habilidad de quedar embarazada. Pero si ha tenido ciertos tipos de cirugía por la IBD, tal vez tenga dificultades para quedar embarazada. Si tiene IBD, trate de quedar embarazada cuando no esté padeciendo síntomas de la enfermedad. Eso se llama estar en “remisión”. Hable con su profesional de la salud sobre la cantidad de tiempo que debe estar en remisión antes de intentar quedar embarazada.

La mayoría de los medicamentos utilizados para tratar la IBD son seguros de tomar durante el embarazo. Si su medicamento no es seguro, el profesional podrá cambiárselo a un medicamento inocuo antes de quedar embarazada. Si tiene IBD, hable con su profesional antes de quedar embarazada para confirmar que el tratamiento que se le dé sea seguro para usted y su bebé.

No deje de tomar su medicamento sin consultar primero con su profesional de la salud. Dejar de tomar algunos medicamentos puede causar problemas de salud con posibles consecuencias perjudiciales para usted y su bebé.

Si tiene IBD, puede correr más riesgo de tener estas complicaciones del embarazo:

  • Bebé de bajo peso al nacer. Eso significa que su bebé nace pesando menos de 5 libras, 8 onzas.
  • Nacimiento prematuro. Es el que sucede demasiado temprano, antes de las 37 semanas de embarazo.
  • Ruptura prematura de membranas pretérmino (también llamado PPROM). Sucede cuando el saco que rodea al bebé se rompe antes de las 37 semanas de embarazo. Esta ruptura prematura puede tener como resultado el nacimiento prematuro.
  • Aborto espontáneo. Sucede cuando el bebé muere en la matriz antes de las 20 semanas de embarazo.

Estas complicaciones pueden ser más probables si usted tiene síntomas graves de la enfermedad inflamatoria intestinal alrededor del momento en que queda embarazada o si tiene síntomas durante el embarazo. Es por eso que es tan importante comenzar el embarazo cuando está en remisión.

Muchas mujeres con IBD pueden tener un parto vaginal. Pero la IBD, en particular la enfermedad de Crohn, la hace más propensa a necesitar una cesárea. Esta es una operación en la que su bebé nace mediante un corte que el médico le hace a usted en el abdomen y en el útero (matriz). Si tiene enfermedad de Crohn, su profesional puede recomendar una cesárea si ha tenido ciertos tipos de cirugía o si sus síntomas están activos y abarcan el área anal. Si tiene enfermedad de Crohn, hable con su profesional sobre la manera más segura de tener a su bebé.

¿Corre su bebé riesgo de tener enfermedad inflamatoria intestinal? 

Si uno de los padres tiene IBD, su bebé tiene una probabilidad de alrededor de 2 a 5 por ciento (2 a 5 de cada 100) de padecerla. Si ambos padres tienen IBD, su bebé tiene una probabilidad de alrededor del 33 por ciento (1 de cada 3) de padecerla.

No se sabe con certeza qué causa la enfermedad inflamatoria intestinal. Cuando se padece esta enfermedad, el sistema inmunitario que normalmente protege al cuerpo contra las infecciones ataca las células de los intestinos. Eso desencadena la inflamación y los síntomas de IBD. Puede suceder debido a los genes que sus padres le transmiten a usted. O puede estar relacionado con el medio ambiente (cómo y dónde usted vive) u otros problemas de su sistema inmunitario. También es posible que tenga una combinación de esos factores.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad inflamatoria intestinal? 

Los síntomas de IBD pueden ser leves o graves. Sus síntomas pueden ir y venir, y tal vez pase largos períodos en que esté en remisión y no padezca síntomas. Los síntomas comunes de IBD incluyen:

  • Retorcijones y dolor abdominal
  • Sangrado del recto o sangre en la materia fecal
  • Diarrea
  • Fatiga (sentir mucho cansancio)
  • Pérdida del apetito
  • Pérdida de peso

Si tiene síntomas cuando queda embarazada, es probable que tenga síntomas durante el embarazo. Estar embarazada no parece empeorar los síntomas de la IBD. Si sus síntomas empeoran durante el embarazo, avise de inmediato a su profesional de la salud. Tal vez deba consultar a un médico especial llamado obstetra de alto riesgo, con experiencia en tratar a mujeres embarazadas con IBD. Este médico puede tratarla con medicamentos para ayudar a controlar sus síntomas.

¿Cómo se diagnostica y trata la enfermedad inflamatoria intestinal?

Si tiene síntomas de IBD, avise a su profesional de la salud. Él puede indicarle algunos análisis de sangre y un examen físico para determinar si usted tiene IBD. Tal vez decida hacerle otras pruebas especializadas, como una radiografía o una colonoscopía, para ver distintas partes de los intestinos.

Si tiene IBD, su profesional puede recetarle medicamentos para ayudar a controlar sus síntomas y a curar sus intestinos. Los medicamentos también pueden ayudar a evitar que vuelvan a aparecer los síntomas para que usted esté en remisión más tiempo. Si los medicamentos no surten efecto o si usted tiene complicaciones por la IBD, tal vez necesite cirugía.

Revisado en agosto de 2014

La enfermedad inflamatoria intestinal (IBD, por sus siglas en inglés) es un grupo de trastornos que afecta a los intestinos y, a veces, a otras partes del sistema digestivo. Los dos tipos principales de IBD son la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerativa. Ambos trastornos producen inflamación (enrojecimiento, dolor e hinchazón) en los intestinos.

La mayoría de las mujeres con IBD puede tener un embarazo sano y un bebé sano. Si tiene IBD y está embarazada o tratando de quedar embarazada, hable con su profesional de la salud. Le convendrá asegurarse de que los medicamentos que tome para la IBD sean seguros para el embarazo y de quedarse embarazada en un momento en que no esté teniendo síntomas graves de la enfermedad inflamatoria intestinal. Esto puede ayudar a prevenir complicaciones para usted y para su bebé.

Alrededor de 1.4 millones de personas en los Estados Unidos tienen enfermedad inflamatoria intestinal. Los síntomas suelen comenzar entre los 15 y 30 años de edad, por lo que pueden afectar a muchas embarazadas y a mujeres que pueden quedar embarazadas.

¿Cómo afecta la enfermedad inflamatoria intestinal al embarazo?

La enfermedad inflamatoria intestinal no afecta su habilidad de quedar embarazada. Pero si ha tenido ciertos tipos de cirugía por la IBD, tal vez tenga dificultades para quedar embarazada. Si tiene IBD, trate de quedar embarazada cuando no esté padeciendo síntomas de la enfermedad. Eso se llama estar en “remisión”. Hable con su profesional de la salud sobre la cantidad de tiempo que debe estar en remisión antes de intentar quedar embarazada.

La mayoría de los medicamentos utilizados para tratar la IBD son seguros de tomar durante el embarazo. Si su medicamento no es seguro, el profesional podrá cambiárselo a un medicamento inocuo antes de quedar embarazada. Si tiene IBD, hable con su profesional antes de quedar embarazada para confirmar que el tratamiento que se le dé sea seguro para usted y su bebé.

No deje de tomar su medicamento sin consultar primero con su profesional de la salud. Dejar de tomar algunos medicamentos puede causar problemas de salud con posibles consecuencias perjudiciales para usted y su bebé.

Si tiene IBD, puede correr más riesgo de tener estas complicaciones del embarazo:

  • Bebé de bajo peso al nacer. Eso significa que su bebé nace pesando menos de 5 libras, 8 onzas.
  • Nacimiento prematuro. Es el que sucede demasiado temprano, antes de las 37 semanas de embarazo.
  • Ruptura prematura de membranas pretérmino (también llamado PPROM). Sucede cuando el saco que rodea al bebé se rompe antes de las 37 semanas de embarazo. Esta ruptura prematura puede tener como resultado el nacimiento prematuro.
  • Aborto espontáneo. Sucede cuando el bebé muere en la matriz antes de las 20 semanas de embarazo.

Estas complicaciones pueden ser más probables si usted tiene síntomas graves de la enfermedad inflamatoria intestinal alrededor del momento en que queda embarazada o si tiene síntomas durante el embarazo. Es por eso que es tan importante comenzar el embarazo cuando está en remisión.

Muchas mujeres con IBD pueden tener un parto vaginal. Pero la IBD, en particular la enfermedad de Crohn, la hace más propensa a necesitar una cesárea. Esta es una operación en la que su bebé nace mediante un corte que el médico le hace a usted en el abdomen y en el útero (matriz). Si tiene enfermedad de Crohn, su profesional puede recomendar una cesárea si ha tenido ciertos tipos de cirugía o si sus síntomas están activos y abarcan el área anal. Si tiene enfermedad de Crohn, hable con su profesional sobre la manera más segura de tener a su bebé.

¿Corre su bebé riesgo de tener enfermedad inflamatoria intestinal? 

Si uno de los padres tiene IBD, su bebé tiene una probabilidad de alrededor de 2 a 5 por ciento (2 a 5 de cada 100) de padecerla. Si ambos padres tienen IBD, su bebé tiene una probabilidad de alrededor del 33 por ciento (1 de cada 3) de padecerla.

No se sabe con certeza qué causa la enfermedad inflamatoria intestinal. Cuando se padece esta enfermedad, el sistema inmunitario que normalmente protege al cuerpo contra las infecciones ataca las células de los intestinos. Eso desencadena la inflamación y los síntomas de IBD. Puede suceder debido a los genes que sus padres le transmiten a usted. O puede estar relacionado con el medio ambiente (cómo y dónde usted vive) u otros problemas de su sistema inmunitario. También es posible que tenga una combinación de esos factores.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad inflamatoria intestinal? 

Los síntomas de IBD pueden ser leves o graves. Sus síntomas pueden ir y venir, y tal vez pase largos períodos en que esté en remisión y no padezca síntomas. Los síntomas comunes de IBD incluyen:

  • Retorcijones y dolor abdominal
  • Sangrado del recto o sangre en la materia fecal
  • Diarrea
  • Fatiga (sentir mucho cansancio)
  • Pérdida del apetito
  • Pérdida de peso

Si tiene síntomas cuando queda embarazada, es probable que tenga síntomas durante el embarazo. Estar embarazada no parece empeorar los síntomas de la IBD. Si sus síntomas empeoran durante el embarazo, avise de inmediato a su profesional de la salud. Tal vez deba consultar a un médico especial llamado obstetra de alto riesgo, con experiencia en tratar a mujeres embarazadas con IBD. Este médico puede tratarla con medicamentos para ayudar a controlar sus síntomas.

¿Cómo se diagnostica y trata la enfermedad inflamatoria intestinal?

Si tiene síntomas de IBD, avise a su profesional de la salud. Él puede indicarle algunos análisis de sangre y un examen físico para determinar si usted tiene IBD. Tal vez decida hacerle otras pruebas especializadas, como una radiografía o una colonoscopía, para ver distintas partes de los intestinos.

Si tiene IBD, su profesional puede recetarle medicamentos para ayudar a controlar sus síntomas y a curar sus intestinos. Los medicamentos también pueden ayudar a evitar que vuelvan a aparecer los síntomas para que usted esté en remisión más tiempo. Si los medicamentos no surten efecto o si usted tiene complicaciones por la IBD, tal vez necesite cirugía.

Revisado en agosto de 2014